martes, 26 de marzo de 2013

UN RIQUITO LLAMADO BOLÍVAR


 

Rafael Gallegos                                               Blog. Núm. 91     

 

El niño Simón era, tal vez, el niño  más rico de Caracas. Parafraseando a Maduro, era todo un “riquito”. Y además, tenía lo que laman pedigrí. Era la séptima generación de los Bolívar en América. Una estirpe por demás oligarca.

Bolívar y Palacios y Blanco. Ese sí que era el niño de los apellidos.

Y casi que fue noble. Su padre había insistido infructuosamente en que les otorgaran el título de Vizconde de Cocorote. ¿Qué hubieran dicho los “revolucionarios” si a Venezuela la hubiera libertado un Vizconde?

Y no es nada, que sus genes le daban para nacer con los ojos azules y catirito, tal como su hermana Juana, o su  hermano mayor Juan Vicente. Pura oligarquía, de la más rancia.

Estudió con los mejores maestros. El Padre Andújar, Andrés Bello, Simón Rodríguez. Clases particulares. Luego, fue a la escuela de Don Simón. De no tener el futuro Libertador tanto dinero, ¿hubiera recibido una educación tan esmerada?

Ese sí era riquito, hijito de papá, niño de los apellidos, oligarca y tantos calificativos,  convertidos hoy en insulto, por obra del resentimiento.

Por  ser rico se fue a estudiar a España. Hizo una parada en México y lo atendió,  de acuerdo a su rango, lo más granado de la sociedad.

Luego en España, vivió en la casa del colombiano Manuel Mallo. Nada menos que el favorito de la Reina María Luisa. Fue testigo de esos amores. Lo presentaron al futuro  Fernando VII. Pura cúpula.

Nuevamente  en Caracas, ejerció su rol de propietario de inmensa cantidad de tierras, o como dirían los “revolucionarios” de hoy, de latifundista. Casi se cae a tiros en un duelo, con Antonio Nicolás Briceño, por la propiedad de unas tierras. Puro capitalismo.

De regreso a Europa, llevó, no podía ser de otra manera, vida de rico. Novias, paseos, fiestas. Parrandeando en un prostíbulo de Londres lo confundieron con un pederasta griego.

Estudió mucho y se relacionó con los grandes sabios de su tiempo. Otro lujo que se dio por ser rico. Profundizó en la política de su tiempo y en los enciclopedistas. Se formó en el pensamiento republicano, liberal y democrático. Socialista jamás. Ese concepto estuvo fuera de su cotidianidad.  

O sea,  un hombre que nació millonario, libertó a Venezuela. Por cierto, Sucre, Santander, San Martín, Urdaneta…también  fueron hijitos de papá. Claro, sacrificaron su fortuna, por sus ideales.

Al revés que muchos, que como diría Cantinflas, estoy viendo y no digo: que nacen pobres, sacrifican a la Patria y, terminan donde empezó el Libertador. Claro… económicamente.

Ser pobre o ser rico, no tiene nada que ver con las posiciones que se asuman en la vida. Tener papá, mamá, o por Dios, apellidos, tampoco.

Jesús era pobre y  dos mil años después, se siente en el alma su obra.

Hitler era pobre hasta el hambre, y Churchill, noble: Sir Winston Churchill. Que a que no le dicen a Churchill y su gigantesca obra, el niñito rico o señor de los apellidos.

Gaitán era pobre y hubiera sido un gran presidente.

En Venezuela, de  los fundadores más importantes del comunismo fueron  los oligarcas Gustavo Machado y Eduardo Machado. Por cierto, parientes de  María Corina Machado. Y la familia de Juan Bautista  Fuenmayor, primer secretario general del PCV, era dueña de una universidad.

Entonces, ¿por qué insultan a Capriles por su origen?  Critíquenle sus ideas, su ejecutoria; pero su origen, por favor… no sean tan elementales. 

¿Nacer rico es malo? No. Malo es nacer pobre y morir rico sin actividad enriquedora conocida. Renny decía: sí, tengo real, ¿y qué?; pero mis reales los hago por TV todos los días… ¿podrán decir lo mismo algunos políticos?

Critican a Capriles por su origen, sus estudios, hasta por su soltería. Puro recoveco.

Con esas críticas, transfieren al pueblo resentimiento por los ricos: yo soy pobre por culpa de tu riqueza.

Además, transmiten odio por  la educación de calidad. Reeditan los tiempos de Martín Espinoza, que decapitaba a los blancos que supieran leer y escribir. ¿Alguna diferencia con Boves?

Critican la vida privada de Capriles con blasfemias y estimulando el machismo en los venezolanos. Si Capriles se casa, o no se casa, ese es su problema.

Y si de paso, la “revolución” pone como modelo a Fidel Castro… le  enseñan  al pueblo que los gobernantes que no dejan trabajar, ni expresarse, y se eternizan en el poder, son el modelo a seguir.  Puro totalitarismo.

¿Por qué no “defienden” el verdadero legado de esta  “revolución”: la destrucción de la empresa privada, la de PDVSA, la de la CVG, la del agro… la división del alma nacional?

Simplemente porque no tienen argumento para debatir. Sólo hablan y se contestan. Puro soliloquio.

¡Debatan con Capriles! Dejen el miedo y la falsificación de la historia.

Cómo les encantaría que Bolívar, también hubiera sido arañero.

 

CAPRILES PRESIDENTE. VOTA LA BOTA.

 

jueves, 21 de marzo de 2013

IZQUIERDISMO, IZCURDISMO Y FASCISMO


 

 

Rafael Gallegos                                                                  Blog. Núm. 90     

 
Izquierdas las de antes. Petkoff, Américo Martín, Pompeyo Márquez, Héctor Mujica, Gustavo Machado, Domingo Alberto Rangel, Douglas Bravo... por lo menos escribían libros y artículos acerca de su ideología, llenaban la prensa de artículos profundos. Ah! y sin insultar a nadie. Seguramente no hubieran arreglado al país de llegar al poder; pero por lo menos, tenían altura. Miles de letras por centímetro cuadrado de cerebro, antípoda de lo que sucede hoy con estos neo izquierdistas que nos gobiernan.

Ellos, sin saberlo, parafrasean al gran Gustavo Adolfo Bécquer: una oda sólo es buena de un billete de banco al dorso escrito. Sus “escritos” y “poemas” se han reducido a la firma de cheques.

¿Dónde están los artículos y libros de los “cinco sucesores” de este fatídico régimen? Para responder, habrá que volver a la literatura. A la Utopía de Tomás Moro. O sea… lugar en ninguna parte.

Con esta poderosísima carga ideológica de la “revolución” bolivariana, hemos llegado a la concepción más trucutrulenta (Trucutrú dixit) de la política: los izquierdistas son, los buenos y los derechistas, los malos.

Algo así como si Robin Hood, El Llanero Solitario y Toro, El Zorro y el Mudo, Batman y Robin, fueran izquierdistas, mientras que el Príncipe Juan, el sargento García, el cabo Reyes, el Guasón y Gatúbela… fueran de derecha.  Tanta profundidad, ahoga.

 Glub, glub, glub, claro, en un vaso de agua. 

 

Por sus hechos los conoceréis.

Observemos qué es ser de izquierda para nuestros izquierdistas, izcurdistas y fascistas (lo que ocurra primero). Veamos cómo actúan:

1.- Ignoran a los que piensan distinto

Ser de izquierda es no incorporar a los que piensan distinto  a las directivas de la Asamblea; tener un  CNE  que parece una sucursal del partido de gobierno, y  poderes públicos sin independencia.

A cada rato recuerdan a sus enemigos, con adjetivos descalificativos como majunche, canalla, j.b., riquito, niño de papá, los señores de los apellidos. Pura pedagogía del resentimiento.

2.- Confunden el verbo gobernar con el verbo repartir

Ser de izquierda es repartir la renta petrolera. Ah! Y el que parte y reparte…

 Si repartir fuera gobernar, Robin Hood sería el gran estadista de todos los tiempos. El problema de repartir en lugar de gerenciar estrategias sociales para acabar con la pobreza, es que cuando se “acaba el leal, se acaba la lopa”.

Tipo Evita Perón, que  era buena e izquierdista, porque le hacían cola para recibir dinero, neveras, ropa, etc. Detrás de la limosna venía una Argentina acabada, que de ser  el país más promisorio de América Latina, se convirtió en el hiperinflacionario, que dio paso a la dictadura de Videla.

Esta “revolución”… repartió. Se acabó la plata y estamos peor que antes. Se solicitan líderes populares responsables y con capacidad gerencial.

 Abstenerse salvadores de la patria.

3.- Acaban con todo lo que produzca

Ser de izquierda es expropiar (¿o robar?) a ritmos de “exprópiese” e “invádase”. Ahora queda la mitad. Se produce la mitad. ¿Dónde va a trabajar usted, y sus hijos? Todo se importa a dólar, más que controlado… desaparecido. Controlan los precios y fuerzan a producir a pérdida. Así nuestros buenos izquierdistas, han logrado record de inflación y de devaluación.  

Puro “son” cubano. Destruir la economía para que todos dependamos de una tarjeta de racionamiento y de una pensión del gobierno y entonces… se queden en el poder para toda la vida. Como en la Cuba de nuestro jefe Raúl.

4.- Irrespetan la libertad de expresión

Han cerrado RCTV, 34 emisoras. Han opacado la libertad en  “sus” emisoras del gobierno, o mejor, del partido.

Ah! Y van por Globovisión… si es que gana Nicolás. 

Entonces, para la “revolución” ser de izquierda es irrespetar al enemigo opositor, repartir el erario nacional, acabar  con la producción de bienes y servicios y cerrar   los medios de comunicación “enemigos”.

Ah! Y lo de izcurdos pasa por la dolce vita, que llevan las  nomenklaturas, como los rusos, cubanos y chinos pre Muro de Berlín. ¡Qué vida tan dura!

 Izcurdos de la cena revolucionaria de 32.000 euros, que según Roland, sucedió en París.

Y los que no estemos de acuerdo, pues seremos derecha traidora y entregada al imperio. Para la “revolución”, ser de derecha es respetar al opositor, creer en elecciones limpias y separación de poderes, incentivar la empresa privada como base del desarrollo, gerenciar políticas sociales para lograr el hambre cero y, fomentar la libertad de expresión. O sea…las democracias exitosas del mundo entero.

Y para completar el título del artículo, lo de fascismo, lo dejo como tarea: ¿en que se parece este gobierno a los gobiernos fascistas del siglo XX en Europa?

Capriles Presidente. Haz tu comando familiar y vecinal. Todos a votar.

Vota la bota.

miércoles, 13 de marzo de 2013

CAPRILES… EL ORIGINAL


 
 

Rafael Gallegos                                                        Blog. Núm. 89     

 

Se solicita Presidente de la República…. favor abstenerse fotocopias.

Así habrá que plantear nuestras exigencias ante el marxismo hereditario que nos ofrecen. En Corea del Norte, el nieto. En Cuba, el hermano. En Venezuela… según ellos, el hijo. El mismísimo viejo Marx se hubiera horrorizado ante tanto fotocopismo leninismo.

El nieto de la dinastía Kim de Corea, heredó el puesto de su padre, y éste del suyo, o sea, es una fotocopia de una fotocopia. Por eso es tan borroso. Mientras su pueblo pasa cíclicamente hambrunas que solventa la capitalista Corea del Sur, el líder fotocopia de fotocopia, sueña con ganar la madre de todas las batallas y amenaza al mundo con una guerra nuclear.

Y el comandante Raúl Castro, en el  comunismo monárquico de Cuba, modelo, guía y ahora jefe de esta “revolución”, es también una fotocopia de su hermano. Al igual que éste, con el mayor desparpajo realiza  elecciones libérrimas, donde usted se puede lanzar siempre que lo haga por el partido y usted puede votar por quien quiera, siempre que sea por el candidato del partido. Y usted puede decir lo que quiera por la prensa, siempre que se lo publique Gramma. Fotocopia de su hermano. Pero por lo menos Raúl no se la pasa nombrando a Fidel en todo momento.

Contrario a nuestro Presidente- encargado obra, gracia e interpretación del TSJ- Nicolás Maduro Moros, quien además de ser una borrosa fotocopia de su líder, se jacta de ello a cada paso.

¿Dónde están sus ideas originales, su programa de gobierno original, sus aportes para mejorar esta popular “revolución”  que ha desvalijado a Venezuela?

Sólo copia de su líder las amenazas, los insultos, las peroratas históricas… hasta los cantos. A este paso, obtendrá sus mismos resultados; pero peores: más división del alma nacional, más devaluación, más inflación, más escasez, más ranchos, más violencia, más pobreza… menos producción, menos oportunidades para los jóvenes, menos empleos buenos,  menos calidad de vida.

Candidato Maduro, ¿alguna idea original para revertir tanta desfachatez? 

POLÍTICOS ORIGINALES Y POLÍTICOS COPIA

Todos los grandes estadistas han sido auténticos, originales. Bolívar dibujó la Independencia. Churchill ganó la Guerra, contra toda esperanza. Betancourt, el padre de la democracia venezolana, derrotó la sublevación de izquierda comandada por Fidel Castro.  Figueres logró el progreso y la estabilidad en Costa Rica y acabó con los “héroes” militares y golpes de estado, luego de eliminar las fuerzas armadas. Lázaro Cárdenas, materializó los logros de la Revolución Mexicana, al ejecutar la Nacionalización del Petróleo y la Reforma Agraria.   De Gaulle, a punta de ideas, logró para Francia el triunfo en la en la Guerra y la prosperidad en la paz.  Ninguno era fotocopia de nadie, todos eran obstinadamente originales.

Por otra parte, las fotocopias refuerzan lo que se dijo a propósito del Quijote de Avellaneda: nunca segundas partes fueron buenas.

 Agustín Avellaneda fue un fraile agustino que, dado el éxito del Quijote, se empeñó en copiarse y sacó una y que segunda parte… muy mala. Y no darle vergüenza. Pasó a la historia como un gran copión. Jamás como un gran escritor. Cuando Cervantes, publicó la verdadera segunda parte, fue un éxito. Es que Cervantes… fue obstinadamente original.

Fotocopias en política sobran. Por ejemplo, Tachito Somoza, Baby Doc, María Estela Perón, todos terminaron con las tablas en la cabeza. En Venezuela, la fatídica dinastía Monagas, padres, hermanos, hijos, sobrinos. Tanta fotocopia trajo como consecuencia… la  Guerra Federal. Puro fracaso.

En política, nunca las fotocopias fueron buenas. Ninguno pasa a la historia como un gran político, ni recogen el menor agradecimiento de sus pueblos.

Por ello es importante destacar la originalidad de Henrique Capriles. No copia a nadie. No es el muchacho de mandados de ningún líder. Es abogado. Es bilingüe. Todos sus cargos políticos han sido por elección popular. Tiene algo que ofrecer. No es una sombra de  ningún pasado. Un candidato original.

Recordemos que una obra de arte original, vale infinitamente más que sus copias. Monas lisas sobran en las casas de muchos de mis lectores, o guernicas, o últimas cenas, o tamatetes. Y a nadie se le ocurre que alguna de esas copias valga ni la sombra de lo que vale su original.

Después de quince años, la “revolución” merece un candidato que la renueve. Que diga yo haré y no que hubiera hecho Chávez. Que plantee que pienso yo, y no que pensaba Chávez. Un candidato yo, yo, yo y no Chávez, Chávez, Chávez. Con todos sus defectos, no se puede negar que el Presidente Chávez… fue original.

La Galería de presidentes de Venezuela está a punto de colgar otro cuadro. ¿Original o copia? Usted decide lo que merece nuestro futuro.

jueves, 7 de marzo de 2013

DEMOCRACIA Y PUNTO

 

Rafael Gallegos                                                                  Blog. Núm. 88      

 
José Tadeo Monagas, cuando trataba de enderezar los entuertos del vergonzoso 24 de enero de 1.848 - asalto al Congreso – expresó: la Constitución sirve para todo.

Le pareció una frase feliz, a pesar de haber instigado a las  turbas a asaltar al  Congreso, de los heridos y muertos, entre ellos el ilustre Santos Michelena. Y se hizo el loco ante la expresión de Fermín Toro: podrán trasladar mi cuerpo al Congreso; pero Fermín Toro, no se prostituye.

La Constitución actual, también “sirve para todo” a los gobernantes de turno. En enero, lo hizo para  justificar la presencia de un Presidente ausente.

Y hoy, seleccionan al Vicepresidente Maduro como Presidente Encargado, cuando la Constitución expresa claramente que de no haberse juramentado el Presidente Electo, como es nuestro caso, el máximo cargo recae en el Presidente de la Asamblea.

Falta saber cómo interpretarán la elección dentro de los siguientes treinta días. A lo mejor estiran los treinta días hasta agosto, o mayo… lo que le convenga al poderoso PSUV. Como si los días de la “revolución” no duraran 24 horas, sino lo que le convenga al proceso.

O qué malabarismo utilizarán para nombrar al Vicepresidente encargado de la Presidencia, como candidato presidencial, contrariando el artículo 229 de la Constitución.

Por su parte la fuerza armada, se cuadra con la “revolución”. Ahora resulta que “hay que votar por Maduro, para parar a los fascistas”. ¿Dirá algo al respecto, el aguerrido CNE?

Y los representantes de los demás poderes… parecen miembros del PSUV.

O sea que Juan Bimba, o Juan Pueblito, o usted o yo, estamos representados y defendidos por  las instituciones públicas, tal cual como reza la ley de la gravedad: de manera inversamente proporcional al cuadrado de  la distancia que nos separa del gobierno.

Y en cuanto al árbitro, sin comentarios. Circunscripciones, fechas, firmas, multas… forman un largo rosario de clarísima tendencia.

 

PILAS Y GUÁRAMO

Venezuela vive un momento muy álgido por la muerte del Presidente de la República Hugo Chávez. Paz a sus restos.

Este instante debería servirnos para dialogar, discutir diferencias y reforzar similitudes. Buscar la paz para asumir, juntos, el futuro.

Como no hay condiciones para un diálogo profundo y dinamizador, serían suficientes unas elecciones limpias y respeto a la disidencia.

Sería saludable, en este sentido, que el gobierno revisara los casos de  los presos políticos, los exiliados y los perseguidos, y alejara “sus” medios de información del PSUV y los acercara  a los ciudadanos.  

Pero como no podemos sentarnos a esperar que los olmos produzcan peras, nos corresponde actuar con los escenarios más probables.

Con pilas, que nos eviten hacer ejercicios de inocencia que nos lleven al abismo cual ratones tras el flautista de Hamelin, como nos ha sucedido en diversas ocasiones.

Con guáramo, o sea, capacidad de arriesgar, lo que haya que arriesgar, para  rescatar esta democracia que se nos va, como el agua,  de las manos.

EL LEGADO DE CHÁVEZ

 Chávez desarrolló un profundo liderazgo sobre los más pobres. Fue el vengador del pueblo ante la decadencia del esquema democrático a finales del siglo pasado.

En el gobierno, les transfirió directamente los beneficios del petróleo. Pero luego de quince años… los pobres, siguen allí como los dinosaurios del cuento de Monterroso.

Claro, no es lo mismo repartir que gobernar.

¿Entonces, qué pasó? Al final, los pobres siguen siendo pobres. Los programas sociales han sido muy mal gerenciados y sobre todo: no era necesario golpear severamente  la economía y la democracia, ni eternizarse en el poder, para mejorar los niveles sociales.

El parque industrial venezolano está destruido en un 50%, la CVG en su mínima expresión, PDVSA pre quebrada y con producción mínima, y las reservas internacionales, en barrena.

Además los déficits hospitalarios, de vivienda, de seguridad; la inflación y devaluación records, y el déficit de democracia, hacen que el legado para el próximo Presidente, refleje peligrosos fracasos  y requiera de grandes cambios.

Y volvemos al principio del artículo, es imperativo crear condiciones para el diálogo. Para los acuerdos fundamentales. El país así lo grita. No hay un camino diferente.

Habrá elecciones plagadas de ventajismo. Si el que gana no se sienta a dialogar, lo lamentará. En lo personal, por el fracaso de su gobierno. Y en lo colectivo, por el fracaso nacional traducido en hiperinflación, escasez, hambre y violencia.

Hay que imitar al Libertador, quien logró unir a Venezuela tras la Independencia, superando el odio de Boves y uniendo a todas las clases sociales tras un objetivo común. Ese es el espíritu de la democracia.

Es urgente pegar este “corazón partío” en que nos hemos convertido. Ya basta de arrimar la brasa a la sardina del autoritarismo.