miércoles, 27 de noviembre de 2013

LA “REVOLUCIÓN”, RUINA SIN GLORIA


Rafael Gallegos                                                                  Blog. Núm. 126


La verdad es que las ruinas que ha provocado esta “revolución” son de lo más originales. Aunque usted no lo crea, ni son antiguas, ni mucho menos gloriosas. Es más, y no se ría porque hablamos de una tragedia, son… en tiempo real. Ni los griegos hubieran descrito una  tragedia de estas características.

Nada que ver, por ejemplo, con las ruinas romanas, o griegas. Testigos de  épocas gloriosas. Ruinas que recuerdan auges de la humanidad. Los acueductos romanos, sus caminos, el portentoso Partenón, el Coliseo y paremos de contar. Recuerdos de la filosofía y la democracia griega, del derecho romano. Ruinas, reflejo de  glorias pasadas.

Nuestras ruinas, sin duda las más modernas de que se tenga noticia, pueden comenzar por los anaqueles vacíos. “Vacíen los anaqueles”, dijo el señor Maduro. Veremos si le hacen caso cuando seguramente grite en enero: “llenen los anaqueles”. Tal vez están creyendo que  los comerciantes son bobos y van a hacer cola para invertir con tanta inseguridad, ineficiencia, insultos, cárceles y sin dólares. Como nié.

Los anaqueles vacíos son una vergüenza nacional. Reflejan desidia de un gobierno que desde hace quince años se ha encargado de golpear la sagrada producción y comercialización de bienes y servicios. Sí, la sagrada producción. Y anótelo, los sagrados empresarios. ¿Hasta cuándo van a esquilmar  a los que producen comida, bienes, servicios, generan empleos?

Parece que hubieran conversado, ¿vía pajarito? con Houdini, para que desapareciera el papel higiénico, la leche, el aceite, la harina pre cocida, las ceras, los lavaplatos, los jugos. Resultado, alarmantes  cifras record de desabastecimiento, inflación, devaluación. Todo lo contrario de un país próspero. Y la culpa no es del imperio… por favor. Las culpables son sus políticas dirigidas a destruir a Venezuela, para implantar un comunismo como el cubano. 

Como el totalitarismo cubano. ¿Y esos enemigos de la democracia son nuestros hermanos? El Libertador, ¿hubiera sido amigo o enemigo, de tamaña dictadura? La verdad, y hay que gritarla, la bloguera Yoanis Sánchez, las damas de blanco, los presos políticos del régimen, los miles de fusilados, los balseros y los cubanos de Miami, le han hecho más bien a Cuba, que mil fideles castros juntos.

Pueblo que no produce, es pueblo hambriento. La producción es el emblema de los pueblos prósperos. Sin exagerar, Japón, es productos electrónicos, carros y etc.  Estados Unidos, carros, aviones, computadoras, cohetes;  Suiza, fue relojes  y es bancos. Todos, son educación y democracia. Cada país exitoso se caracteriza por lo que produce.

¿Y nosotros?, bueno, petróleo, por ahora, y retórica, insultos, amenazas, importaciones. Por eso estamos como estamos… arruinados.

¿Y el modelo cubano? Desechó la hoz y tomó el “martillo” del comunismo. Primero “martilló” a la URSS, y ahora, a nosotros. Y su pueblo… construyendo balsas.

Volviendo a Venezuela, también son ruinas contemporáneas, y en vivo vía satélite, el triste estado de las autopistas y caminos; la industria eléctrica, por cierto construida por la mal llamada cuarta república; así como paisaje desolado de la autopista, al pasar lo que una vez fueron los cañaverales cercanos a La Victoria, antes de la confiscación al ruinoso grito de “exprópiese”. O la vista aérea de lo que una vez fueron las pujantes zonas industriales de Aragua y Carabobo, o la de Guayana.

Igual son ruinas, la dependencia de las instituciones del gobierno central. El CNE, con una presidente identificada con el emblema del 4f, y por ende, incapaz de procesar una protesta como la del 14 de abril.

PDVSA, es nuestra ruina más emblemática. Antes productora de tres y medio millones de barriles, que hoy deberían ser seis y son dos, antes exportadora de gasolina y hoy importadora y de paso con una gigantesca deuda.

¿Dónde están los reales que ha manejado el gobierno? Treinta mil dólares por cada venezolano. Saque cuentas.

La confiscada Costa Oriental, la “nacionalizada” CVG, los hospitales… la democracia venezolana. Ruinas en tiempo real.

La “revolución” acortó los tiempos de Napoleón, quien frente a  las pirámides dijo a sus soldados: cuarenta mil años os contemplan. En quince años, hicieron unas gigantescas ruinas de casi un millón de kilómetros cuadrados. Hoy, Napoleón diría a su ejército, si pasara por Venezuela: quince años os contemplan.

Ah! Y esto ha sucedido frente a sus narices y las mías y las del vecino. ¿No y que somos herederos de las glorias de Bolívar?

La verdad es que no se trata de una guerra económica, sino de una economía de guerra. ¿Quedará algo?

Y así aspiran a ganar el 8D. La verdad es que como decía mi inolvidable padre: en lugar de pedir votos, deberían pedir perdón.

PD: A votar el 8D. A demostrar que sí ganamos el 14 de abril.


miércoles, 20 de noviembre de 2013

PÉREZ JIMÉNEZ, UN DÉSPOTA ENTRE DOS FRAUDES

Rafael Gallegos                                                                  Blog. Núm. 125


-      Vámonos Marcos, que pescuezo cortado no retoña – le dijo su ministro Laureano, al observar que todo estaba perdido.

El dictador Pérez Jiménez, apuradito, abordó el avión presidencial, conocido como Vaca Sagrada, nombre copiado del avión presidencial  norteamericano de los años cuarenta. Dejó una maleta con varios millones de dólares.

Los deslenguados dicen que cuando Pérez llegó a donde su jefe Chapita, para variar, nuestro autócrata tenía su jefe en una isla del Caribe, éste le llamó cobarde, porque se fue sin disparar un tiro, a lo que el venezolano ripostaba que no quiso herir a su pueblo…

…ironía en boca del jefe de las torturas, de los crímenes, de Guasina, de Sacupana.

Días antes, el terrible Pedro Estrada, había abandonado Venezuela. Por cierto, y  en honor a la verdad, Estrada le pidió dinero a Pérez Jiménez porque estaba en la inopia.

Con el glorioso 23 de Enero, finalizaba un ciclo iniciado el 18 de Octubre, cuando los militares derrocaron a Gallegos. Y para Pérez Jiménez, más de siete años de  poder absoluto desde la muerte de Delgado Chalbaud, Presidente de la Junta de Gobierno de facto.

Delgado se la pasaba hablando de elecciones. Tal vez la conciencia, o quizás el interés en ser electo Presidente. Lo cierto es que al teniente coronel Pérez Jiménez, aquello le resultaba incómodo.

El 13 de noviembre de 1950, el Presidente Delgado salía de su casa y fue secuestrado. Dicen que la intención era asustarlo, hacerlo renunciar e irse del país. Pero, les salió el tiro por la culta y cometieron un magnicidio.

Rafael Simón Urbina, el jefe de la operación, herido en una pierna y aterrado,  se refugió en la Embajada de Nicaragua. De allí fue entregado al gobierno y dicen que lo mataron. Según los deslenguados, como en las películas de vaqueros, sabía demasiado.

La ex Primera Dama, Lucía de Delgado Chalbaud, en una carta dirigida a Pérez Jiménez, lo responsabilizó del  crimen de su esposo.

La nueva Junta quedó integrada por Pérez Jiménez, Llovera Páez y Suárez Flamerich. Les colgaron el mote de los “tres cochinitos”.

Llamaron a elecciones para una Asamblea Constituyente, en diciembre de 1952. Acción Democrática, no podía participar. Lo hicieron URD, Copei, y el partido de gobierno, FEI. Los adecos, en plena resistencia, pidieron no votar; pero al final, ante la decisión del pueblo, revocaron la sugerencia.

Todo el mundo votó por URD. Al comienzo del conteo, se reflejaba el triunfo. Pero, se llevaron las urnas a los cuarteles, y adivinen quien ganó. Ante el escándalo, renunciaron algunos directivos del ente electoral, que en esa época, eran valientes y ocupaban su puesto.

Al triunfador Jóvito Villalba, lo llamaron a conversar. El prócer de la democracia, terminó embarcado hacia Panamá, junto a otros dirigentes. Pérez Jiménez fue electo por la Asamblea, Presidente de la República por un período de cinco años.

Presos, torturas, gente colgada por los testículos, o comiendo vidrio, o lo que a usted se le ocurra. Muertos, exiliados, perseguidos. El terror como sistema de gobierno.

Y sí, autopistas, edificios, obras, muertos, obras, torturados, obras, prensa amordazada. Pérez Jiménez fue condecorado por Estado Unidos  en 1955.

Hacían desfilar, uniformados, a los empleados públicos en la Semana de la Patria. La manipulación de la patria, siempre es importante para las dictaduras.

El poder era absoluto; pero tenían que hacer elecciones en 1957. Los  felicitadores de la dictadura, inventaron la fórmula del plebiscito. La derrota fue apabullante. Pero el árbitro electoral lo proclamó ganador.  Pérez Jiménez no pudo con el peso ese fraude. El y la gente, sabían que no había ganado. De paso, se le acabo el dinero. Los mismos que los aplaudían, empezaron a conspirar.

Las dictaduras latinoamericanas, caían como barajitas. Se aliaron los militares y el   déspota se fue de Venezuela.

“Derrocada la tiranía”, tituló El Nacional. Y comenzaron los cuarenta años de democracia. Hasta que … llegó el comandante y mandó a parar.

miércoles, 13 de noviembre de 2013

DESTRUYE Y REINARÁS



Rafael Gallegos                                                                                Blog. Núm. 124

El  “divide y reinarás” de Nicolás Maquiavelo, quedó para los muchachos. El totalitarismo latinoamericano, cuya figura cimera es – no lo dude-  Fidel Castro, ha aplicado el principio de “destruye y reinarás”. Y les dio resultado. Destruyeron a Cuba… y se han mantenido más de 50 años en el poder. Y ahora, han venido a buscar la copia en Venezuela, bajo la edulcorada denominación de socialismo  del siglo XXI.

¿Quedará algo?, habrá que preguntar al observar la destrucción nacional. Destrucción estratégica para permanecer forever en el poder. ¿Quedará algo?, repreguntamos ante este marabuntismo leninismo, con el perdón de las marabuntas.

Destruyeron, por ahora, la imagen del Libertador. ¿A quién se le ocurre que Bolívar, un típico liberal del s XIX, pudo haber sido socialista? O peor, que un demócrata a carta cabal, podría estar de acuerdo con una sub democracia como la que padecemos, con poderes públicos licuados (jugo, zumo, hugo) y en medio de un gigantesco irrespeto a los opositores. ¿Ustedes creen que Bolívar, estaría de acuerdo con entregar la soberanía a otro país? Recordemos que el peor pecado que puede cometer un patriota es querer a otro país más que al suyo. Y contimás… entregarlo. Destruido y minimizado, ¿O no es minimizar al Libertador esa perenne igualación con Chávez? Porque si a ver vamos…

Destruyeron, a la empresa emblemática del país: PDVSA. Producción en barrena, accidentes fatales, burocracia, politización. Transformaron una empresa petrolera de contenido social, en una empresa social de contenido petrolero. Además, con la obligación de ser rojos rojitos, la convirtieron en un emblema del fascismo empresarial.

Destruyeron, a las empresas básicas de Guayana. Hierro, bauxita, alúmina, aluminio, etc. Casi todas trabajan a baja producción, altos costos y pérdida. Un milagro… de improductividad.

Con el exprópiese – confísquese-, las invasiones, los insultos a los empresarios, los controles de costos, el control de divisas y un largo etcétera, han diseñado un Antimanual de producción, que dicen las deslenguados, sería la envidia de Julio Cortázar.

Podríamos continuar con la destrucción de la infraestructura, la educación, la salud, la prensa… el país. Las cifras son contundentes.

POR SUS FRUTOS LOS CONOCERÉIS

Esta destrucción estratégica ha generado lamentables resultados. La inflación es la más alta de América Latina, doblamos al segundo país,  Argentina. La escasez, un  record de más de 20%: leche, azúcar, aceite, papel higiénico y paremos de contar. Papá, ¿es verdad que en los supermercados de los países que no tienen petróleo, los anaqueles están llenos?, oí que preguntaba un niño en una tienda.

La velocidad de la devaluación, crece de una manera directamente proporcional a los controles y de una manera inversamente proporcional a la capacidad gerencial del gobierno. Y como los borbones, ni olvidan ni aprenden.

 De la violencia, ni hablar. Records latinoamericanos. La “revolución”, con su vuelo de águila que no caza moscas, da la impresión de no preocuparse tanto de la violencia en tierra: atracos, asesinatos, secuestros.

Pero como tenemos patria, aunque usted no lo crea colocarán antimisiles en los cerros llenos de pobreza… para proteger a los pobres ¡ de las agresiones del imperio! Y después se nos ocurre llamar a la literatura del García Márquez, Realismo Mágico. Cosas veredes Sancho.

En lugar de Guerra Económica, lo que hay es una Economía de Guerra. Por cierto, conocida en el mundo político con el mote de comunismo.

Y lo que faltaba, ahora colocan la guinda del helado con el control de precios a los televisores, las neveras, los repuestos, a todo lo que exista. ¿Por qué  esos “controles” deben poner a los comerciantes en la picota, convertirse en un acto “heroico” del gobierno y generar violencia?

¿Será para terminar de acabar con el país para comerte mejor, como el lobo de la caperucita? Cuidado pues, que la violencia se sabe dónde comienza; pero no dónde termina.
¿O lo harán para superar su bajón  (saben que el escualidismo se mudó de bando) en las encuestas?, como si al pueblo lo pudieran seguir engañando con las mismas mentiras durante tantos años. Cuidado pues, que ya la gente los conoce y no les cree.

EL DÍA 8D

La oposición debe tener su Día D, el 8 de diciembre. Su Desembarco de Normandía. Provocar el punto de inflexión. El voto, con todos los defectos del CNE, es la única arma del pueblo. Y créalo, ya somos mayoría. La lucha ha resultado larga. Nadie dijo que era corta y de paso, no la inventamos nosotros.

Lo inteligente es votar. Pliéguese al futuro democrático. A  pesar de los esfuerzos, el espíritu democrático de los venezolanos, no ha podido ser  destruido por esta “revolución”. Utilicémoslo pues.

miércoles, 6 de noviembre de 2013

“VEINTICUATROS” DE NOVIEMBRE: UN RIÑÓN, Y UN “HIJO” DESAGRADECIDO

Busque este artículo en el BLOG:

Rafael Gallegos                                                                  Blog. Núm. 123


EL RIÑÓN DE DON CIPRIANO

El afamado Doctor Israel, se negó a venir a Venezuela. Los deslenguados le decían que si la operación salía mal, lo podían hasta matar. El Cabito tendría que operarse en el extranjero.
Ese riñón. Maltratado por el brandy y las rumbas. Castro podía parafrasear a Andueza: lo bueno del poder es que la cacería se para en la punta de la escopeta. La adulancia lo convirtió en el rey de los virgos.
-      Que vigoroso es mi general
-      Más que el Libertador
-      Claro
-      Esta muchachota, es para el general 
-      Virguito
-      Nuevecita
-      Y ésta y ésta y ésta 
Lo mejor de lo mejor para mi general. Pero el riñón, comenzó a supurar y  aguó la fiesta. Castro dejó en la presidencia a su compadre Juan Vicente. Éste había superado todos los peines que le había puesto, con mucho éxito. Y misia Zoila – que se metía en política-  le decía a su marido que ese era hombre para cuidarle el coroto.
-      Además Cipriano, el compadre tiene unas manos para capar gatos… parece un cirujano alemán- recalcaba misia Zoila
Gómez ponía su mejor cara de puchero y conmovía a Castro. “No se vaya compadre, que el país sin usted se acaba”, “quédese compadre”, y las lágrimas, rodaban por los cachetes.

 Don Cipriano se fue a operar a Alemania. El barco, hubiera podido flotar en el lagrimero de sus adláteres ese 24 de noviembre de 1908. Y aunque usted no lo crea, los llorones, eran  los mismos que lo tumbarían 23 días después.
-      Me voy por pocos días – decía el Cabito.

-      Pronto regreso mi general, que la patria (también tenían patria) sin usted no tiene sentido- coreaba la multitud de jaladores.

-      Traten a Juan Vicente como si fuera yo- y le tomaron la palabra al pie de la letra.

Con el vapor, arrancó la conspiración. A Don Cipriano, además del  brandy y  los arribistas de siempre, le pasaba factura su digna posición ante el caso del lago Guanoco, o frente al cañoneo de las costas por parte de las potencias europeas. Porque como dice Poleo, los imperios existen y son malos.

Por ello cuando el Canciller Paúl, mandado por Gómez, solicitó  a través  de la Embajada de Brasil, ayuda para tumbar a Don Cipriano, los norteamericanos colocaron en el acto, cuatro  barcos frente a nuestras costas. Porsiacaso…

Castro salió bien de la operación… pero muy mal del viaje.

Entre sus compañeros de travesía, iba el famoso Pio Gil, escritor de “Los Felicitadores”, libro emblemático lleno de cartas y proclamas de jaladores que le  recordaban al Cabito, que era más grande que el Libertador. Y él se lo creía.   Tanto, que se volvió creyón.

Más nunca pudo regresar a Venezuela.  

¿TÚ TAMBIÉN HIJO MÍO?
                                                                                                    
Coincidencias, ¿astrológicas?; pero exactamente 40 años de después del viaje de  Cipriano Castro, Rómulo Gallegos fue derrocado. Y el jefe del golpe era el Ministro de la Defensa, Carlos Delgado Chalbaud.

Éste había sido acogido durante el exilio gomecista, por Don Rómulo y Doña Teotiste, en su casa de Barcelona, España. Se hicieron grandes amigos. Aunque los 27 años de diferencia, hacen presumir más bien una relación padre-hijo. 

Tal vez el Gallegos, imitó a Julio César y le dijo al faccioso nuevo Presidente: ¿Tú también hijo mío?

 Todo el período del llamado trienio adeco, estuvo lleno  de conspiraciones. La del 24 de noviembre dejaba a Delgado como presidente de la Junta, integrada además por Pérez Jiménez y Llovera Páez.

Se llenaron las cárceles de presos, inicialmente miembros del Gabinete y parlamentarios adecos. Los opositores de la época pedían desesperadamente asilo en las embajadas. Miles de venezolanos fueron exiliados. En las tenebrosas  islas de Guasina y Sacupana padecieron cientos de opositores al régimen. La persecución, la tortura y el asesinato político estuvieron a la orden del día. Con el tiempo surgiría  el terrible Pedro Estrada. El golpe a Gallegos inició diez años de oscurantismo, que no debemos olvidar los venezolanos.

Cierto que en ese período se hicieron muchas obras de infraestructura, pero…. ¿era necesario que cada ladrillo tuviera como contrapartida una víctima del régimen?  No, definitivamente, no.

Luego, Delgado resultó incómodo. Secuestrado y asesinado en noviembre de 1950. Para justificarse, la autocracia convocó a elecciones. Comenzó el conteo perdiendo, mudaron la sede del escrutinio para los cuarteles y, milagro de milagros, ganaron los militares.

Puro fraude. A los ganadores los invitaron a Miraflores, luego los montaron en un avión. La dictadura de  Pérez Jiménez se mantuvo entre dos fraudes.

Que viva mi general, gritaban los mismos jaladores que aplaudieron hasta el llanto a Castro, hasta que arrancó el barco. La historia se repite hasta que los pueblos la
aprenden.

Pueblo reprimido solicita profesor de historia, abstenerse charlatanes justificadores de autocracias.