jueves, 18 de diciembre de 2014

ENTRE EL GÉNESIS Y EL APOCALIPSIS


Rafael Gallegos            Blog. Núm. 177
                                 
La primera víctima de todas las revoluciones es la verdad. Por ello, todos los revolucionarios inventan su propia versión del pasado. En Venezuela han creado su historia paralela. Desde Colón, hasta hoy.

Descabezaron al Almirante, y peor, lo simplificaron. La Independencia la han querido reducir a anécdotas y a una guerra entre buenos (socialistas)  y malos (imperialistas).

Al Libertador lo han pregonado como socialista y guevarista. A su Carlos Marx le han omitido los insultos que escribió sobre Bolívar.  Cambiaron el rostro del Libertador. Lo volvieron mestizo, olvidando que Bolívar, como todos los mantuanos de la época, tenía cara de español. Y de paso, descalifican a todos los pintores que los retrataron. ¿Alguien podrá creerles?

En el supuesto negado que pudieran hacer lo mismo con Manuelita, seguro les saldría una imagen morena, contrariando los retratos de la época  y olvidando su origen netamente español.

Y así han falsificado todos nuestros procesos históricos. Al demócrata Rómulo Betancourt, lo venden como un tirano asesino, obviando que generó el período más democrático y próspero de la historia de Venezuela, que entregó el poder por elecciones y que si fue a la violencia, lo hizo para defender la democracia de los intentos de golpe de estado en el Barcelonazo, el Porteñazo, el Carupanazo y las guerrillas, promovidas por el dictador cubano Fidel Castro (y eso no fue injerencia, sino intervención).

Luego mitifican los golpes de estado del 4F y 27 N. Colocan la figura de Chávez al nivel de Bolívar en la Asamblea y lo llaman Libertador del s XXI, cuando en Venezuela hay un solo Libertador, de todos los siglos.

Y ahora, tratan de ocultar el sol con un dedo, culpando al imperio, al capitalismo, la derecha, a FEDECÁMARAS y los opositores, de los tres mosqueteros de la desintegración del país: inflación, escasez y devaluación, dos caras y canto de la misma moneda de la ineficiencia y la casi ex Venezuela.

LA BIBLIA ROJA, ROJITA

Un deslenguado me pasó unas  reinterpretaciones de la Biblia que supuestamente han elaborado los rojitos. No sé si son ciertas, porque la verdad es que no salen bien parados. Aunque tampoco  lo hacen  con los cuentos de Colón y de Bolívar.

Me dicen que en su empeño por la historia nueva y roja, han decidido reinterpretar desde el Génesis hasta el Apocalipsis. Veamos:

Génesis: Adán, Eva, Caín, Abel y otros más, eran socialistas y se sentían reprimidos en El Paraíso. Lo percibían como una jaula de oro. Cuando el ultra derechista Caín mató a Abel con una quijada de burro y se hizo el loco, sintieron que la violencia se apoderaba de ellos. Culparon al mismísimo Dios. Lo acusaban de concentrase en la fruta prohibida y no tomar medidas de bienestar. Decidieron conspirar para hacer una revolución, por supuesto comunista. Pensaban que  Dios, con el cuento de que no podían comer la fruta del árbol prohibido, les minaba la libertad y extendía sus latifundios. El líder de la revolución era Adán. Decidieron utilizar las dotes femeninas de Eva. La enviaron a calentarle la oreja a la culebra, a la que sabían un demonio y percibían como jefa de la oposición. La culebra no convenció a Eva. Fue al revés. Más bien, a Eva le costó que la dejara probar la fruta prohibida.

-      Dios no se va a enterar – le insistía Eva a la culebra.

-      Que va, ese tipo está en todas, te va a ver y nos va a botar a todos de aquí- argüía la culebra.

Al final Eva la convenció. Probó la fruta y le llevó un poquito a Adán. Éste quedó encantado. Esos árboles son del pueblo – se dijo. Y claro, el pueblo eran él y su familia. Quiso madrugar al Dios capitalista y pronunció  su célebre frase: exprópiese.

Cuando Dios supo, los botó sin contemplaciones de El Paraíso con todo y culebra. Como no había visas, ni fortunas bancarias, los castigó con eso del pan con el sudor de sudor de su frente…

Como no sabían trabajar, sino  hablar, insultar y expropiar, fracasó la primera revolución comunista. 

Los deslenguados me dijeron que en la reinterpretación bíblica, el barbudo Moisés es el tatarabuelo de Fidel Castro. Isaac, ascendiente de los revolucionarios venezolanos, sí sacrificó a su hijo, al que había bautizado como Pueblo. El soñador José no había soñado con vacas gordas y flacas, sino con precios bajos y precios altos del petróleo y por eso nadie le  entendía. El Mesías fue  crucificado  por orden del imperio norteamericano. A Judas, un antecesor de Rockefeller, le habían comprado la información acerca de Jesús, por 30 dólares.

Así, llegan al Apocalipsis. Mis patriotas cooperantes me informan que están  paralizados porque quieren rebautizar esa parte de la Biblia copiando el título de una película gringa: “Apocalipsis Ahora”. Nosotros les sugerimos agregar  “ Y aquí… en Venezuela”.

Feliz Navidad y un 2015 lleno de Libertad.


Nos vemos en enero.

jueves, 11 de diciembre de 2014

NARICEADOS


Rafael Gallegos            Blog. Núm. 176
                                              

En alguna parte de la novela “Canaima”, Manuel Ladera le comenta a Marcos Vargas:

-      Ahí tiene la historia de Venezuela: un toro bravo, tapaojeado y nariceado, conducido al matadero por un burrito bellaco.

Dicen que este pasaje de la gran novela de Don Rómulo Gallegos irritó a la dictadura gomecista – el que se pica es porque comió ají – e impidió su publicación en Venezuela. Pero su contenido es muy cierto y se repite con todas las autocracias.

Duele decirlo; pero Venezuela es un país nariceado.

Fue nariceado por Boves, verdadero prototipo de los tiempos que vivimos, cuando comandó montoneras ofreciéndoles saqueo como recompensa y modelándole su conducta con espantosos crímenes como la vejación, violación y matazón colectiva al son del Piquirico, en Valencia. O cuando entretenía a sus nariceados con el espectáculo de las personas con el cuerpo enterrado y la cabeza viva, al aire libre, llena de miel y mordisqueada por hormigas hasta la calavera, en medio de las risotadas de Boves y sus acólitos, y gritos de viva el taita.  Y pensar que un bárbaro intelectual del gomecismo, asomó que Boves era el padre de la democracia venezolana.

También fueron grandes nariceadores Monagas, Castro, Gómez y Pérez Jiménez, entre otros.

Y el pueblo - es hora de dejar de adularlo y exigirle que cumpla sus responsabilidades – se ha debatido entre el apoyo incondicional a los déspotas, el colaboracionismo y  el tiramealguismo por una parte; y la lucha frontal contra la injusticia, por  la otra, como por ejemplo, la Independencia; la Generación del 28, o la Resistencia contra el déspota Pérez Jiménez.

Los nariceados quedaron plasmados, en el libro “Los Felicitadores”, muestrario de vergonzosas cartas que adulaban a  Cipriano Castro, donde se  le decía que era más grande que Bolívar, o se le agradecía a la Providencia habérnoslo enviado.

También los nariceados marcharon año a año, en la Semana de la Patria, de la época de Pérez Jiménez.

Igual son nariceados los que se “hacen los locos” ante tanto abuso e inconstitucionalidad en cualquier época, incluyendo esta.  “Yo ya me cansé de meterme en política”. “Yo soy de oposición; pero el gobierno no sabe y… cuidado y lo dices.” Y luego que pasan los regímenes, porque todos pasan, lavan sus conciencias rezando: “yo no sabía”. O tratan de engañar inútilmente diciendo: “yo era agente secreto de la resistencia.”

Por el otro lado, en la Venezuela realmente seguidora de Bolívar, están los luchadores por los valores de la patria. Los que no se dejan naricear: Todos los presos políticos, los políticos consecuentes, las ONG luchadoras por la libertad, los partidos que no se venden, los periodistas que anteponen la verdad al salario, los dirigentes de una pieza, los botados de RCTV, de GLOBOVISIÓN, de El Universal, de las más de 30 emisoras “democratizadas”, los ciudadanos verticales, las valientísimas mujeres preñadas de guáramo, la Gente del Petróleo y otros más.

CONCEPTOS PARA MAREAR NARICEADOS

La guerra económica, como si hubiera que tener más de dos dedos de frente para comprender que la inseguridad jurídica, las invasiones, las expropiaciones, los insultos, las “vacunas” y la estrategia de destrucción nacional, son las políticas del gobierno que nos trajeron a este barranco.

La  inflación inducida. Claro, inducida por el control de cambio, por el control del dólar, por la impresión de billetes (los deslenguados dicen que el BCV es la imprenta más grande de Venezuela). Así, llegamos a este  triste record mundial de inflación.

DICCIONARIO DE CULPABLES

La escasez, culpa del contrabando y por los acaparadores. La violencia, algún día nos dirán que provocada por las víctimas. El bajón de los precios del petróleo, política de  Obama para perjudicar a la “revolución”. La baja producción de petróleo,  culpa de la OPEP, que da cifras falsas de la producción venezolana.  La escasez de papel periódico, ocasionada por los dueños de medios que no quieren comprar papel,  para desprestigiar al gobierno.

Y MIENTRAS TANTO…

Trastocaron  a PDVSA de una empresa petrolera con contenido social, hacia una empresa social con cierto contenido petrolero; distorsionaron la fuerza vecinal en comunas dependientes de Miraflores; al imparcial árbitro electoral lo visten de rojo y le ponen en los brazos cintas alusivas al 4F.

No me defienda compadre, le dice el pueblo a su bravía defensora. Y cuando un enemigo, perdón, opositor, habla mal del gobierno, lo acusan de estar hablando mal de Venezuela. Habrase visto. 

Como cada vez les creen menos, sacan a relucir la represión. La cárcel de Leopoldo y de los alcaldes, y la amenaza a María Corina, es para que usted se asuste y piense… si los apresan a ellos ¿qué no harán conmigo?

Pueblo resuelto a no ser nariceado solicita liderazgo con pilas, guáramo y programa de gobierno.


Abstenerse Pinocho y Tyrano de Bergerac.

jueves, 4 de diciembre de 2014

NUEVA GEOPOLÍTICA PETROLERA



Rafael Gallegos            Blog. Núm. 175
                           
Los precios petroleros suben y bajan. Ha sido su comportamiento por décadas.  Esta baja de precios no significa nada nuevo bajo el sol. Más bien, había tardado muchos años. Fue el boom petrolero más largo. Lo significativo en este bajón, es los cambios geopolíticos que lo acompañan. 

La mitología  “revolucionaria” planteó que los precios subieron a comienzos del siglo XXI, gracias a Chávez. Sí, así como lo oye. Como si él hubiera sido el responsable del vertiginoso crecimiento económico de China e India. 

Pura mitología generadora de hambre. Como la “guerra económica”, un simple “auto suicidio” del gobierno;   la igualdad de género mientras golpean a la valiente María Corina; la inclusión… de venezolanos en las cárceles por protestar.  Y ahora lanzan el instituto de altos estudios de pensamiento de Chávez. ¿Cuándo lanzarán el de Maduro?¿Se anota?

Si la “revolución” subió los precios petroleros, ergo, podría  impedir que bajen. Y Ramírez demostró lo contrario. A la influencia petrolera venezolana, le dio, por lo menos, influenza.

EL BAJÓN DE PRECIOS PETROLEROS

El petróleo de lutita, más que su aporte volumétrico, sus costos de producción, o la influencia en el sube y baja de precios, representa un profundo cambio en la geopolítica petrolera. 

Un cambio como el que hubo cuando Detterding, Marcus Samuel y Rockefeller, mundializaron el mercado.

O como el de Gran Bretaña, cuando el Lord del Almirantazgo Winston  Churchill, planteó que tenían que cuidarse de Alemania y para ello debían hacer que su flota naval se moviera con petróleo, garantizando los volúmenes de hidrocarburos, que en ese momento se ubicaban en Persia. Churchill logró vender la idea de la de que la Corona Británica se volviera accionista de la Anglo Persian,  contradiciendo los paradigmas de la época. 

O el gran cambio geopolítico que trajo al mundo el descubrimiento de gigantescas reservas en el medio oriente. Los ideólogos norteamericanos  en sus discursos,  planteaban que el mundo occidental avanzado, maravillosa creación de la mente humana, debía recurrir al mundo subdesarrollado para mover tamaña maravilla. Y para remate, un mundo muy lleno de conflictos.

Las potencias mundiales, con tecnología y sin petróleo, buscaron mantener el  control de yacimientos, estrechos y mercados, a cualquier costo. Enfrentaron desde los años cincuenta  la nacionalización petrolera de Mossadegh, el conflicto de Suez, el embargo petrolero, la caída del Sha de Irán, la guerra Iran –Irak, la invasión de Kuwait, la “búsqueda” de armas nucleares en Irak, las Torres Gemelas… hasta llegar a las Isis actuales. 

En todos estos acontecimientos, Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos, Japón y buena parte de Europa, diseñaron prontas estrategias para mantener el control de  los yacimientos. Luego de derrocar a Mosadegh, hicieron fungir como “policía del petróleo” a Irán; con la llegada de Komeini, colocaron como policía, nada menos que a Hussein. De allí la guerra Irak-Irán, donde occidente armó a Irak y la URSS a Irán. Luego cuando Hussein se creyó su cuento e invadió a Kuwait, el rol policial devino en Arabia Saudita. Como Bin Laden era un  prominente oligarca  árabe, luego del atentado de las torres, inventaron lo de las armas nucleares en Irak. Creyeron democratizar a Irak y se retiraron… hasta el terrorismo de hoy con  Isis.

Ahora, pareciera que los rezos de los políticos norteamericanos produjeron un milagro tecnológico: el tradicional fraking, aunado a la novedosa perforación horizontal, despertó a las lutitas y revirtieron la caída de producción en Estados Unidos. La levantaron desde decadentes cinco  millones de barriles diarios y ya van por diez. Se cree que podrán ser exportadores de petróleo en unos diez años. Ya lo son de gas.

¿Cuba en la OPEP con petróleo venezolano?, ¿USA en la OPEP? Créame, todo es posible.
Hay significativas reservas de petróleo y gas de  lutita en Estados Unidos y Europa. También se habla de gigantescos yacimientos en la zona marítima israelí. 

Realidad, mata futuristas. Ahora la tecnología y la sangre que la mueve, podrán parcialmente  compartir el mismo techo.

Y varios crudos, entre ellos el de nuestra Faja Hugo Chávez –parece que la hubieran empavado -  ya no son tan indispensables como, digamos, hace diez años. 

Los cambios geopolíticos nos obligan a los venezolanos a repensar el petróleo.  Y a estar claros, que con esta PDVSA no vamos a ninguna parte. 

Urgen cambios en la estrategia petrolera venezolana. Es imperativo un plan maestro. Un Trípode petrolero: Máximos beneficios: renta, economía conexa, responsabilidad social, refinación y petroquímica. Uso adecuado de la Renta. Estado/ comunidad capaces de administrar los beneficios. 

No hay que olvidar que a donde vaya nuestro petróleo, irá Venezuela.