viernes, 27 de abril de 2012

EL REINO DE LA INCERTIDUMBRE

Rafael Gallegos Blog núm.46

La literatura latinoamericana asombró al mundo con aquello del realismo mágico. O sea, una realidad aderezada por las leyes de la magia. Podía suceder cualquier cosa y ser rigurosamente cierto. Como cuando Dolores la bella, transparentada,  voló al cielo impulsada por el  aleteo de unas sábanas. O cuando el Mackandal de “El Reino de este mundo” se transformó en mariposa y sólo lo podían observar los esclavos, o los iniciados en el vudú. O cuando Presentación Campos, de Las “Lanzas coloradas”, a punta de resentimiento, se transformó y mató a sus antiguas amas blancas. 

El éxito de esta literatura obedece a que los latinoamericanos somos seres acostumbrados a vivir con un gigantesco toque de irrealidad. En un mundo donde lo probable o lo improbable es sustituido por la incertidumbre. Un mundo donde los milagros de última hora pueden transformarlo todo. Hasta lograr la salvación del alma, luego de una vida llena de desatinos, si nos arrepentimos.  

Tal vez ello sea reflejo del  arrebatón que nuestros abuelos españoles les hicieron a nuestros abuelos indígenas. Los apartaron de sus familias y les pedían productividad en las haciendas. El indio dijo sí y hacía que trabajaba, lo que no importaba mucho, porque el encomendero… hacía que le pagaba. La propia comedia de las equivocaciones. La flojera fue la venganza del indio. 

Bajo amenazas de los eternos fuegos del infierno, los bautizaban y ellos decían amén mientras seguían adorando a sus viejos ídolos. 

La igualdad prehispánica desaparecía y quedaba supeditada a una sociedad  dividida, cual guacamayas, por colores. Así éramos españoles blancos, mestizos beiges, indios marrones... 

… y luego los negros, recogidos a la fuerza en sus patrias africanas y amontonados en barcos – deberían pagarnos regalías a sus descendientes por el invento de la sardina en lata- para ser vendidos como esclavos de acuerdo a su tamaño, sus dientes, su edad, su fuerza… Ah! y nada valía más que una negra virgen.

LA MAGIA DE LAS REVOLUCIONES

Así nos transformamos en pueblos amantes de las “revoluciones”. Como la famosa marca ACME del correcaminos, todo movimiento político que se respetara había que “marcarlo” revolución. No importaba que no aportara soluciones. Sólo que luchara contra la injusticia. Tipo Robin Hood, repartir lo de los ricos entre los pobres. ¿Y después qué? … Dios proveerá.

Como la de Revolución de Boves, que encantó a la mayoría de los venezolanos, que lo seguimos como a ningún otro caudillo. Si no hubiera muerto en Urica habría  sido Presidente de la República, o Rey, e institucionalizado el resentimiento, las violaciones, las decapitaciones, las invasiones a las haciendas de la época.  

Luego la  Revolución Federal de Zamora, que en nombre de la igualdad quemó tres veces Barinas; la Revolución Azul de Guzmán Blanco, autócrata adueñado del país por casi veinte años; la Revolución Legalista de Crespo, para sacar al continuista Andueza  que quería quedarse cuatro años y él… se quedó seis; la Revolución Restauradora de Castro, que no restauró nada; la  Revolución Rehabilitadora de Gómez, 27 años de represión; la Revolución de Octubre de la increíble alianza Betancourt-Pérez Jiménez; hasta llegar a … la Bolivariana. ¡Cómo nos gusta una revolución!

Acabemos con la injusticia – grita el vulgo.  ¿Y cómo implantamos la justicia? – pregunta un desadaptado. No preguntes tonterías... abajo la injusticia, que viva el mesías. Tengo hambre… siguen diciendo los niños de todas las épocas, mientras los mesías, invariablemente se transforman en falsos profetas.

Pero ninguna revolución ha destruido al país de manera tan estratégica como la que padecemos. La industria petrolera, la del hierro, del aluminio. El alma nacional, con su corazón “partío”. Las zonas industriales de Aragua, Carabobo o Guayana. Puro erial. La agricultura… cuatro millones de hectáreas  invadidas y amontonadas. O la licuefacción de las instituciones  (al son cubano de  jugo, zumo, hugo). Puro copiar el paraíso socialista cubano… que dicen los deslenguados que tiene prohibidos los  astilleros, porque con tanto barco, se fugaría… hasta Raúl.  

¿Nos habremos acostumbrado a la incertidumbre? ¿A estar adivinando las características de la enfermedad del Presidente? ¿A tolerar la pobreza de un gobierno que sólo insulta y NO OFRECE UNA SOLA IDEA PARA SUPERAR ESTA   CRISIS? ¿Alguien puede asegurar que Cuba y Venezuela son dos estados independientes? ¿Quién será el candidato del gobierno? ¿Cuándo llegue el lobo, que llegará, alguien preguntará bobamente si había lobo?

Nos hemos convertido en la república de los rumores en plena era de la información. En nuestras manos está entrar en el siglo XXI al superar la autocracia, tal  como entramos al siglo XX, al final de Gómez. Sin demagogia, con solidaridad, democracia y productividad. HAY UN CAMINO. Usted escoge. Ah! y… abajo los chimes.

jueves, 19 de abril de 2012

UN GRAN ACUERDO PETROLERO

Rafael Gallegos Blog núm.45

¿Excremento del diablo, o pivote del desarrollo? Como en la cuña “la deuda o las lolas”, de nosotros depende: excremento o pivote. Llegó la hora de hacernos servir del petróleo, en lugar de sufrir sus consecuencias. El efecto de la industria petrolera en Venezuela, depende del uso que de él hagamos. El petróleo no es riqueza. Apenas significa dólares, que mal administrados se convierten en pobreza, paquetes económicos y deudas impagables. Y Venezuela lo sabe.

Como en boom de los años setenta, cuando nuestra portentosa improductividad, no nos impedía pasear por el mundo con un poder adquisitivo digno de los suecos, que hizo que calzara perfectamente aquello de la Tribu Tabarato. O estos desfachatados años de super boom, cuando la “revolución” ha utilizado UN MILLÓN DE MILLONES DE DÓLARES para degradarnos. Un país con el “corazón partío”, la mayor inflación y el menor crecimiento de América. Puro Sadim (Midas al revés).

Crisis de abundancia y crisis de escasez, con los mismos nefastos resultados. NUESTRA CRISIS ES, DE GERENCIA. O gerenciamos o erramos. Y con este monumental CERO EN GERENCIA que nos caracteriza…

LA HORA DE PENSAR EN PETRÓLEO

Muchos venezolanos han asomado interesantes ideas acerca del tema, que han girado en torno a 1.- EFICIENCIA DE LA INDUSTRIA. 2.- DISTRIBUCIÓN DE LA RENTA Y 3.- ESTADO CAPAZ DE GENERAR PROPERIDAD. Un TRÍPODE PETROLERO. Si falla una de sus tres patas… no se logrará transformar el petróleo en pivote del futuro.

En cuanto a LA EFICIENCIA DE LA INDUSTRIA, las ideas van desde mantener el control estatal del negocio hasta dividir las zonas petroleras en cuadritos para los mejores ofertantes. Es sabido que el control estatal ha devenido en Petroestado, que otorga infinito poder al Presidente y a la larga genera Mesías. Sin embargo, hay que diferenciar entre la dinámica llena de logros PDVSA, hasta la llegada de la “revolución”… y la de los últimos trece años, cuyo Plan parece llamarse Derrame Petrolero, vistos los resultados en los ríos, y tanta flacidez.

El mal uso dado a la estatización, no implica que haya que regresar a 1974. Si el negocio no lo controlamos los venezolanos, créalo, lo controlarán los extranjeros. Además, en la industria pre PDVSA, la planificación, el mercadeo, las estrategias, las políticas sociales y otros aspectos, los controlaban desde afuera. Nuestro principal recurso, se manejaba desde los centros de poder mundiales. La nacionalización evolucionó a la industria, desde una “saca tubos” hasta un emporio energético. Entre los logros de la nacionalización está el Cambio de Patrón de Refinación, la Internacionalización, el Intevep, el CIED, que difícilmente tendrían prioridad en un régimen concesionario puro.

Por otra parte, URGE CAMBIAR ESTATIZACIÓN POR NACIONALIZACIÓN. La dirección de la industria debe normarse con MÚLTIPLE REPRESENTACIÓN, Estado, empresarios, academias, sindicatos, comunidad. SI EL PETRÓLEO ES DE TODOS, HAY QUE DIRIGIRLO ENTRE TODOS. Hace falta un Ministerio para las políticas, una Agencia de Energía para otorgar permisos a las inversiones privadas (por ejemplo, en campos inactivos, campos marginales, faja, refinerías, y un largo etc.) y un Holding que gerencie la operación de manera sistémica. Es decir: HAY QUE ATRAER Y ORIENTAR CUANTIOSAS INVERSIONES, QUE TRANSFORMEN LA INDUSTRIA PETROLERA EN CALIDAD DE VIDA

Referente a la DISTRIBUCIÓN DE LA RENTA, los pensadores petroleros han emitido rica diversidad de opiniones. Desde dejarla como hasta ahora… hasta meterla en un “pote” para decidir al respecto. El principio fundamental es hacer que LA RENTA SE TRANSFORME EN CALIDAD DE VIDA. Se han asomado ideas interesantes, como usarla sólo en proyectos de inversión, descentralizarla hasta nivel regional, local y comunitario, distribuirla directamente a los venezolanos, hacer fondos para el futuro. Otros piensan en reorientar o redefinir el ISLR, las regalías y los dividendos.

Para transformar la renta petrolera en riqueza, es imperativo EL ESTADO CAPAZ DE GENERAR PROSPERIDAD. En pocas palabras, el próximo gobierno debe decretar REINGENIERÍA para el Estado Venezolano. Cambios radicales para lograr resultados espectaculares.

Y además, es necesario crear UNA EFICIENTE INDUSTRIA CONEXA que dinamice la economía.

Eficiencia, Renta y Estado, parámetros que debemos abordar estratégicamente, si queremos que el petróleo se transforme en catalizador de calidad de vida sustentable y no siga siendo en pan para hoy y hambre para mañana. UN GRAN ACUERDO PETROLERO ORIENTADO A ACABAR CON LA POBREZA, es imperativo si no queremos, seguir de boom en boom y de mesías en mesías. En el fondo lo importante no es el modelo, SINO QUE SEA COHERENTE. Como dijo Oscar Wilde, lo importante de un libro no es lo que dice, SINO QUE ESTÉ BIEN ESCRITO. Ah! y no olvidemos que esta puede ser, ahora sí, nuestra última oportunidad.

jueves, 12 de abril de 2012

LA HORA DE LAS TRANSICIONES ES YA

Rafael Gallegos Blog núm.44

Ya empezó la transición. Y no queremos darnos cuenta. Las expectativas electorales y la enfermedad del presidente, así lo indican. El hecho de que éste sea o no candidato presidencial, no cambia el escenario. Este régimen demodé, se atraganta comiéndose la flecha de la historia. ¿Trucutrú en pleno siglo XXI? DENTRO DE UN AÑO, NADA SERÁ IGUAL. Y para que la transición sea hacia la democracia y la prosperidad, y no hacia el caos, sólo nos queda un camino: el diálogo. O dialogamos, o nos matamos… créalo y preocúpese. Estamos hablando de la única “democracia” del mundo donde el gobierno no le habla a la oposición. Y la insulta. El único país “democrático” donde… el Presidente de la República… le dice cochino al candidato opositor, o los jueces dicen uh ah, y los medios de comunicación del estado, son del partido. No lo dude, este es el gobierno “democrático” más excluyente de la historia. Democracia fatua. Es decir… autoritarismo.

Pero, nada nuevo bajo el sol. Por más autócrata que sea el gobierno, hay que dialogar para la transición. La cruenta dictadura de Pinochet finalizó con diálogos y concesiones, eso sí… NI UN PASO ATRÁS EN MATERIA DE IMPUNIDAD. En El Salvador negociaron parados sobre las todavía frescas tumbas de de sus muertos en la guerra civil. Bolívar pactó con Morillo luego de diez sangrientos años. Bob Marley juntó las manos de de Manley y Seaga, en un acto que marcó la reconciliación de Jamaica.

Y de paso, ¿alguno de ustedes cree que sin el Pacto de Punto Fijo se hubieran sostenido los cuarenta años de democracia, con Fidel Castro, LUGARTENIENTE DE LA URSS, invadiendo las costas venezolanas… con los comunistas subiendo a la montaña, o haciendo guerrillas urbanas que por ejemplo, mataban a un policía todos los días… o con los gorilas militaristas tratando de dar golpes de estado? Y no vaya a creer que Betancourt, Caldera y Villalba, así como los militares, empresarios y ciudadanos que los apoyaron, eran igualitos entre sí. Simplemente sacrificaron sus naturales egoísmos, por la patria, esta misma Venezuela cuyos ciudadanos de a pie, hoy ROGAMOS, QUE CESE EL DESGARRAMIENTO DEL ALMA NACIONAL.

Cuando menguan las autocracias, comienza la transición hacia otro estadio. Y esta implica conversaciones. Dormir con el enemigo. ¿O es que todos no dormimos en el mismo país? ¿O es que usted piensa irse? Aunque parezca perogrullo, VENEZUELA ES EL ÚNICO PAÍS DEL MUNDO DONDE NO SOMOS EXTRANJEROS. ¿Y de qué vamos a conversar? Pues primero saludarnos, tocarnos las manos, preguntarnos por nuestros familiares y amigos comunes. Dejar de culparnos mutuamente. Reconocer las abismales diferencias. SI FUÉRAMOS IGUALES ESTARÍAMOS EN EL MISMO BANDO. Buscar los puntos de coincidencia. ¿O es que usted cree que cuando Nixon y Mao se dieron la mano fue porque de golpe, se cayeron bien? No, tomaron conciencia de que no podían vivir separados. Y LOS VENEZOLANOS… NOS NECESITAMOS TODOS PARA UN FUTURO COMÚN Y DEMOCRÁTICO.

Respeto a la gente, respeto a la oposición, inclusión, reconocer las cosas buenas de parte y parte, despojarnos de tanto odio que ya se vuelve hereditario. Conversar con las masas que se controlan para evitar violencia. Cero impunidad. Hay que forzar las conversaciones para hacer una transición sin guerra, o más realista, para evitar que el pos chavismo (que ya arranca) esté marcado por una dictadura militar, de cualquier signo. En el gobierno hay gente que quiere dialogar. ¿Qué muchos no quieren? Ya llegará la hora. La realidad y la sobrevivencia, obligan. Cual el fiel faldero Himmler, que a última hora, ANTE EL DISGUSTO DEL MISMÍSIMO FUHRER, se decidió a entablar negociaciones con el Estado Mayor enemigo. Además, en todos los países del mundo… se dialoga en las transiciones.

MARGINALIDAD CERO: LA OTRA TRANSICIÓN

Y cuando esto acabe - que ya acaba y si lo duda cierre los ojos y escuche los estertores- HAY QUE HACER LA TRANSICIÓN DESDE LA IMPRODUCTIVIDAD HACIA LA PROSPERIDAD. Respeto a las instituciones, a la propiedad privada, ESTRATEGIAS DE DESARROLLO, descentralización, agresivas políticas sociales, alternabilidad, elecciones limpias y la VISIÓN de acabar con la marginalidad: MARGINALIDAD CERO. Asumir la transición hacia un país próspero. Es la única manera de evitar que en pocos años, otro mesías engañe a los más desprevenidos y se vuelva a instalar en Miraflores.

Como la respuesta que dio Jesús cuando con la intención de hacerlo quedar mal le preguntaron: ¿Maestro, el pájaro que tengo en la mano está vivo o muerto? (y si contestaba vivo lo mataba y muerto, lo sacaba volando): SU DESTINO ESTÁ EN TUS MANOS. El destino de Venezuela, está en las nuestras. Y créanlo, pasa por efectivas transiciones hacia la democracia y hacia la prosperidad.

miércoles, 4 de abril de 2012

ETERNA FUGACIDAD

Rafael Gallegos Blog núm.44

Era como si alguna hada madrina hubiera agitado su varita mágica haciéndole cumplir su sueño de vivir eternamente. Sí, eternamente; pero no su espíritu, esas especulaciones de alma, cielo, purgatorio e infierno no lograban sacarlo de su propio limbo. Él quería vida eterna; pero aquí. Vida eterna para continuar arrastrando por siempre su saco de huesos por el mundo.

Hibernación fue la palabra mágica. Podía congelarse hasta la consumación de los siglos, o mejor, hasta un poco antes, cuando la civilización descubriera el procedimiento para no morir. Estaba absolutamente convencido de que en algún futuro no tan lejano el avance científico rompería el ciclo de nacer, vivir y morir, mutando el flagelo de la muerte y el individuo sería inmortal en su propio medio sin necesidad de recurrir a las especulaciones religiosas y filosóficas de la vida eterna en otra dimensión. Sólo le atormentaba la certeza de que el destino le había pasado una mala jugada, pues su ciclo vital no alcanzaría a disfrutar de ese milagro de la ciencia.

Pero la hibernación. Le alumbró toda su esperanza. No lo dudó un instante.
-Me despiertan dentro de quinientos años - comunicó con toda tranquilidad a los hibernadores como enrumbándose a una simple siesta.

Transcurrieron los evidentemente, para él, helados siglos. Para ese momento, era rutina descongelar a los seres del pasado o “momias frías”, como los llamaban los jóvenes de entonces.

A la fecha y hora en punto retomó su conciencia de vida. Atontado y con la memoria lavada comenzó a reincorporarse. Recordó todo. Irradió alegría. ¡Lo había logrado!

-¿Cuántos años han pasado? - fueron sus primeras palabras.

- Exactamente quinientos- le respondieron.

Inmediatamente pensó en sus seres queridos… y en los que no quería. “Todos muertos", se dijo al par que le invadió una inmensa tristeza que en minutos fue suplantada paulatinamente por la sensación de saberse la punta de lanza de su era hacia la posteridad.

Los carros se desplazaban por los aires y un sistema que él creyó magnético hacía imposible los choques entre ellos. La educación era sin maestros y enfocada directamente al subconsciente, se aprendía dormido y en poco tiempo todo lo que había que saber del mundo. Los robots, le costó trabajo diferenciarlos de los humanos, hacían todas las labores. Aparentemente habían superado el infierno de las necesidades materiales. Sus mentes prodigiosas se enfocaban a la creación científica, al arte. Aunque algunas no tan prodigiosas a la vagancia, madre de todos los vicios. Las matrices femeninas habían sido sustituidas por fábricas y del placer sexual poco pudo investigar. Le pasó igual que cuando preguntó por las masas hambrientas. Nadie supo de qué se trataba.

- ¿Y cuál es la expectativa de vida?- inquirió a sus neo contemporáneos.

- Ochocientos o novecientos años - le respondieron.

“No ha llegado mi hora”, se dijo e inmediatamente se trasladó al centro de hibernación. “Cementerio frío “según los jóvenes.

-Me despiertan dentro de quinientos años- ordenó.

Nuevamente a la fecha y hora exacta le interrumpieron la siesta.

Observó nuevos avances. Desmaterialización, conquista y adaptación de otros planetas y galaxias.

- ¿Cuál es la expectativa de vida?

- Dos mil años.

- Me despiertan dentro de cuatro mil años - ordenó.

Fue despertado a la fecha y hora exactas. Obstinado, no quiso observar los avances, solo hizo la misma pregunta de siempre.

- Tres mil años - fue la respuesta.

Fue despertado cinco veces más a lo largo de dieciocho mil años. Preguntaba siempre lo mismo y obsesionado con la vida eterna volvía a sumirse en su helado sueño.
Finalmente despertó. Creyó que estaba soñando. Esta vez ni siquiera trató de preguntar. Su obsesión, realmente eterna, cedió ante el terror que le transmitía su entorno. Un campo, que creyó magnético, lo separaba de unos seres extraños, muy altos, de color metálico. Nadie le explicó nada. Exigió sus derechos de hibernado. Recitó de memoria partes del contrato. Ni le entendían ni se esforzaban para ello. Era como un mono en las rejas de un zoológico.

Pasaron los días y se acostumbró a su nuevo estado. Triste, solo y desdichado; pero… la costumbre. Sin embargo, no dejaba de preguntarse, ¿cuánto tiempo vivirán ahora?
Adán, así le decían, jamás imaginó que ahora si vivían eternamente. Eran hombres de metales y aleaciones extrañas. Duraban lo que sus piezas. Al dañarse cualquiera de ellas, incluyendo el corazón, el cerebro o los pulmones, era reemplazada inmediatamente por otra y así por los siglos de los siglos.

Adán era un espécimen único y sometido a constantes experimentos. Un buen día lo trasladaron a una nave espacial diseñada para rotar alrededor de una estrella y con todas las características ambientales para que él pudiera sobrevivir.

Se sintió en su medio. Árboles, frutos, agua, buen clima. Al poco tiempo lo invadió la soledad y la tristeza. Dormía mucho. A veces soñaba. Un día tuvo un sueño muy raro. Como si lo hubieran operado y le sacaran algo. Se despertó aturdido y se sorprendió al voltear y mirar a su lado a un ser que a pesar de tener más de veinte mil años sin ver reconoció inmediatamente, aparte de parecerle una mujer bellísima.

Era Eva.