lunes, 27 de noviembre de 2017

PROSPECTIVA DE LA VENEZUELA PETROLERA

Rafael Gallegos    Blog núm. 327

El petróleo nos ha hecho una sociedad movilizada por un locus de control externo, esperando el éxito desde decisiones del entorno  y no de nuestra resolución íntima de triunfar. Así esperamos que el  estornudo de un jeque árabe incremente los precios del petróleo, o creemos que la solución a los problemas del país está en un mesías y no en forjar un liderazgo de los más aptos para gobernar. Sabemos que la renta petrolera no volverá con la fuerza de antaño; pero el rentismo sigue vivo y ansioso en lo más íntimo de nuestro ser y proceder.

El petróleo ha orientado el rol de nuestros gobernantes. Juan Vicente Gómez y Pérez Jiménez fueron dictadores petroleros. La democracia liderada  por Betancourt y Caldera se materializó porque el petróleo distribuido calmó las tradicionales montoneras para resolver nuestras diferencias y de paso, lograron un estado de bienestar hasta ahora irrepetible.  Pero la moneda dura y el petroestado impidieron la sustentabilidad.

En la medida que disminuía la Renta, afloraban la anti política y  el mesianismo, y el pueblo se fue tras Chávez, que utilizó la renta petrolera para destruir a Venezuela e implantar un modelo tipo Cuba comunista. Y allí vamos… cual  rana hervida. Ojalá podamos brincar de la olla.  

La historia de Venezuela desde el sXX está impregnada de petróleo. Por ello es imperativo visualizar el futuro enlazando los derroteros de la industria petrolera y del país. No podemos considerarlos aislados, es necesario que vislumbremos una industria petrolera próspera para un país próspero.

REPENSAR EL PETRÓLEO ES REPENSAR A VENEZUELA

Ante este monumental fracaso, hay que repensarlo todo desde la raíz. Romper esquemas. Comenzar por transmitirles a los venezolanos que mientras dure este gobierno seguirá este desastre. Que la Pdvsa azul no volverá. Que una nueva  industria petrolera venezolana, es más que plausible.

La Pdvsa roja ha sido improductiva hasta el desmantelamiento (bajos ingresos, alto personal, refinerías mermadas, importación de gasolina, desinversión, daños de yacimientos y de infraestructura, etc.). Y de su corrupción se han encargado ellos mismos: denunciarse  y apresarse. No hay peor cuña que la del mismo palo.

 Esto no quiere decir que el día D+1 - que va a llegar-  hay que cerrar Pdvsa. Al contrario, hay que entrar en ella con el mayor respeto a los trabajadores honestos, para  auditar, enfocar en lo medular y  sanear la empresa para tratar de estabilizarla y forjar una Pdvsa vino tinto.  Y paralelamente iniciar el desarrollo de una industria petrolera de primer mundo controlada por los venezolanos, con múltiples empresas, entre ellas la Pdvsa redimensionada. Es necesario estudiar, desde ya,  un nuevo marco legal de amplia visión industria- país.

La primera premisa es actuar en línea con la Naturaleza del negocio petrolero: gigantescas inversiones… miles de millones de dólares para revertir la decadencia; Tecnologías de punta… para competir con las mejores petroleras del mundo, y  Gerencia de Primera… para transformar las ideas en beneficios.

Se complementan las premisas utilizando un  Enfoque Sistémico, es decir tomando en cuenta a la industria y su influencia en el país, de manera de no repetir enclaves o ricos rodeados de pobres, que significan fracaso. Además,  hacer que el Control del Negocio sea de los venezolanos. Esto no implica  control exclusivo del Estado, más bien participación de entes representativos. Pero control venezolano, antes que lo hagan otros.   

TRÍPODE PETROLERO 

Como Plan de Acción proponemos un conjunto de estrategias Industria / Estado/ Beneficios,  que hemos denominado Trípode Petrolero:

 1.- Industria petrolera eficiente… Calidad empresarial, interacción de  Concesiones, Empresas Mixtas y operación del Estado. Ministerio que dirija y monitoree. Ente Petrolero que otorgue permisos para operar. Consejo de Energía que conceptualice. Bolsa de valores, inicialmente para proyectos.

2.- Cambiar el concepto de Renta Petrolera por  Beneficios Petroleros = ISLR y REGALÍA descentralizados  y para inversión + ECONOMÍA CONEXA orientada al desarrollo del país + PETROQUÍMICA como pivote de la industrialización + RESPONSABILIDAD SOCIAL, desarrollo de áreas aledañas a la industria + ENERGÍA ALTERNAS para incrementar competitividad + PROTEINAS DE LA FAJA, ¿qué tal Venezuela granero del mundo en el siglo XXII?

3.- Reingeniería para el Estado venezolano… de manera que sea capaz de potenciar el desarrollo sustentable.

El análisis de la prospectiva de la Venezuela Petrolera  debe ser integral, porque la realidad es integral. Ya hay equipos rediseñando un nuevo país para el D+1, que tarde o temprano llegará y mientras más preparados nos encuentre, mejores serán los resultados.




lunes, 20 de noviembre de 2017

LA PLANTA INSOLENTE… DE LOS COBRADORES

Rafael Gallegos    Blog núm. 326


Venezuela estaba en default en 1902 cuando Alemania, Gran Bretaña e Italia intentaron cobrarle a cañonazos deudas que se habían tornado en  impagables y venían acumulándose desde hacía  décadas.  

Los “negociadores” de los préstamos generalmente se llenaban de libras esterlinas. El escritor Juan Vicente González, a quien le decían “traga libros”, se tropezó en una ocasión en la calle con Rojas, uno de los negociadores de préstamos. Rojas le dijo por fastidiarlo: adiós “traga libros”, y González ni corto ni perezoso le respondió: adiós “traga libras”.

Las naves europeas cañonearon las costas venezolanas. Fue cuando Cipriano Castro expresó: “la planta insolente del extranjero ha profanado el suelo sagrado de la patria”. Castro le solicitó ayuda a Estados Unidos, Mr. Roosvelt intercedió y solucionó el problema.  Aplicó un corolario a  la Doctrina Monroy: “América para los norteamericanos”. Era la época de la toma de Cuba y de Puerto Rico, así como de la “independencia” de Panamá para construir el Canal. “I took Panamá “, se jactaba Teodoro Roosvelt.

Al final  Venezuela quedó pagando el 30% de sus ingresos aduaneros. A partir de este desagradable episodio surgió la Doctrina Drago: “ningún Estado extranjero puede utilizar la fuerza contra una nación americana a objeto de cobrar deudas financieras.”

Hoy a Venezuela nuevamente la ronda un default. Los cobros ahora no son a cañonazos; pero medidas de prohibición de negociación o embargos al régimen o a sus personeros, sí están en el menú. Ah!, y esta vez no podrá “salvarnos” Estados Unidos, porque precisamente… es uno de los principales cobradores. 

BANQUEROS Y ASFLATEROS CONTRA CASTRO

Cuando Castro llegó al poder, se enteró que la una subsidiaria de la empresa norteamericana “General Asphalt” explotaba asfalto del Lago Guanoco y jamás había cumplido sus compromisos. Les prohibió seguir operando hasta que pagaran.

Previamente, en 1899, cuando se convirtió en Presidente de la República, Manuel Antonio Matos le dio una calurosa bienvenida en nombre de los banqueros. Estos le hicieron un préstamo y cuando se  le acabó el dinero, Castro les pidió renovar el  “fiao”, a lo que se negaron. Furioso, los encerró en “La Rotunda” para que “recordaran algún entierro”. Después los sacó a la calle, sucios y encadenados. El pueblo les escupía, les echaba orines y les sacaba la madre. Cuando los soltó les  hizo un baile como desagravio.  Pero nada impregna tanto el fondo del alma como una humillación.

Manuel Antonio Matos se alió con la asfaltera suspendida General Asphalt a objeto de derrocar a Castro. Ésta le dio dinero y un barco. A comienzos de 1902 se inició la llamada “Revolución Libertadora”, de cruentas batallas como en La Victoria (22 días), y al año siguiente la de Ciudad Bolívar.

Matos llegó a disponer en La Victoria de 14.000 hombres contra 6.000 de Castro… y perdió. ¿Qué había sucedido? Dispuso de más gente; pero menos entrenada que la de Castro. Éste estaba modernizando su ejército, que era veterano y tenía la escuela de los liberales de Colombia. Matos disponía de dinero; pero Castro de estrategia y voluntad; abandonó la Presidencia para guerrear, mientras dicen que Matos iba a las batallas elegantísimo y con un ridiculón paraguas de seda para protegerse del sol. Y finalmente, Castro era el jefe único, mientras que la Libertadora, estaba llena de caudillos locales de grandes ambiciones.
Perdieron a pesar que toda Venezuela estaba contra Castro por borrachón, parrandero, autoritario y copartícipe de la decadencia y pobreza que se vivía en el país.

SIMILAR A LAS ELECCIONES DEL 15 DE OCTUBRE

El triunfo de Castro en la Libertadora, guarda alguna similitud con la derrota de la oposición el 15 O. Toda Venezuela estaba contra el gobierno… y perdimos. El gobierno aplicó tácticas del G2 cubano- que viene de Goebbels- un burdo ventajismo, mientras los opositores jugamos limpio… casi hasta la lumpia.  Aplicaron un liderazgo único mientras el de la oposición se diluía.

Aspectos que es necesario reflexionar para ganar las presidenciales de 2018.

CASTRO GANÓ LA BATALLA… Y QUEDÓ SENTENCIADO

Castro – “monito villano” – según Roosvelt, ganó las batallas; pero fue derrotado políticamente. Quedó sentenciado por el imperio. Adicionalmente rompió relaciones con Colombia, Holanda y Estados Unidos. En 1908 se enfermó y fue un momentico a operase a Alemania. Su compadre Juan Vicente, en alianza con Estados Unidos, lo sacó de juego. Es que el imperio existe y es malo.

Maduro ganó las Regionales; pero inflacionaria y políticamente está acorralado, así como sentenciado por el mundo occidental.


Mientras Gómez se unió con los opositores a Castro, la oposición venezolana anda como perros y gatos. Por ello, si perdemos la próxima… seremos los únicos culpables. Se solicita liderazgo unitario ya. 

lunes, 13 de noviembre de 2017

FARSA Y TRAGEDIA

Rafael Gallegos    Blog núm. 325

Carlos Marx dijo que la historia se repite unas veces como farsa y otra como tragedia. En Venezuela las farsas y las tragedias son simultáneas. Veamos.

FARSA Y TRAGEDIA DEL GOBIERNO

El primer farsante es el gobierno. Puro cuento y el pueblo pasando hambre. Farsa con el cuento de la Guerra Económica, iniciada en la batalla de “Exprópiese”, continuada en la batalla del “Método Chaaz”, y aderezada con insultos a los empresarios, invasiones y tomas de haciendas y fábricas. La tragedia: una Venezuela quebrada, con parques industriales de Aragua, Carabobo y Guayana desaparecidos y  la desnutrición creciente. Desempleo, improductividad, hambre.

Farsa con el cuento de la Soberanía Petrolera. Destruyeron a Pdvsa. Cuando en un hito de la historia petrolera botaron a más de 20.000 trabajadores  (a mucha honra) el precio  del barril era de poco más de 20$ y Pdvsa era un emporio energético. Hoy, con precio de más de 50 $, vemos una empresa pre quebrada que a duras penas paga su deuda. La tragedia: refinerías en el suelo, importación de gasolina, producción en barrena. Acabaron con la gallina de los huevos de oro.

Farsa con el cuento del Mejor Sistema Electoral del Mundo. Con un árbitro rojo y abuso de recursos del gobierno para las elecciones. Con medios de comunicación del Estado que son realmente del PSUV. Acelerando o retrasando campañas electorales, acomodando centros de votación y un largo etcétera que incluye aceptar sumisamente la “elección” de una Asamblea Constituyente en contra de la ley y sobre todo, del sentido común. La tragedia: somos más, muchos más y ganan los que son menos. O sea, elecciones en el mundo subuso.

Farsa con el cuento de “aumentos” de salarios de 30% mientras la inflación mensual es de 50%. O sea, desaparición  del poder adquisitivo a ritmo de Houdini. Farsa con la Ley del Odio… dime de que te jactas y te diré de qué adoleces. Farsa del Lobo Feroz: Destruir al País… Para Comerte Mejor. La Tragedia: Un alto porcentaje de la población con ingresos inferiores a los niveles de hambre decretados por la ONU. Un gobierno buchón y rico explotando a un pueblo hambriento. Al revés que Midas, todo lo que tocan lo convierten en miseria.   

FARSA Y TRAGEDIA DE LA OPOSICIÓN

Ahora los dirigentes opositores en lugar de luchar a  lanza partida por la Unidad, malinterpretan los evangelios: “insultaos los unos a los otros”. Crean pequeñas mudicitas. Algunos comparten la Farsa de la relación automática Hambre - Voto Opositor. Hay que entender que vivimos una subcultura del hambre llena de particularidades como por ejemplo la relación Hambre - Clap – “Revolución”. Otros creen la Farsa de sustituir con twitter la organización política de los barrios. La Tragedia: Atomización y derrota.

Y mientras tanto, el gobierno ríe y ríe. Más que derrotar a la Unidad… la pulveriza.

FARSAS Y TRAGEDIAS SUYAS Y MÍAS

Cada quien maneja su propia Farsa: ¿Cuándo las marchas, usted salió a protestar pacíficamente o dejó eso para los muchachos o para los más desocupados? ¿Dejó de votar porque una golondrina no hace verano? ¿Se la pasa atacando a la oposición porque no sirve olvidando que usted forma parte de ella? ¿Utiliza su teclado para insultar a Ramos Allup o  a Capriles por dejarse derrotar el 15 O? ¿O para insultar a María Corina y a Ledezma por abstencionistas? ¿O a Guanipa y Velásquez por ilusos? ¿O a los cuatro gobernadores de oposición por traidores?

No crea aquello de que la voz del pueblo es la voz de Dios. En el pueblo nos equivocamos… y mucho. Por ejemplo: a Sócrates lo condenó a muerte una Asamblea del Pueblo, 280 contra  221 votos. Total, el número fatídico de 501 asambleístas, aproximado al de los constituyentitas, ¿se repite la historia como Farsa o como Tragedia?

 Al poco tiempo, esos mismos asambleístas- arrepentidos o asustados- condenaron a muerte los promotores del envenenamiento del filósofo. Masas que van, masas que vienen.  

La Tragedia (suya y mía): Desánimo y desesperación.

ARRIBA EL TELÓN

Cada pueblo escribe su obra. La Farsa de cada uno por su lado, nos conduce a un comunismo como el cubano.

Ya están encima las elecciones presidenciales. A este paso, seremos derrotados. Es indispensable la Unidad: Gobernabilidad, Ruta y Candidato Unitario. Aunque suene cursi: el pueblo unido jamás será vencido.  Y atomizado: “revolución” forever.

Pueblo hambriento y oprimido solicita liderazgo unitario. Abstenerse los dueños de patriecitas.


lunes, 6 de noviembre de 2017

ENTRE LA UNIDAD Y LA “REVOLUCIÓN”

Rafael Gallegos    Blog núm. 324

La derrota del 15 de octubre ha devenido en un lamentable espectáculo de dimes, diretes y acciones aisladas que sólo benefician al gobierno. Los líderes en lugar de sentarse a reflexionar, afloraron al niño que todos llevamos dentro.

Primero el telodijismo: “te lo dije que no había condiciones, que el gobierno tenía todo arreglado, que Maduro no se iba a lanzar a una elección si no estaba seguro de ganar, que dictadura no sale con votos”… luego oímos a los buscadores de culpas: “la MUD dijo que tenía todos los testigos y era mentira, son unos colaboracionistas, aceptaron unas condiciones inaceptables, ah! y si se dejaron sacar a los testigos de los centros son unos p”… y finalmente los fabricantes de excusas: “es que no salieron a votar y si no votan, ¿cómo ganamos?, la culpa es de los que promulgaron la abstención.”

Y el gobierno, a qué negarlo, logró su principal objetivo, que más que derrotarnos… es  dividirnos. Divide y reinarás. Deben estar muertos de la risa observando cómo se desparrama la unidad y gozando un mundo cuando Capriles execra a Ramos Allup, o cuando Falcón desprestigia a Capriles. 

La verdad es que cada argumento esgrimido por los distintos factores del liderazgo opositor tiene su verdad. Porque esta derrota tiene muchas causas. Hay que aclarar que lo grave no es la derrota en sí, ni los errores cometidos que son muchos, sino las actitudes infantiloides.
 ¿Nos derrotaron?, cierto. Lloremos la pérdida, hagámosle su luto; pero sin convertirnos en plañideras y utilizando las lágrimas como agua que fertiliza la tierra y abona futuras victorias. Total, no es la primera derrota ni será la última.

¿Cómo es eso de que si este señor se sienta yo no voy?, ¿O las descalificaciones a líderes de la unidad? ¿O la formación de esas “minimudes” que no llevan a ninguna parte?

Claro que hubo ventajismo y abuso por parte del gobierno, y desaciertos de los que organizaron las elecciones, y de los que llamaron a no votar y de los que no votaron. Pero no podemos darnos el lujo de pasar meses culpándonos los unos a los otros, porque pronto - y seguramente de sorpresa – convocaran a unas presidenciales. Y si agarran a cada uno por su lado… seguirá este desastre.

O nos unimos, o nos tocará hacer realidad el regaño de la madre de Boabdil: llorar como mujeres lo que no pudimos defender como hombres. Aunque eso de mujeres es un decir de otras épocas, que nada que ver con la valiente y luchadora mujer venezolana.

LA PRÓXIMA BATALLA: ELECCIONES PRESIDENCIALES

El año 2018 es de elecciones presidenciales. ¿En qué mes? En nuestra democracia “subusa” el árbitro rojito obedecerá la fecha le dicte la espuria ANC, y no duden que será cuando más les convenga. Tal vez el domingo 4 de febrero… quién sabe.

Hay dos caminos, esperar la convocatoria para seguir con el telodijismo y los insultos, preámbulo de una derrota definitiva por muchos años;  o tomar consciencia ya - ya- de la imperiosa necesidad de sentarnos todos - todos-  los que tengamos como objetivo implantar la democracia en Venezuela.

Todos: los trozos o “mudicitas” de la MUD, los grupos simpatizantes de María Corina y de Ledezma, la sociedad civil organizada, los chavistas demócratas. Se trata de un Frente Unitario Nacional.  Todos, porque tal vez se trate del último tren… por mucho tiempo.

El Frente Unitario Nacional debe acordar ir como un bloque a las elecciones, exigir condiciones electorales dignas nacional e internacionalmente, elegir un candidato presidencial unitario. Además, enseñarle al pueblo que esta lucha muy difícil; pero que tenemos que estar dispuestos a ella. Que cuando un pueblo no está dispuesto a luchar hasta la vida por su democracia… lo aniquila la tiranía.

EL CANDIDATO

Seguramente habrá que escogerlo por elección primaria. Y no es fácil, porque los “presidenciables” o están presos, o inhabilitados, o no representan a todos los sectores. Tal vez proceda un outsider. Hay que escoger al candidato posible que tenga más oportunidad de ganar. Y confiar en que los grandes líderes surgen en el momento que se necesitan. Por ejemplo Churchill, López Contreras, el mismo Simón Bolívar. Es la dinámica que la historia impone a los pueblos triunfadores.  

Es la hora de la grandeza y de la autoestima. De dejar atrás los odiecitos y las patriecitas. ¿Qué dictadura no entrega por elecciones?... hay muchos ejemplos de los contrario.  ¿Qué nos van  a hacer trampa? … pues pongámonos las pilas. Qué dictadura solo sale con plomo… ¿y tus armas?, porque las mías son la organización y el diálogo.


Somos más  y tenemos razón. ¿Entonces? Nuestro verdadero dilema: o nos unimos,  o eternizamos esta  “revolución”. Y, por ahora, créame que no hay ”Plan B”.