lunes, 28 de enero de 2019

¿EN QUÉ MOMENTO SE J PDVSA?


Rafael Gallegos    Blog núm. 381

En 1990 se publicó en Colombia un libro –recopilación de artículos- titulado “¿En qué momento se jodió Colombia?”. Entre las opiniones más destacadas estaba la de Plinio Apuleyo Mendoza, quien afirmó  que ese momento correspondía al  nueve de abril de 1948 a la una y cinco de la tarde: el asesinato de Jorge Eliezer Gaitán. “Juan Roa Sierra (el asesino) prendió un fósforo que no hemos podido apagar”, escribió el autor. Por cierto, Gaitán fue asesinado cuando se dirigía a almorzar en compañía del padre de Plinio Apuleyo Mendoza. Y como dato curioso, adivinen con quién tenía cita después del almuerzo: con el dirigente estudiantil cubano Fidel Castro.

En Venezuela, pocos años después se escribió otro libro, también recopilación de artículos y que por cierto no consigo ni en Internet ni en mi biblioteca, titulado ”¿Cuándo se jodió Venezuela?”. De él recuerdo variadas opiniones, que si la Guerra Federal, el Gomecismo, tal vez Pérez Jiménez  o los adecos. La más original fue la de Teodoro Petkoff: “esta vaina siempre ha estado jodida”.

Como estamos obligados a filosofar acerca del tema petrolero para no repetir los errores cometidos cuando nos corresponda reconstruir la industria petrolera, es interesante reflexionar sobre los aciertos, los reveses y el impacto de esta  industria en Venezuela a lo largo de más de cien años. Como me decía mi padre el inolvidable Rafael Gallegos Ortiz, debemos conocer la historia para no repetirla.

Pdvsa ha sido durante más de cuarenta años el estandarte de la industria petrolera venezolana y hoy luce postrada (léase destruida) luego de haber sido una empresa de primer mundo. En aras de provocar un debate que contribuya a una exitosa reconstrucción de nuestra industria petrolera, me permito ofrecerles un abanico de posibles opiniones, por supuesto no escritas en piedra y perfectibles por algún improbable lector (como decía Borges). Las respuestas son independientes unas de las otras y contradictorias, simplemente un abanico para que usted destruya, escoja, o enriquezca y saque sus propias conclusiones.  Veamos:

PREGUNTA: ¿CUÁNDO SE J PDVSA?

Respuesta 1: Pdvsa nació J por su concepción estatista que estaba destinada a mermar su productividad. Fue un exabrupto nacionalizar. Trajo como consecuencia el petroestado y la corrupción.

Respuesta 2: Pdvsa se J cuando se incorporó a la Ley de nacionalización  el Artículo Quinto que permitía inversiones extranjeras. (Por cierto, el MAS, el PCV y los partidos de izquierda estuvieron en contra del Artículo Quinto, al igual que Pérez Alfonso, quien por este hecho catalogó a la Nacionalización de “chucuta”)

Respuesta 3: Pdvsa se J cuando estatizaron en lugar de nacionalizar.

Respuesta 4: Pdvsa se J con el proceso de Apertura que permitió la incorporación de las inversiones privadas en la industria.

Respuesta 5: Pdvsa se J con el Barquisimetazo, que eliminó la competencia entre operadoras con la consecuente caída de la productividad y acabó con el colchón que significaba el Holding, donde los directivos le daban la cara a los políticos mientras los directores de las filiales se dedicaban a operar.

Respuesta 6: Pdvsa se J cuando la obligaron a pasar sus cuentas de ahorro desde  el extranjero hasta  Banco Central (1981).

Respuesta 7: Pdvsa se J cuando crearon el Valor de Exportación (recargo de  20% sobre precio estimado de venta a efecto del ISRL)

Respuesta 8: Pdvsa se J cuando Luis Giusti se asomó como precandidato presidencial.

Respuesta 9: Pdvsa se J cuando Chávez llegó a poder con el cuento de que Pdvsa era una caja negra y comenzó a taladrar la Meritocracia.

Respuesta 10: Pdvsa se J cuando botaron a 23.000 técnicos y obreros (a mucha honra) de la industria en 2003. Por cierto Chávez se adjudicó el daño cuando dijo: “yo provoqué el paro”, “tenía que tomar esa colina que era Pdvsa”. Se trata de un hito petrolero que deberá ser enumerado junto al Yom Kipur, la caída del Sha, etc.

Respuesta 11: Pdvsa se J cuando Rafael Ramírez, el mismo que triplicó el personal de Pdvsa y multiplicó por n la deuda, le ordenó a sus trabajadores que tenían que ser dojos dojitos y que todo lo que ellos tenían se lo debían a Chávez (o sea, ni a sus estudios ni a sus trabajos).

Respuesta 12: Pdvsa se J cuando limitaron la participación de la empresa privada a menos del 50% en las Empresas Mixtas (exploración y producción).

Respuesta 13: Pdvsa se J cuando crearon CAMIMPEG, o cuando le dieron al general-presidente por decreto, poder absoluto para hacer cambios en las empresas.

Respuesta 14: Pdvsa se J cuando hicieron el rezo para subir la producción (a la búsqueda de un milagro petrolero).

Respuesta 15 (petkoffiana): Pdvsa siempre ha estado J.

Respuesta 16: Ninguna, otra,  o una mezcla de las anteriores.

Respuesta 17: La Pdvsa “revolucionaria” no está J.

Respuesta 18: Pdvsa esta J por diseño de la “revolución”: destruir al país para comerte mejor. O sea, a la “revolución” le estorba una Pdvsa próspera.

Queda abierto el Debate…

domingo, 20 de enero de 2019

ES LA HORA DE LA TRANSICIÓN


Rafael Gallegos    Blog núm. 380

-      Comer o no comer.

He ahí el dilema de Hambret, un personaje chesperiano made in Venezuela.

Irse o no irse, desayunarse o cenar, pagar el colegio o alimentar a los hijos. Vivir o morir. Es la hora de la sobrevivencia. De superarla y comenzar a vivir como en todas las democracias prósperas. De superar este modelo agotado donde los incendiarios pretenden convencernos que apagarán con gasolina. Es la hora de la transición. Democracia… o ex país.

Es la hora del liderazgo que conduzca a Venezuela hacia un nuevo estadio. ¿Que no hay líderes? Octavio Lepage, el olvidado prócer de la República Civil que tuvo el guáramo  de ser secretario general de AD en la clandestinidad, le dijo en una ocasión a una gran amiga que los líderes aparecen cuando las sociedades los necesitan. Y debe ser cierto, porque las sociedades no se suicidan. El gran Rómulo Betancourt le comentó en 1959 a Fidel Castro, cuando éste le ofrecía la misma lumpia que décadas después le logró vender a Chávez,  que Venezuela paría sus propios líderes cuando los necesitaba.

Para muestra hay muchos botones. No  es casual que en siglo XVIII en una pobretona y aislada colonia española nacieran los irrepetibles Bolívar, Miranda, Sucre, Simón Rodríguez y Andrés Bello. ¿La sociedad paría sus líderes para la Independencia?

Menos casual es que en los últimos años de la tenebrosa dictadura de Gómez, se manifestara la llamada Generación del 28. Con diferencia de pocos años nacieron Betancourt, Villalba, Leoni, Otero Silva, Machado, Prieto, Barrios y otros destacados venezolanos a los que con el refuerzo de las llamadas generaciones del 36, 45 y del 58, les correspondió  transformar a este militarismo de siglos en la República Civil que fuimos hasta la llegada del chavismo. Venezuela, contra todos los agoreros que piensan que las dictaduras son eternas, produjo, ella sola, sus líderes para la democracia.

Hoy vivimos otra época de oscurantismo. Tal vez peor que las anteriores. Maduro fue electo en un proceso con árbitro rojo, a destiempo, con líderes presos e inhabilitados, con partidos políticos suspendidos y ante una mayoritaria población que no votó para no legitimar un ventajismo tan grosero. La hiperinflación, consecuencia del proceder “revolucionario”, amenaza con disolver al país. Es que las legitimidades  política y económica ruedan por el mismo barranco.

El hecho de que Maduro haya viajado  al futuro- él mismo dixit-  y haya visto un país próspero, puede obedecer a que para esa época él había dejado de ser presidente  y se le olvidó preguntar, o a una insólita corroboración de la teoría de los universos paralelos. Tal vez fue a un universo bizarro. Porque hay que estar claro,  si no realizamos un cambio drástico de modelo político y social,  el único futuro posible es una Venezuela evaporada.

Que no hemos tocado fondo, podrán argüir algunos, a quienes les tengo una mala noticia: el “fondo” no existe, siempre habrá más abismo. Lo que hay es una sociedad hambrienta que requiere cambios radicales los cuales el gobierno pretende ignorar. El pueblo sabe que es la hora de la transición porque – paradoja de paradojas- el hambre le ha aclarado la mente.  

Hoy ante nuestros ojos Venezuela pare los líderes para la transición. Observen el maravilloso protagonismo de Juan Guaidó, quien forma parte del grupo de jóvenes políticos Guevara, Stalin González, Goicochea, Mejía, Pizarro, Olivares, o los más recientes Juan y Rafaela Requesens, entre otros que se han asomado a la palestra en lo que va de siglo. Es la generación de relevo, llamada a reimplantar la democracia. Como el joven Bolívar o el joven Betancourt, salen en defensa de la patria.

Se  agregan a la lista nombres meritorios también surgidos en esta lucha como Capriles, Leopoldo, María Corina, Borges. Y a veteranos como Ledezma o Ramos Allup, porque como decía ese gran venezolano llamado Arturo Uslar Pietri: “no se está joven ni se está viejo, se está vivo”. La democracia es asunto de todos. 

Y cuando toque reimplantar la Democracia, se sumarán a la  reconstrucción varios de los millones de jóvenes venezolanos que salieron a buscar futuro. Vendrán  más preparados, más estrategas y más fuertes. ¡Qué orgullo!

Venezuela es así. Cuando necesita líderes, los pare. Oiga los llantos de los alumbramientos. Y por cierto no los confunda con el chillido de los ilegítimos  cuando los agarran por la nuca.
En Venezuela las generaciones nacen para luchar contra las contra las autocracias, parece un sino.

¿TRANSICIÓN HACIA DÓNDE?

Hacia elecciones limpias, libertad de pensamiento, de expresión, de empresa. Respeto a la disidencia. Estímulo a los empresarios, estabilidad económica.  Educación y Salud de primera. Marginalidad Cero. Como decía el Libertador: el imperio de la Ley.

-        ¿Qué hora es?
-        Es la hora de la transición… en punto.