jueves, 18 de diciembre de 2014

ENTRE EL GÉNESIS Y EL APOCALIPSIS


Rafael Gallegos            Blog. Núm. 177
                                 
La primera víctima de todas las revoluciones es la verdad. Por ello, todos los revolucionarios inventan su propia versión del pasado. En Venezuela han creado su historia paralela. Desde Colón, hasta hoy.

Descabezaron al Almirante, y peor, lo simplificaron. La Independencia la han querido reducir a anécdotas y a una guerra entre buenos (socialistas)  y malos (imperialistas).

Al Libertador lo han pregonado como socialista y guevarista. A su Carlos Marx le han omitido los insultos que escribió sobre Bolívar.  Cambiaron el rostro del Libertador. Lo volvieron mestizo, olvidando que Bolívar, como todos los mantuanos de la época, tenía cara de español. Y de paso, descalifican a todos los pintores que los retrataron. ¿Alguien podrá creerles?

En el supuesto negado que pudieran hacer lo mismo con Manuelita, seguro les saldría una imagen morena, contrariando los retratos de la época  y olvidando su origen netamente español.

Y así han falsificado todos nuestros procesos históricos. Al demócrata Rómulo Betancourt, lo venden como un tirano asesino, obviando que generó el período más democrático y próspero de la historia de Venezuela, que entregó el poder por elecciones y que si fue a la violencia, lo hizo para defender la democracia de los intentos de golpe de estado en el Barcelonazo, el Porteñazo, el Carupanazo y las guerrillas, promovidas por el dictador cubano Fidel Castro (y eso no fue injerencia, sino intervención).

Luego mitifican los golpes de estado del 4F y 27 N. Colocan la figura de Chávez al nivel de Bolívar en la Asamblea y lo llaman Libertador del s XXI, cuando en Venezuela hay un solo Libertador, de todos los siglos.

Y ahora, tratan de ocultar el sol con un dedo, culpando al imperio, al capitalismo, la derecha, a FEDECÁMARAS y los opositores, de los tres mosqueteros de la desintegración del país: inflación, escasez y devaluación, dos caras y canto de la misma moneda de la ineficiencia y la casi ex Venezuela.

LA BIBLIA ROJA, ROJITA

Un deslenguado me pasó unas  reinterpretaciones de la Biblia que supuestamente han elaborado los rojitos. No sé si son ciertas, porque la verdad es que no salen bien parados. Aunque tampoco  lo hacen  con los cuentos de Colón y de Bolívar.

Me dicen que en su empeño por la historia nueva y roja, han decidido reinterpretar desde el Génesis hasta el Apocalipsis. Veamos:

Génesis: Adán, Eva, Caín, Abel y otros más, eran socialistas y se sentían reprimidos en El Paraíso. Lo percibían como una jaula de oro. Cuando el ultra derechista Caín mató a Abel con una quijada de burro y se hizo el loco, sintieron que la violencia se apoderaba de ellos. Culparon al mismísimo Dios. Lo acusaban de concentrase en la fruta prohibida y no tomar medidas de bienestar. Decidieron conspirar para hacer una revolución, por supuesto comunista. Pensaban que  Dios, con el cuento de que no podían comer la fruta del árbol prohibido, les minaba la libertad y extendía sus latifundios. El líder de la revolución era Adán. Decidieron utilizar las dotes femeninas de Eva. La enviaron a calentarle la oreja a la culebra, a la que sabían un demonio y percibían como jefa de la oposición. La culebra no convenció a Eva. Fue al revés. Más bien, a Eva le costó que la dejara probar la fruta prohibida.

-      Dios no se va a enterar – le insistía Eva a la culebra.

-      Que va, ese tipo está en todas, te va a ver y nos va a botar a todos de aquí- argüía la culebra.

Al final Eva la convenció. Probó la fruta y le llevó un poquito a Adán. Éste quedó encantado. Esos árboles son del pueblo – se dijo. Y claro, el pueblo eran él y su familia. Quiso madrugar al Dios capitalista y pronunció  su célebre frase: exprópiese.

Cuando Dios supo, los botó sin contemplaciones de El Paraíso con todo y culebra. Como no había visas, ni fortunas bancarias, los castigó con eso del pan con el sudor de sudor de su frente…

Como no sabían trabajar, sino  hablar, insultar y expropiar, fracasó la primera revolución comunista. 

Los deslenguados me dijeron que en la reinterpretación bíblica, el barbudo Moisés es el tatarabuelo de Fidel Castro. Isaac, ascendiente de los revolucionarios venezolanos, sí sacrificó a su hijo, al que había bautizado como Pueblo. El soñador José no había soñado con vacas gordas y flacas, sino con precios bajos y precios altos del petróleo y por eso nadie le  entendía. El Mesías fue  crucificado  por orden del imperio norteamericano. A Judas, un antecesor de Rockefeller, le habían comprado la información acerca de Jesús, por 30 dólares.

Así, llegan al Apocalipsis. Mis patriotas cooperantes me informan que están  paralizados porque quieren rebautizar esa parte de la Biblia copiando el título de una película gringa: “Apocalipsis Ahora”. Nosotros les sugerimos agregar  “ Y aquí… en Venezuela”.

Feliz Navidad y un 2015 lleno de Libertad.


Nos vemos en enero.

jueves, 11 de diciembre de 2014

NARICEADOS


Rafael Gallegos            Blog. Núm. 176
                                              

En alguna parte de la novela “Canaima”, Manuel Ladera le comenta a Marcos Vargas:

-      Ahí tiene la historia de Venezuela: un toro bravo, tapaojeado y nariceado, conducido al matadero por un burrito bellaco.

Dicen que este pasaje de la gran novela de Don Rómulo Gallegos irritó a la dictadura gomecista – el que se pica es porque comió ají – e impidió su publicación en Venezuela. Pero su contenido es muy cierto y se repite con todas las autocracias.

Duele decirlo; pero Venezuela es un país nariceado.

Fue nariceado por Boves, verdadero prototipo de los tiempos que vivimos, cuando comandó montoneras ofreciéndoles saqueo como recompensa y modelándole su conducta con espantosos crímenes como la vejación, violación y matazón colectiva al son del Piquirico, en Valencia. O cuando entretenía a sus nariceados con el espectáculo de las personas con el cuerpo enterrado y la cabeza viva, al aire libre, llena de miel y mordisqueada por hormigas hasta la calavera, en medio de las risotadas de Boves y sus acólitos, y gritos de viva el taita.  Y pensar que un bárbaro intelectual del gomecismo, asomó que Boves era el padre de la democracia venezolana.

También fueron grandes nariceadores Monagas, Castro, Gómez y Pérez Jiménez, entre otros.

Y el pueblo - es hora de dejar de adularlo y exigirle que cumpla sus responsabilidades – se ha debatido entre el apoyo incondicional a los déspotas, el colaboracionismo y  el tiramealguismo por una parte; y la lucha frontal contra la injusticia, por  la otra, como por ejemplo, la Independencia; la Generación del 28, o la Resistencia contra el déspota Pérez Jiménez.

Los nariceados quedaron plasmados, en el libro “Los Felicitadores”, muestrario de vergonzosas cartas que adulaban a  Cipriano Castro, donde se  le decía que era más grande que Bolívar, o se le agradecía a la Providencia habérnoslo enviado.

También los nariceados marcharon año a año, en la Semana de la Patria, de la época de Pérez Jiménez.

Igual son nariceados los que se “hacen los locos” ante tanto abuso e inconstitucionalidad en cualquier época, incluyendo esta.  “Yo ya me cansé de meterme en política”. “Yo soy de oposición; pero el gobierno no sabe y… cuidado y lo dices.” Y luego que pasan los regímenes, porque todos pasan, lavan sus conciencias rezando: “yo no sabía”. O tratan de engañar inútilmente diciendo: “yo era agente secreto de la resistencia.”

Por el otro lado, en la Venezuela realmente seguidora de Bolívar, están los luchadores por los valores de la patria. Los que no se dejan naricear: Todos los presos políticos, los políticos consecuentes, las ONG luchadoras por la libertad, los partidos que no se venden, los periodistas que anteponen la verdad al salario, los dirigentes de una pieza, los botados de RCTV, de GLOBOVISIÓN, de El Universal, de las más de 30 emisoras “democratizadas”, los ciudadanos verticales, las valientísimas mujeres preñadas de guáramo, la Gente del Petróleo y otros más.

CONCEPTOS PARA MAREAR NARICEADOS

La guerra económica, como si hubiera que tener más de dos dedos de frente para comprender que la inseguridad jurídica, las invasiones, las expropiaciones, los insultos, las “vacunas” y la estrategia de destrucción nacional, son las políticas del gobierno que nos trajeron a este barranco.

La  inflación inducida. Claro, inducida por el control de cambio, por el control del dólar, por la impresión de billetes (los deslenguados dicen que el BCV es la imprenta más grande de Venezuela). Así, llegamos a este  triste record mundial de inflación.

DICCIONARIO DE CULPABLES

La escasez, culpa del contrabando y por los acaparadores. La violencia, algún día nos dirán que provocada por las víctimas. El bajón de los precios del petróleo, política de  Obama para perjudicar a la “revolución”. La baja producción de petróleo,  culpa de la OPEP, que da cifras falsas de la producción venezolana.  La escasez de papel periódico, ocasionada por los dueños de medios que no quieren comprar papel,  para desprestigiar al gobierno.

Y MIENTRAS TANTO…

Trastocaron  a PDVSA de una empresa petrolera con contenido social, hacia una empresa social con cierto contenido petrolero; distorsionaron la fuerza vecinal en comunas dependientes de Miraflores; al imparcial árbitro electoral lo visten de rojo y le ponen en los brazos cintas alusivas al 4F.

No me defienda compadre, le dice el pueblo a su bravía defensora. Y cuando un enemigo, perdón, opositor, habla mal del gobierno, lo acusan de estar hablando mal de Venezuela. Habrase visto. 

Como cada vez les creen menos, sacan a relucir la represión. La cárcel de Leopoldo y de los alcaldes, y la amenaza a María Corina, es para que usted se asuste y piense… si los apresan a ellos ¿qué no harán conmigo?

Pueblo resuelto a no ser nariceado solicita liderazgo con pilas, guáramo y programa de gobierno.


Abstenerse Pinocho y Tyrano de Bergerac.

jueves, 4 de diciembre de 2014

NUEVA GEOPOLÍTICA PETROLERA



Rafael Gallegos            Blog. Núm. 175
                           
Los precios petroleros suben y bajan. Ha sido su comportamiento por décadas.  Esta baja de precios no significa nada nuevo bajo el sol. Más bien, había tardado muchos años. Fue el boom petrolero más largo. Lo significativo en este bajón, es los cambios geopolíticos que lo acompañan. 

La mitología  “revolucionaria” planteó que los precios subieron a comienzos del siglo XXI, gracias a Chávez. Sí, así como lo oye. Como si él hubiera sido el responsable del vertiginoso crecimiento económico de China e India. 

Pura mitología generadora de hambre. Como la “guerra económica”, un simple “auto suicidio” del gobierno;   la igualdad de género mientras golpean a la valiente María Corina; la inclusión… de venezolanos en las cárceles por protestar.  Y ahora lanzan el instituto de altos estudios de pensamiento de Chávez. ¿Cuándo lanzarán el de Maduro?¿Se anota?

Si la “revolución” subió los precios petroleros, ergo, podría  impedir que bajen. Y Ramírez demostró lo contrario. A la influencia petrolera venezolana, le dio, por lo menos, influenza.

EL BAJÓN DE PRECIOS PETROLEROS

El petróleo de lutita, más que su aporte volumétrico, sus costos de producción, o la influencia en el sube y baja de precios, representa un profundo cambio en la geopolítica petrolera. 

Un cambio como el que hubo cuando Detterding, Marcus Samuel y Rockefeller, mundializaron el mercado.

O como el de Gran Bretaña, cuando el Lord del Almirantazgo Winston  Churchill, planteó que tenían que cuidarse de Alemania y para ello debían hacer que su flota naval se moviera con petróleo, garantizando los volúmenes de hidrocarburos, que en ese momento se ubicaban en Persia. Churchill logró vender la idea de la de que la Corona Británica se volviera accionista de la Anglo Persian,  contradiciendo los paradigmas de la época. 

O el gran cambio geopolítico que trajo al mundo el descubrimiento de gigantescas reservas en el medio oriente. Los ideólogos norteamericanos  en sus discursos,  planteaban que el mundo occidental avanzado, maravillosa creación de la mente humana, debía recurrir al mundo subdesarrollado para mover tamaña maravilla. Y para remate, un mundo muy lleno de conflictos.

Las potencias mundiales, con tecnología y sin petróleo, buscaron mantener el  control de yacimientos, estrechos y mercados, a cualquier costo. Enfrentaron desde los años cincuenta  la nacionalización petrolera de Mossadegh, el conflicto de Suez, el embargo petrolero, la caída del Sha de Irán, la guerra Iran –Irak, la invasión de Kuwait, la “búsqueda” de armas nucleares en Irak, las Torres Gemelas… hasta llegar a las Isis actuales. 

En todos estos acontecimientos, Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos, Japón y buena parte de Europa, diseñaron prontas estrategias para mantener el control de  los yacimientos. Luego de derrocar a Mosadegh, hicieron fungir como “policía del petróleo” a Irán; con la llegada de Komeini, colocaron como policía, nada menos que a Hussein. De allí la guerra Irak-Irán, donde occidente armó a Irak y la URSS a Irán. Luego cuando Hussein se creyó su cuento e invadió a Kuwait, el rol policial devino en Arabia Saudita. Como Bin Laden era un  prominente oligarca  árabe, luego del atentado de las torres, inventaron lo de las armas nucleares en Irak. Creyeron democratizar a Irak y se retiraron… hasta el terrorismo de hoy con  Isis.

Ahora, pareciera que los rezos de los políticos norteamericanos produjeron un milagro tecnológico: el tradicional fraking, aunado a la novedosa perforación horizontal, despertó a las lutitas y revirtieron la caída de producción en Estados Unidos. La levantaron desde decadentes cinco  millones de barriles diarios y ya van por diez. Se cree que podrán ser exportadores de petróleo en unos diez años. Ya lo son de gas.

¿Cuba en la OPEP con petróleo venezolano?, ¿USA en la OPEP? Créame, todo es posible.
Hay significativas reservas de petróleo y gas de  lutita en Estados Unidos y Europa. También se habla de gigantescos yacimientos en la zona marítima israelí. 

Realidad, mata futuristas. Ahora la tecnología y la sangre que la mueve, podrán parcialmente  compartir el mismo techo.

Y varios crudos, entre ellos el de nuestra Faja Hugo Chávez –parece que la hubieran empavado -  ya no son tan indispensables como, digamos, hace diez años. 

Los cambios geopolíticos nos obligan a los venezolanos a repensar el petróleo.  Y a estar claros, que con esta PDVSA no vamos a ninguna parte. 

Urgen cambios en la estrategia petrolera venezolana. Es imperativo un plan maestro. Un Trípode petrolero: Máximos beneficios: renta, economía conexa, responsabilidad social, refinación y petroquímica. Uso adecuado de la Renta. Estado/ comunidad capaces de administrar los beneficios. 

No hay que olvidar que a donde vaya nuestro petróleo, irá Venezuela.

miércoles, 26 de noviembre de 2014

RETAZOS DEL JOVEN GABO

  
Rafael Gallegos            Blog. Núm. 174

La vida de Gabriel García Márquez, para muchos el Cervantes del siglo XX - aunque para otros, Cervantes fue el Gabo del siglo XVI – está signada por los acontecimientos históricos de su tiempo. Leyendo y releyendo biografías y autobiografías del Nobel, no aguantamos la tentación de contar algunas anécdotas de la juventud, como si fueran retazos, de esa fascinante vida.

Comenzaremos por decir que a Gabriel lo trajo al mundo una comadrona venezolana. Sí, la Sra. Juana de Freites, esposa de un coronel Marcos Freites, perseguido político en Venezuela por el régimen del dictador Juan Vicente Gómez. Parece un sino venezolano, hasta este siglo XXI, eso de persecuciones y exilios. Y claro, no es extraño que algunos venezolanos vivan en Colombia, esperando que pasen las inacabables tormentas autocráticas. Total, ambos países son hermanos de padre, y limítrofes.

Ya en Aracataca  había pasado su exilio el venezolano  Manuel Vicente Romerogarcía,  telegrafista, general, periodista y sobre todo escritor de la célebre novela “Peonía”. Allí murió en 1917, huyendo del dictador Gómez. Tenía  53 años  y fungía, sin mucho éxito, como licorero y agricultor.

Gabo fue criado por sus abuelos. Curiosamente igual a otro monstruo literario latinoamericano, Rubén Darío, criado por sus tíos abuelos. Su madre dejó de vivir con él desde su año de vida, hasta cumplidos los diez. Lo criaron los abuelos maternos Nicolás Márquez y Tranquilina Iguarán Cotes. Su abuelo era coronel – como el tío abuelo de Rubén Darío -  y fue como su padre. Es tal vez el personaje que más enriqueció su obra. Buscando oportunidades llegó a Aracataca.

Allí pasó la vida y murió cuando el Gabo tenía nueve años. Tal vez parte de ese abuelo fue el también coronel Aureliano Buendía, que al igual que éste hacía pececitos de colores. Seguramente Nicolás también fue el coronel que no tenía quien le escribiera, ya que como que el coronel de la fábula, pasó la vida esperando inútilmente  su pensión  de guerra.

En “El amor en los tiempos del cólera”  su abuelo estaba presente en Lorenzo Daza, el suegro de Florentino Ariza. En la vida real, el coronel se negó a  que su hija Luisa, madre del Gabo,  se casara con Gabriel Eligio García, e hizo lo imposible por retrasar esos amores contrariados. Por cierto, inútilmente, ya que la boda sucedió por encima de los obstáculos y Doña Luisa tuvo once hijos.  

Kafka le abrió las puertas. Uno de sus primeros relatos fue, estando en el liceo, acerca de una niña transformada en mariposa. Alguien lo comparó con Kafka, su Metamorfosis. Sin embargo, él no lo había leído. Cuando lo hizo, en una traducción de un escritor argentino llamado Jorge Luís Borges; el Gabo y que se dijo: carajo,  así es que yo quiero escribir. Kafka le abrió el camino para aflorar todas esas ideas que como los duendecillos de la “Introducción Sinfónica” de Becker,  se amontonaban  en las puertas de su cerebro, para salir al mundo vestidos en  forma de palabra.

Roosvelt y El Cid Campeador. En 1945, siendo un estudiante de bachillerato, pronunció un discurso referido al final de la Guerra. Dijo que Roosvelt, tal como   El Cid, había ganado su última batalla después de muerto. Ya se vislumbraba en el futuro Nobel, el atronador poderío de sus palabras.

Su madre confiaba en el futuro escritor.   Un día le dijo: dicen que si te lo propones, serás un buen escritor. Y él le respondió que ya los grandes escritores no los hacían. Sin embargo, su gran deseo, era ser el mejor del mundo. Y vaya que lo logró.

Cuando cumplió 21 años, sus familiares le regalaron una máquina de escribir. La empeño para beber aguardiente y jamás la pudo buscar, ya que la casa de empeño resultó saqueada y quemada en el Bogotazo.

A Gaitán lo mataron a una cuadra de la pensión donde vivía García Márquez. Éste llegó al sitio luego que se habían llevado al moribundo. Encontró a un amigo en el zaperoco, quien sabía que Gabriel  no era fan del líder asesinado, porque estaba mucho más a la izquierda políticamente. Le dijo, qué haces aquí si tú no eras devoto de Gaitán.

-      Qué quieres que haga, si quemaron mi pensión y perdí mis relatos.

Las malas lenguas dicen que el Gabo en los saqueos, se “encontró” un maletín de piel bellísimo y muy fino…

Más de una vez durmió en fríos parques. En Barranquilla vivió en un burdel. Se hizo amigo de las niñas. Les hacía cartas, les cantaba, compartía desayunos. Pura sobrevivencia.
Su vida fue un Realismo Mágico, como su obra. Por cierto, ese término lo acuñó el gran escritor  venezolano Arturo Uslar Pietri.

Ya en la temprana cincuentena, le otorgaron al Gabo  el merecidísimo Premio Nobel. Le dijeron que  “Cien años de soledad”, era tan extraordinaria, que por sí sola, bastaba para otorgarle tamaño premio.  


Gloria al Gabo.  

miércoles, 19 de noviembre de 2014

SHAKESPEARE IN LOVE_NEZUELA


Rafael Gallegos            Blog. Núm. 173

“La vida es un escenario y todos somos los actores”, dijo el dramaturgo William  Shakespeare. Esta “revolución”, tan chespiriana ella - y lo digo en serio- tiene, un alto contenido teatral. La verdad es que ni siquiera al mismísimo Shakespeare se le hubiera ocurrido esa propuesta de pacto de sangre que le ha ofrecido Maduro a “su pueblo”,  a objeto de profundizar la “revolución”, léase socialismo y reléase inflación, escasez, inseguridad, desempleo, represión y hambre.

Pactos de sangre, recuerdo de la infancia, cuando nos puyábamos el índice con una aguja y luego chocábamos las cortadas haciendo un juramento como “hermano de sangre”, o prometiendo solemnemente que quien muriera primero, desde ultratumba le pellizcaría los  pies al otro. Cosas de muchachos. Pero jamás se me ocurrió, y creo que a Shakespeare tampoco,  ese pacto entre personas mayores y menos que menos… entre gobernantes y gobernados. Habrase visto.

Muy diferente  a los pactos con el diablo, esos sí se realizaban, o realizan, con protagonistas adultos. La literatura los  ha recreado ampliamente. Por ejemplo, en “Fausto”, “Piel de Zapa”, o en el famoso “Retrato de Dorian Gray”. También la historia nos relata el pacto que hizo Eva con el diablo disfrazado de  culebra, metiendo en  tremendo paquete  a la humanidad, por los siglos de los siglos.

Con este pacto de sangre, la “revolución”, dejó atrás a Shakespeare. Tal vez algún día también le digan analfabeta, como a  Vargas Llosa. Porque no se trata sólo de este aspecto, sino de buena parte de su obra. Por ejemplo, en Romeo y Julieta, las peleas entre los Capuleto y los Montesco, parecen de niños de pecho ante la extrema polarización que ha provocado esta “revolución” en Venezuela. Familias divididas, amistades perdidas, odios, exceso de caínes. Ojalá que si aparecieran en Venezuela algún Romeo y alguna Julieta, pudieran encontrar caminos para el amor nacional y claro, sin ese trágico final.

Si Shakespeare viviera en Venezuela, seguramente hubiera descrito el drama  de Rojito Montesco y Azulito Capuleto, coloque usted cual sería varón y cual hembra, en lugar de Romeo y Julieta.

En cuanto a Hamlet, seguramente el dramaturgo se hubiera sorprendo al observarlo, pálido y casi que como un como un actor de reparto, ante la teatralidad de esta “revolución”.
Su Hamlet, fue un personaje que vio el fantasma de su padre, quien le  explicó que su madre lo había asesinado en complot con su tío, que era el nuevo Rey.

Algo huele podrido en Dinamarca, concluyó el gran autor. ¿Qué hubiera concluido si hubiera olido a Venezuela?

Queda la duda de si el sorprendido Shakespeare hubiera utilizado pajaritos en lugar de fantasmas. Claro, no se le puede pedir peras al olmo. El inglés no era Esopo, para crear fábulas.

Tal vez, enamorado de las posibilidades teatrales de Venezuela (Shakespeare inlove_nezuela), hubiera metido todos sus dramas en el  mismo saco.

Y su Hamlet declamaría “ser o ser” (chavista) mientras recibía instrucciones de un ave. Y los actores  harían más farsas que todos los personajes chespirianos juntos.

Con su cara bien lavada y como si no rompieran un plato, esos actores pregonarían que ser rico es malo mientras se enriquecían groseramente… culparían a la oligarquía de la guerra económica mientras “autosuicidaban” la economía venezolana… hablarían de justicia mientras culpaban de cualquier cosa – sí y solo sí- a los enemigos del gobierno y mientras, al mejor estilo franquista, mantenían toneladas de presos por protestar … se jactarían de ganar veintipico  de elecciones haciendo caso omiso del gigantesco ventajismo electoral y al  bracero del 4F, que con orgullo lució el árbitro mayor… se rasgarían  las camisas en nombre de la libertad de expresión, mientras negaban papel periódico a los que no comulgaran con ellos… hablarían de inclusión mientras le ordenaban a los petroleros que tenían que ser dojos- dojitos

Y a lo Lady Macbeth, forzarían  profecías auto cumplidas para manipular los destinos e implantar el socialismo - léase comunismo y reléase totalitarismo-  venezolano y latinoamericano.

Y algún personaje hipnotizaría al pueblo con hambre para que creyera comer, a las víctimas de la escasez para que se imaginaran  en la abundancia, a los sin techo para que firmaran – y lo dieran como palabra cierta – que antes de finalizar la obra (de teatro), les dotarían con una vivienda. La propia comedia de las equivocaciones, o mucho ruido y pocas nueces.
Pura utilería y pura pacotilla, y el pueblo, sufriendo su realidad.

Se trataría de un Shakespeare enamorado (in loved) de la extremada y dañina teatralidad de esta “revolución.”


Se solicita un Shakespeare, para que describa este dramón nacional. Abstenerse los cuenteros de siempre.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

PARLAMENTARIAS, ¿TIEMPO SIN RELOJ?


Rafael Gallegos            Blog. Núm. 172

Llega el tiempo de las elecciones parlamentarias y la oposición no parece enterarse. ¿No tiene reloj?, habrá que preguntarles a los líderes; como en aquella vieja propaganda. El 2015 ya está aquí. Al paso que vamos, júrelo, nos volverá a madrugar el gobierno.

Cada liderazgo opositor, anda por su lado. Como si olvidaran  que en la unión está la fuerza. Por lo menos cuatro tendencias, o visiones,  comparten el escenario. María Corina y el congreso ciudadano, Falcón y su progresismo, VP y la constituyente. Y  la MUD, cada vez más aislada.  

Ninguno de estos grupos desprecia la unidad; pero tampoco se reúnen. ¿Cuánto tiempo hace que no hay un evento con la participación conjunta de Capriles, María Corina, Ledezma, Ramos Allup, Falcón, ahora Chuo, y toda la representación del liderazgo en una misma tarima? No nos engañemos, eso es… cosa del pasado.

¿Cuánto hace que no hay una propuesta conjunta por la injusta prisión de Leopoldo, o de los alcaldes? Es más, ¿la ha habido? ¿O por la escasez, o la inflación, o por la violencia?

¿Se cansaron de andar juntos, o chocan los egos hinchados? Las encuestas permiten vislumbrar para las parlamentarias una gran victoria. Tal vez nunca la habían pronosticado tan abiertamente. Hay que aprovechar el momento. No despilfarrarlo por andar cada uno por su lado.

La unidad es más necesaria que nunca. Y no es artificial. El objetivo sigue clarísimo: recuperar la democracia. Andar realengo, es prenderle velas al continuismo. Hacerle un gran favor a este gobierno.

PACTO DE PUNTO FIJO PARA LAS PARLAMENTARIAS

El gobierno, ¿quién lo duda? ha ganado la batalla mediática. Ha convencido a tanto desprevenido, que el 4F no fue un sangriento golpe sino una rebelión de ángeles, que inventaron la democracia, que nacionalizaron el petróleo. Igual, pretenden convencernos que el Pacto de Punto Fijo fue negativo, cuando sin éste, Betancourt hubiera salido por golpe en los sesenta abriendo las puertas al comunismo, o al militarismo.

Y la verdad es que ese pacto sirvió de modelo en España, en Chile y en otras nacientes democracias.

Hoy, es necesario un Pacto Parlamentario, que contemple:

-      Unidad de toda la oposición para las elecciones.
-      Un solo candidato para cada curul.
-      Elecciones primarias para seleccionar los candidatos.
-      Programa unitario para desarrollar en el período.
-      Prohibición a los diputados electos de lanzarse a otro cargo electoral mientras estén ejerciendo. A excepción de candidato presidencial.

Igualmente el Pacto debe contemplar unidad estratégica para interactuar con el CNE, no dejarse madrugar con la distribución de las curules, no vaya a ser que a última hora nos digan que por Baruta va un solo diputado y, por ejemplo, a Delta Amacuro le correspondan 20.  Y no exagero, ante lo que ofrecen las encuestas, los “matemáticos” del gobierno ya deben estar inventando cómo hacer para tener más diputados con  digamos, el 40 % de los votos.

Así que desde ya, los líderes que, por ahora, actúan “a la  realenga” deben enviar al país un mensaje de optimismo, de unidad.

Un triunfo en las parlamentarias, puede representar un punto de inflexión hacia la recuperación del país. Claro que la lucha será dura. Es posible que el gobierno, siempre tan democrático, intente imitar lo que hizo con Ledezma, o con Capriles, para minimizar la acción. Por ejemplo, nombrar un “parlamento” de concejos comunales rojos- rojitos, equivalentes al “protector” de Miranda; o nombrar un vicepresidente parlamentario con poder de dictar leyes. Cualquier cosa puede pasar.

Por ello, más allá de la unidad hay que conformar gabinetes de sombra en economía, educación, salud, petróleo, seguridad. Gabinetes que alerten acerca de la destrucción nacional y propongan soluciones, que si es cierto no serán adoptadas por el gobierno, servirán para ir educando a la población acerca de lo que corresponde hacer para construir una Venezuela democrática y próspera.

No hay que olvidar que Bolívar comenzó a triunfar cuando logró la unidad de los llaneros, los orientales, los pobres, los ricos. Antes fue puro fracaso. Triunfaron cuando pusieron la Independencia por encima de las ambiciones personales.

Ni que el 23 de Enero fue un movimiento unitario donde adecos, copeyanos, urredistas, comunistas, militares y pueblo, pusieron la recuperación de la democracia por encima de las parcialidades.

La crisis de hoy, no es segunda de  ninguna otra crisis histórica. Estamos al borde del ex país. Las parlamentarias, son la luz más clara que podemos vislumbrar al final del túnel. Las encuestas nos favorecen. Si nos unimos y somos asertivos en nuestra estrategia y acción, el triunfo será nuestro.

Unidos podemos ganar. Realengos, ni lo sueñen. Más que diálogo con el gobierno, es imperativo diálogo entre la oposición.


Abajo los egos. Se solicita reloj para que el liderazgo vea la importancia de esta hora.