miércoles, 24 de septiembre de 2014

FÁBRICA DE POBRES…PARA COMERTE MEJOR

  
Rafael Gallegos                                                          Blog. Núm 165

En una ocasión Raúl Castro le dijo a Chávez que Venezuela cada vez se parecía más a Cuba. Tenía razón. Cada vez hay más pobreza, más escasez, menos libertades. Como diría Pedro Infante, ya vamos llegando a Pénjamo… más bien a La Habana comunista, con su sueldo de unos veinte dólares al mes. El  sueldo mínimo venezolano, saque cuentas, ya se acerca a los cincuenta dólares. El segundo más bajo de América.

Y si aunamos la escasez crónica que nos agobia, no nombro los productos por no echarles cuentos a los que saben tanta historia, y además la inflación, la violencia, las mentiras que dejan a Goebbels como un aprendiz, o la llamada hegemonía (a realazos) comunicacional, podremos inferir que esta exitosa fábrica de pobres que mientan revolución, le está saliendo muy cara a Venezuela.

DESTRUCCIÓN ESTRATÉGICA

Cuenta el general Guaicaipuro Lameda, que el otrora poderoso Giordani le dijo en una ocasión algo así como que sin pobres no hay revolución. Lameda molesto le respondió con un merecido insulto, que ofendió al ministro, quien entró al despacho del Presidente y lo acusó con Chávez. Éste salió a reclamar y Lameda no se amilanó. Por lo que Chávez, suspendió la reunión… para otro día. Este valiente gesto, sacó al general de PDVSA.

Otro ministro dijo que  no podían  sacar a los pobres de la pobreza porque, “se nos convierten en escuálidos”. Algo así como un novio que viste feo a su amada para que no se la “levanten”.  Con estas frases, los personeros destacados del régimen, demuestran el pánico que le tienen al progreso de los venezolanos.

Nada original. Pura interpretación de órdenes de Miraflores. “Ser rico es malo”, había dicho Chávez. Y los más ingenuos, le creyeron.

Claro ser rico era malo, para los que no podíamos deslumbrar con un  reloj de lujo en las “cadenas” televisivas, ni fanfarronear con eso de  mi avión, o mi palacio, o tener a los familiares  dándose vida de jeques por el mundo. Es decir es malo ser rico, para los que no estamos en la “nomenklatura”, o sea, para casi todo el país.

Y no crea que se trata sólo de frases. Es la estrategia de la “revolución”. Por eso es que tienen 15 años  fabricando – exitosamente - pobres, mediante la destrucción de empresas privadas, empleos y oportunidades de crear riquezas.

Si los venezolanos produjéramos seis millones de barriles diarios de petróleo, y desarrolláramos las empresas de Guayana y rescatáramos de esta inopia a  la agricultura y la industria… la “revolución” tendría que hacer sus maletas. Mientras más prósperos, menos revolucionarios los venezolanos.  La prosperidad, júrelo, es contra revolucionaria.

A ellos les conviene un país zombie, sin poder económico que se transforme en poder político y en alternabilidad. Eso, contradiría su desiderátum: permanecer por siempre en el poder.

No se engañe,  la “revolución” no está fracasando. Este “titanic-olas”, es necesario, para copiar al maestro, a Cuba comunista.

PARA EL EXTRANJERO, MENOS PETRÓLEO Y MÁS CEREBROS

Entonces, en lugar de exportar petróleo, exportan cerebros. La inteligencia les estorba. Más de un millón de muchachos, técnicos, graduados, pos graduados, se han ido de Venezuela.
Nos vamos quedando sin ladrillos para construir el futuro. Y eso… es parte de la estrategia. A las autocracias, les molesta la inteligencia. Ya lo dijo el generalote Millan Astray, delante de nada menos que Don Miguel Unamuno: abajo la inteligencia.

Dicen que el subdesarrollo de España respecto a buena parte de Europa, se debió a que no se pudieron recuperar de la botada  de los judíos y de los árabes en el siglo XV. Ellos eran los banqueros, los artesanos, los constructores, los médicos.

Igual que en nuestro caso. Se van muchos de los más capaces y la “revolución”, ni pendiente. Y de paso, apresan  a los que protesten. A los “guarimberos” les dicen terrorista,s mientras alaban a los  verdaderos terroristas internacionales. A Leopoldo López le montan un juicio kafkiano.  ¿Estarán cocinando otro Mandela? Y por cierto, los muertos de esta violencia de las calles, son en su mayoría jóvenes.

Para los jóvenes, diáspora, cárcel y cementerio. Va quedando un país de viejos.

Cada joven construye su futuro y tiene todo el derecho a irse, a quedarse, a protestar, a no protestar, a protegerse de la violencia. Sin embargo, quiero dejarles esta reflexión: si Bolívar se hubiera ido, todavía estaríamos en manos de los españoles. Pero cada quien, es dueño de su destino.

Exportábamos petróleo e importábamos cerebros. En “revolución” es exactamente al revés. Cuidado y éste es el pecado más mortal del régimen.

Todo pasa y todo queda, como dijo Machado. Pasan las “revoluciones”; pero queda el daño.
Y en el futuro, no lo duden, porque la historia se repite, alguien tendrá que imitar a Unamuno en Salamanca: como decíamos ayer.


Todo pasa y todo queda.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

NO A LA VENTA DE CITGO


Rafael Gallegos            Blog. Núm. 164

Síntesis de ponencia en Foro del CIV, en nombre de Gente del Petróleo. 16/09/14.

La nacionalización de la industria petrolera, la única, la de 1975, entre sus políticas aguas abajo, destacó por lo menos dos aspectos que resultaron trascendentes: el Cambio de Patrón de Refinación y la Internacionalización. De este último aspecto, forma parte la compra de Citgo, que hoy la “revolución”, quiere vender.

El Cambio de Patrón de Refinación, permitió que nuestras refinerías, consideradas como residual en el esquema transnacional, incrementaran su producción desde un 16 % de gasolina por barril, hasta más de  40%, trayendo esto como consecuencia unos 200.000 B/D adicionales de gasolina. Esto nos da una idea de lo que se logra con una empresa petrolera integrada.

Por su parte, la Internacionalización partió de una realidad y de un principio. La realidad es que la mayoría de nuestros crudos son pesados y extra pesados, más difíciles de colocar que los livianos. El principio, es el de la empresa petrolera integrada. La compra de refinerías y centros de distribución en los mercados más importantes del mundo, facilitó exponencialmente la colocación de crudos. De la vaca a  la boca: desde el yacimiento de petróleo, a los tanques de gasolina de los clientes más importantes del mundo. Ellos “echan” gasolina, que viene de las refinerías, que viene de los pozos, que viene de los yacimientos, que son productos de la gerencia de una empresa integrada. 

Porque el negocio no es producir petróleo. Es dominar la cadena de valor, desde la exploración, hasta el mercadeo. El negocio es vender los productos y producir dólares. Las transnacionales saben mucho de eso. Por ello se fusionan y re fusionan todos los días y se integran vertical y horizontalmente.

Citgo, con capacidad de 750.000 B/D de refinación y  sus 6.000 bombas de gasolina, que ubican al negocio en el sexto lugar en los Estados Unidos, forma parte de esa política de Internacionalización.

Venderla, equivale a un dueño de bodega que elimine los mostradores y los refrigeradores. La gente no vería la mercancía, o la compraría rancia, de mala calidad. Porque hasta en las bodegas hay que tener mentalidad de integración. Contimás en el petróleo.

  Antes de continuar, es preciso aclarar que el proceso de nacionalización del petróleo, seguido de la Apertura, generó a una industria petrolera integrada y, con sus defectos, exitosa. PDVSA llegó a ser la segunda petrolera del mundo; contrario a hoy cuando está pre quebrada y ocupa vergonzosos lugares en los rankings respectivos. 

John Rockefeller dijo que el mejor negocio del mundo era una empresa petrolera bien administrada y el segundo mejor negocio del mundo, una petrolera mal administrada. Se revolcaría en su tumba si observara al “tercer mejor negocio del mundo”: a la PDVSA actual, pre quebrada; con el triple de empleados, el 60% de la producción, diez veces la deuda y n veces los accidentes... respecto a la PDVSA nacionalizada.

El punto de inflexión de este cambio fue la injusta botada de los más de 20.000 trabajadores de PDVSA, durante la huelga general de 2002-03. Constituyó la lobotomía empresarial más grande de que se tenga memoria. Disminuyó significativamente la  inteligencia corporativa. Hugo Chávez, dijo al respecto: “yo provoqué el paro”. A confesión de parte…

Por ello es importante diferenciar la PDVSA democrática, de la PDVSA roja. Ni son continuidad, ni consecuencia una de la otra. Por los resultados los conoceréis. Pretender esa continuidad equivale a decir que Chávez es igual a Betancourt y Alí Rodríguez o  Rafael Ramírez  equiparables a Pérez Alfonso o a Alfonso Ravard. Por favor…

LAS FALSAS RAZONES

Los potenciales vendedores de Citgo, podrán aducir mil razones.

Que Citgo da pérdidas. Mentira: Según la memoria de PDVSA, han producido más de 9.000 MM$ de ganancia en los últimos 15 años. Un promedio de 600 MM $ al año.

Que son instalaciones obsoletas. Si fuere así, nosotros, o quien la compre, tendría que adaptar. Es la permanente innovación de los negocios. Y el petróleo, da para ello.

Que no hay crudo. Mentira: ellos mismos dicen que van a producir más de 5 MM de B/D en pocos años. Y ese crudo es pesado, ¿dónde lo procesarían?

Y hay quienes dicen que nadie la va a querer comprar. Claro, no todo el mundo tiene tan gigantesco yacimiento en el patio de su casa. Pero Canadá, sí y México tal vez.

RAZONES VERDADERAS

 La “revolución” no tiene dólares. Y 10 o 15 MMM$, no les caerían mal.
Aunque sabemos que darle esa cantidad a los dilapidadores de 1,2 millones de millones de dólares, es como darle a un alcohólico dinero para que lo “invierta”. O sea…

La reorientación de los mercados petroleros. Disminuir exportación de petróleo a USA y vender Citgo, va en línea con el incremento de exportación a China. Esa es la realidad, PDVSA se reorienta al mercado Chino. Algo así como un quiosquero de Catia, que le quiera vender su mercancía a Petare. Estados Unidos y Europa, grandes mercados, cercanos y buena paga, no les interesan.

La destrucción estratégica de Venezuela. Al gobierno no le conviene que produzcamos 6 MMBD. Eso, generaría capital económico, que se transforma en capital político y genera alternabilidad. A la “revolución” le conviene imitar a su modelo y maestro: Cuba comunista, con resortes desvencijados, con tarjeta de racionamiento, con sueldos insignificantes- ya el sueldo mínimo nuestro va por menos de 50$ al mes. Es decir, requieren un ciudadano postrado, un ciudadano zombie, para materializar su desiderátum: permanecer por siempre en el poder.

La destrucción de la industria petrolera, va en línea con la destrucción de este casi ex país, llamado Venezuela.

Y así, hay que analizar todas las acciones del gobierno. Ellos no están fracasando, al contrario, están triunfando en su estrategia de destruir a Venezuela… para comerte mejor.
Como venezolanos, y como dueños de PDVSA, debemos exigir explicaciones. Aunque sepamos que en su shakirismo leninismo – comunistas que como en la canción de Shakira: ciegos, sordos y mudos-  no van a explicar nada.

Si vendemos Citgo, pierde Venezuela y gana quine la compre.

Tenemos que enfrentar, como un  solo ciudadano, la entrega de Venezuela. En nuestras narices están destruyendo el futuro y el presente.

Pilas y guáramo son nuestras primeras necesidades. No a la venta de Citgo.


Gente del petróleo, sigue presente en la lucha por una Venezuela democrática y próspera.
Ni un paso atrás.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

SERIEDAD, QUE NO SOMOS BOBOS


Rafael Gallegos                                                                 Blog. Núm. 163

SERIEDAD, QUE NO SOMOS BOBOS

En la cadena del sacudón – temblorcito que si acaso llegó a un grado Richter y eso, medido por Tibi - Maduro gastó unas  horas intentando mostrarnos… lo maravillosa que está Venezuela.

A pesar de lo interesantísimo de la charla, comencé a dormirme. En el entresueño, me dio envidia del país que mencionaba Maduro. Me di cuenta que  Tomas Moro tenía razón. Utopía no quedaba, como dicen los griegos, en ninguna parte… era el país que gobernaba Maduro.

 ¿En qué continente quedará? , me preguntaba mientras trataba, sin éxito, de salir de mi somnolencia. Que diferente a Venezuela, pensaba, o más bien soñaba.  Qué bien gobierna Maduro a Utopía - me decía en mi sueño.

Deberían traerlo a Venezuela.

Despiértate Rafael – me dio un sacudón; pero de verdad,  mi mujer. Comencé a salir de mi utopía onírica en el preciso momento en que Maduro decía que tenemos el menor desempleo de los últimos años. Aterrice en mi realidad cuando me di cuenta que yo estaba desempleado… en el momento de mayor empleo.

Luego, Maduro felicitaba a Eulogio del Pino y le daba méritos por haber “rescatado” a PDVSA del “paro” petrolero y haber sido  incondicional con Chávez. Y a  Ramírez por “rescatar” a PDVSA de las “garras” de la meritocracia oligárquica y pro imperialista.
Qué pena. Más que comunismo, esto es lugarcomunismo.

-      No me rescate compadre- les dice la desvencijada PDVSA, a esos próceres del petróleo.

Pero la verdad es que Maduro se quedó corto. Además de a del Pino, ha debido felicitar a todo el gobierno, empezando por los jerarcas, por haber “rescatado” a Venezuela de la meritocracia.

O sea, de la sana competencia, de los ascensos por conocimientos y por valor agregado. Sabido es que desde el comienzo de esta “revolución” la partidocracia, que sí tiene “garras” y que de paso “agarra”, ofrece cargos en el gobierno por ser miembro del PSUV, por ser incondicional de Chávez, por haber luchado contra algún molino de viento colocado por el gobierno, por hacerse el loco con los desaguisados, por  marchar vestido de rojo, por aplaudir, aplaudir y aplaudir a quienes los jefes les digan que aplaudan.

La Verdad, es que están “rescatando” a Venezuela… de un futuro próspero.

 EL ÚNICO CONEJO GANADOR DE UN OSCAR

Van paralelos al conejo Buggs. Serán, el único gobierno que ha generado prosperidad… en medio de devaluación record mundial, de la segunda inflación más alta del mundo, de la gigantesca escasez, de la Caracas tan violenta. Algo así como el único individuo que no se moja ante un manguerazo.

Seriedad señores. Ya basta de engañar a la gente con tanta palabrería. Los venezolanos no somos bobos.

Les dicen a los enfermos de la tensión, de la tiroides, de epilepsia, de enfermedades crónicas, cansados de hacer desesperado turismo de farmacia, que en éstas hay de todo. A los de operaciones quirúrgicas desfasadas – a veces fatalmente-  por falta  de materiales y de camas,  que eso es culpa del contrabando. Y por cierto, ni se pueden enviar encomiendas con medicinas, ni comida, dentro de Venezuela. Eso es…contrabando.

Escasea la leche y nos dicen que  ha bajado la desnutrición. Y a las desesperadas madres, ¿qué otro embuste?

La “revolución” ha “triunfado” en un país donde hay que hacer colas para conseguir aceite, papel higiénico, harina pan, champú, hojillas y paremos de contar. Claro, colas porque según el gobierno… no hay cajeros. ¿Dónde estás Ripley?

Supermercados con estantes escuálidos, sin carne, sin pollo, sin jabón de lavar, con el perdón de usted, sin un carajo.

Como el conejo Bugs, el único conejo ganador de un Oscar, somos el único país del mundo donde no hay industrias y no hay desempleo, no hay comida y no hay desnutrición, no hay producción y no hay escasez,  no han hecho escuelas y no hay niños sin estudios. Sin cabillas y con  600.000 casas construidas.

Con control del dólar para cuidar divisas, que ya se llevaron. Con inclusión… a punta de vejaciones y de presos políticos.

Cuéntame una de vaqueros.

Promueven cinco revoluciones, como si con una no tuviéramos desastre más que suficiente. La “revolución” de la productividad, con la mitad de las empresas existentes  en 1998, en lugar de tener el doble. Proclaman la “revolución” tecnológica mientras empujan al talento joven al extranjero: se han ido del país más de un millón de nuestros venezolanos más instruidos.  

Y así, hasta la “revolución” de las comunas, que fracasó en China, en Rusia, en Cuba y que es simplemente comunismo, o sea fracaso, totalitarismo, improductividad y hambre. Como en todo el mundo comunista.

En nuestras propias narices, nos conducen al ex país. Y nos dicen que vamos al cielo (será al de los perritos, con el perdón de los perritos).


La unidad de la oposición es más imperativa que nunca. Pilas y guáramo son nuestras primeras necesidades. Abajo el comunismo.  

miércoles, 3 de septiembre de 2014

ARGELIA, GASOLINA Y CITGO: LA MISMA COSA

Rafael Gallegos   Blog. Núm. 162


Ya se le ven las costuras a PDVSA… si fuera pantalón de muchacho, ante los rotos y deshilachados, se podría hablar de moda. Pero el problema es mucho más serio. Se trata del principal negocio de Venezuela, que hace aguas, o mejor, que hace gasolinas. Como a un enfermo crónico, y esa parece ser la realidad, a la petrolera venezolana, le da de todo. Derrames, explosiones, producción en barrena, sobresaturación de personal, desinversión, deuda, desnaturalización del negocio, “martillo” al Banco Central y paremos de contar. Si esa es la soberanía petrolera, cómo será la dependencia.

La problemática que se plantea en el título, tiene un factor común: la mala gerencia.

Porque lo de importar crudos de Argelia, además de ser digno de Ripley -  el país con más reservas en el mundo importando petróleo - más que importación, es  confesión múltiple: de la decadencia de la producción de nuestros crudos livianos, del daño de los mejoradores de Jose, de la desinversión, de la falta de exploración y producción, de la capacidad de los socios de la Faja, de la no construcción de nuevos mejoradores, y un largo etcétera.

Sólo la historia podrá absolver esta cadena de desaguisados. Claro, si la siguen escribiendo los “revolucionarios”. A esta importación de crudo, hay que agregar la de gas desde Colombia, la de componentes de la gasolina desde Estados Unidos… lo único que nos falta, y suena a chiste; pero no sería tan insólito, es que algún día importemos petróleo… de Cuba.

Lo del alza del precio de la gasolina, se cae de anteojito. En un país normal, sería lo lógico. Pero en la Venezuela actual, hay bemoles. Si tenemos los sueldos más bajos de mundo- el mínimo se acerca a los 50 $ - ¿cómo vamos a tener gasolina a precios de países prósperos? Además, ¿qué va a hacer con ese dinero el gobierno, que ha dilapidado más de un millón de millones de dólares? Casi como darle plata a un bebedor crónico para que la “invierta”. Y como componente moral, ¿le vamos a cobrar gasolina a nuestros ciudadanos mientras la regalamos a otros países? Insisto, regalamos: el Valor Presente Neto con las condiciones de “venta”,  dos años muertos y al 1% de interés, da negativo.  O sea…

De todas maneras, creemos que sí hay que subir la gasolina; pero dentro de un enfoque integral de país. Lo contrario, es echarle más arena a la playa. Y cuidado, es lo que temen los gobiernos, leña al fuego.

Y sobre todo, seguir atormentando a Venezuela con medidas aisladas, como el capta huellas voluntario; las insólitas eliminaciones de las colas en los mercados y del  contrabando… para acabar con la escasez;  o con medidas inconclusas, como el  diálogo. Venezuela merece seriedad.

Y la venta de CITGO, muy simple, para obtener divisas. No se descoque. No hay dólares.  Lo demás es cuento. Que si las refinerías dan pérdidas, no se trata de petróleo, a veces dan ganancias y a veces dan pérdidas. Que si las refinerías quedan en el imperio, USA es nuestro gran mercado más cercano y paga de contado. Que es tan mal negocio que nadie la quiere comprar, claro no todo el mundo tiene yacimientos de crudo pesado y extra pesado en el patio de su casa.

Las refinerías propias en el extranjero, son consecuencia de la política de Internacionalización de la vieja PDVSA, con la idea de colocar- de la vaca a la boca- el petróleo pesado y extra pesado nuestro, en los tanques de gasolina del primer mundo. Si vendemos CITGO, será más difícil colocar ese tipo de crudo.

Ganará quien la compre y perderá Venezuela. Las transnacionales, que si saben de petróleo, insisten en sus negocios integrados exploración, producción y refinación, para ser más competitivos en su mercadeo.

Y nosotros, ¿vamos a desmantelar lo que tanto ha costado? ¿A “quincallizar” el negocio petrolero? No es quincalla, es petróleo. Pregúntenle a las transnacionales, tan fusionadoras ellas.

LA MISMA COSA

El factor común de estos problemas “petroleros” y de otros que seguramente vendrán, es la mala gerencia. La botada de los 23.000 petroleros en el 2002- lobotomía empresarial- acabó con buena parte de la inteligencia corporativa. Y comenzó la barrena, que forma parte de la Destrucción Estratégica de Venezuela.

A la “revolución” no le conviene un país productor de cinco millones de barriles. Eso significa capital económico  en manos de los ciudadanos, que es poder y en las democracias se transforma en capital político. Y obstruye los planes de permanecer forever en el  poder.
“Yoprovoquéleparo”, dijo Chávez. A confesión de parte…

Pero como que se les fue la mano. De tanto jugar a ser dioses, los está agarrando la vorágine. Recuerdan a Ícaro, acercándose al sol…


A lo mejor querían destruir; pero no tanto que se  les derritieran las alas.