miércoles, 29 de julio de 2015

IRÁN, EN BUSCA DEL EQUILIBRIO PERDIDO



Rafael Gallegos    
Blog núm. 207

                   

          Como una espada de Damocles atada a una solitaria crin de caballo, pende sobre la cabeza de la humanidad, la amenaza de una guerra atómica. Hiroshima y Nagasaki, que dejaron más de 200.000 muertos en segundos, son apenas unos triquitraques comparados con los portentos atómicos de hoy, capaces de sacar del eje a La Tierra y convertirnos en una historia que tendrá la particularidad que nadie podrá contarla.

         Posiblemente el sitio del planeta donde hay más probabilidad de que se desate un devastador fenómeno nuclear, es el medio oriente. De allí, la importancia del Acuerdo logrado entre el grupo llamado 5+1 (USA, Rusia, China, Gran Bretaña y Francia + Alemania), e Irán, en referencia al desarrollo de bombas atómicas de este último.

         El medio oriente contiene en sus entrañas la sangre que mueve al mundo. Las avanzadas tecnologías que han desarrollado los países más avanzados serían sin el petróleo, como dice el amigo Diego González, un parque temático. Por ello los Estados Unidos y las potencias se han empeñado en lograr un permanente equilibrio en esa zona.
        
         Cuando Mossadegh nacionalizó la industria petrolera iraní en 1951, las potencias le hicieron la vida imposible hasta que en 1953 la CIA y el MI6 lo derrocaron y en su lugar quedó el Sha de Irán, a quien armaron hasta para los dientes y convirtieron en el policía (equilibrio) de la zona; pero en el 79 lo derrocó Komeini, cargado de odio hacia  occidente. Entonces se buscaron un nuevo policía, Hussein. Y vino la   guerra Irán – Irak, financiada por URSS y USA. Quedaron tablas y Hussein se convirtió en el nuevo factor de equilibrio; pero se le hinchó el ego y se creyó su cuento, e invadió a Kuwait. Eso, le costó el poder y  Arabia Saudita quedó convertido  en el nuevo policía regional, hasta que estallaron las Torres Gemelas. Bin Laden y buena parte de Al Qaeda eran sauditas, por lo que a las potencias se les hizo riesgoso confiar en la monarquía Árabe.

         Entonces Estados Unidos buscó asumir directamente el rol policial. Inventaron lo de las armas nucleares, sacaron a Hussein y… se perdió la autoridad en Irak.  Surgió el Estado Islámico, en parte de Irak y de Siria. Buscaron democratizar, a lo occidental a los países árabes y vino la “Primavera Árabe”, sin muchos resultados. Puro desequilibrio.
       
         Ahora, la nueva estrategia para el equilibrio es  el tratado con Irán. ¿En qué consiste? Este país no producirá Uranio 235 en proporción de 90 %, solo llegará hasta 4%, suficiente para ser usado como combustible en plantas eléctricas. Ni producirán el otro combustible atómico, el Plutonio 249.

          Bomba de uranio fue la “little boy” o “pequeño niño”, como irónicamente llamaron a la bomba de Hiroshima, y bomba de plutonio la  “Fat man”, “hombre gordo”, otra ironía más, que estalló en Nagasaki.

         A cambio del Acuerdo con el Grupo  5+1,  a Irán se le levantarán las sanciones políticas y comerciales, abriéndosele fuentes de financiamiento y tecnológicas que entre otros aspectos le permitirán elevar en alrededor de 1,5 millones de barriles por día, su producción de petróleo, mediante inversiones cercanas  a  200.000 millones de dólares. Igualmente se construirá el gasoducto Irak – Irán -  Siria, para proveer de gas a Europa. Por otra parte, se dice que Irán se compromete, subrepticiamente, a neutralizar el Estado Islámico.

         Todo un juego geopolítico. Sin embargo, el eje Arabia Saudita – Israel - Egipto y Qatar, no ven con buenos ojos el Acuerdo, piensan que fortalecerá significativamente a Irán en la zona y que tan solo se correrá la arruga nuclear por unos diez años. Entre los que se oponen, destacan además del eje mencionado, las oposiciones de USA, de Irán y dicen que hasta los ayatolas iraníes. Para quienes lo apoyan, se ha comprado tranquilidad, ¿equilibrio?, por unos años.

          Obama ha completado la jugada con el acercamiento  Cuba / USA, a objeto de  acabar con el totalitarismo en Cuba y en la zona, lo cual incluye, y no lo duden, a Venezuela, que quizás sea, ironía de ironías,  “damocleada” por Cuba, como parte del acuerdo.

          Los hidrocarburos son, todavía, la sangre que mueve al mundo. Observen a Rusia jugándosela en Ucrania por el negocio de  surtir de gas a Europa.

          Las estrategias petroleras siguen siendo prioritarias. De allí la importancia de Venezuela en el contexto internacional, rol que se acrecienta ante el polvorín, ahora atómico, del medio oriente; los costos y declinación de las lutitas; así como los incontables factores que interactúan en el mercado petrolero, que han hecho tradicionalmente  casi un albur prever con exactitud el desarrollo de los precios.


          Pero eso, es otra historia. 

miércoles, 22 de julio de 2015

EL HORRORIZADO BOLÍVAR



Rafael Gallegos                                              Blog núm. 206

                             
Qué horror, qué horror -  diría el Libertador al observar  todos los desaguisados que la “revolución bolivariana” comete en su nombre. Recurriríamos al lugar común de decir que se removería en su tumba; pero ya los “bolivarianos” le removieron los huesos. Querían convencer a los venezolanos que la “oligarquía” lo había asesinado, aspecto tan absurdo que se cayó por su propio peso. Lo que sí lograron, por ahora,  fue una nueva imagen de Bolívar.

Un rostro  que de entrada es un insulto a todos los pintores del siglo XIX que lo retrataron. Lo único que nos queda es imaginarnos que esos pintores eran bobos y veían una cara y plasmaban otra, perdiendo una oportunidad de oro con el hombre más famoso de la América de su tiempo. Además, ese nuevo rostro contradice la palabra del mismísimo Libertador cuando certifica la fidelidad y exactitud de un retrato de él, que… en absolutamente nada se parece a la cara que le colocó la “revolución”. Horrorizado debe quedar el Padre de La Patria al mirarse en ese espejo. Pretenden forzar un Bolívar mulato, aunque basta revisar su genealogía para enterarse que era blanco español. Lo único que podría agregar alguna gota de otra sangre diferente, sería el caso conocido como “el nudo de la Marín”, consistente en que un bisabuelo de él se casó con una Petronila Marín,  de quien se creía que era mulata.

   Y les duele que no pueden tapar que era rico. Un burguesito. El Libertador era tal vez el hombre más rico de Venezuela, tenía esclavos, haciendas, minas, bienes. Y murió pobre, o sea, que no fue corrupto. Eso sí buscó desesperadamente rescatar su propiedad de las minas de Aroa para poder vivir sobriamente su retiro en París. Demás está decir que de no ser rico, no hubiera tenido esa portentosa educación.

   Pero más horrorizado debe estar el Libertador de cómo pretende llamarse “bolivariana”, una “revolución” que ha acabado con la economía, las instituciones, los hospitales, la educación, etc., etc., y ha provocado record mundial de inflación, escasez, devaluación y violencia. Bolívar unió blancos, negros, ricos y pobres… y esta “revolución”, polariza al país. Peleó por la Independencia… y esta “revolución”, nos alía en minusvalía con Cuba.

-      ¿Este proyecto es suyo?, y que le preguntó Bolívar a los “revolucionarios”.
-      Y suyo, Libertador- y que le respondieron.
-      No, a mí no meta es este desastre- y que les dijo horrorizado y según los deslenguados, hasta de mal humor.
-      Ofrézcanle el proyecto a Boves… se le parece más - y que concluyó  el Libertador.

O sea, revolución bovesiana.

   UN SOLO LIBERTADOR
    Ahora nos dicen que Chávez es el Libertador del siglo XXI. Chávez y Bolívar, Bolívar y Chávez. En la Asamblea, están las dos fotos igualadas. Entonces, ¿tenemos dos libertadores? Qué horror, dirá el Libertador. Nadie se le había igualado. Ni Guzmán Blanco, a quien para jalarle le dijeron: “qué carácter, hasta en eso se parece a Bolívar”. Y con el ego hinchado, accedió a una petición que acababa de negar.

    Gómez, con todo el poder mal habido que acumuló, se mantuvo siempre por debajo de Bolívar. Siendo el dueño de las Fuerzas Armadas, no se le ocurrió apropiarse del saludo. En su zamarrería, sabía que quedaría ciego con el resplandor del Libertador.

    Hoy  asistimos al gigantismo en los edificios públicos. Por ejemplo en PDVSA sede, una foto gigante de Chávez cubre el edificio, y varias pequeñas de Maduro las fachadas.
  
    Olvidan que Guzmán Blanco, cuando se alejó del poder,  le tumbaron  sus dos estatuas, moteadas “El Manganzón” la de El Calvario y “El Saludante”, la del Congreso. Igual que a Hussein, a quien  sacaron en estado lastimoso de una cueva cuando lo capturaron. Lo mismo pasó con las estatuas de  Lenin y Stalin.
    Porque los  homenajes a los hombres, para que sean permanentes, los da la historia, no los adlátares.

        LOS OJOS DE CHÁVEZ

    Y ahora, el horrorizado soy yo. Según El Nacional, cambiarán el Escudo de      Caracas, de más de 400 años y promocionado por Bolívar “el viejo”, el primer ascendiente del Libertador en Venezuela.

    Cambiarán el León del escudo caraqueño, por…  los ojos de Chávez (El    Nacional, Editorial, domingo 19 de julio). Y ahora el Libertador del sXXI, nos vigilará todo el día. Pero ojo: Libertador hay uno solo.

    Hoy, asistimos al Bolívar macuquino, desgastado, devaluado. Hay que rescatar su verdadero espíritu. El Bolívar demócrata, independentista, de la unidad nacional.  

    El Bolívar que en lugar de inhabilitar a los candidatos arrasadores de las elecciones parlamentarias, lleno de valentía se les hubiera enfrentado limpiamente. Todo lo contrario de los “revolucionarios”.   

    En el nombre de Bolívar han acabado con su obra, por ahora, porque júrenlo, ya falta mucho menos. Ya volverá.

jueves, 16 de julio de 2015

LA PATRIA ITINERANTE



Rafael Gallegos                                              
Blog núm. 205


   Esta “revolución” nos quiere vender el cuento de que nos han otorgado la patria. Que antes de ellos Venezuela era un pobre país entregado al imperialismo yanqui. Que la historia y por lo tanto la patria empezó con Bolívar, quien fue traicionado y luego de doscientos años de expiación, la providencia tuvo piedad, nos envió a Chávez a salvar la patria. Y por  favor no se rían, se jactan de haberla “dignificado”. Pura pamplina, por eso el humor del pueblo ante la monumental escasez que padecemos, les inventó aquello de  “…pero tenemos patria”.

    La realidad es que  ningún gobierno, así sea tan malo como este que padecemos, nos puede quitar la patria. Esta habita en el corazón de cada venezolano. Nos podrán dejar sin país, sin café, sin papel higiénico, sin leche, sin medicinas, sin instituciones, sin democracia, sin expectativas; pero la patria es un sentimiento y estará, donde esté cada uno de nosotros.

Por ejemplo, en Miami hay un pedazote de patria cubana… ¿alguien podrá negar su patriotismo? ¿su permanente militancia contra la tiranía  y la irreductible solidaridad con sus hermanos de la isla?

Los hombres nuevos de la revolución cubana, desesperados por el hambre y la falta de expectativas de vida, optan por disfrazarse de Ulises y realizar la odisea atravesar un “Mar de la Felicidad”, furioso, plagado de tiburones y de aguas turbulentas, con la idea fija de llegar a la tierra que se prometieron: Florida.  Ironía de ironías, arriesgan su vida en el paraíso comunista, para que el oprobioso capitalismo los explote. Como  como en todas las dictaduras la patria se ve obligada a salirse de la patria, mientras se va la autocracia, porque júrenlo, todo pasa todo queda.

 Igual sucedió con las miles de víctimas de gobiernos latinoamericanos  represivos y fracasados, de la segunda mitad del siglo XX. Sus ciudadanos emigraron hacia  el mundo, con la patria en el corazón.

En Venezuela, otrora país de inmigrantes, sucede otro tanto. Se están yendo los jóvenes. Van buscando otra  vida que la “revolución” no les puede, ni les quiere ofrecer. A cualquier país: Estados Unidos, Australia, España, Francia, Colombia, Chile, Panamá…Tucusiapón. Antes Venezuela exportaba petróleo, ahora exporta talentos…. y no los cobra. El gobierno regala el futuro próspero de Venezuela  a cualquier país del mundo. Le teme a los jóvenes preparados  porque sabe que no tienen cabida en su proyecto totalitario.

Y no solamente los jóvenes se van, ¿cuántos exiliados hay por razones políticas, perseguidos por este régimen, amenazados con prisión? Miles.  Y créanme, todos ellos andan en el extranjero con la patria a cuestas. Se levantan pensando en Venezuela. En la familia que dejaron atrás, en sus hijos, en sus padres vivos o muertos que la represión o la economía les ha impedido  venir a despedirlos,  en sus amigos, en la comida, en las costumbres. Todos ellos sueñan  con un regreso a la patria, que a veces parece alargarse hasta el infinito.  

Los “revolucionarios” no tienen excusas. Han provocado escasez, represión, inflación, violencia, decadencia, decadencia y decadencia. Han trastocado la realidad venezolana. Si tuviéramos otro Vicente Gerbasi, éste podría escribir en lugar de “mi padre el inmigrante”, “mi hijo el emigrante”. Hacen de Venezuela un país invivible. Y eso… es imperdonable.

¿Les quedará algo por acabar? La producción industrial, agrícola, Pdvsa, la CVG. Estrangulan las universidades de calidad. Destrozan  el urbanismo de las ciudades. Nos convierten en el segundo o tercer país más violento del mundo. Acaban con los alquileres  y la adquisición de vivienda. Ya nuestro parque automotor raya en la antigüedad. Puro carro de más de quince años y muchísimo carro parado por falta de repuestos. Ahora importamos petróleo y gasolina, algo así como que los corianos importaran chivos. Han destruido a Venezuela.

Y ahora las encuestas los tienen asustados. 70 a 30. No les da pena la inhabilitación de María Corina, o la de Ceballos. La otrora de Leopoldo. Puro bulling político. O en español castizo: pura cobardía.

Se trata del  modelo cubano: hambrea y mandarás. A los Castro les ha dado resultado. Aquí, depende de nosotros. Venezuela se ha salido de Venezuela, por ahora. Se ha desdoblado. Hay que trabajar para que Venezuela, se vuelva a meter en Venezuela. Vuelta a la patria.

A votar, a ganar y a cambiar el 6D.


A DIEZ AÑOS DE MI PADRE. Mi querido e inolvidable padre, Rafael Gallegos Ortiz, cumplió diez años de su partida. Un  gran venezolano, demócrata a carta a cabal, preso y exiliado cuando Pérez Jiménez. Escritor jamás amparado por las faldas del poder. Abogado de gran corazón. Fundador del Diario Frontera, de Mérida. Y sobre todo un padre extraordinario. Siempre estará en nosotros. 

miércoles, 8 de julio de 2015

LA REVOLUCIÓN NO TIENE QUIEN LE ESCRIBA


Rafael Gallegos                                              Blog núm. 204 


    Al escritor venezolano  Arturo Uslar Pietri cuando ya rondaba los 90 años, le preguntaron qué era lo más significativo de la vejez. Comenzó hablando de la pérdida de facultades. Dijo que dejó de escribir la columna que mantenía todos los domingos en El Nacional, “Pizarrón”, porque inicialmente se le confundían las letras en el teclado, por lo que decidió grabar el artículo para que se lo transcribiera la secretaria… hasta que decidió suspender la columna cuando le era difícil coordinar ideas con la gran calidad a que estaba acostumbrado.


   Sin embargo, lo peor de la vejez- apuntó el gran escritor - es que uno se va quedando solo. Recordó  que casi todos sus amigos se habían muerto.


    De Uslar Pietri, al igual que con otros hombres significativos, es imperativo recordar  su obra para evitar que las próximas generaciones crean que Uslar es simplemente una avenida, un parque  o un liceo que lleve su nombre. En su caso, entre su vasta y extraordinaria obra, destaca una que tiene mucha actualidad: “Las lanzas coloradas”. El personaje principal de esa novela, Presentación Campos, es un monumento literario al resentimiento. Ese sentimiento tan alimentado desde el poder en los días que vivimos y que consiste en echarle la culpa a los demás de nuestros fracasos y odiarlo para toda la vida.


    Esta “revolución” ha sido prolija en ejemplos. Somos pobres por culpa de los ricos,  somos atrasados por culpa del imperio, no hay comida en los mercados por culpa de los pelucones, los ríos se desbordan por culpa del capitalismo, los problemas crónicos que la “revolución” no sólo no ha resuelto sino que se han agravado, son culpa de la cuarta república. Y entonces en nuestro resentimiento odiamos a los ricos, al imperio, a los pelucones, al capitalismo, a los políticos de la cuarta.


    Esta “revolución”, que por su nivel de destrucción nacional, resentimiento y quiebra de valores democráticos, se parece más a Boves que a Bolívar, a sus 16 años, ya no tiene nada bueno que ofrecer y transita la soledad de la vejez, que nos planteaba el gran Uslar Pietri.


    En su infancia, el proceso  significó para muchos la esperanza nacional. ¿Recuerdan a Chávez hablando de las “cúpulas podridas”? Luego el proceso fue un joven promisor, para tanto ingenuo, y ganaba elección tras elección. Pero en lugar de sembrar el petróleo, imitando la frase del Maestro Uslar, lo que sembraron fue resentimiento: oligarcas temblad, ser rico es malo, exprópiese, abajo la meritocracia, Y en cuanto a su madurez, la “revolución”, jamás la tuvo, no estaba en su ADN. Pasó, como esos seres humanos que jamás se convierten en adultos responsables,  de niño a viejo.


    Hoy, el proceso de apenas diez y seis años, está viejo y de paso…. limpio. Los países panas que antes estiraban los labios y la mano para reír sus chistes y recibir las dádivas, le dicen cual damisela que se casó por amor… al dinero. Chao.

   
    La “revolución” está sola. Los países del Caribe, ayer tan reilones, hoy casi que lo regañan y se cuadran de frente con Guyana. Colombia y hasta Surinam, protestan enérgicamente por el decreto 1786 y obligan a sustituirlo. De los parlamentos europeo,  brasileño, chileno, español y paremos de contar, les envían rutinariamente condenas a la “revolución”. Los chinos se hacen los locos con las solicitudes de préstamos y aplican la máxima de “si no hay leal, no hay lopa”. Tal vez por ello una oportuna otitis impide al presidente conversar con el Papa, a quien por cierto, nadie le echa cuentos, porque es latinoamericano.

  
     Y si fueran nada más otros países los que abandonan este Titanicolas. No, hay que agregar al pueblo ya alejado del gobierno. Sí, la misma gente que ayer aplaudía a la “revolución” hasta el delirio y hoy coloca al unísono, el pulgar hacia abajo. Ya ésta desfachatez no tiene pueblo. Ellos lo saben, las encuestas se lo confirman: 70 a 30 para las parlamentarias.


    Ni las maromas con las elecciones primarias del PSUV, como dejar abiertos hasta la noche los centros electorales, o las amenazas de revisar quien votó y quien no votó, o de revisar la tinta azul en el meñique en las oficinas públicas, taparon la escasez que les duele más que la escasez de leche, café, papel higiénico y paremos de contar: la escasez de pueblo. Cará, ni que los venezolanos fuéramos masoquistas. Por cierto, ¿dónde están las tomas de la multitud patriótica que fue a votar en las primarias del PSUV?



     La “revolución”, quién lo duda, está más sola que la una. Como el coronel del inmortal Gabo, no tiene quien le escriba. Seguramente a los oficialistas les provoca, ante este panorama, expresar la palabra con que García Márquez termina esa novela…

miércoles, 1 de julio de 2015

REVOLUCIÓN ROJA PIDE CHEQUES EN BLANCO

Rafael Gallegos                                       Blog núm. 203


Aunque usted no lo crea, a los candidatos oficialistas a diputados para las parlamentarias de diciembre, se les prohíbe parlamentar. Les hacen firmar un cheque en blanco, o lo que es lo mismo, una renuncia en blanco que queda en manos de los jefes de la “revolución” porsiacaso se les ocurre traicionar los postulados del chavismo, o lo que es lo mismo, porsiacaso se les ocurre ejercer su criterio con independencia, como corresponde a todos los parlamentarios del mundo democrático.

Es decir, los diputados que resulten electos en las planchas del oficialismo tendrán que escoger entre el silencio y el correveidilismo, o la renuncia previamente  firmada,  donde los podrán acusar nada menos que de traidores a la “revolución”.

Igualito a los diputados del déspota Gómez, cuya función era obedecer y aplaudir al fefe o en caso de abandonar la esclavitud ante la “causa”, ir parar con sus huesos a La Rotunda.
O sin ir muy lejos, como los diputados de Cuba, pana, jefe y modelo. Son escogidos por el partido único, en elecciones sin oposición, se reúnen una vez al año y… ayyyy del que se le ocurra saludar feo a Raúl.

Pura esclavitud parlamentaria. Difícilmente saldrá de allí un Churchill, aquel aguerrido diputado que cuando Inglaterra dormía ante la amenaza de Hitler, le llevó la contraria a todo el parlamento y salvó a Inglaterra.  Aquí, cualquier Churchill del oficialismo,  sería “renunciado” por traición a la patria.

Igualmente, el gobierno ha propuesto a la MUD, otro cheque en blanco. Les solicitan firmar que respetarán los resultados electorales. Sí, como no. Algo así como que un equipo de futbol firme que respetará, “sin aviso y sin protesto”, los resultados de un juego donde el equipo de árbitros y todo el público visten el uniforme del equipo contrario. Ni que la MUD fuera boba. Claro que hay que respetar los resultados; pero una vez que el proceso electoral se haya ganado ese respeto.

El árbitro debe dejar de parecer un ministerio de elecciones, que invita a sus “panas” a acompañar  elecciones, menos que “chaperonear”; en lugar de invitar a testigos de diversas tendencias  a observar, como en todas las democracias del mundo. ¿Se le puede firmar un cheque en blanco a un CNE que de manera sobrevenida y a destiempo se le ocurre solicitar que el 40 % de los candidatos sean mujeres, o al mismo árbitro que eliminó, para atemperar los temores oficialistas, las  elecciones para el Parlamento Latinoamericano?

Si la MUD firmara ese cheque en blanco, estaría irrespetando a sus electores.

Y ahora un alto personero de la “revolución” ha zumbado, como quien no quiere  la cosa  que la MUD no es un partido y por lo tanto no puede postular. Ojo, hagan seguimiento a este comentario, que la “revolución” está desesperada.

Sí como no, ya firmará la MUD,  contimás cuando  el CNE nos quedó debiendo a los venezolanos la revisión de los cuadernos electorales que con toda la razón solicitó Capriles en las últimas elecciones presidenciales.

Además, los cheques en blanco, en rojo, en rojito y adelantados, están tipificados como estafa. En este caso, estafa a la democracia.

EL MIEDO ES LIBRE…

… y peor, se nota. A los cheques en blanco, se unen amenazas a su misma gente. Violando el secreto del voto, que comienza por respetar si el ciudadano votó o no, más en un régimen que se dice amenaza a sus empleados públicos: o votas o te boto. Dicen que revisarán las listas. Y el imparcial CNE, seguro se las dará. Quisiera haber visto por un huequito cómo habrá  sido en las oficinas públicas oficialistas la solicitud de dedos manchados, el lunes después de las elecciones de PSUV.

Y el presidente, mostrando su talante democrático, amenaza con salir a la calle con el pueblo, si ese mismo pueblo vota contra ellos en las parlamentarias. Algo así como toma este cheque, pero si lo cobras, te voy a dar.

Seguramente, este pueblo, que ya está pasando hambre, va a salir multitudinariamente a defender la “revolución”, lanzarán consignas como: con mi cola no te metas, escasez is beautiful, con papel higiénico  o sin papel higiénico con la revolución me resteo, la culpa no es del gobierno sino de los pelucones… cará, ni que los venezolanos fuéramos masoquistas. El presidente saldría a la calle más solo que la una. Puro llanero solitario y sin Toro.

No lo duden, porque el pueblo… se les acabó. Hasta “sus” encuestas les dicen que en el mejor de los casos perderán la mayoría simple y que si se descuidan la MUD podría ganar la mayoría calificada. Están asustados y sinceramente, yo también lo estaría.

A votar, a defender y a ganar para cambiar. Jamás hemos tenido una oportunidad tan grande de revertir esta desfachatez. Como dijo el gran demócrata Rómulo Betancourt, adelante, por arriba de las tumbas, adelante.