viernes, 25 de noviembre de 2011

CAPITALISMO… O POBREZA SOCIALISTA

Rafael Gallegos Blog número 26

En los más intricados rincones del cerebro de los venezolanos, yacen, como diría Bécquer, acurrucadas y desnudas, esperando que los políticos las vistan de palabra para alumbrar pueblos desesperados, las ideas que nos explican que los izquierdistas son los buenos de la película y los derechistas unos antipatriotas que obtienen ganancias a costa de las miserias del prójimo. Por eso en Venezuela… hasta los neoliberales tienen miedo de confesarse “de derecha”.

Aplaudimos al político populista que hincha la administración pública con personal improductivo, o que propone demagógicos aumentos de sueldo que vienen con sal y agua incorporada, sin importar que en el mediano plazo el país se enfrente a un inconmensurable gasto que se transforme en inflación, desempleo y hambre. Casi que por definición, consideramos explotador y mala gente al empresario. Si Bill Gates hubiera sido venezolano, hace rato hubiera sido expropiado, confiscado o invadido (¿o es lo mismo?), acusado de explotador y de antipatriota capitalista (¿o es lo mismo?) y por supuesto, de agente del infaltable imperialismo yanqui. Y claro, ya sus empresas hubieran tomado el hambreador derrotero de las cementeras, de Agroisleña, de CVG, de las fincas erializadas, o de la híper endeudada e hipo productiva PDVSA. Pobreza y hambre.

Nada diferente a la ruta que propone la nueva ley de costos y precios “justos”: amenaza a comerciantes y productores…insultos… revisión de costos… ajuste de precio con ganancia mínima o por debajo de los costos… escasez del producto… desabastecimiento (con acusaciones de acaparamiento)… importación urgente… confiscación o lo que es lo mismo, “heroica” estatización. Nada nuevo. Leyes que desaparecen lo que se intenta normar, tal como las leyes de inquilinato, que acaban con el alquiler. O insólitas, como la que habla de médicos que… no pueden operar. O como el caso de Leopoldo, que puede ser candidato y ser electo; pero… no puede gobernar. Algo así como el novio que se puede casar pero… no puede consumar el matrimonio. Puro teatro del absurdo.

Socialismo de librito de la época de María Castaña, que hasta los más desprevenidos saben que no generará calidad de vida. Que como en todos los países donde se ha aplicado, solo sirve para destruir la producción y atornillar dictadores.
Por ello es estrategia de este gobierno, vendernos como héroes a los fracasados guerrilleros comunistas de los sesenta, que proponían para Venezuela, válgame Dios, una sociedad pobre y reprimida como Cuba. Y estigmatizar como traidores a los demócratas Larrazábal, Betancourt, Caldera, Leoni, Villalba, y otros PROCERES DE LA DEMOCRACIA, que propusieron y lograron impulsar una república moderna, que con todos sus defectos, ha constituido la etapa más exitosa de la historia de Venezuela.
Ya está bueno de dejarse apabullar por la propaganda de la “revolución” made in totalitarismo cubano. HAY QUE DEFENDER LOS LOGROS DE LA MAL LLAMADA CUARTA REPÚBLICA, y analizar los fracasos. El problema de ese período, consistió en que cuando se agotó, no supimos renovar y caímos en la peor de las continuidades, esta QUINTA REPÚBLICA, que por sus resultados tan pobres y peligrosos, no llega ni a RANCHO REPÚBLICA.

Ya está bueno de observar pasivamente como la “revolución” ensalza al totalitarismo cubano, soviético, chino o camboyano. Puro pueblo derrotado. Hay que estar claro, TODOS LOS PAÍSES EXITOSOS SON CAPITALISTAS. Hoy se hace imperativo que promovamos al capitalismo como antídoto ante tanto fracaso comunistoide. A lo mejor habrá que inventar unos muñequitos como aquellos de “amor es…”.

CAPITALISMO ES… respeto a la iniciativa privada…leyes de juego claras… inversiones reproductivas… impuestos para obras… empresas competitivas… agricultura abundante, con agroindustria… ganadería… empleos buenos… calidad de vida. Capitalismo es… Suiza, Suecia, Chile, Costa Rica, Inglaterra, Holanda, Brasil, Colombia, Estados Unidos, Canadá. Ah! y en todos estos países, HAY DEMOCRACIA.

CAPITALISMO + DEMOCRACIA+ POLÍTICAS SOCIALES

No hay que inventar la rueda. Desde hace décadas los países exitosos son capitalistas, democráticos y el secreto de su éxito es la tendencia a arropar a TODA LA POBLACIÓN con los beneficios sociales.

Hay que llevar el capitalismo a las masas. A lo María Corina, promover una especie de capitalismo de Juan Bimba. Que beneficie a los grandes y pequeños empresarios… y a los buhoneros. Hacer que el pueblo (o sea usted y yo) asuma el reto de un país productivo, competitivo, exportador, civilista e innovador. Venezuela pide a gritos que nos convirtamos en una sociedad productora y productiva. Se solicita liderazgo que acabe con tanto socialismo y tanta demagogia. Abstenerse vendedores de lumpias y falsos profetas. Es urgente acabar con la pobreza, para que el mesianato no se repita.

¿QUÉ HACER CON LA POST REVOLUCIÓN?

Rafael Gallegos Blog número 25

Todos los análisis coinciden en que el sol está calentando las espaldas de la “revolución”. Y el sol… no se devuelve. Pero lo más importante no es que Chávez deje el poder, sino que quienes lo reemplacen transformen a este desvencijado país en una sociedad próspera. Y para ello no es suficiente ser antichavista, anticomunista, antitotalitario, antifidelista, o antialba. Eso sólo sirve para derrumbar, y hay que reconstruir… a Venezuela. Derrumbar y reconstruir. Lo demás sería tumbar ladrillos para vivir sobre las ruinas. Por ejemplo, hay que acabar con el neocentralismo; pero sustituyéndolo por una efectiva descentralización. Con el autoritarismo; pero sustituyéndolo por la aplicación de mecanismos democráticos y de participación. Con las invasiones, expropiaciones y confiscaciones (¿o es lo mismo?); pero sustituyéndolos por confianza y normativa integral de respeto a la propiedad. Con la pobreza, y para ello es imperativo aplicar una estrategia de desarrollo integral.

Hay que tener presente, QUE SI EL PRÓXIMO GOBIERNO NO ACABA CON LA POBREZA, ANTES DE DIEZ AÑOS HABRÁ UN SIMPÁTICO DEMAGOGO EN LAS PUERTAS DE VENEZUELA… Y MÁS SABIDO que los que le precedieron.

Para desmontar de manera sustentable este estado pre comunista, mesiánico, caudillista y totalitario; se debe construir paralelamente un país próspero, sobre las ruinas. No hacerlo así, sería llamar a otro Mesías que invariablemente se transforme en otro falso profeta.

¿Qué herramientas habrá que utilizar para construir el nuevo país? Lo primero es desechar esas concepciones de “izquierda” o de “derecha”. Sería a agregar al morganático anti-chavismo, un término peor: “anti-guo”. Comenzar a construir el futuro con concepciones demodé. Como si Venezuela fuera el vidrio delantero de un carro y las ideologías un limpiaparabrisas bailando al son de izquierda, derecha, izquierda.

¿Y qué han hecho los países que se han desarrollado en las últimas décadas? Han utilizado ESTRATEGIAS INTEGRALES CUAL COCTEL: ROL CONDUCTOR DEL ESTADO….LIBERTADES ECONÓMICAS… PROFUNDAS POLÍTICAS SOCIALES,… HABILITACIÓN TECNOLÓGICA… INVERSIONES EXTRANJERAS… ORIENTACIÓN A LAS EXPORTACIONES… Y MUCHA; PERO MUCHA PRODUCTIVIDAD Y COMPETITIVIDAD. Por ejemplo, los tigres asiáticos Japón, Taiwán, Singapur, Hong Kong (luego integrado a China), Tailandia, Corea del Sur y hasta Viet Nam. Después China e India. En América Latina, Chile y Brasil, entre otros.

¿Son de izquierda, son de derecha? Sería absurdo definirlos. Simplemente aplicaron estrategias integrales de desarrollo. Y sus resultados contrastan con los de los comunistas. Con la pobreza y marasmo de Cuba, Camboya, Corea del Norte. O de las suicidadas URSS y países tras la cortina de hierro. O de la ex comunista China, que irónicamente encontró la puerta de salida al comunismo… en el capitalismo. El comunismo es la filosofía del fracaso. ¿Qué opinan de esta afirmación los defensores de esta “revolución”?

En su libro, La sociedad postcapitalista, Peter Drucker analiza los cambios que afectan a la política y la economía en las sociedades de hoy. Plantea que los cambios del capitalismo se orientan a lo social, a la innovación y al conocimiento. Afirma Drucker, que hace pocos decenios el mundo “sabía” que el futuro era marxista. Y que hoy todos sabemos que el postcapitalismo… no será marxista.

O sea, que si nos guiamos por el estado del arte de los cambios de las sociedades, el marxismo es ya una “trucutulenta” teoría. Y quienes lo propongan, están ofreciendo dinosaurios para el siglo XXI.

Pero como vivimos y palpamos todos los días, no es suficiente que el marxismo sea demodé para librarnos de su aplicación en Venezuela. Primero porque lo están utilizando como una careta del totalitarismo. La meta de la “revolución” no es construir hombres nuevos (que siempre terminan en hambres nuevas), sino permanecer para toda la vida en el poder, tal como Fidel, Stalin, Mao o tanto “marxista” que ha gobernado al mundo. Y los totalitarismos, no pasan de moda.

Creer que es suficiente el “anti” para superar esta fatídica “revolución” es como quedarnos dormidos y repetir el cortísimo cuento de Monterroso: “Cuando me desperté, el dinosaurio seguía allí”.

Llegó el anochecer de esta “revolución”. ¿Quién lo duda? Nuestro deber es procurar un amanecer próspero. Y la única herramienta es una estrategia integral que contemple acabar con la pobreza mediante políticas sociales, servicios, educación, empleos, empresas, confianza, libertad. Es imperativo alimentar las nuevas horas, para no repetir la historia.

2012… LA “Y” DEL CAMINO

Rafael Gallegos Blog número 24

Hemos llegado a la “Y” del camino. En octubre de 2012 (y aunque usted no lo crea, faltan menos de once meses) nos corresponderá seleccionar, en condiciones ampliamente desiguales, el derrotero que transitaremos en los próximos años. Democracia, o dictadura barnizada con leguleyismo. Capitalismo, o comunismo. Separación de poderes, o autoridad única al mejor estilo cubano. Elecciones transparentes, o con árbitros oficialistas y temerosos y obedientes a dicha autoridad única. Medios del estado, o guaridas del oficialismo. Respeto a la disidencia, o insulto permanente a los enemigos. Estrategias de desarrollo, o show mediático. Respeto a la empresa privada, o exprópiese. Gerencia política, o demagogia. Militares garantes de la Constitución, o militarismo “revolucionario”. Industria petrolera eficiente, o PDVSA roja - rojita. Agricultura de tierra, o de puertos. Apertura de miles de empresas, o cierre y marasmo industrial. Variedad de productos, o escasez… cambio azúcar colombiano por café brasileño. Guayana como emporio de desarrollo, o como llegadero de politiquería. Luz o apagones. Agua, o tuberías vacías. Seguridad, o violencia. Viviendas, o ranchos. Libertad de expresión, o emisoras multadas, decomisadas y “democratizadas”. RCTV y Globovisión, o hegemonía mediática. Hospitales que curan, o sistema de salud en terapia permanente. Infraestructura soporte del desarrollo, o ruinas sin gloria. Empleos dignos, o escuálidas dádivas. Retorno de venezolanos, o país de emigrantes. Exportación masiva de bienes y servicios, o diáspora de talentos. Unidad nacional, o corazón partío. Bolívar demócrata y Padre de la Patria, o Bolívar socialista. Descentralización de puertos, aeropuertos, hospitales, carreteras, o ineficiente centralización con containers acumulados, ruleteos hospitalarios y toneladas de huecos. Betancourt, Lula, Figueres, Uribe, Lagos, Felipe González, Mitterrand, Merkel o tanto líder demócrata propulsor del desarrollo de su pueblo, o figuras autocráticas como Fidel, Ché, Marulanda, Chapita, Odría, Mugabe, Gadafi, Amdineyad, Franco, Mussolini, Fujimori, Perón, Evita. Defensores de los derechos de los presos políticos venezolanos, o de los derechos del terrorista Ilich. Imitación de países progresistas como Chile, Costa Rica, Colombia, Canadá y tigres asiáticos, o de dictaduras “panas” abundantes en hambre y escasas en libertades como Cuba, Corea del Norte, Camboya, o Bielorrusia. Calidad de vida o pobreza colectiva. Presidente forever o alternabilidad democrática. Usted, usted mismo, escogerá el 7 de octubre.
Parece un chiste que a estas alturas del siglo XXI los venezolanos tengamos que seleccionar tan descaradamente entre el siglo XIX, o el futuro. Entre un camino de tierra, o una moderna autopista. Y es una tragedia que la continuación de la “revolución” sea una opción, luego de catorce años de destrucción nacional.

“Un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción”, decía el tan vituperado Libertador. La “revolución” sabe lo certero de esta frase y la usa para la destrucción estratégica del país. Sí, des-truc-ción y es-tra-té-gi-ca. Al gobierno le conviene que no haya empleos dignos, para que la población dependa de las dádivas o de un trabajito del estado, por ello ataca la empresa privada. Que nadie tenga poder económico, porque éste se transforma en poder político que obliga a compartir. Que nadie tenga opinión política y mucho menos canales para manifestarla, para que se hagan costumbre las elecciones donde el gobierno (Cuba o remember Irak) saca el 99 de los votos. Por ello promueve antivalores como la flojera, el mesianismo, el resentimiento, la burla a los exitosos, el profesionalismo de mala calidad… o sea, a la ignorancia como instrumento ciego para la destrucción del país y el encumbramiento eterno de la autocracia. Nada distinto a la realidad cubana, donde todo el poder económico, político y social está en manos de los Castro. Partido único, fuente de empleos y de ayudas única, adjudicación de viviendas única, información única, líder único… y para siempre. ¿Es eso lo que usted quiere para Venezuela? Párese en la “Y” y escoja.

Es la misma “Y” del camino en que se vio Venezuela, el 23 de enero. O Alemania Oriental cuando, piedra a piedra desmontó el muro de Berlín. O Chile, cuando sacó a Pinochet por la vía electoral. O los nicaragüenses, cuando eligieron a Violeta Chamorro. Decisiones históricas que deben tomar lo pueblos para cambiar su destino.
Escoja entre la gloria derrotar al comunismo por la vía electoral, o la vergüenza histórica de ser el primer país en escoger el totalitarismo como sistema de vida. Algo así como si una vaca pudiera escoger el matadero como destino.

EL SÍNDROME TOÑITO

Rafael Gallegos Blog número 23

Cuando llegó a Cumaná la noticia de triunfo de Antonio José de Sucre en la Batalla de Ayacucho, algunos de sus paisanos decían: mira ganó toñito, toñito… el guarichito ese que se la pasaba por aquí. Sí, el mismo muchachito aquel. Otros decían: cará imagínate quien ganó la batalla de Ayacucho, el toñito. Así serían esos matos.
A pocos se les ocurría plantear que aquel toñito con el que ellos habían compartido, se había transformado en un gran hombre. Preferían decir: así serían esos matos. Síndrome Toñito, que refleja la baja autoestima, la falsa creencia en que lo nuestro no puede ser bueno… y hasta maravilloso.

Este Síndrome Toñito lo están mostrando algunos venezolanos en este proceso electoral. Sobran las opiniones que a los candidatos, especialmente a los más jóvenes, les falta mucho para ser presidentes. Craso error. Ellos, hombre a hombre (o mujer a mujer) tienen mucho más que la mayoría de los políticos nuestros que llegaron a ejercer la Primera Magistratura.

Por ejemplo, María Corina Machado fue la primera de su promoción en ingeniería industrial, y en el post grado en el IESA. Y alta ejecutiva de Súmate, empresa de importantísimo rol en esta era de tanta opacidad electoral. Y es diputado. Por su parte Capriles es abogado, con post grado en el extranjero, presidente de la Cámara de Diputados, Alcalde de Baruta, Gobernador de Miranda y ex preso político de mucha dignidad, Y TIENE MENOS DE CUARENTA AÑOS. Y Leopoldo López, economista con post grado en Harvard, Alcalde de Chacao ocho años. Inhabilitado injustamente y reivindicado internacionalmente. Fundador de un importante movimiento político. Y en cuanto a Pablo Pérez, dirigente político, economista, gobernador del Zulia. Y TODOS SON MENORES DE CUARENTA Y CINCO AÑOS. ¿Les falta algo para ser una brillante generación de relevo?

En cuanto a los precandidatos o ex precandidatos mayores de cincuenta años (jóvenes para el cargo, porque no se trata de correr los cien metros planos), brillan Antonio Ledezma, abogado, dirigente político, buen gobernador de Caracas, Alcalde Mayor desvencijado y digno, columnista de prensa. ¿Tendrá el gobierno alguno como él? O como Eduardo Fernández, Álvarez Paz, o Pérez Vivas, políticos fundamentales desde su juventud. O como Diego Arria, emblemático Gobernador de Caracas. O Pablo Medina, político, dirigente sindical y buen escritor. Y Cecilia Sosa, abogada y nada menos que ex presidenta de la Corte Suprema de Justicia.

¿Quién dijo que no tenemos dirigentes calificados? ¿Vamos a seguir con eso de toñitos, en lugar de entender que nuestros líderes han crecido? Quien gane las primarias estará BAÑADO DE MASAS y listo para ser un gran presidente. Los toñitos han crecido y están en vías de convertirse en grandes mariscales.

Cualquiera de los precandidatos tiene más curriculum que por ejemplo Castro, Gómez, Pérez Jiménez y otros presidentes, entre ellos el actual, cuando accedieron a la jefatura de estado. ¿Cuál era el CV del comandante Chávez cuando ganó las elecciones del 98? ¿Entonces?

Tenemos maravillosos precandidatos que hacen pensar que se cumple la máxima que cuando las sociedades necesitan grandes líderes… estos APARECEN.
Además, ellos son apenas la punta del iceberg. Por allí por allí hay mucho político preparado, honesto y demócrata. En la MUD (me declaro mudista), están trabajando 25 equipos con expertos en temas fundamentales como petróleo, economía, agricultura y etc. que son el gran respaldo programático para lo que se requiere hacer en Venezuela.

LA TERCERA GENERACIÓN

En Venezuela ha habido tres generaciones que enrumbadoras de la historia. La GENERACIÓN DE LA INDEPENDENCIA, que se alzó contra la autocracia española y creó a Venezuela. La GENERACIÓN DEL 28, que irrumpió contra la dictadura de Gómez e implantó la democracia, y la actual, que emerge contra esta oferta de comunismo cubano y está llamada a salvar la democracia, como el único modelo que puede generar calidad de vida a los venezolanos. Curiosamente, las tres generaciones han nacido para combatir autocracias.

La actual generación, ¿GENERACIÓN DEL 2012?, está llamada a restaurar la democracia, integrada por gente de todas las edades y dirigida por jóvenes políticos. La de la INDEPENDENCIA produjo a Bolívar, a Sucre y tanto prócer. La del 28 a Betancourt, Villaba y una pléyade de políticos. Y los líderes de la ¿GENERACIÓN DEL 2012?, están a la vista, haciendo historia.

Desterremos ese Síndrome Toñito, reflejo de baja autoestima y elevemos la moral como primer paso para una contundente victoria en el 2012 y el comienzo de la transformación de Venezuela. Somos más, mejor preparados, más unidos y transitamos la vía asfaltada de la historia. Tenemos gente para hacer un país maravilloso. ¿Entonces?

LA RENTA PETROLERA COMO PROBLEMA

Rafael Gallegos Blog número 22

Si la renta es un ingreso, ¿cómo va a ser un problema?, podría preguntar alguien. Pero, precisamente, tener ingresos no es suficiente para lograr prosperidad. Es imperativo GERENCIAR LOS INGRESOS. He ahí el drama de los venezolanos. Hemos dispuesto de miles de millones de dólares a lo largo del último siglo y hoy tenemos la inflación más alta y el crecimiento más bajo de América Latina. Entonces, para qué sirven los ingresos, ¿para empobrecernos? Según los resultados, pareciera que así fuera. La reciente historia del mundo muestra que los países que han mejorado su calidad de vida en las últimas décadas NO POSEEN SIGNIFICATIVOS RECURSOS NATURALES. Por ejemplo Japón, que sólo dispone de terremotos, maremotos, volcanes, mínimos espacios, superpoblación, etc. Igual sucede con los llamados tigres asiáticos (Taiwán, Corea, Indonesia, Malasia… hasta el mismo Viet Nam). Como contrapartida, los “ricos” países petroleros no terminan de despegar. ¿Qué pasa?, muy simple, los dólares son insuficientes para lograr la calidad de vida. Hay que GERENCIAR.

En Venezuela, los ingresos petroleros sirvieron, en las primeras décadas, para la prosperidad del país. Tuvimos, desde mediados de los años treinta hasta los setenta, UN GRAN CRECIMIENTO SOSTENIDO. Se reflejó en consumo de calorías, escuelas, universidades, infraestructura, logros en salud como la desaparición de enfermedades endémicas y sistemas hospitalarios, crecimiento de ciudades y hasta en la democracia, que por su rareza, llegó casi a ser un cisne negro en la zona, para los años sesenta y setenta. Lo lamentable de este exitoso modelo es que, así como crecía la economía… crecía la improductividad. Paradojas de una economía petrolera. Aunque suene duro, el petróleo arropó una sociedad improductiva. Vivíamos como suecos y producíamos como bolivianos. El famoso 4,30 era el reflejo de una economía super protegida e incapaz de competir. Y de paso, el exceso de divisas producido durante el primer gobierno de CAP, indigestó al país (Efecto Venezuela, de Pérez Alfonzo) y le aflojó los resortes morales. Salimos maltrechos de ese boom petrolero, a pesar de logros como la nacionalización del petróleo (bien hecha), o el Programa de Becas Mariscal de Ayacucho. Directo hacia el paquete del FMI.

Luego el segundo gran boom, los años de esta “revolución”, han repetido la historia; pero de manera mucho más trágica. Sin obras y con el alma dividida. Estamos a la salida de un boom cuyas divisas sólo han servido para afirmar la autocracia.
Es decir, LA RENTA PER SE NO ES SUFICIENTE. Y en las últimas décadas, sólo ha servido para montar un gigantesco y flácido Petroestado generador de Mesías. ¿Qué hacer?

Hay que acercar la Renta Petrolera al ciudadano. DESCENTRALIZAR LA RENTA. Pero no para que el ciudadano la dilapide, sino para transformar los dólares del petróleo en calidad de vida. ¿Cómo se descentraliza? Hay mucho experto trabajando en ello y por lo tanto diversas teorías. Pero todas coinciden en que hay que desmontar el Petroestado. Algunos proponen llevar TODA LA RENTA A UN POTE y de allí decidir qué hacer con ella, utilizándola sólo para inversión y QUE LOS GASTOS DEL ESTADO PROVENGAN DEL IMPUESTO Y DEL IVA. Esto permitiría hacer reproductivo el ingreso petrolero.

Otros proponemos el mismo QUÉ; PERO CON VARIANTES EN EL CÓMO. Usar el ISLR del petróleo sólo para inversión. Dejar la Regalía en los Estados y Municipios, sólo para inversión. Crear un FONDO PETROLERO y abrir la Bolsa de Valores para proyectos petroleros. Ah! y que la decisión de DÓNDE INVERTIR sea tomada por organismos creados para tal fin, integrados por representantes del Estado y de la ciudadanía.
Pero como se corre el riesgo de que los gobiernos NO SEPAN UTILIZAR LOS RECURSOS, es imperativo que se proponga una REINGENIERÍA PARA EL ESTADO VENEZOLANO, a todos los niveles. Cambios radicales para lograr objetivos ambiciosos. Lograr un Estado capaz de reinstitucionalizar al país, despegar la industrialización y el agro, descentralizar, crear una sociedad productiva. Y todo eso usando a la industria petrolera como un pivote para el futuro. Ya va siendo hora de cosechar el petróleo. Hacer que cuando llegue la era post gasolina, estemos en capacidad de ser un país próspero y no un ex país nuevopobrísimo y a merced de los poderosos.

¿Qué es difícil? Puede ser; pero es la tarea que nos toca. Lo contrario es pasar a la historia como la generación de los más altos recursos y los peores resultados. Capacidad tenemos, usémosla. La Renta Petrolera es un problema… con solución. Hay que prepararse para el post 7 de octubre. Lo contrario sería repetir historias.

INDIGNADO, YO

Rafael Gallegos Blog número 21

El pajarito azul del tuiter ha resultado por decir lo menos, alborotador. Ha logrado que, por fin, el teléfono deje de ser el único medio de comunicación de masas. Primero Egipto, Mubarak jamás pensó que un inocente pajarito haciendo tuit tuit iba a acabar con las interminables décadas de su poder. Tampoco los mandatarios de Túnez o de Yemen. Mucho menos el “libertador” Kadafi, dueño de vidas y de muertes en el mundo entero, con 42 años de implacable dictadura familiar. Sus panas, que dicen que cayó por la acción del malévolo “imperio”, hablan cegados por el resplandor de tanta masa contestataria que no los deja observar la realidad. El pajarito azul va resultando más poderoso que la paloma de la paz. ¿Cómo lo hubiera pintado Picasso?

Y cómo vuela. Atravesó el Mediterráneo, le calentó las orejas a los jóvenes españoles y se instaló la Plaza Cibeles de Madrid. Y de allí a Italia y a muchos países de Europa. Luego, cual 747, atravesó el Atlántico y se plantó nada menos que en los puentes de Brooklyn, para protestar contra la poderosa bolsa de valores de New York. Hoy nadie duda que los Indignados sean producto del tuiter. Miles de personas en 82 países protestaron al unísono el pasado 15 de octubre. Un mundo indignado que exije participar de los beneficios de la globalización, que pide a los gobernantes más oportunidades, o que se vayan. Proponen cambios que parecen inocentes… tal como el inicio de todos los grandes cambios que en el mundo han sido; pero encierran una peligrosa carga para los que detentan el poder. Lo que son las cosas, los poetas esperaban a lo Becquer, que “volvieran las oscuras golondrinas en tu balcón los nidos a colgar” y lo que les llegó… fue el pajarito azul haciendo tuit tuit. Y no precisamente a colgar nidos en el balcón, sino barbas ardientes en las quijadas de los autócratas.

El tuiter también vino para Venezuela. Venía feliz a indignar a toda la gente. Pero nada. Su visita no le dio los frutos esperados. Los deslenguados dicen que salió más triste que Messi luego del triunfo de la Vinotinto. Que no pudo indignar a nadie. Al pajarito le advirtieron que había cometido el mismito error de aquel señor que llevó arena para la playa o chivos para Coro. QUE AQUÍ TODO EL MUNDO ESTÁ INDIGNADO. Casi que somos indignados profesionales. Y desde hace años, (no digo trece, porque es pavoso).

Indignados por observar cómo el gobierno en lugar de fomentar la producción invade y expropia haciendas y empresas provocando desempleo y hambre. O cómo prequiebra a PDVSA en el nombre de una incomprensible soberanía. O cómo excluye a todos los que no comparten sus ideas, en el nombre de la inclusión. O cómo se jacta de promocionar libertades mientras cierra RCTV y decenas de medios libres y multa a Globovisión. O cómo se jacta de hacer elecciones libres con un árbitro tan rojito que cuatro de sus cinco rectores, amigos del oficialismo, sin diferenciarse de los adlátares de la “revolución”, sólo visitan los medios oficiales, o miran para otro lado ante los abusos del gobierno en materia electoral. Por cierto, ¿los miembros del actual gobierno aceptarían elecciones, por ejemplo con un árbitro integrado por cuatro de los cinco rectores principales, miembros de la MUD?

Por esto y por muchas cosas más… los presos políticos, los botados de PDVSA, la lista tascón, la quiebra de Guayana, la blandenguería con Guyana, la sargentería ante el gobierno cubano, los inhabilitados, los exiliados y los inciliados, la división del alma nacional y etc.etc.etc., LA MAYORÍA DE LOS VENEZOLANOS ESTAMOS INDIGNADOS, sin la ayuda del pajarito azul.

Y que conste, que hemos sido los Cristóbal Colón - primer de inhabilitado de esta “revolución”- de los indignados. En el 2002, “descubrimos” nuestra indignación ante el mundo. ¿O es que el inigualado millón largo de venezolanos, que hicimos el ágora más grande de la historia el 11 de abril en las calles de Caracas, no éramos indignados?

Indignados habemus. Indignados y dignos, con una energía que canalizamos hacia el 7 de octubre. Hemos construido una férrea unidad que hace temblar al gobierno. Los líderes afloran, jóvenes, no tan jóvenes; pero todos preparados, honestos y con ganas de atrapar al país en su caída. El precandidato que gane el 12 F, estará bañado de masas y con la más alta probabilidad de convertirse en Presidente, o Presidenta, de Venezuela.

Es la misma indignación de la generación del 28 contra la autocracia gomecista. La misma del glorioso 23 de enero contra el militar Pérez Jiménez. Generaciones indignadas que provocan cambios históricos. Y surgen cuando se cansan de gobiernos que se atragantan de tanto comerse la flecha de la historia. Los mismos indignados que se mueven parafraseando al gran Betancourt: “Adelante, por arriba de las tumbas… adelante”.

MARGINALIDAD CERO… O RETORNO

Rafael Gallegos Blog número 20

O superamos la pobreza, o seguiremos viviendo a merced de autocracias y mesías que invariablemente se transforman en falsos profetas. Y para ello no hay antídotos... sólo estrategias integrales. Muchos creyeron en el comunismo como tal; pero cuando la invasión soviética a Checoslovaquia en 1968, observaron con estupor cómo debajo del “paraíso socialista” se escondía, cual espinas bajo las rosas, la represión totalitaria. En Venezuela, Petkoff escribió “Checoslovaquia o el socialismo como problema” y en Europa tomaba forma el eurocomunismo. La izquierda ya no quería parecerse a la URSS, ni a China. En Venezuela surgieron partidos como el MAS, a la búsqueda del socialismo por la vía electoral. En Chile, llegaron al poder con Salvador Allende en la presidencia. Un fallido experimento cuya salida fue la sangrienta dictadura de Pinochet. Luego, la caída de las piedras del Muro del Berlín, constituyó un streap tease que terminó de desnudar el horrible cuerpo de las sociedades comunistas.

Cayó el mito del comunismo como solución de la pobreza. El estado del arte se orientó hacia la empresa privada, la democracia, las estrategias de desarrollo y las amplias políticas sociales. Fue el auge del capitalismo. Y realmente, hoy en día, TODOS LOS PAÍSES EXITOSOS SON CAPITALISTAS… TODOS.

Pero la complejidad social es creciente y requiere de soluciones diferentes. NO BASTA CON LAS PALABRAS CAPITALISMO, ni empresa privada, ni libertad. Son parte del camino; pero un camino signado por poderosas estrategias de desarrollo. Los problemas han evolucionado y sus soluciones… también. Así como insecticidas de ayer hacen reír y hasta carcajear a los mosquitos, muchas soluciones de ayer son ABOLUTAMENTE INEFECTIVAS hoy. Su aplicación hace que la pobreza, más saludable que nunca, se ría ante tanto insecticida ideológico que no le produce ni cosquillas.
Porque las características de la pobreza han cambiado significativamente. La tradicional pobreza, con las terribles escasez, hambre, enfermedades, insalubridad, ranchificación, ha devenido en MARGINALIDAD. ¿Cuál es la diferencia? Los pobres quedan al margen de la sociedad en lo económico, lo social y SOBRE TODO, en LOS VALORES. Los marginales ven por TV un mundo inalcanzable de carros de lujo que no pueden estacionarse en sus desvencijadas calles de tierra; propagandas de restoranes a los cuales sólo pueden acceder para vender chucherías, limpiar baños, o cuidar carros. Como recitó Andrés Eloy Blanco “el niño pobre ante el juguete caro”. Se hacen flácidos los valores del trabajo, la democracia, la superación. Viven en una burbuja de precariedad que les trae mucha disonancia a sus vidas y a la sociedad. En la marginalidad, ante la común inexistencia de padre y el hambre de los hermanitos, el MODELAJE orienta a algunos muchachos a imitar al vecino que atraca o vende drogas; pero lleva comida para su casa. La ruta limpiabotas, delincuente, preso, muerto, es minoritaria; pero dolorosamente más común de lo que podría pensarse. Y eso que intuyen que por ese camino, apenas pasarán los 24 o 25 años de vida.
Pero la POST MARGINALIDAD es peor. Marginales enriquecidos por el delito y la droga. Un poder orientado por antivalores. Por ejemplo, en medio de una miserable favela de Sao Paulo, la actual presidenta de Brasil encontró con sorpresa una mansión tipo Falcon Crest, donde vivían millonarios de la post marginalidad. Los poderosos PRANES de las cárceles venezolanas, son otra muestra de lo que hablamos. O sea… marginalidad con real que actúa contra el bien común.

Más allá de frases, misiones inconexas o de cursis cambios de pistolas por computadoras a los “buenandos”, parchos tapagoteras para abobar a las masas, es imperativo un PROYECTO INTEGRAL MARGINALIDAD CERO. Acabar, de verdad, con tanta escasez y tanto antivalor, DARLE CALIDAD DE VIDA AL PUEBLO. Hay que hacer REINGENIERÍA en las zonas marginales. Y esa reingeniería pasa por la reingeniería del país. Cambios de raíz para lograr soluciones espectaculares. SOLUCIONES INTEGRADAS en educación, salud, empleo, viviendas y hábitat. Enmarcadas en democracia, inclusión, diálogo, libertades, consensos, estrategias, empresas, etc. Hay que superar este hablachento socialismo que lo que genera es hambre y fracaso.
No hacerlo con éxito, pude significar que el muy probable triunfo electoral de la Unidad en el 2012, sea efímero y esté marcado por el retorno de una “revolución” similar a la que nos gobierna… con nuevo mesías y todo. Parafraseando a la ranchera, no basta llegar primero, hay que saber llegar. Cambio comunismo porta-mesías, por liderazgo estratégico que acabe con la pobreza. Ese es el reto del próximo gobierno. Liderazgo hay… ¿entonces?

EL CID CAPeador

Rafael Gallegos Blog número 19

Carlos Andrés Pérez, cual CID, ganó su última batalla después de fallecido. Y como Don Rodrigo Díaz de Vivar en el romancero español, pasó a formar parte importante del “romancero revolucionario”, término cursi; pero no exagerado en esta época de tanta desfachatez. Venezuela se ha convertido, en medio de escuálidas ejecutorias, en el país con más héroes por kilómetro cuadrado… el Ché, Fidel, Zamora, Maisanta, Stalin, Mao, Amadinayad, Hussein, Kadafi, Putín, Mugabe, los “ángeles” de los fallidos golpes militares del 4F y 27N y paremos de contar, son los personajes de primera fila en este drama. Y aunque usted no lo crea, sus preocupaciones fundamentales son la actuación del imperialismo en Libia, o la búsqueda del asesino del Libertador, o los reales que le ofreció y no le pagó Cristóbal Colón a Rodrigo de Triana por gritar TIERRA, ¿dónde estás Ripley? A la “revolución” parece no preocuparle cosas tan superfluas como los miles de asesinados por la violencia, el desabastecimiento en los mercados, la desinversión, la disminución de la producción en 30 %, o la dolorosa división del alma nacional, y mucho menos nimiedades como los apagones o los descarrilamientos del metro . Tal cual los políticos de Bizancio, aquellos que mientras los bárbaros les tumbaban las puertas de la ciudad, pasaban su tiempo discutiendo acerca del sexo de los ángeles, las carcajadas del diablo, o el tamaño de los pelos del pubis. Diría Shakespeare, MUCHO RUIDO Y POCAS NUECES.
CAP es un peligroso antihéroe para este romancero revolucionario. Las desbordadas turbas que asistieron a sus exequias en carro, a pie y a su paso desde los apartamentos, lo largo de Caracas, anuncian que el reloj que marca las horas de los caballeros andantes socialistas va menguando, desfigurándose y derramándose por los pisos cual reloj de Dalí. ¿Y usted… qué hora tiene?

Es que todo pasa y todo queda. Los caballeros andantes quedaron opacados con este caballero caminante. Y así como Cervantes se burló de ellos con su monumental DON QUIJOTE DE LA MANCHA, los deslenguados dicen que el pueblo, le está escribiendo otra obra monumental, a tanto héroe fatuo de esta “revolución”…

ENTRE LA NOSTALGIA Y EL FUTURO

Pocos personajes tan polémicos como Carlos Andrés Pérez. Difícil resumir su extensa vida política. Preso y perseguido cuando la dictadura militar de Pérez Jiménez. Lugarteniente de Betancourt en la lucha heroica contra la subversión comunista de los sesenta (encabezada por Fidel Castro) y manifestada en el porteñazo, el barcelonazo y el carupanazo, así como en las guerrillas. SIN HOMBRES COMO ÉL NO HUBIERA SOBREVIVIDO LA DEMOCRACIA. Luego encabezó en su primer gobierno la llamada Gran Venezuela, llena de logros y de fracasos. Logros entre los que destacan la nacionalización BIEN LLEVADA del petróleo y del hierro, el programa de Becas Gran Mariscal de Ayacucho y la descentralización, que por cierto los rojos intentan acabar. El boom petrolero trajo prosperidad al país… pero no era sustentable. A la larga, su gobierno no supo administrar las grandes cantidades de dinero. La abundancia (sin criterio de escasez) devino en lo que Pérez Alfonzo llamó EFECTO VENEZUELA, equivalente a un ciudadano que se ganara la lotería y comiera siete veces al día, hasta descompensarse. Terminó su primer gobierno con una gigantesca deuda externa y con los resortes morales de Venezuela bastante flojos.

Ganó la Presidencia por segunda vez diez años después, navegando en los recuerdos de la prosperidad del gobierno anterior. Quiso modernizar al país. La velocidad del paquete económico (que se reflejó en eliminación de subsidios, alza súbita de precios, intereses hipotecarios liberados y alto nerviosismo) generó el 27 F en el 89 y por allí se colaron las intentonas golpistas del 92. A pesar de algunos logros económicos que ya se reflejaban, el desencanto político hizo mella y hasta su partido lo abandonó. Al final, tuvo que dejar el poder en medio de un gran dolor personal. “Hubiera preferido otra muerte”.

Fue un hombre con sus triunfos y sus fracasos. Un demócrata a carta cabal. NO TRATÓ DE INVENTAR EXCUSAS PARA PERMANECER EN EL PODER. Al final de su primer período, sin desplantes, ni insultos, entregó a la oposición. Y en el segundo, obedeció la ley y se fue. Uno de esos civiles que nos gobernaron durante los llamados cuarenta años, que los venezolanos debemos juzgar a fondo y que lucen gigantescos ante la sistemática destrucción nacional que adelanta esta “revolución”.

¿Por qué el pueblo mostró tanto amor en las exequias de CAP? Su carisma, sus logros y la nostalgia. Agradecimiento por haber derrotado a los comunistas en los años sesenta. Y sobre todo por el deseo de regresar a UNA VERSIÓN MUY MEJORADA de aquella época de civiles y demócratas que no supimos actualizar. Dónde con todos los defectos, éramos un sistema democrático y no lo sabíamos.

ANTIMANUAL… ¿EL LIBRO DE LA REVOLUCIÓN?

Rafael Gallegos Blog número 18

Esta “revolución” nos dejará como legado un ANTIMANUAL. O sea… lo contrario de un manual. Una guía para destruir. Se podría titular ANTIMANUAL DE LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA. Y aunque usted no lo crea, podría mostrar paso a paso, los caminos que hemos desandado en estos trece años. Y en el futuro, ser una referencia para observar los logros (¿…?) de esta fatídica era, de la que ya se observa la luz al final del túnel.

Toda revolución que se respete tiene su libro. Como el LIBRO VERDE de Kadafi, el “Libertador de Libia” (devuélveme mi espada y que dice Bolívar), que hoy huye de la furia del mismo pueblo que según él, lo adoraba. O el LIBRO ROJO de Mao Tse Tung, de quien los adulantes decían más claro no habla MAO, claro, antes de que lo execraran del poder en vida, porque después… no le entendían nadita. O, MI LUCHA de Hitler, por quien deliraron las mismitas masas que a su caída decían al unísono yo no sabía, yo no sabía… en referencia a los campos de concentración con sus cadáveres amontonados.

En Venezuela, los dictadores no escriben; pero cómo les escriben. LOS FELICITADORES, de Pío Gil, es una radiografía de los jaladores de Cipriano Castro, que se repiten en todos los regímenes. Allí se publican cartas donde vergonzosamente le expresan al dictador por ejemplo, ante su mínimo tamaño, que LA ESTATURA DE LOS GRANDES HOMBRES SE MIDE DE LA CABEZA PARA ARRIBA. Nada nuevo, los mismos adulantes que luego se pasaron con todo su bagaje para Gómez y de tanto guindársele le enfermaron la próstata. ¿A quién tengo que adorar? … ¿y cuánto hay pa eso?

El capítulo uno del ANTIMANUAL DE LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA podría referirse a, CÓMO DESTRUIR LA MORAL: Diga groserías y vulgaridades. Insulte a los ricos. Exprese que si usted tuviera hambre, robaría. Cuándo alguien lo contradiga, no sopese la idea, pase directamente a insultar al personaje usando adjetivos descalificativos como vende patria, ladrón, borracho, rico, capitalista, traidor, pitiyanqui, burguesito. Haga que “su” pueblo odie el éxito. Enséñele antivalores. Tergiverse la historia. Hágase pana de los dictadores del mundo y diga que esos sí son revolucionarios. Diga que en Cuba hay democracia. Meta en una licuadora los cinco poderes y haga con ellos un jugo, zumo, hugo. Haga una lista tipo tascón o maisanta para execrar a los que han firmado contra la “revolución”, no los deje trabajar ni firmar contratos. Cuando un líder se vuelva peligroso para sus privilegios, INHABILÍTELO como a Leopoldo López. Cuando a pesar de tanta opacidad y obstáculos le ganen las elecciones, LEDEZMÍCELO. Ni saluden a los gobernadores y alcaldes de oposición. Cuando un ciudadano acuse a algún “revolucionario” de corrupto, primero insúltelo y luego dígale: vaya a MIS tribunales, perdón, a los tribunales. Desmoralice, desmoralice, desmoralice.

Luego vendrían los capítulos referidos a los aspectos económicos, CÓMO DESTRUIR LA ECONOMÍA CAPITALISTA: la agricultura a punta de invasiones, o la industria vía expropiaciones, o las petroleras botando a los mejores técnicos, o las vías dejándolas a la buena de Dios, o los hospitales estimulando a los médicos nuevos para que se vayan, o provocando una DIÁSPORA de MILLÓN Y MEDIO de venezolanos.
El capítulo más importante sería el llamado ANTIGERENCIA REVOLUCIONARIA: insulte a los productores agrícolas e industriales, colóquelos en la picota. Dígale a los trabajadores van a ser los dueños de las empresas. Desconozca a los sindicatos y cree otros con los trabajadores incondicionales. Expropie (si es capital nacional, no pague, o sea confisque). Vista de rojito a los trabajadores, al que se oponga, bótelo. Saque a los gerentes contrarrevolucionarios (o sea a casi todos), sustitúyalos por fichas del partido. Cuando a los meses la producción de la empresa llegue a su mínimo y los trabajadores protesten porque no les pagan, acúselos de ser agentes del imperio y reprímalos (use gas del bueno). Cuando la fábrica se convierta en chatarra, no la cierre, métale a vivir damnificados. Cuando en los mercados no haya leche, ni aceite, ni carne, ni etc. échele la culpa a los acaparadores y métalos presos. Eso sí, en medio de un gran show mediático y si es posible en cadena.

LUEGO DE DOCE O TRECE AÑOS de aplicar el antimanual, la producción deberá haber bajado por lo menos en 30 %. Disminuido el 50% de las empresas. La inflación debe ser record latinoamericano. La frustración, general (en jefe).

También deben haber desaparecido las reminiscencias burguesas de libertades, elecciones limpias y sentimientos opositores. Si no es así y además la oposición está unida y creciendo en las encuestas, asómese al túnel y si ve una luz al final, no lo dude… es un tren que se aproxima hacia usted a toda velocidad. Entonces bote este ANTIMANUAL, corra, busque su albañal y grite y repita en alta voz: yo no sabía, yo no sabía.

LA RUTA DEL PETRÓLEO (y II)

Rafael Gallegos blog número 16

Manifestamos en el artículo anterior que los venezolanos no hemos madurado nuestra relación con el petróleo; pero que es innegable que la ASOMBROSA TRANSFORMACIÓN sucedida en Venezuela, desde los años treinta hasta los setenta, incluida la democracia, fue producto de las divisas petroleras. Sin embargo, este desarrollo además de ser insuficiente y tener serias desviaciones, no fue sustentable.
Hoy, nos urge, urge… urge, desarrollar una estrategia gerencial y política que, por fin, convierta los beneficios del negocio petrolero en calidad de vida de los venezolanos.

La concepción petrolera Betancourt/ Pérez Alfonzo, jugó un rol muy importante en estas décadas. Sus concepciones se pueden resumir en el llamado PENTÁGONO PETROLERO: Mayor participación en el negocio. No más concesiones. Conservación de los hidrocarburos. Creación de la CVP, primera empresa estatal petrolera de Venezuela. Participación en la OPEP, donde Venezuela es miembro fundador; su rol, muy exitoso en su momento, hoy está en discusión porque han pasado cincuenta años y ha corrido “mucho petróleo bajo los puentes”.

LA NACIONALIZACIÓN Y LA APERTURA

Estas políticas llevaron a la NACIONALIZACIÓN DEL PETRÓLEO en 1975. Muy bien dirigida al separarse la política de la operación y en general aplicar parámetros meritocráticos. Grandes logros. Aunque hay que destacar como contrapartida que su concepción generó este gigantesco y flácido PETROESTADO que SÓLO PRODUCE MESÍAS, QUE INVARIABLEMENTE RESULTAN FALSOS PROFETAS.

Entre Los logros destaca el incremento de las reservas convencionales desde 20 mil hasta más de 90 mil millones de barriles. El desarrollo de las áreas nuevas de Monagas, Apure y la Faja. El uso y fraccionamiento del gas. El cambió de patrón de refinación que permitió sacar de los barriles de petróleo 40 % de gasolina en lugar de 16 %, incrementándose su generación en 200.000 barriles por día. La internacionalización del petróleo comprando refinerías en Europa y Estados Unidos, que nos alargó los pantalones en mercadeo internacional. La fundación de INTEVEP, que desarrolló entre otros éxitos la ORIMULSIÓN. La fundación del CIED, premiada como LA MEJOR UNIVERSIDAD CORPORATIVA DEL MUNDO. La toma y saneamiento de la PETROQUÍMICA. El desarrollo de una moderna política de Responsabilidad Social Corporativa. De “saca tubos”… a emporio energético. Y todo esto con personal venezolano.

Luego vino la APERTURA. En los campos maduros, generó MEDIO MILLÓN DE BARRILES DIARIOS. En la faja, se asoció con LAS EMPRESAS QUE SÍ SABEN DE PETRÓLEO y desarrolló 600 MIL BARRILES de muy difícil producción. Y SIN GASTAR UN CENTAVO, MÁS BIEN RECIBIENDO MÁS DE 2.000 MILLONES DE DÓLARES, exploró el país en busca de petróleo y gas. La apertura apuntaló los logros de la nacionalización. Íbamos en la ruta de producir HOY, 6 MILLONES DE BARRILES POR DÍA. Pero…

…LLEGÓ EL COMANDANTE Y MANDÓ A PARAR

Y al son (cubano) de yo provoqué el paro, realizó la lobotomía empresarial más drástica de que se tenga noticia. Botó a 23.000 de sus mejores técnicos y dejó al hospital sin médicos, o a la carnicería sin carniceros. Hoy la PDVSA roja rojita produce apenas algo más de dos millones de barriles con CIEN MIL EMPLEADOS cuando la vieja PDVSA produciría, hoy, seis millones con apenas CUARENTA Y CUATRO MIL EMPLEADOS. Las refinerías rojitas tienen tantas explosiones que parecen en guerra, importamos componentes de la gasolina. Record de accidentes. Yacimientos e instalaciones dañadas. Gigantesca deuda que se torna impagable. Una política social que desvirtúa a PDVSA como una flácida empresa social con contenido petrolero, cuando antes era una poderosa petrolera con contenido social. A cien dólares el barril y viven pidiendo prestado ¿Quién pagará tanta destrucción?

EL PETRÓLEO DEL FUTURO

Urge diseñar una nueva industria petrolera. Separar el MEM de PDVSA. Buscar inversiones privadas para toda la cadena de producción, recuperar la infraestructura, optimizar la producción y la refinación. HACER UNA INDUSTRIA MUY EFICIENTE QUE GENERE MUCHOS DÓLARES. Y esos dólares hay que distribuirlos mejor que como hasta ahora. Tal vez la Regalía en las gobernaciones y alcaldías, usadas como inversión. El ISLR usarlo sólo como inversión. Crear un FONDO DE AHORRO. Dotar de acciones intransferibles a los venezolanos. Incorporar proyectos a la bolsa de valores. DISTRIBUIR LA RENTA PETROLERA DE UNA MANERA MÁS EFICIENTE PARA QUE SEA GENERADORA DE DESARROLLO SUSTENTABLE. Industrializar al país y desarrollar una petroquímica de calidad mundial.

Queda si acaso una generación antes de la era pos gasolina. Ojalá y el destino no nos alcance. Urge, urge… urge, un equipo que piense y desarrolle una sólida industria que integre el petróleo a la calidad de vida de los venezolanos. Ah! y no hay mañana.