miércoles, 29 de abril de 2015

PETRÓLEO: MITOLOGÍA VS. ESTRATEGIA (I/II)

  
                                         Rafael Gallegos            Blog. Núm. 194

El fracaso de esta “revolución” obliga a rediseñar el desarrollo venezolano, desde la raíz. O en términos petroleros, desde el subsuelo. Ironía de ironías, ahora sí que hace falta una revolución en Venezuela. Claro, no  socialista, Dios nos libre. Se trata de revertir este comunismo populista, mesiánico, autoritario y fracasado. Y sin  esgrimir banderas de izquierda o de derecha, porque Venezuela no es un limpiaparabrisas: izquierda, derecha, izquierda, derecha. Hay  que reconstruir al país desde la raíz, los valores y los paradigmas. Aplicar estrategias para rediseñar sus procesos productivos, educativos y de servicios, utilizando la tecnología como el gran habilitador y sobre todo, educando a la población para que sea capaz de agregar valor en este siglo XXI.

Al decir de Mariano Picón Salas, Venezuela entró al siglo XX en 1936. Obviamente todavía no nos hemos incorporado al siglo XXI. Y urge, porque a estas alturas, el retraso es exponencial.

En Venezuela, el petróleo sigue siendo el pivote estratégico del desarrollo. A donde vaya el petróleo irá el país. Por ello es fundamental relacionar el futuro de la industria petrolera con los cambios profundos. Debe ser utilizado como catalizador, contrario acontecido con esta “revolución”, que ha usado la Renta Petrolera como barrena para destruir a Venezuela y cuidado si nos lleva al Guinness como la primera hambruna petrolera de la historia. ¡Qué vergüenza!

Debemos comenzar por superar la mitología petrolera que hace ver al petróleo como un elemento folklórico, aislado de la realidad nacional. Veámosla:

A.- Somos un país rico. Mentira, no hemos logrado transformar los recursos petroleros en riqueza. Vamos resultando como un limosnero sentado en un barril.

B.- El petróleo es el culpable de nuestros males. Otra mentira que trata de hacer ver que el petróleo ha traído corrupción, pobreza, petroestado y esta democracia macuquina que padecemos, cuando lo que  hemos sido es herederos dilapidadores de una fortuna. Y la culpa “no es de la estaca si el sapo brinca y se ensarta”. De más está decir que somos los sapos de la frase. Por falta de estrategia, hemos querido nadar en la renta petrolera. Y nos ahogamos, porque  el petróleo, no tiene “empuje”.

C.- El beneficio del petróleo es la Renta. Falso, los beneficios que puede generar la industria petrolera abarcan, además de la Renta, un espectro infinitamente más amplio, que comprende: economía conexa: empresas e industrias que se generan a partir de las necesidades de la industria petrolera, va desde la comida de los trabajadores, la agroindustria, la siembra de alimentos y la ganadería. Igual abarca la producción de insumos para la industria, la importación de bienes, servicios y tecnología. También es Beneficio, la implantación de  empresas petroquímicas, que sirvan de pivote para el desarrollo industrial de Venezuela. Otro Beneficio es la aplicación de políticas de Responsabilidad Social Empresarial, que permitan orientar el impacto en las numerosas comunidades aledañas a la industria, generando calidad de vida mediante la promoción de  proyectos sustentables. No se trata de sustituir al gobierno, sino de exportar la energía creadora de las petroleras. Entonces:

Beneficios= Renta Petrolera + Economía Conexa + Petroquímica + Responsabilidad Social Empresarial


D.- Control del negocio petrolero es  estatización.  Falso. Claro que el Estado tiene claros límites de operación en el negocio petrolero. Pero esto no significa que debe dejar hacer, dejar pasar. Si los venezolanos no controlamos el negocio petrolero, lo van a controlar las transnacionales. La historia está llena de ejemplos. La industria petrolera debe ser controlada por los venezolanos, o sea conceptualizada, planificada, medida en sus resultados y orientada. Para ello deben interactuar el Estado a través del  Ministerio correspondiente  y un Ente integrado por el Estado y las fuerzas representativas de la nación.

E.- El desarrollo de industria petrolera (IP) es un tornillo aislado. Falso. Hemos tenido  IP eficientes en un país fracasado. Es imperativo un enfoque sistémico: Industria Eficiente, Comunidad y Estado capaces de administrar los beneficios. Y esto, implica Reingeniería al Estado y no se asombre, Reingeniería en la organización social.

F.- El petróleo sale solo. Falso. Requiere de alta tecnología y de equipos de alto desempeño, como 23.000 botados por la “revolución” en la lobotomía empresarial del año 2003.

La estrategia petrolera es una estrategia de país. Lo contrario, es repetir historias.

¿Cómo diseñar la industria petrolera del futuro?

Continuará…

miércoles, 22 de abril de 2015

VENEZUELA: ENTRE LA TALANQUERA Y EL AVESTRUZ

  
Rafael Gallegos            Blog. Núm. 193

¿Ha pensado cuál podría ser el próximo paso  en Venezuela luego de este cuadro de hipoproducción, maxidevaluación, hiperinflación, decrecimiento del PIB, o sea luego de este desmantelamiento nacional?

No hay que ser el Gabo  para imaginar, como  escenario extremo, la primera hambruna petrolera, si se siguen agudizando las crisis de dólares para importación de comida y la escasez de productos. Dios nos libre.

A estos lodos nos han traído las expropiaciones, las invasiones, los controles, la desaparición de los dólares, todo  enmarcado en la estrategia de destrucción para mantenerse por siempre en el poder, igualito que en Cuba, jefe y modelo.

Y no se observan cambios de procedimientos  que permitan pronosticar diferentes resultados. El gobierno, en lugar de ofrecer cambios, habla de radicalización. Algo así como si a un alcohólico al que en lugar de quitarle el aguardiente, le dan más, ¿entonces?

No se ría; pero  el único camino que le queda al gobierno, si quiere enrumbar al país, es brincar la talanquera. Ello implica abjurar del socialismo y abrazar  la libre empresa. Y no inventamos nada. Es el mismo camino que han seguido todos los comunismos fracasados que en el mundo han sido, es decir todos, porque ningún comunismo ha sido exitoso.

Por ejemplo, China. Cuando ese comunismo tenía como cuarenta años, era obvio el fracaso, el hambre y el subdesarrollo. Entonces sus líderes decidieron brincar la talanquera. “No importa el color del gato, sino que coma ratones”. El resultado está a la vista…

Otro ejemplo, la URSS, ¿la recuerdan? Cuando Gorbachov llegó con su Glasnost y su Perestroika, el brinco de talanquera estaba cantado. La improductividad, la represión y el hambre comunistas los estaba matando. El partido comunista soviético, tenía 70.000.000 de miembros, uno de cada tres ciudadanos. Y cuando cayó el comunismo… todos eran capitalistas. Sorpresas te da la vida.

Las piedras de muro de Berlín, al caer una a una, desnudaron el fracaso del comunismo en Europa. Todos esos países brincaron la talanquera y el capitalismo los ha transformado en sociedades prósperas.

¿Y Viet Nam? Brincó la talanquera y ahora es un pujante dragón asiático. 

Igual hacen los jefes cubanos. Su fracaso ha sido tan grande que han recurrido a su archienemigo de cincuenta años, Estados Unidos,  para que les haga una “pata de gallina” y puedan brincar la talanquera hacia el capitalismo.

¿Y Venezuela?  Quedará solita, del otro lado del muro.

LA POLÍTICA DE AVESTRUZ

El gobierno, en lugar de brincar la talanquera, hace como el avestruz. Esconde la cabeza ante los problemas reales. Parece que creyeran que la inflación se acaba si la ignoran. El Banco Central tiene varios meses sin publicar esos datos; pero los economistas hablan de inflación de tres cifras, ergo, hiperinflación. Igual sucede con la escasez, la devaluación, el decrecimiento, la violencia, los pésimos servicios, los ignoran como si de esa manera los pudieran desaparecer.  

El presidente habla en cadenas, de la patria, del imperio, de la rectificación de Obama, de la madre de los españoles, del monstruo y el vampiro de Ramo Verde y de todo un realismo mágico (magia negra, por supuesto) de la “revolución”.

Las verdaderas batallas que deben librar, ni las nombran. El campo, según expertos, de acuerdo al item, la recuperación tardará  entre tres y diez años, claro si brincan la talanquera. En petróleo, revertir la barrena costará muchos dólares y años. En Guayana, ni hablar. Y por favor con leyes no se duplica la producción de nada, como pretenden hacer con el hierro. No se trata de leyes, sino de confianza, meritocracia, seguridad legal y estrategias gerenciales.

Las verdaderas batallas, las que el pueblo espera que ganen para poder comer, educarse y curarse dignamente, o no las han peleado, o como Aureliano Buendía, no han ganado ninguna. Usted escoja.

Y el pueblo ya no les cree. Allí están las encuestas y el miedo a las parlamentarias. Y por cierto, ¿qué será de la vida de la fecha de las parlamentarias?

FELIPE GONZÁLEZ

Ya empezó la campaña de desprestigio contra  el expresidente del gobierno español. Pero… nadie les cree. Sin duda, uno de los grandes políticos de España y de Europa.

González también tuvo el valor de brincar la talanquera en los años setenta, cuando le dijo al PSOE: o terminan con el marxismo, o me voy del partido… se quedó y fue factor fundamental en la superación de las secuelas de la dictadura franquista y el engrandecimiento de España. 

Por esa época dijo una frase de la que deberían tomar nota nuestros gobernantes: para distribuir la riqueza, hay que producirla.

Al revés que esta “revolución”, que destruyó la producción y reparte pobreza. Así cumplen la máxima comunista: igualarnos a todos… por abajo.


  Tal vez por debajo de la enterrada cabeza del avestruz.

miércoles, 15 de abril de 2015

LOS 26 EX PRESIDENTES Y LA DOCTRINA BETANCOURT


Rafael Gallegos            Blog. Núm. 192

Durante la  Cumbre, 26 ex presidentes hispanoamericanos dejaron muy claro lo que todo el mundo sabe: que en Venezuela hay presos políticos, los poderes públicos están licuados, hay hegemonía comunicacional y los procesos electorales son opacos. Pura subdemocracia.

Paralelamente, el dictador cubano Raúl Castro, increíble, se daba el lujo de disertar   acerca de… las dictaduras latinoamericanas. Las denunció a todas, menos a la más larga, cruenta y totalitaria: la cubana.  Tuvo la desfachatez de hablar de las elecciones cubanas, donde la revolución saca más del 97 % de los votos. Se le olvidó aclarar el detallito de que en esas “elecciones” sólo hay candidatos del partido, es decir no hay candidatos opositores, que toda la prensa es del gobierno y que los votos los cuenta el gobierno, ah! y sabrá Dios lo que le sucede al que manifieste su voto en contra. No contaban con mi astucia, hubiera dicho el chapulín, colorado.

Castro denunció que en Panamá  se encontraba el asesino del Che, muerto en Bolivia, cuando  fungía… como guerrillero. Olvidó nombrar La Cabaña, donde bajo la dirección del mismo Che se ordenaron, juicios revolucionarios mediante, el fusilamiento de toneladas de cubanos.

Como diría mi padre, el inolvidable Rafael Gallegos Ortiz, asistimos a una conferencia donde la  celestina disertó acerca de la moral.

En cuanto a los ex presidentes, nos aclararon, como en el cuento,  lo todo el mundo  ve y la mayoría de los presidentes calla, que el rey está desnudo.

Y eso que no han vivido en carne propia la escasez de café,  leche,  papel higiénico, servilletas, papel secante, azúcar, harina precocida, aceite de maíz, champú, jabón de olor, jabón azul, detergente, lavaplatos, cloro, afeitadoras, cremas para afeitar, suavizante para la ropa, bombillos, medicinas y un larguísimo etcétera. Todo en medio de hiperinflación, maxidevaluación, escasez de dólares, y un significativo decrecimiento del PIB. Se jactan de haber bajado la pobreza; pero estudios serios de nuestras principales universidades, afirman lo contrario.

A los presidentes actuales, no todos por supuesto, se les olvida que no denunciar la prisión de alcaldes, de dirigentes políticos, de simples opositores por protestar, o los exilios e incilios es, usando el lenguaje de la majestad presidencial, “encabronar” a la democracia y de paso, olvidar  que  en  décadas anteriores, en  Venezuela acogíamos en nuestro seno a chilenos, argentinos, cubanos, uruguayos y de todo el continente, que huían de sus dictaduras. El mundo gira…

La crisis venezolana es tal que se han ido dos millones de talentos del país buscando un futuro que no les puede ofrecer esta “revolución” tan bonita… a menos que sean enchufados.

BETANCOURT, CHAPITA Y FIDEL

Alrededor de los  tempranos años sesenta, América Latina estaba plagada de dictaduras. Y cierto, con el visto bueno de Estados Unidos, porque a los inocencios hay que recordarles que “el imperio existe y es malo”, así como a los neocomunistas que ya va para treinta años de la caída del Muro cuyas piedras arrastraron viejas concepciones. O sea, o inventamos más democracia y productividad, o seguiremos errando.

Por esos años las tres referencias políticas latinoamericanas eran el demócrata Rómulo Betancourt, el comunista Fidel Castro y el dictador militar Rafael Leonidas Trujillo.

Y entre ellos interactuaron duramente. Veamos:

Primero, Fidel y Betancourt, trataron de tumbar a Chapita. Desde La Habana, salió vía Santo Domingo, la primera tanda de aviones, con patriotas dominicanos.  La segunda tanda pautada, no salió. Fidel, se desapareció. Dicen que los norteamericanos lo amenazaron con una invasión. A los que salieron,  los masacró Chapita.

Segundo, Chapita trató de asesinar a Betancourt. Entrenó, pagó y realizó la logística. El 24 de junio de 1960 fue el atentado. Betancourt salió muy averiado; pero vivo y con él, se salvó la naciente democracia venezolana. Casi un año después, Chapita fue asesinado por varios de sus ex colaboradores.

Tercero, Castro invade Venezuela, entrena guerrilleros en Cuba, con el dinero soviético financia la rebelión. Carupanazo, Porteñazo, lucha armada, tras todas estas acciones estaba Fidel Castro. Si eso no es injerencia… Al final, Betancourt y Leoni, lograron expulsarlo de la OEA. Aplicaron la llamada  Doctrina Betancourt: cero relaciones con las dictaduras. Pilas y guáramo, tenían los políticos demócratas de entonces.

Pasaron las décadas y asistimos a la vergonzosa solicitud, en medio de  aplausos, para que la dictadura cubana regresara a la OEA. Y ellos, se dieron el lujo de negarse. Y en la Cumbre, Raúl les dio clases de totalitarismo a los Presidentes. Qué tristeza.


Quien no defiende lo que tiene, a pedir se queda. Se solicitan rómulos betancoures para la democracia latinoamericana. 

miércoles, 8 de abril de 2015

LA PLANTA INSOLENTE… ¿ DE QUIÉN?

Rafael Gallegos            Blog. Núm. 191

La “revolución” ha creado su propia mitología. Para ellos Bolívar y Chávez están al mismo nivel. Hasta le dicen el Libertador del s XXI. Habrase visto, Libertador hay uno solo y punto.  Capaces son de estar buscando un Plutarco para que les escriba otras  “Vidas Paralelas”, obra donde se compararon vidas de similares como por ejemplo César y Alejandro. ¿Las titularían “Chávez y Bolívar, vidas paralelas? Se solicita un Plutarco socialista.

Algo similar se dice que hizo Pérez Jiménez para minimizar la sombra que les hacía el presidente derrocado Rómulo Gallegos.  Contrataron a un  escritor español de cuyo nombre no quiero acordarme. Los deslenguados dicen que le pagaron Bs. 200.000 por escribir “La catira”.

Como el gobierno se dice  bolivariano, se podría inferir que todas las desfachateces han sido en nombre del Libertador y que chavismo es equivalente a bolivarianismo. Nada más falso. En primer lugar Bolívar no era socialista. Por el contrario, era de pensamiento liberal, o sea capitalista. Por cierto sus seguidores fueron los fundadores del Partido Conservador de Colombia. Además, no hay que olvidar las barbaridades que habló de él, el padre de los comunistas, Carlos Marx.

Además, Simón Bolívar era independentista. Tengan la plena seguridad que no hubiera estado de acuerdo con ese liderazgo/coloniaje que ejerce sobre Venezuela la dictadura cubana.

Y como también era demócrata, tampoco hubiera estado de acuerdo con la licuefacción de poderes (jugo, zumo, hugo) que se refleja por ejemplo en la Presidenta del CNE colocándose una cinta alusiva al 4F en su brazo, o con un  tribunal cuyos magistrados juran con la mano izquierda. Y mucho menos con la hegemonía comunicacional construida  a realazo limpio.

Y en el supuesto negado de que el Libertador reclamara tanto desaguisado, tal vez le responderían   como al Cristo de  “Los hermanos Karamazov”, mire Jesús, es mejor que se quede tranquilo, no nos obligue a crucificar a Cristo en el nombre de Cristo.
Todo sea para permanecer en el poder para toda la vida.

Es más lógico pensar que Bolívar de hoy, hubiera compartido los modus operandi de Chile, Costa Rica o tanto país demócrata, de libre empresa, latinoamericano y exitoso.

Y ahora, en época de “invasión”, quieren igualar  a Maduro con Cipriano Castro. El mismo de la planta insolente del extranjero. Bueno, efectivamente en 1902, las potencias imperiales Inglaterra, Holanda e Italia, quisieron cobrar a cañonazos unas deudas contraídas por Venezuela. Cañonearon Puerto  Cabello… y no obtuvieron respuesta. Cañonearon La Guaira… y no obtuvieron respuesta. Cañonearon el Castillo de San Carlos, en el Zulia… y les respondieron, porque el barco se atascó en la barra del lago. Castro pidió  ayuda al imperio norteamericano, los gringos actuaron y se retiraron las potencias europeas. A buen entendedor…

Claro que el imperio norteamericano “existe y es malo”. Remember Panamá, Cuba, Puerto Rico, República Dominicana y un largo etcétera. Pero el hecho que los norteamericanos se hayan cansado de invadir a América Latina, no tiene nada que ver con esta desfachatez dentro de Venezuela.

La “revolución” ha sido la planta insolente del gobierno que ha hoyado el suelo sagrado de la patria: vergonzosos records en inflación, escasez, devaluación, evaporación de  la moneda, violencia, diáspora de talentos, presos políticos, exiliados, inciliados, mayor pobreza que cuando comenzaron (leer el estudio de las universidades). Un país destartalado. Casi un ex país.

Y por favor, el imperio no tiene nada que ver con las causas de este destartalamiento nacional: las expropiaciones, los insultos, las invasiones, la destrucción de las industrias, la erialización del agro, los controles de precios por debajo de los costos, el no otorgamiento de dólares. La culpa es, asúmanlo, del gobierno. Puro modelo cubano: destrucción estratégica para comerte mejor.

Similar al cabito, pretenden que los venezolanos desayunemos, proclamas, almorcemos cadenas, cenemos firmas contra el imperio. Pura utilería. Lo que hace falta en Venezuela  es comida, estabilidad económica, salud, tranquilidad, democracia.

Y ahora nos sacan encuestas donde dicen que gracias a las “nueve millones” de firmas contra Obama, el gobierno ha recuperado prestigio  y el pueblo regresó al chavismo. Sí como no. Pongan la fecha de las parlamentarias, para que lo comprueben...

Gracias a Dios  que el CNE, “asegún” el mejor árbitro  del mundo, va a verificar la veracidad de las firmas. Así, nadie sospechará que no sean ciertas. Lo que preocupa es como medirán las firmas de tanto muchacho menor de edad.

Y cuando el pueblo termine de descreer eso de la culpa del imperio, no les quedará otra que el risible  la culpa es de la vaca.

Se solicita vaca para culpar de todos los desaguisados.


jueves, 2 de abril de 2015

EL SEXO DE LOS ÁNGELES Y LA “REVOLUCIÓN”

                                             Rafael Gallegos            Blog. Núm. 190

Dicen los deslenguados que en 1453, mientras los turcos tumbaban los muros  de Bizancio, los jerarcas del régimen, ignorando la realidad, discutían paredes adentro, como si nada, acerca de temas tan “vitales” para su sobrevivencia como el sexo de los ángeles, el tamaño de los pelos del pubis, las carcajadas del diablo, o mantenían fuertes discusiones acerca de si Cristo era un iluminado más, o mismísimo Hijo de Dios.

Son las paredes estúpido…. les hubiera dicho Clinton.

Al final, les pasó lo que les tenía que pasar… cayó Bizancio. Curiosamente, coincidiendo con una profecía de caída luego de un eclipse de luna (sucedido cinco días antes) o materializando el presagio de la estatua de una Virgen que se cayó y rompió en una procesión. Pero por encima de todo, a los bizantinos les sucedió como a los que no paretizan, es decir, se van por las ramas y no enfocan la solución de sus problemas en los factores más importantes. Van por las ramas hasta que, crack, estas se parten y vienen los tortazos.

La “revolución” está actuando como los bizantinos. Pura rama. Mientras la inflación, la devaluación, la escasez, las colas, el hambre, la violencia y la frustración de los venezolanos están socavando las bases y las paredes del régimen, los jerarcas se concentran en el imperio, en Obama, en Uribe, en la invasión norteamericana, en las improbadas conspiraciones de Ledezma, en los pelucones, sifrinos, drogadictos, monstruos y bobolongos (pura Majestad Presidencial).

Caminan por las ramas. Mientras la mayoría del país pide más democracia, el gobierno le manda saludos del dictador Fidel Castro.  Habrase visto. Cuando la madre desesperada pide leche y pañales para su bebé, el gobierno le responde: rectifica Obama. Si los jóvenes piden trabajos buenos que les permitan- como en casi todos los países capitalistas -  comer bien, comprar carro, engancharse en una vivienda, o por lo menos hacer un buen mercado, el gobierno: los invita a marchar contra el imperialismo. A los comerciantes que piden facilidades para producir bienes y servicios, el gobierno: los acusa de haber dirigido la guerra económica. El pueblo pide comida y el gobierno: apresa a los “culpables” de las colas, como si todo el mundo no supiera que son ellos mismos.

Así, la problemática del país va por una parte y el gobierno vive en su rama  particular. El otro día un deslenguado me comentó que quería mudarse para el canal ocho. Ante mi perplejidad, me explicó que allí si había paz, seguridad, comida, educación, buenos hospitales  y por supuesto, la gente estaba muy contenta.

Todo el mundo  sabe que no hay dólares y sospecha que tampoco oro y el gobierno: imprime bolívares a ritmo de  best sellers, pura hiperinflación. El ciudadano sabe que la derrota que le espera a la “revolución” en las parlamentarias será contundente, y el gobierno: no da la fecha electoral, además    el terror le hace  parafrasear a Lucho Gatica: reloj no marques las horas.

Ya la abusiva propaganda es fallida. Como dijo Gloria Cuenca, lo malo es que si anuncian un producto contra los piojos y la madre se lo coloca a sus hijos y los piojos en lugar de morir engordan  y se multiplican, la señora mamá jamás volverá a comprar el remedio. Le digan lo que le digan.

Y bien, ya los piojos están gigantescos y nosotros, seguimos sin  siquiera saber el sexo de los ángeles. Tal vez nos den la primicia en una cadena. Ya que vieron a Jesús… podrían hasta conversar con los ángeles.

“LOS CODOS DEL DIABLO”, DE ANABELLE AGUILAR

Toda crisis produce su propia literatura. Las grandes obras, expresan la realidad de las épocas. En nuestro solar y a la calladita, la escritora Anabelle Aguilar acaba de publicar, Editorial Lector Cómplice, una serie de relatos que bajo el título “Los codos del diablo”.

La autora, de una pluma muy fina y variada, ha publicado poemas, cuentos para niños y diversos relatos. En  “Los codos del diablo”, Anabelle retrata, entre otros aspectos, el fondo del alma de la crisis que vive Venezuela, a través de sus personajes.

La siquis del militar dicharachero y administrador de una cantina que de tanto conspirar hizo un juramento, con varios compañeros bajo un árbol, que se conoce como el delirio bajo el palo de tamarindo, y con el tiempo se convirtió en el atormentado jefe de un país. O la tragedia del muchacho baleado en las nalgas por pasar cerca de una manifestación, acusado falsamente por su ex novia (hoy asistente de un ministro) de guarimbero, condenado por la autocracia  y luego exiliado por las circunstancias. Y además, hijo de desalojados de un campo residencial ¿petrolero? por “heródicos” guardias nacionales.


 La temática, muy bien escrita y variada. El libro,  fundamental para avanzar en la comprensión de la agonía de esta patria. Todos somos personajes en esos relatos. En las librerías de Caracas.