miércoles, 27 de enero de 2016

CUENTOS, DISFRACES Y DEBACLE

Rafael Gallegos    Blog núm. 231


 La cuentología revolucionaria no tiene límites. Intentan disfrazar la gigantesca debacle que han producido. Disfrazarla de victoria popular. Puro disfraz y pura careta. Para ellos todo el año es carnaval. Ni la inflación es inflación, ni la escasez es escasez, ni el hambre es hambre. Todo son inventos del capitalismo imperial. Nada es lo que usted sufre. Entérese:
-      Inflación… record mundial, es  inducida, y aunque usted no lo crea, invisible. O sea, que si usted  “ve” la inflación, chequéese, porque está delirando.

-      Escasez… es excesivo consumo capitalista, porque la gente tiene escondidos en sus alacenas azúcar, harina precocida, jabón, espaguetis,  sardinas, leche y etcétera. Además, según un ministro, algunos dispendiosos venezolanos, en lugar de imitar a Gandhi se atreven a comprar más de cinco pares de zapatos al año (NA: serán los enchufados). A este paso, nos pedirán que nos convirtamos en faquires. Y cuando  nadie consuma… escasez superada, al estilo cubano.

-      Devaluación… es artificial y  provocada desde Colombia y el imperio. Sin comentarios por respeto a los “confundidos” (pobrecitos) que compran dólares a 900, cuando todo el mundo sabe que fácilmente los pueden conseguir a 6:30, a 12, o cuando la cosa se ponga dura, a 200.

-      Desempleo… 6%. Milagro: no hay empresas, ni hay producción; pero tampoco hay desempleo. ¿Será que los que hacen  cola en la puerta de los supermercados ocho horas diarias, son “empleados”?

-      Pobreza… un invento de universidades poco serias; UCV, UCAB y USB, (nada menos) que hablan de más de 50 % de pobreza en Venezuela. Esos son profetas del desastre. No hay hambre, nos dicen, y tienen razón, nos acercamos a la hambruna, o a la crisis humanitaria. Antes los más pobres paliaban con los hoy lujosos y escasos espagueti y sardinas. ¿Con qué palían hoy?

-      Un millón de casas construidas… ¿Alguien hará una auditoría seria para saber la verdadera cifra?

-      Guerra Económica… cuento de cuentos, como si el pueblo no supiera que “exprópiese” es igual a “arruínese”. Generó la Emergencia Económica, que vino por capítulos. A continuación, detalles:

Introducción:    Nosotros no somos culpables.
Capítulo 1:       Sorpresa, se acabó la renta petrolera.
Capítulo 2:       Economía productiva, o más de lo mismo.
Epílogo:       Incendiarios solicitan mangueras para apagar el incendio que provocaron.

La mayoría intuye que ese decreto, traía en su seno un poder absoluto, que permitía entre otras cosas, disponer de los activos de las empresas. Algo así como: Lorenzo, préstame diez camioncitos…

LA ASAMBLEA, ALGO MUY GRANDE

Las dos terceras partes de la Asamblea es algo tan grande; pero tan grande, que lo cambia todo. Al gobierno le ha costado asimilar que en las democracias, cuando los gobiernos están en minoría, negocian; por el contrario, han seguido con las caretas de carnaval. Veamos:
-      Pueblo… no es el que votó abrumadoramente contra ellos, sino el que “reúnen en las reuniones de ellos” y solo para ellos. Da la impresión  de que de los 7,3 millones de votos, por lo menos cinco hubieran sido de extraterrestres y no de venezolanos hastiados de tanto fracaso y lo que es peor, asustados por el bajón de calidad de vida, por su futuro y el de sus hijos.

-      Mayoría temporal… claro que es temporal, nada menos que por cinco años. Y tienen razón, es circunstancial, se dio en la circunstancia electoral. Lo que no es la mayoría, es confundida y mucho menos arrepentida. A las pruebas me remito, repitan las elecciones en Amazonas.

-      Paralelismo… como a Ledezma, a Capriles y a todo el que levante liderazgos importantes con sus triunfos, pretenden paralelismos para anularlos. Primero, el Parlamento Comunal y ahora, el Congreso de la Patria. Tal vez tendrían más éxito con congresos de la papa, del huevo, de la leche, del café, o de tantísimo producto que no se consigue. Aunque hay que estar conteste que esos paralelismos son menos agresivos que el no reconocimiento de la Asamblea, que también proponen.  

DIÁLOGO O DEBACLE

En Viet Nam, en Chile, en El Salvador y otras partes dialogaron luego de guerras y matanzas. Alemania y Francia en pleno luto de la   segunda guerra mundial, hicieron el mercado común del acero. Y eso dio pie a la Comunidad Europea de hoy. Hasta en Colombia negocian…

Dialogar implica poner por delante a Venezuela y su democracia. Ah! y un diálogo es todo lo contrario a dos monólogos.


 El “pueblo” lo que pidió a gritos  el 6D fue revertir esta ruina sin gloria. Si no hay diálogo de verdad, nadie se va a sostener, nadie. Ante este pre colapso, no hay disfraz que valga.

miércoles, 20 de enero de 2016

PETRÓLEO: TODOS PIERDEN

 Rafael Gallegos    Blog núm. 230


Estados Unidos incrementó su producción petrolera desde cinco hasta más de nueve millones de barriles diarios, gracias a la explotación  de lutitas, provocando el bajón de precios actuales. Ellos esperaban que Arabia Saudita, como siempre, recortara su producción para sostener los precios. Sin embargo los árabes sauditas, se negaron a ello. Por el contrario, jugaron al incremento de producción  de petróleo en una batalla donde su gran fortaleza serían sus bajos costos por barril. Y eso a pesar de que por el incremento de producción, pierden decenas de millones de dólares al año. Se dice que a este paso, en poco tiempo, Arabia Saudita se  quedará sin reservas internacionales. Entonces, si están perdiendo ¿por qué lo hacen?

Tal vez las razones más importantes sean de índole política. Los bajos precios cumplen con el objetivo de debilitar a su rival Irán y evitar la materialización de su desarrollo de armas atómicas. Igualmente, la Casa Al Saud teme  que se instalen en su territorio grupos chiitas simpatizantes de Irán. De allí el continuo bombardeo a Yemen.

Desde el punto de vista petrolero, los sauditas buscan quitar mercados a Rusia, Irán y Estados Unidos, a objeto de maximizar el recobro de sus reservas petroleras, ya que apenas debe quedar una generación para que el petróleo deje de tener un rol estelar. Les aterra que sus reservas, se conviertan, como diría Diego González, en un parque temático. Además los aspectos ambientales, donde las energías fósiles son los malos de la película, han hecho a los países avanzados multiplicar esfuerzos para desarrollar energías alternas.
Entonces, la guerra, el terrorismo, la sustitución del petróleo y los aspectos ambientales, preocupan tanto a los sauditas, que se arriesgan a perder pingües cantidades de dinero, a pesar de la crisis que conllevan a tal nivel, que se habla seriamente de la devaluación de su moneda.

Todos los productores están perdiendo. En Canadá han botado muchos trabajadores petroleros. El costo de la lutita ha hecho cerrar empresas independientes en Estados Unidos. Los países “pobres” de la OPEP, como la Venezuela “revolucionaria”, están al borde de la desesperación. En América Latina: Colombia, Ecuador, Brasil, México, Argentina y Perú, sufren importante disminución de ingresos. Todos pierden.

Además, China muestra bajones en la bolsa de valores, que, dada su gigantesca economía, afectará al PIB mundial y disminuirá la demanda de hidrocarburos.

En cambio, los países importadores de petróleo se benefician por los bajos precios… en el corto plazo.

LOS CUÁNTOS

La grandes  preguntas: ¿cuánto podrá aguantar Arabia Saudita?, tal vez calculan que unos dos años. Pero, los otros productores, ¿cuánto tiempo tardarán en llegar a niveles de desesperación?  Y las industrias petroleras, ¿cuánto les costará la prolongada desinversión en retrasos de planes? Y finalmente, las transnacionales del petróleo, ¿cuánta pérdida están dispuestas a aguantar?

Obviamente, si todos pierden, de alguna parte emergerá la solución. Podría ser de un diálogo OPEP, o de un diálogo OPEP- No OPEP. Pero, hasta ahora los sauditas no dan su brazo a torcer. Su problema político es de sobrevivencia: debilitar a Irán.

Otra salida es la guerra Irán- Arabia Saudita. Unos apoyados por los rusos y los otros por Estados Unidos. Se llenarían de dólares los vendedores de armas y el crudo subiría, eso sí, inmersos en un riesgo nuclear.

Esa zona, mientras el petróleo mueva al mundo, es vital para todas las fuerzas imperiales, que como diría Rafael Poleo, existen y  son malas. Pero, parafraseando a Bernard Shaw, las armas atómicas garantizarán que no haya guerras atómicas.

¿Qué pasará?, confiemos en la sensatez…

VENEZUELA

El gobierno hace lo que tiene que hacer, provocar diálogo para subir los precios. Lo malo es que, dada la problemática saudita, el esfuerzo es perdido, por ahora. 

Pero aclaremos, a Pdvsa no le hacía falta este bajón de precios para llegar a la pre quiebra. Desde que botaron injustamente a los 23.000 petroleros democráticos, como botar carniceros de una carnicería o médicos de un hospital, la empresa va en barrena hacia lo profundo del subsuelo. Multiplicó los empleados, la deuda, los accidentes, la corrupción, las pérdidas, la politiquería, los daños y… minimizó la producción, la confianza, la imagen y las esperanzas.

No les hacía falta el bajón de precios para estar en rojo rojito, para pasar de ser el pivote del desarrollo, a una empresa mantenida por el también deteriorado BCV, al cual debe más de 145.000 millones de dólares.

Es el momento  de repensar el petróleo y el país. De hacer esfuerzos por maximizar la renta petrolera y minimizar el rentismo. Hora del pensar profundo.

miércoles, 13 de enero de 2016

UN SOLO LIBERTADOR Y UN SOLO ROSTRO

 Rafael Gallegos    Blog núm. 229


Todas las autocracias inventan su historia. Los eruditos del gobierno, los mismos que dicen que a Bolívar lo asesinaron, los mismos que dicen que el 4F fue una rebelión y no una cruenta intentona golpista, ahora nos aseguran que Hugo Chávez es nada menos que… el libertador del siglo XXI.  O sea, ¿un libertador por siglo? En cualquier momento nos sorprenden con un libertador del siglo XX, tal vez Fidel Castro, por haber “libertado” a Cuba y haber enseñado a “libertar” a Venezuela.

Puro cuento, mientras el pueblo no consigue comida nos hablan de votantes arrepentidos, de un millón de viviendas, de Asamblea írrita, de compra de votos, de mayoría “temporal” (sí, por cinco años). Pero la inflación, que no come cuentos, promete duplicarse en el 2016.
Volviendo al “libertador del sXXI”, no es la primera vez que se quiere colocar a un presidente al nivel del Libertador. A Guzmán Blanco le encantaba que lo compararan con Bolívar. Una persona a la cual le negó la Aduana de La Guaira con alguna malacrianza, le dijo, cuando con un portazo salió de la entrevista: “hasta en el mar carácter se parece al Libertador”. Aunque usted no lo crea, Guzmán lo devolvió… y le dio el puesto.  En ocasión del Centenario del nacimiento del gran caraqueño, en 1883, se acuñaron unas monedas cuya cara fue el perfil del rostro de Guzmán, solapando al de Bolívar. Con todo, a Guzmán jamás lo nombraron libertador.

A Cipriano Castro, los jaladores le escribían frases como: “más grande que el Libertador”, o “Bolívar ambicionó la corona y no la merecía, Castro la merece por mil títulos y no la codicia”. Toda esta manifestación de servilitud, fue recogida en el libro “Los Felicitadores”, de Pio Gil. Pero tampoco a Castro lo nombraron libertador.

En cambio en República Dominicana, Trujillo fue nombrado “Padre de la Patria Nueva” y se leía en la calle: Dios y Trujillo. Y de eso… no queda nada.

¿Chávez, otro libertador? Comparemos pues: ¿Cuál fundó la democracia y cuál la disfrazó de socialismo para destruirla? ¿Cuál quitó de Venezuela la bandera de España y cuál colocó la de Cuba en los cuarteles? ¿A cuál quiere toda Venezuela y a cuál aborrece un densísimo sector? ¿Cuál nació rico y murió sin recursos y cuál nació pobre y murió disponiendo de infinitos recursos? ¿Cuál libertó seis naciones y cuál sometió a una? ¿Cuál creo la Gran Colombia y cuál nos sacó de la Comunidad Andina?  Y sólo por curiosidad: ¿de qué nos libertó Chávez?

 “Revolucionarios”: búsquenle su puesto en la historia,  seguro que lo tiene, Chávez analizado en frio, tiene algunos logros y su puesto. Flaco favor le hacen a su figura quienes lo nombran libertador. No repitan tanta historia fallida.

Guzmán Blanco se hizo estatuas. El pueblo las bautizó “El Manganzón”, ubicada frente a lo que hoy es la Asamblea, y “El Saludante”, en el parque El Calvario. El pueblo, las tumbó… y dos veces. Lo mismo que hicieron los iraquíes, los rusos y los chinos  con las de Hussein, Lenin y Mao. La historia no perdona.

Por favor sindéresis para que no los arrolle la posteridad. Ningún gobernante, ni escritor, ni científico, ni ciudadano, se puede comparar con Simón Bolívar. Es el Padre de la Patria. Y Padre, solo hay uno.

CUENTOS DE ROSTROS

Con el rostro “científico” de Bolívar, recuerdan el relato de Jorge Luis Borges, “El impostor inverosímil Tom Castro”, donde un estafador se le presenta a la desesperada madre de un hijo desaparecido, sin parecérsele en nada, y logra que la madre, lo reconozca como el hijo.
Todos los cuadros  de Bolívar, realizados por pintores del siglo XIX, se parecen entre sí, incluyendo el del  pintor peruano Gil de Castro, que fue autenticado por el mismísimo Libertador.  El único que no parece ni prójimo de los demás, es  el  retrato “científico”. Entonces, ¿estaban confundidos todos los pintores del siglo XIX? O peor, ¿eran ciegos?… ¿todos? Bolívar tenía cara de español y el Bolívar “científico” parece mulato. Para creer que ese es el rostro del Libertador, habría que ser bobo, o estar desesperado como la madre de Tom Castro. Entonces, ¿quiénes son lo agraviadores?

¿Los “revolucionarios” olvidan cuando en 1999, botaron los cuadros de la galería de presidentes del Congreso? Por cierto, ¿quién desmanteló la televisora de la Asamblea? ¿Eso no es delito? ¿No hay culpables? ¿El fin justifica los medios?

Esos retratos de Bolívar y Chávez podrán colocarlos en todos los postes y plazas. Sería bueno, para que estos se horrorizaran con el hambre y la desesperación de la gente con la comida y con tanto atraco.

En todas partes, menos en la Asamblea, porque parafraseando la propaganda del chocolate, ese cuadrito, el que no tiene nombre, no se comparte. 


miércoles, 6 de enero de 2016

LOS DIOSES CIEGAN A LOS PERDEDORES

              
 Rafael Gallegos    Blog núm. 228


El triunfo del 6D, significa nada menos que la entrada de Venezuela al sXXI. Con 16 años de retraso; pero como dice la canción: “no hay que llegar primero, hay que saber llegar”. Es algo muy grande lograr la mayoría calificada en la Asamblea Nacional.  Y el hecho que el gobierno no entienda la magnitud de la derrota, les acelera su salida del poder. “Los dioses ciegan a los perdedores”, decían los griegos. Se solicitan lentes…

Hablan de haber logrado el 43% de los votos, y se ciegan creyendo que aún mantienen  un gran capital político; pero no se dan cuenta que sin dilapidar recursos del estado, sin ventajismo y sin hegemonía mediática, no hubieran llegado ni al 20 %. Como todos los poderosos, olvidaron que todo tiene su final, que lo único eterno es que nada es eterno. Que diez y siete años, es una inmensidad. El sol de la “revolución”, más que  las espaldas, les calienta los talones.

Y sus acciones posteriores los han sumido en un aislamiento que ya deben medir sus encuestas. Están más solos que la una.  Y de paso, suena muy cursi aquello de que la gente está “arrepentida” de haber votado por la MUD. Yo, por ejemplo, en lugar de  ello, me siento orgulloso y emocionado. Y no conozco a ningún “arrepentido”. Lo que si conozco es “arrepentidos” de haberlos apoyado alguna vez.

En la instalación de la Asamblea Nacional, los diputados oficialistas quedaron como  el Rey Desnudo. Todo el mundo observó que su único diálogo es el insulto y la descalificación. Desnudos y a la intemperie.

Se jactan de defender los siguientes “logros” de la “revolución”:

-      Un millón de viviendas que seguramente al ser auditadas se reducirían a mucho menos de la mitad, y  de paso se niegan a que se entregue títulos de propiedad a los usuarios, porque se les acabaría  el humillante dominio de cambiar a los más humildes techo por apoyo al gobierno.

-      Una Ley de Precios Justos, que más bien debería llamarse de Ley de Productos Desaparecidos, porque cada vez que regulan un producto, como por obra de Houdini, desaparece del mercado, por ejemplo: huevos, leche, café, harina precocida y todas las cosas que a usted lector, le faltan en su casa.

-      ¿Los “exprópiese” del  comandante eterno están incluidos en sus logros?, porque a esa frase le debemos el quiebre de empresas, la improductividad, la escasez y esa inflación que tiene a los venezolanos pasando hambre.

-      La “soberanía petrolera”, es decir la PDVSA desvirtuada y pre quebrada, dependiente de préstamos del Banco Central y que ahora le genera pérdidas a la nación.

Solo un pueblo masoquista es capaz de defender estos desaguisados, entre otros.
-      No me defienda compadre - le dijo el pueblo al gobierno el 6D.

-      Tú lo que estás es confundido – responden los “revolucionarios”, sin vislumbrar la magnitud del rechazo.

Puro autoengaño. Pánico a leer su realidad. A este paso, se irán con el revocatorio pensando que el pueblo los añora. Autoengaño, como el marido que vive con otra mujer y la esposa lo justifica diciendo que lo hace para para darle celos. Se solicita tren de aterrizaje…

“Con hambre y sin empleo, con Chávez me resteo”,  pretenden que les diga el pueblo. Olvidan aquella frase: “decirle a un hombre que es libre sin que tenga un pedazo de pan con qué comer,  es como soltar a un hombre en la mitad del océano  y decirle que es libre de llegar nadando hasta la costa”. Es que amor con hambre… no dura.

LA NUEVA VENEZUELA

Y la MUD, también debe leer su gran victoria. El pueblo les dijo que está obstinado de la “revolución”. El mismo mensaje que le dio a Chávez en el 98: que estaba obstinado de los adecos y de los copeyanos.  Esa energía hay que canalizarla para evitar dispersiones. El pueblo quiere comida, buenos servicios, seguridad, buenos empleos, esperanza. Y eso requiere de unidad, políticas sociales “cero marginalidad”, empresas privadas que reivindiquen las industrias y el campo, estrategias, transformación del petróleo en calidad de vida.

Tenemos buenos políticos, veteranos y emergentes, que seguramente nos guiarán hacia la prosperidad: Chuo Torrealba, Ledezma, Capriles, Leopoldo, María Corina, los muchachos diputados… la MUD.

Además, un pueblo que debe haber aprendido las lecciones: solidaridad, equipo, democracia, organización, libre empresa, políticas sociales, independencia de instituciones, honestidad, trabajo, trabajo y más trabajo y que ser pobre es… pésimo.

Y como las sociedades “paren” a sus líderes en los momentos cruciales, emergió el líder de la transición: Ramos Allup. ¡Suerte!

2016,  año del renacimiento.  La mesa está servida, buen provecho.


PD: Próximo paso de la “revolución”: culpar a la Asamblea Nacional de este desastre por “saboteo”.