martes, 27 de noviembre de 2012

VIVA EL CAPITALISMO


                                             

Rafael Gallegos                                                                           Blog. Núm. 76

Llegó la hora de definiciones. O somos comunistas, o somos capitalistas. No hay lugar para medias tintas, ni se acepta guabineo. O se está embarazado o no se está. Nadie está medio embarazado. Y créalo, Venezuela está preñada de totalitarismo. Es imperativo tomar posición.

O estamos con esta destrucción adrede de instituciones, petrolera, básicas de Guayana, industrias, agro y sobre todo del alma nacional, a objeto de mantener un mesías en el poder para toda la vida… o estamos plenamente identificados con la  con la reconstrucción de Venezuela.

Si usted está de acuerdo con el exprópiese, considera a los empresarios una guarida de Alí Babá, no cree en el mercado ni en la propiedad privada, pero sí cree en los presidentes forever y en las comunas, no lo dude, usted es comunista. O sea, apoya el régimen totalitario cubano, pana y modelo de esta “revolución” y el país más igualitario (por abajo) y reprimido (por todos lados), de América.

Pero si usted cree en el libre mercado y en la empresa privada, no lo dude, usted es capitalista. Así, sin apellidos. No se deje embaucar por los demagogos, capitalista.

Sé que no es fácil decir esto en un país donde desde el final de la Guerra Federal, nadie quiere ser tildado de conservador. Liberal era Guzmán Blanco y liberal el Linares Alcántara que le tumbó las estatuas, bautizadas por el pueblo como manganzón y saludante. Tan liberal era Andueza Palacios tratando de reformar la Constitución para quedarse cuatro años, como Joaquín Crespo, que lo sacó por abusador… y sin que le quedara nada por dentro, se quedó seis años. Enemigos jurados; pero eso sí… todos liberales. Ser conservador, era una raya.

Y en el siglo XX, nadie ha querido ser de derecha. Todo político que se precie es de izquierda, o de centro izquierda, o de izquierda radical, de izquierda cristiana, de izquierda protestante, o de izquierda light…

Nuestra historia nos ha inculcado que los de izquierda son de buenas intenciones y los de derecha, los malos de la película, que buscan enriquecerse a costa de los obreros y campesinos explotados.

Hemos oscilado entre el simplismo de una avara derecha tipo Rico Mc Pato, y una maravillosa izquierda tipo Robin Hood. Mitos útiles para un parabrisas: izquierda derecha, derecha, izquierda. Pero Venezuela es algo más complejo: un país que requiere estrategias, y no intenciones,  para acabar con tanta injusticia.

Y con esas intenciones tan maravillosas como inoperantes, esta “revolución” nos ha empedrado el camino del infierno. Que vamos llegando. ¿No siente el calorcito?

Buenas intenciones izquierdosas, como las del comunista Stalin, que mató millones de rusos en sus purgas y en su colectivización.  O como las de Mao, que con su Gran Salto Adelante (comunas en 1957), provocó la muerte por hambre de millones de chinos. ¿Ese esto lo que usted  quiere para Venezuela?

¿No?, entonces no lo dude, usted no es comunista. Es capitalista, porque no hay más. Comunismo…o capitalismo.

Y claro, no todos los capitalismos son iguales. Pero en todos se  respeta la propiedad privada y el libre mercado. A estos factores hay que moldearle el país que queremos: agregar  las estrategias de desarrollo y políticas   sociales dirigidas a acabar   con la pobreza y no a maquillarla con fines publicitarios.  Políticas que redunden en hambre cero, educación, hospitales, empleos. Ah! Y todo en un marco de libertades, respeto al ciudadano, elecciones limpias, alternabilidad… democracia.

Eso es capitalismo. El que queremos, como el de Chile, Japón, Costa Rica, Estados Unidos, Canadá, Finlandia, Holanda, Noruega… todos son capitalistas, democráticos y por ende… prósperos.

En todos hay gente que todos los días sale de la pobreza. No como en este régimen, donde se sale de la pobreza solo por la vía estadística, porque en la realidad, siguen los ranchos, la violencia, las malas escuelas, la insalubridad, los apagones.

En todos esos países hay una clase media dotada de herramientas para mantener su condición. Contrario a la de este socialismo (o comunismo en ciernes), agobiada por la inflación, la expropiación, el cierre de empresas que generan buenos empleos, el ahogamiento financiero de las universidades autónomas.

Y el único antídoto contra este comunismo, es el capitalismo moderno y democrático. Como el de los países prósperos. Ya está bueno que este régimen se copie de Cuba, el peor alumno del salón.

Todas las sociedades exitosas del mundo son capitalistas. No hay países prósperos sin empresas prósperas, ni uno solo… cuente.

En todos los países comunistas, lo que hay es hambre y represión. Entonces, ¿capitalismo o comunismo?  Siéntase orgulloso de ser capitalista. Es el único antídoto contra esta barbarie que nos quieren inocular.

 

 

  

miércoles, 21 de noviembre de 2012

LLEGÓ EL LOBO ROJO

                                            
 

Rafael Gallegos                                                                           Blog. Núm. 75

 

Viene el lobo, viene el lobo, dijimos por años. Y ahora, ¿quién lo duda?, llegó. El lobo rojo está cómodamente instalado en la poltrona más sabrosa de la sala de su casa. Déjese de inocentadas y no lo confunda por su rojo rojito con la caperucita, y menos con el mismísimo San Nicolás. El lobo del comunismo llegó. Y créame, no hay lobo bueno.

Venezuela se puede convertir en el primer país comunista por elección popular. Qué vergüenza.

La primera fase del comunismo es la destrucción de todo lo existente. Una plana que han seguido todos los comunismos que en el mundo han sido.

Como el ruso, que  comenzó asesinando a tiros al zar y su familia, y con  un Lenin, que por cierto a punta de  exprópiese, acabó con la propiedad privada  y también arrasó con la libertad. Mediante la excusa de destruir al capitalismo, destruyeron a Rusia. Oprimieron al pueblo ruso y tuvieron el tupé de bautizar ese totalitarismo con el nombre de dictadura del proletariado. O sea, acabaron con el pueblo en el nombre del pueblo.

El comunismo cubano ha sido igual. Con la misma excusa de destruir al capitalismo, destruyeron a Cuba. Para lograr la soberanía alimentaria, otra coincidencia más, destruyeron las haciendas… y se quedaron sin comida. Le juraron al pueblo cubano que iban a llegar a 10 millones de toneladas de azúcar y cincuenta años después, van por… una. Fusilaron (asesinaron) miles de cubanos en nombre de la revolución, llenaron las cárceles de disidentes y acabaron con la libertad de expresión.  Y pensar que ese es el modelo que nos quieren vender.

Por cierto, toda la admiración del mundo a la bloguera cubana J. Sánchez, en su valentía habita la esencia del pueblo cubano.

Luego, la revolución cubana le cambió a los rusos, soberanía por comida. Se dieron cuenta de su error, encontraron a  Venezuela que les da dólares, comida, petróleo y soberanía, no sabemos a cambio de qué. Todos los días sale un país bobo a la calle y el que lo agarre es de él- cuentan que dijo Fidel.

El modelo venezolano hacia el comunismo también comenzó destruyendo. La producción, las instituciones, la clase media, las carreteras, los hospitales… la democracia. Un plan de destrucción nacional. Destruyen el futuro del pueblo en el nombre del pueblo.

Hoy, a esa destrucción la llaman desabaratamiento. Por ello quieren desbaratar las gobernaciones y las alcaldías. “El mejor gobernador será el que más desbarate la gobernación” dijo un filósofo de esta “revolución”. Algo así como si un carnicero les dijera a los empleados que el mejor carnicero será el que mejor desbarate la carnicería. Bajo esa óptica, no dudo que Chávez es el mejor presidente que ha tenido Venezuela. Nadie, y no lo dude, ha desbaratado tanto a Venezuela como él. Ni la Guerra Federal, dicen los deslenguados.

No se quede como un bobo viendo al lobo. Imite a la Caperucita y busque a un leñador, o tópese con él… porque ya se tragó a la abuelita.

MURO DE CONTENCIÓN

Nuestro leñador es la unidad, la estrategia y  las pilas y el guáramo, que son nuestras primeras necesidades.

Para  rescatar a Venezuela  tenemos que formar un muro de contención. Como el  de Berlín, pero un muro de la Libertad. O como la muralla china, para protegernos de tanta barbarie que nos amenaza.  

Y las piedras de ese muro deben ser nuestras acciones en cada etapa.

En esta etapa corresponde votar masivamente el 16 D. Dejar de darnos lástima y salir a defender nuestros gobernadores democráticos. Podemos ganar en todo el eje norte y en Bolívar y en los andes. Y  así, damos un durísimo golpe a las intenciones comunistas.

La siguiente etapa es la elección del nuevo CNE en abril del 2013. No pueden escoger a los rectores sin los votos de los diputados democráticos, o sea…

Luego, hay que prepararse para algún imprevisto. En política no hay nada escrito. La enfermedad del Presidente, seguirá jugando mientras habite el reino de la incertidumbre.

La defensa de Venezuela sigue en pie. Perdimos las elecciones y hasta lloramos; pero con lágrimas que copulan la tierra y se transforman en lucha. Hay que decir y hacer  como el afiebrado y hambriento Bolívar de Pativilca: triunfar… y a la larga, triunfó.

Somos el muro de contención que impide que el comunismo haga tierra arrasada como en Cuba, Corea del Norte o Camboya.

Pilas y guáramo son nuestras primeras necesidades. Si llegó el lobo, eso es problema de él. Nosotros, no somos ovejas.

PD: Gracias a todos lo que nos expresaron su cariño y solidaridad en los difíciles momentos de la muerte de mi mamá.

Amantísima madre y luchadora insigne. Vivió con mi padre el exilio perejimenista y conmigo, este incilio chavista.  

Siempre estará en nosotros.

 

viernes, 9 de noviembre de 2012

COMUNAS: ATOMIZA Y REINARÁS



                                



Rafael Gallegos                                                                           Blog. Núm. 74

Con las comunas siguen la sugerencia  de Maquiavelo: divide y vencerás. Es más, la profundizan. Dividen la división… hasta atomizar al país. Todo para cumplir con el único desiderátum de esta “revolución”: gobernar para toda la vida. Sí, como la Cuba comunista. O como quisieron hacer los soviéticos y los chinos cuando eran comunistas, o Hitler con sus mil años que sólo fueron trece. Nada nuevo bajo el sol. 

Pretenden hacer como Picasso con su arte abstracto. Primero dividió las figuras en cubos y vino el cubismo. Luego, dividió los cubos y surgió el poco de rayas y colores que denominaron arte abstracto. Y llegamos al kid del asunto, nos quieren vender una democracia abstracta.

Nuestros prospectos de picasso ya comenzaron a desbaratar.El desbarate comenzó por el corazón partío,la exclusión, las listas fascistas, la licuefacción de poderes. Desbarataron la agricultura, la  industria, PDVSA, la CVG. Ahora además de gasolina, importamos… aluminio. Y no darles vergüenza.

La idea es que todos seamos más pobres y dependamos del gobierno hasta para comer. Fidel fue el gran desbaratador de su comarca, y miren donde está Cuba. 

Ahora vanpor las alcaldías y las gobernaciones. El mejor gobernador será el que desbarate más rápido la gobernación, dijo uno de los filósofos de la destrucción nacional.

Comenzaron con los consejos comunales, donde usted puede participar y la aprobación de la existencia del consejo y el dinero para los proyectos, depende por ley, de Miraflores. O sea…forget, si es opositor.

Pero si usted es chavista, le dan real y lo meten a banquero (comunal). Lo meten también a constructor,así nunca haya frisado una pared. Cero productividad.  

Lo importante para la “revolución” es reorientar la plata de las alcaldías y gobernaciones, hacia  los consejos comunales, desbaratando aquellas. O sea, la ledezmización nacional.

Luego, a los consejos los agrupan en comunas. Y ahí  viene lo bueno. Llenan las comunas de empresassocialistas, donde todos son dueños de todo; pero en el fondo como el puma, dueños de nada. Porque la meta es implantar el comunismo y acabar con la propiedad privada de los medios de producción. Es decir, con las  empresas privadas.Triste; mientras la historia nos demuestra hasta la saciedad que la productividad es la clave de la calidad de vida de los pueblos, la “revolución”, promueve la improductividad. 

Y disimula con la renta petrolera. Esa película ya la hemos visto, claro no censura D como ahora; pero cuando se acaba la cuantía de la renta… llegan los paquetes y el hambre.
Y todo en línea con el desiderátum: permanecer para siempre en el poder. Como  en las fracasadas comunas rusas, cubanas, chinas y camboyanas…  cocteles de hambre con dictadores.

Luego las comunas, hacen su Parlamento Comunal, desbaratadoras de la Asamblea Nacional. Ledezmización… legislativa. Y todo el poder para Miraflores.

Y retrocediendo más atrás del  18 de octubre de 1945, tendremos selecciones (ojo: no elecciones) de primer grado para los Consejos Comunales, de segundo grado para las comunas y de tercer grado para el Parlamento Comunal. 

Y todo por ley, dirigido tirititéscamente, desde Miraflores. Atomiza y vencerás. 
Y cuando elijamos diputados, gobernadores y alcaldes ledezmizados, será para complacer las galerías internacionales.  Escoja el color de su jarrón chino.

Todo en medio de una democracia aparente:apariencia de elecciones,con árbitro jugando a favor del gobierno y  pingue ventajismo. Es imperativo preguntarse: ¿sin ventajismo… hubiera ganado Capriles? Yo creo que sí…

Apariencia de independencia de poderes en medio de una gran licuefacción  (jugo, zumo, hugo).

Apariencia de libertad de expresión, mientras se cierran RCTV y las radios “democratizadas”, y no se les dan cuñas del estado a los medios privados que no comulgan con el gobierno y se abusa utilizando los medios del estado para insultar a los que no están de acuerdo.

Apariencia de respeto al ciudadano en medio de listas fascistas, persecución laboral, expropiaciones a discreción, presos políticos, exiliados, inciliados, invasiones. 

Como dice la salsa, Apariencias. Las comunas han fracasado en todas partes. Puro Trucutrú. Como usar victrolas  en la era de IPhone.

A estas alturas nos vienen con camisas de bacterias, pantalones tubitos y medias tobilleras. Puro demodé. El comunismo es como los dinosaurios, no regresa. Quedó ante la historia como una excusa para implantar totalitarismos.

Desbaratan a Venezuela para permanecer en el poder. El totalitario proyecto de comunas recuerda el pasaje de Salomón, donde la madre falsa prefería matar al hijo que quedarse sin él.