jueves, 16 de febrero de 2012

CAPRILES… DEMOCRACIA DESDE KINDER

Rafael Gallegos Blog núm.36

Los venezolanos opositores y por lo tanto serios, inclusivos, nacionalistas, honestos, descentralizadores, institucionalistas, respetuosos de la libertad de prensa, defensores de la empresa privada, de la eficiencia y de las políticas sociales de verdad verdad, y por supuesto demócratas, tenemos como prioridad fundamental para Venezuela, un aspecto que debimos superar hace décadas… LA IMPLANTACIÓN DE LA DEMOCRACIA. Porque estemos claros, este es un país de democracia chucuta. Y la democracia chucuta, no es democracia. Para reimplantar la democracia, debemos comenzar por la plastilina y el ABC… desde kínder. O es que usted puede creer que hay democracia en una sociedad donde el líder utiliza los medios radioeléctricos en cadena cada vez que le parece, como si en lugar de presidente demócrata fuera el dueño del país, para decir cosas irrelevantes y repetitivas, o abusivos insultos a los opositores que de ser respondidos por los destinatarios, en el mismo tono y calibre, los haría candidatos a prisión por ofender la majestad presidencial. O que hay democracia donde al son (claro que cubano) de ¨exprópiese¨ se deja en la calle a familias enteras, o se convierten en eriales industrias, siembras y ganaderías, acabando con la productividad nacional; ah! y si no se paga, EXPROPIAR ES ROBAR. ¿A CUANTOS EXPROPIADOS VENEZOLANOS SE LES HA PAGADO? O usted cree que hay democracia con tanta institución ¨correveidile¨. No existe democracia donde se destruyen las instituciones y la productividad de manera estratégica para permanecer en el poder forever, como el maestro de maestro de dictadores, Fidel Castro. Y mucho menos cuando a esa misma dictadura, se le entrega el control de la propiedad de los venezolanos, la seguridad, el petróleo (las malas lenguas dicen que como Cuba país exportador de nuestro petróleo, debería ser miembro de la OPEP). Y OJALÁ NO LLEVEN EL ORO A LAS VACÍAS ARCAS DEL TESORO CUBANO. O sea, “democracia” sin soberanía… como si esto fuera un Vichy tropical, con Pétain y todo.

Por eso, los venezolanos le estamos encomendando a Capriles… rescatar la democracia, DESDE KINDER. Y le hemos dado tanta prioridad al asunto, que nos hemos constituido en una férrea e indestructible unidad, cuya primera gran manifestación electoral fueron los dolorosos (para la ¨revolución¨ que definitivamente se atragantó) tres millones de votos, preámbulo del gran triunfo democrático del 7 de octubre.

Por ello, los primeros aspectos del programa de gobierno de Henrique Capriles Radonsky, se caen de maduros. Son UN CLAMOR NACIONAL: reunir el alma dividida de los venezolanos, respetar la disidencia, recobrar la majestad presidencial, resucitar la autonomía de las instituciones, abrir Miraflores a todo el abanico ideológico nacional, ídem el canal ocho y todos los medios del Estado, hacer equipos con todos los gobernadores y alcaldes para resolver los problemas del engañado pueblo. O sea… RESPETAR, RESPETAR Y RESPETAR A LA DISIDENCIA… COMO EN TODA DEMOCRACIA. Cualquier desprevenido chileno, o argentino, o colombiano se sorprendería al observar que tenemos como programa de gobierno, acciones que ellos completaron hace décadas. Es que volvemos al kindergarten de la democracia.

En cuanto a la parte económica del clamor nacional, el futuro Presidente deberá enviar mensajes que restablezcan confianza en la economía, respetar la propiedad privada tal como lo establece la Constitución, aplicar profundas reformas (Reingeniería) al Estado venezolano, descentralizar la gestión de gobierno, rescatar PDVSA, las empresas de Guayana, las empresas eléctricas, el sistema hospitalario y de salud, la educación, la ahuecada infraestructura, construir viviendas para acabar con la creciente ranchificación.

Todo ello requiere de estrategias adecuadas, concurso de los más capaces, de tumbar el demodé paradigma que si los negocios son estratégicos los debe manejar el Estado, y LLAMAR TONELADAS DE INVERSIONISTAS NACIONALES Y EXTRANJEROS. Nada nuevo bajo el sol, como hace cualquier democracia latinoamericana que se preocupe por mejorar la calidad de vida de su gente, y no de mantenerse en el poder a costo del hambre del pueblo.

Todo un intenso clamor. Largo, porque la destrucción del país ha sido infinita. Profundo, porque han llegado a los tuétanos del alma nacional. Somos un corazón partío, como la canción. Si queremos parar esta destrucción estratégica tenemos una gran oportunidad el 7 de octubre.

Es imperativo que hagamos las cosas de manera diferente para lograr resultados diferentes. De cada uno de nosotros depende. Pilas y guáramo son nuestras primeras necesidades. Todos con Capriles, hasta la victoria… octubre.

jueves, 9 de febrero de 2012

12 F: DEMOCRACIA CON GUÁRAMO

Rafael Gallegos Blog núm.35

La Historia militarista que hemos padecido, pretende indicarnos que la “valentía” está del lado de los guerrilleros, de los golpistas o simplemente, de los quema carros. Esa misma historia predica que los patriotas de la gesta independentista y años subsiguientes fueron los militares y se olvida del rol fundamental que jugaron Juan Germán Roscio, Cristóbal Mendoza, Fermín Toro, Santos Michelena, José María Vargas y toneladas de civilistas valiosos. Y adrede, se empeña en recordarnos más al Bolívar militar, que al político fundador de países.

Y así, hemos sido una nación gobernada por militares durante 129 de los 182 años transcurridos desde la separación de Colombia. Venezuela fue gobernada los primeros 45 años del siglo XX por militares, hasta el advenimiento de Rómulo Betancourt. Al final de ese siglo los militares totalizaron 58 años gobernando. Triste y subdesarrollado record; pero aunque usted no lo crea, mejor que en siglo XIX a partir de 1.830, cuando con la excepción de Vargas, Rojas Paúl y Andueza, nos presidieron puros generales. Como al personaje de Rómulo Gallegos, le ponían al hijo varón un machete debajo del brazo para que llegara a Presidente de la República. Y del siglo XXI… ni hablar. ¿Algún país desarrollado se acercará a este triste record? Ni lo dude…NO. Este record sólo se compara con los países más atrasados del planeta.
Sin embargo, la historia nos demuestra que hay que tener más guáramo para implantar y sostener la democracia. Que es más valiente el torturado que el torturador. Como la lección de valentía dieron los imberbes seminaristas y universitarios que el 12 DE FEBRERO de 1812 enfrentaron al terrible Boves en La Victoria. O la lección de guáramo que dieron los jóvenes de la gloriosa generación del 28, que ofrendaron su vida por la democracia, ante el retrógrado dictador Gómez. Les cambiaron la comodidad de sus hogares por La Rotunda, Palenque, Puerto Cabello y tanto sitio de horror. O por hambrientos exilios. Por cierto, nuevamente recomiendo la lectura de “Memorias de un Venezolano de la decadencia” del gran José Rafael Pocaterra, a quien por un lapsus, no le otorgué la autoría del libro en la columna anterior. Allí se verá el guáramo de los que defendieron la democracia contra Castro y Gómez. También dieron lección de valentía los patriotas que enfrentaron la dictadura militar de Pérez Jiménez. Guasina, Sacupana, SN. Torturados, muertos, exiliados… por defender la democracia.

Luego Betancourt, Carlos Andrés Pérez, Villaba, Caldera, Prieto, Leoni y otros demócratas, demostraron su guáramo al derrotar la subversión comunista y totalitaria encabezada por Fidel Castro. EL COMUNISMO NO PASARÁ, dijo el valiente pueblo venezolano. Y se implantó la democracia. A punta de guáramo sacaron a Castro y sus acólitos de Venezuela.

Porque para defender la democracia, se requiere valentía. En las autocracias para ir a votar, hay que vencer el miedo. Y estar convencidos, como cuando la candidatura del prócer civil Jóvito Villalba: “votos sí, balas no”.

Y la Gente del Petróleo (a mucha honra) ha dado lecciones de valentía, sobre todos esas mujeres de guáramo infinito expulsadas a planazos de sus casas en Los Semerucos y otros campos petroleros. Más valientes que los militares que las reprimieron. Valientes también, los jóvenes que a raíz del cierre de RCTV colmaron la calle para no abandonarla y que el 12F pronostico, saldrán a votar masivamente para defender la democracia.

Ojo, también hay militares civilistas como Larrazábal, o los legendarios Mario Vargas, Droz Blanco, los militares que lucharon contra Pérez Jiménez, quien seguramente se llenaba la bocota ante sus íntimos y adulantes jactándose en el mejor estilo “revolucionario”: la fuerza armada es perejimenizta. Militares civilistas como los que defendieron la democracia contra la funesta guerrilla de los sesenta. O los que defendieron la democracia contra las intentonas de 1992.

¿QUIÉN DIJO MIEDO?

La cólera arde y el miedo… se quema en la cólera. El pueblo emerge indignado contra tanta desfachatez. PDVSA prequebrada, las empresas básicas de Guayana casi desaparecidas, la agricultura por la mitad, las industrias ídem, las instituciones mediatizadas, el alma nacional dividida, la propiedad privada diezmada, la inflación más alta de América, la violencia multiplicada n veces… ¿ ese es el programa de gobierno de la “revolución”? Y así, ¿pretenden ganar las elecciones? Como decía mi padre, en lugar de votos deberían pedir perdón. Y ahora… pretenden inyectar miedo.

El 12F aflorará un pueblo con guáramo, ávido de justicia, de libertad, cansado de tanto atentado contra el futuro. El preámbulo de la valiente rebelión civil del 7 de octubre. Y es que ante este nefasto cuadro, los venezolanos tendríamos que ser masoquistas para no votar por el candidato unitario que, bañado de masas, emergerá el 12F.

jueves, 2 de febrero de 2012

VENEZUELA EMBARAZADA

Rafael Gallegos Blog núm.34

A riesgo de parecer un tanto cursi, pensamos que Venezuela tiene una barrigota, Que es cuestión de pocos meses el parto de una nueva era. El que tenga ojos que vea. Pronto romperá fuentes. Es que las sociedades, como los seres vivos, nacen, crecen, se reproducen y mueren. Hoy, nos toca reproducirnos. Y no es la primera vez que la patria alumbra. Tiene los mismos síntomas que en 1810 o 1958. Fechas de enfrentamientos triunfantes contra las autocracias.

¿Y cuáles son los síntomas? Nada nuevo, lo mismo de siempre. Autocracias fracasadas cuyo logro más grande es verse el ombligo. Cansancio de la gente común, o sea usted y yo, ante tanto abuso gubernamental. Fracaso continuado del gobierno. Y sobre todo GOBIERNOS COMIÉNDOSE LA FLECHA DE LA HISTORIA.

Veamos; en 1810 los pobladores de la Capitanía General de Venezuela vivían mayormente del contrabando. Era la respuesta a la atrasada España por su monopolio comercial. Y Venezuela era una de las provincias más pobres. La población diezmada por la mala alimentación y enfermedades endémicas como el paludismo. Los vientos de las modernas concepciones de la Revolución Francesa ya refrescaban los rostros de los más avanzados. Democracia, igualdad, libre comercio. EL ABSOLUTISMO ESPAÑOL SE COMÍA LA FLECHA DE LA HISTORIA. Venezuela quedó embarazada por tanto anacronismo y disfuncionalidad. Y alumbró una nueva era: la Independencia.

En 1958, los síntomas fueron parecidos. La dictadura constructora y represiva de Pérez Jiménez se agotaba. Los crecientes endeudamiento e iliquidez, atentaban contra su sostenibilidad. La situación económica vislumbraba el acabose del pleno empleo de los años cincuenta. La represión aterraba al pueblo. Por cualquier cosa se podía aterrizar en los tenebrosos sótanos de la Seguridad Nacional. Pero miedo se fue transformando en cólera… la cercanía del glorioso 23 de enero fue haciendo realidad el poema: “y mi cólera arde y el miedo se me quema en la cólera”. El fraude continuado del las elecciones de 1952 y el plebiscito de 1957, ya no rendía dividendos. Odría, Perón, Rojas Pinilla, los militarotes latinoamericanos, se tambaleaban hasta el derrumbe. Caían como barajitas en América Latina. Pérez Jiménez fue la antesala de Chapita y de Batista. Ya las dictaduras SE COMÍAN LA FLECHA DE LA HISTORIA. Venezuela alumbró otra nueva era: la Democracia.

SÍNTOMAS DEL PARTO 2012

Hoy, luego de trece años de decadencia (hará falta algún Mariano Picón Salas que escriba “Memorias de otro venezolano de la decadencia”) los síntomas de parto son más que evidentes. La agricultura, la industria, el petróleo, parecen haber sido cortadas por un rasero hasta la mitad. O sea… improductividad, desempleo, marasmo y hambre. Si hacemos las proyecciones para el 2020, reflejaremos un erial. De la dependencia de las instituciones, ni hablar. De la pobreza disminuida... sí como no, ahora resulta que los venezolanos somos los ricos más suigeneris del mundo: sin casa, sin empleo, sin seguridad, sin hospitales. La envidia de un sueco. ¿Saben por dónde ven los suecos la pobreza? Por el cable. ¿Y nosotros?... levante la vista al majestuoso Guaraira Repano. Mientras el mundo avanza hacia el capitalismo con políticas sociales, Venezuela lo hace hacia el fracasado modelo cubano. Mientras el civilismo avanza en los países exitosos, nos quieren vender el cuento cívico-militar. ESTE GOBIERNO, más que los españoles de la Colonia o que el Pérez Jiménez de la internacional de los sables… SE COME LA FLECHA DE LA HISTORIA.

Más síntomas: ¿quién puede negar la generación de venezolanos honestos y preparados, listos para tomar las riendas de la patria? Cualquiera de los precandidatos opositores tiene un curriculum (estudios y experiencia) infinitamente superior al del presidente en 1.998. La UNIDAD es otro síntoma, rafleja la toma de conciencia de la imperiosa necesidad de los venezolanos para trabajar unidos. Y la decisión irreversible de este pueblo, que ya quemó el miedo en la cólera, acelera el parto.
Venezuela está nuevamente embarazada. Ayudemos a parir la nueva era: LA DEL DESARROLLO EN DEMOCRACIA. Libertad, estrategia de desarrollo, pobreza cero, separación de poderes, elecciones limpias, propiedad privada, respeto al adversario… he ahí en pocas palabras, todo un programa de gobierno para entrar por fin, al siglo XXI. Siempre vamos atrasados; Picón Salas dijo que el siglo XX venezolano comenzó en 1936, a la muerte de Gómez. Pero como en la ranchera: no hay que llegar primero, hay que saber llegar.

María Corina, Arria, Pérez, Capriles, Medina. Quien gane estará bañado de multitudes y llevará la bandera hacia un siglo XXI marcado por la calidad de vida.

A votar TODOS el 12 de febrero. Ayudar a nacer al niño, es un deber patriótico.