lunes, 28 de agosto de 2017

LA DESGASTADA PALABRA “REVOLUCIÓN”


Rafael Gallegos    Blog núm. 314

La historia de Venezuela está llena de “revoluciones” que en general han sido excusas para agilizar montoneras y tomar el poder. Debemos ser uno de los países con más “revoluciones” por año. Si ese fuera un indicador de desarrollo, no lo dude, seríamos por lo menos como Japón.

Comencemos por la “Revolución de las Reformas”, cuando Mariño trato de tumbar al presidente democrático José María Vargas. Pedro Carujo (uno de los asesinos de Sucre) le dijo a Vargas: “el mundo es de los más vivos”. Cuidaba la puerta el fatídico capitán Julián Castro, golpista consumado que asumiría el poder 23 años después mediante otra montonera llamada “Revolución de Marzo”, filosóficamente denominada así … porque fe en marzo.

También llamaron “revolución” a la Guerra Federal, en cuyo balance es mucho mayor la destrucción material y el odio desatado; que los discutibles beneficios, ya que tras un loable sentimiento de igualitarismo, dejó una gigantesca crisis y no cambió para nada la  estructura del país.  

Hemos tenido “revoluciones” para todos los gustos. De colores como la “Revolución Azul”, llamada así  el color intermedio de la bandera – ni amarillo de los federales, ni rojo de los conservadores – o leguléyicas, como la “Revolución Legalista” de cuando Crespo intentó impedir que Andueza Palacios permaneciera ilegalmente en la presidencia por cuatro años… y se quedó seis.

O montoneras andinas como la “Revolución Restauradora” de Cipriano Castro, interrumpida por la “Revolución Rehabilitadora” de su compadre Juan Vicente Gómez,  quien se  “habilitó y rehabilitó” en la presidencia hasta su muerte.

Tantas “revoluciones” y en 1936 éramos un país palúdico, con 85 % de analfabetismo y con una expectativa de vida de 36 años.

A partir de López Contreras, el país comenzó a enseriarse. Aunque los machetes de las montoneras de provincia fueron sustituidos por los sables de los cuarteles y  generaron la “Revolución de Octubre”, tema discutible para un próximo artículo, y el cuartelazo encabezado por Pérez Jiménez que duró diez años (48-58). Sin embargo, la democracia inició su implantación en esa etapa.

López y Medina significaron buenos cambios. La Junta de Gobierno del 45 promovió, por primera vez en la historia republicana, que los presidentes fueran electos de manera universal, directa y secreta. Luego asistimos a transmisiones de mando entre presidentes civiles. Se formaron generaciones completas en democracia. A pesar de los innumerables defectos, Venezuela conoció una era de prosperidad y paz jamás imaginada. Claro que nos aquejaban serios problemas que no suplimos arreglar bajo la óptica de la perfectibilidad democrática y en 1998 nos fuimos (estadísticamente) tras un mesías resultó un falso profeta.

RETROCESO

Cuando parecía quedar atrás  la época de las “revoluciones”, llegó un comandante y mandó a parar… la democracia. Primero con un fallido cuartelazo contra un gobierno constitucional el 4F. Y luego con un triunfo electoral que encerraba el  proyecto de destruir al país para “comerte mejor” y permanecer por siempre en el poder.

Se bautizaron como “Revolución Bolivariana”. Colocaron al Libertador como garante de tamaño desaguisado. En nombre del paladín de la democracia implantaron este cachorro de totalitarismo, en nombre de quien nos liberó de España nos colonizaron a Cuba, y en nombre del Padre de la Patria casi que nos convierten en un ex país. A Bolívar le falsificaron hasta el rostro… y todo en nombre de otra “revolución”.

Para avivarle la nostalgia, le instaremos a recordar cuando usted tenía agua todos los días en su casa, no había apagones, el internet era continuo, le alcanzaba la plata para comprar comida, podía adquirir ropa nueva, o irse de turista para un hotel en la playa. Sin ir muy lejos, cuando podía abrazar con frecuencia a sus hijos, o conversar con ellos  sin recurrir a las frías redes sociales. Y por favor, que no le echen la culpa a Trump, que estos padecimientos son producto de esas “sanciones” las empezaron los “revolucionarios” con exprópiese, invádase, los botados de PDVSA, la lista Tascón…

Esta nostalgia es producto de  la “revolución”. Venezuela ha llegado a extremos insostenibles. Hace falta un cambio radical. Pero después de lo que hemos conversado, sería vergonzoso llamar a ese cambio “revolución”. Debemos hacer los cambios diferentes para obtener diferentes resultados. Hay muchas metodologías: reingeniería, modernización, 2.0… eso sí cambio estratégico y en Libertad… Democrático.

Y bien hecho, para evitar que en pocos años se imponga otro Chávez, más aprendido.

“Revolución” o Democracia… he ahí el dilema.


PD1: Pueblo que quiere elegir 23 gobernadores solicita fecha de regionales… 

martes, 22 de agosto de 2017

PORQUE YO SÍ VOTO


          Rafael Gallegos
 
1.       ¿Qué pasa si no vamos a las elecciones de gobernadores?... El gobierno sin ningún esfuerzo tomaría 23 gobernaciones en octubre, la mayoría de las que según las encuestas, están en manos de la oposición. Aunque no se puede descartar que si vamos a esas elecciones, es posible que el gobierno temeroso de una paliza, invente cualquier excusa y las suspenda. Claro que eso se reflejaría  en el incremento de su desprestigio internacional, que ya está causándoles bastantes problemas. 

2.       ¿Y por qué  no votamos en la Constituyente y sí en las elecciones de gobernadores?... Las elecciones de gobernadores  están en la Constitución… y es lo que estamos pidiendo hace meses. La Constituyente fue un invento del gobierno para con una minoría lograr el poder absoluto sobre la mayoría y permanecer ilegítimamente en el poder. Y  tal como estaba diseñada, violaba la Constitución.

3.       ¿Y si se divide la unidad?... Votando o no votando, la  Unidad debe mantenerse. Solamente permaneciendo unidos podemos rescatar la democracia.  

4.       ¿Pero si se desmoviliza la calle?... Las elecciones movilizan la calle  y nos permiten fortalecer la organización opositora a lo largo y ancho de Venezuela. Además debemos jugar en todos los tableros: protestas, marchas, concentraciones y elecciones.

5.     Pero es que ya estábamos cerca del poder y nos desmovilizaron… es que ir a elecciones no significa parar la calle, al contrario.  Cierto que en los más de cien días de protestas logramos llamar fehacientemente la atención del mundo. Y observe como al gobierno le pesa el repudio internacional que lograron las marchas. Sin embargo, y no nos engañemos, nunca hemos estado “tomando ya” el poder. Esta es una lucha larga. Debemos seguir en ella hasta lograr el objetivo. Y estas elecciones, nos acercan más. Parafraseando a Churchill: lucharemos en las protestas, en las marchas, en las concentraciones, en las elecciones, lucharemos en todo y jamás nos rendiremos. 

7.       ¿Por qué el gobierno le pone tantos obstáculos a las regionales?  Nicolás Maduro y el régimen no quieren que votemos. Quieren que nos rindamos ante los obstáculos para ellos ir solos y ganar las 23 gobernaciones. ¿ Usted le va a dar ese regalote? Se regodearían ante el mundo de haber ganado en un proceso democrático y dirían que no fuimos por miedo o por golpistas. Nosotros debemos ir hacia adelante tal como decía el gran Rómulo Betancourt: adelante, por arriba de las tumbas, adelante. 

8.       La gente está desilusionada…  Pues que se ilusione, esto no es un camino de rosas, y si fuera de rosas tendría muchas espinas. Tenemos que aprender que la lucha es larga y se acaba cuando ganemos. Tenemos que ser del tamaño de las circunstancias. NO vale rendirse. 

9.       ¿Tenemos que aguantar que le pidan certificado de buena conducta a nuestros candidatos a gobernadores? Si lo hacen, sería ilegal y retrógrado, recordarían a los regímenes más oprobiosos de la historia, o a procesos terribles como la Inquisición; pero nosotros estamos resueltos a superar todos los obstáculos, todos. En caso tal, sabremos tener suplentes bajo la manga. Pero esas elecciones, las ganamos.

10.     ¿Con estas elecciones estamos reconociendo al CNE? Falso,  ellos son los que están reconociendo que tienen que hacer elecciones, tal como reza la  Constitución. Y les faltarán las de Consejos Legislativos, las de alcaldes y las presidenciales. Si las hacen, las ganamos y tomamos el poder. Si no las hacen se hundirán más en el fango de su totalitarismo y serán más repudiados ante el mundo. 

11.     ¿El CNE no es transparente? Claro que no y además promueve un gigantesco ventajismo. Pero somos demasiados y superaremos todos los obstáculos. Además, colocaremos testigos a lo largo y ancho de Venezuela.

12.     ¿Cierto que no elegiremos Consejos Legislativos y los actuales (chavistas) no dejarán  gobernar a los gobernadores? Eso es parte de la tramoya de la “revolución”; pero elegiremos  gobernadores para ratificarle al gobierno que nadie los quiere, que los ocho millones de su Constituyente comunal son una farsa y que nosotros somos una gigantesca mayoría. Los dejaremos al descubierto.

13.  ¿Cuán importante es ese repudio internacional? Mucho, porque de él dependen los préstamos, las negociaciones, los mercados, los intercambios tecnológicos, los bloques internacionales, el prestigio. Se combina con el repudio nacional, las movilizaciones, la inflación, la escasez y el hambre. Al final todos estos factores combinados impulsan la implantación de un gobierno democrático. Por ello hay que jugar en varios tableros.

14.     Y de paso, luego de las elecciones de gobernadores quedaremos a las puertas de las elecciones presidenciales

La Democracia vive y la lucha sigue… hasta vencer.

1957- 2017… SESENTA AÑOS NO ES NADA




Rafael Gallegos    Blog núm. 313

Carlos Gardel hubiera corroborado con creces la certeza de su tango “veinte años no es nada” al comparar el plebiscito convocado por Pérez Jiménez en 1957 con la  Constituyente impuesta por Nicolás Maduro en 2017. Sesenta años y la misma historia, los mismos escenarios… con diferente decorado. 

UNO.-    1957: Marcos Pérez Jiménez no convocó a elecciones como correspondía. Le dio miedo enfrentar una derrota cantada. Sus asesores forzaron una interpretación de la Constitución vigente (su propia Constitución) y salieron con el cuento del plebiscito. 

                2017: Nicolás Maduro idem. Igualando el significado de los términos “iniciativa” y “convocatoria” (Andrés Bello se revolcaría en su tumba), y burlando la decisión del pueblo que decía representar, impuso una Constituyente comunal, violentando su   propia Constitución. 

DOS.-    1957: El aguerrido árbitro electoral de MPJ actuó como una oficina de correos del régimen. 

               2017: Cualquier parecido con el árbitro de NM…

TRES.-     1957: Luego del acto electoral el árbitro de MPJ dio cifras: 87 % SI y 14 % NO. Nadie le creyó; pero no hubo reclamos y tampoco revisión. PJ quedó “electo” presidente. 

                  2017: El árbitro dio una cifra de más de 8 millones de votos. Nadie le creyó. Sí hubo reclamos, Smartmatc el socio contabilizador, dijo que esa cifra estaba inflada. Los centros electorales vacíos contradecían la avalancha de votos que sugerían. Algunos candidatos mostraron disconformidad con el conteo. Un Rector dijo que era necesario auditar. Sin embargo, el árbitro, como si no fuera con él, hizo caso omiso. 

CUATRO.-  1957: Ante el mundo MPJ perdió la legitimidad que le servía de soporte. Se le cayó el último pedazo de la careta de “su” Constitución.
            
                  2017: NM, idem.

CINCO.-    1957: Ningún país le reclamó el fraude al régimen.

                   2017: Más de 40 gobiernos democráticos en el mundo desconocieron la Constituyente comunitaria. Algunos retiraron embajadores.

SEIS.-      1957: El pueblo votó masivamente contra MPJ. Parafraseando al fraude de Andrade de 1897: el NO se quedó con las masas,  y el SÍ (MPJ) con las mesas. 

                   2017: El pueblo mayoritariamente se quedó en su casa esperando que dijeran los resultados ya cantados de 8 millones de votos: tenían que ser más que los 7,6 que masivamente la oposición había reunido el 16J; pero no mucho más (se vería muy feo). Los deslenguados dicen que fueron votos cantados; pero no contados.

SIETE.-    1957: El pueblo votó porque no hacerlo equivaldría a ratificar al régimen sin acusarlo de fraude. Porque la lucha electoral dejaría cicatrices en la dictadura. Porque esas elecciones movilizarían a las masas. Porque permitían organizar a los opositores. Porque fomentaba la unidad. 

                       2017: la mayoritaria oposición no votó porque esas elecciones parecían una elección interna del PSUV y además, no estaban convocadas por el pueblo.

OCHO.-       1957: MPJ convocó elecciones para burlar y silenciar al pueblo, ni de casualidad preveía entregar si perdía. 

                       2017: NM luego de anular el revocatorio, retrasó las elecciones regionales porque se sabía aborrecido por el pueblo. Ni de casualidad preveía entregar. Implantó la Constituyente para su partido y sacó todos los diputados. Ahora le deben al pueblo el número de votos nulos y la auditoría.

NUEVE.-    1957: el pueblo al observar tamaño fraude de “su” general MPJ, se desmoralizó. Creyó que  tendrían dictadura para 30 años.

                      2017: Ante la ANC de NM el pueblo se desmoralizó. “A este paso nunca saldremos de esta gente” – se decían entre sí.

DIEZ.-         1957: PJ salió debilitado de “su” plebiscito. 

                   2017: NM también. La ANC citó a la valiente AN para que la reconociera, para que imitara a NM y los poderes públicos, ratificados luego de poner sus cargos a la orden y de reconocer el absolutismo de la ANC.  La AN dijo que ni iba a la reunión ni los reconocería. La ANC reaccionó quitándole a la AN unas funciones que en la práctica no tenía; luego de matar el tigre, le tuvo miedo al cuero… no los destituyó. Pura debilidad, porque la presión internacional… vive.

ONCE.-        1957: A MPJ lo  fueron. Primero a una isla del Caribe donde el sátrapa lo regañó. Luego a Miami. Después juzgado y preso en Venezuela. Murió luego de un  largo exilio dorado en Madrid.

                        2017: NM enfrentará una elección de gobernadores… si es que no la suspende. ¿Le dará miedo  el regaño de “su” sátrapa particular?

CONTINUARÁ. Mientras tanto el general MPJ le canta desde su tumba a la “revolución”: te pareces tanto a mí. 

Hasta que no nos aprendamos esta historia, tendremos que repetirla.


miércoles, 16 de agosto de 2017

PISTONEA EL MOTOR PETROLERO


Rafael Gallegos    Blog núm. 312

El petróleo es el motor de arranque para el despegue de Venezuela, y ese motor… está pistoneando. No tiene un tigre en su tanque, ni siquiera un lindo gatico.

Y pistonea con tanto ruido, que a veces parece que se apaga. Vergonzosamente, nuestra industria petrolera se ha convertido en el receptáculo de lo que abusando de los conceptos hemos denominado Tercera Ley de Rockefeller. La Primera Ley: el mejor negocio del mundo es una empresa petrolera bien administrada. La Segunda Ley: el segundo mejor negocio del mundo es una empresa petrolera mal administrada. Rockefeller nunca imaginó su Tercera Ley: el peor negocio del mundo es la industria petrolera venezolana. A eso nos ha llevado esta “revolución”, a una empresa petrolera pre- quebrada interactuando  en un casi ex país.

LA NATURALEZA DEL NEGOCIO

El negocio petrolero es de creciente complejidad. Cada vez sus procesos más sofisticados y los yacimientos más difíciles de explotar. La naturaleza del negocio exige en demasía de tres aspectos: inversiones, tecnología y gerencia estratégica.  

Inversiones… miles de millones de dólares para explotar los yacimientos, recuperar  las decaídas refinerías, reparar y construir nuevas instalaciones e infraestructura, etc.

Tecnología… de punta para optimizar el rendimiento de las inversiones. La industria petrolera es estado del arte en generación de tecnologías.

Gerencia Estratégica… para obtener los mejores resultados de las pingues inversiones se requieren, equipos  gerenciales capaces de dirigir al mejor personal, con procesos óptimos habilitados por tecnología de punta. Todo de primera.

Y la gerencia es estratégica porque sus acciones deben estar orientadas al cumplimiento de dos objetivos: maximizar los resultados, y transformar los beneficios en calidad de vida de los venezolanos. 

 Sin inversiones no se  sostiene el negocio, sin tecnología la industria  se convierte en chatarra. Y sin gerencia… seguiría este marasmo petrolero.

PDVSA HOY

Pdvsa sufre de  tres bajas que la hacen languidecer: bajos precios, baja producción y la peor, baja gerencia.

Está pagando las consecuencias de: el cambio de Misión desde una petrolera con sentido social hacia una empresa social con algún contenido petrolero, la botada de los 23.000 técnicos en 2002- 2003, y la politización de la industria. 

Ya esa empresa no mantiene a Venezuela. Al contrario, le debe un dineral al Banco Central.
Quedó lejos el pico de producción de la nacionalización: 3,4 millones de barriles  en 1998, el año anterior a la llegada de la “revolución”. Hoy vamos por menos de 2 millones decrecientes. Las refinerías están tan mal que importamos gasolina del mismísimo imperio. El personal se ha multiplicado por dos, la deuda por siete u ocho, y  la producción se ha reducido a la mitad. Ah!, y hemos ofrecido  valiosas propiedades como garantía. Tercera Ley de Rockefeller. El motor petrolero es puro pistoneo y humo.

 Pero no se engañe, Los “revolucionarios” no han fracasado, cumplen su  estrategia: destruir a Venezuela para comerte mejor. Y no hay mejor manera de destruir a Venezuela que destruyendo su industria petrolera. Por ello no es casual la frase de Chávez: “yo provoqué el paro”.

Los demócratas, que somos más del 80% estamos obligados a Repensar el Petróleo.

TRÍPODE PETROLERO

Proponemos nuevamente, un modelo  de transformación de la industria petrolera que hemos denominado Trípode Petrolero y consiste en:

1.- Empresas petroleras eficientes: reflotar Pdvsa hasta donde se pueda (Pdvsa Vino Tinto). Licitar concesiones, empresas mixtas, atraer capitales internacionales. Usar las leyes petroleras actuales hasta cambiarlas de acuerdo a consensos. Crear un Consejo Nacional de Energía para las políticas y un Ente para la permisología. Redefinir y fortalecer la gestión del MEM. Controlar  el negocio para mantenerlo integrado y  coherente a lo largo de la cadena de valor. Presencia en la Bolsa de Valores.

2.- Beneficios petroleros: Cambiar concepto de Renta Petrolera por Beneficio Petrolero, que contemple: uso de Regalía y de ISLR sólo para inversión… desarrollo estratégico de la Industria Conexa hacia todas las actividades del país… aplicación de  políticas de Responsabilidad Social... afianzamiento de  la Petroquímica como pivote de la industrialización… energías alternas.

3.- Reingeniería para el Estado Venezolano: De no realizarla, el estado será  incapaz de agregar valor a los beneficios petroleros, todo el esfuerzo será en vano y volverá a los pocos años otro Mesías… más aprendido.  Se trata de  un cambio de raíz que aplica cuando las organizaciones están muy lejos de cumplir los objetivos.

Ponga gerencia en su tanque…




miércoles, 9 de agosto de 2017

DEL “POR AHORA” A LA ILEGITIMIDAD


Rafael Gallegos    Blog núm. 311

Cuando Chávez pronunció aquel “por ahora” despelucó a los ingenuos y a más de uno le acercó la posibilidad  de tocar el cielo con la mano. El mesianismo se exaltó y buena parte de Venezuela se fue tras de él cual mesías revivido.

Sus seguidores pensaron: eso es lo que hace falta, un tipo joven, simpático, un militar que ponga orden en el caos, que acabe con tanto corrupto. Afloró la anti política y el comandante se convirtió en el nuevo salvador de la patria. 

En la prisión lo entrevistaban y cual estrella de cine sonreía y saludaba. “Lo de estos muchachos fue una tremendura, tenían buenas intenciones, fueron muy valientes”… comenzaba la leyenda del comandante.

Más adelante en diciembre de 1998, basado en su innegable carisma, el desencanto de la población y sobre todo con la ayuda de unos cuantos “notables” que lo promocionaron con la intención de salir de los adecos y los copeyanos “como sea”, Chávez se convirtió en Presidente. 

Disfrutó de magníficos precios petroleros. A “realazos” generó prosperidad temporal mientras destruía la economía y las instituciones con la intención de permanecer, como sus jefes del comunismo cubano, para toda la vida en el poder.

Los más avezados se dieron cuenta del caos que generaba su gobierno. Por ello políticos, sindicatos, empresarios, estudiantes, los trabajadores petroleros con su monumental fuerza, y muchos venezolanos, se unieron en la huelga general del 2002. El 11 de abril, Chávez fue desplazado del poder… insólitamente lo regresaron.

FALSO PROFETA

Chávez inició como mesías y terminó como falso profeta. “Su” destrucción estratégica del país se caracterizó con medidas como “exprópiese”, “empresa parada empresa tomada”, invasiones, licuefacción de los poderes públicos, así como ledezmización y  protectorados para anular el efecto de los opositores ganadores en elecciones.

Todo ello ocasionó la actual economía destruida, la Pdvsa pre quebrada, los eriales del campo, el acabose del parque industrial… y de la democracia.

Cuando se comenzaron a sentir los nefastos efectos de las políticas socialistas: inflación, escasez, caos, inseguridad, desempleo, hambre y más hambre; el pueblo se alejó del  “por ahora” y comenzó a percibir como ilegítimo al  poder “revolucionario”.

A partir del triunfo de la oposición en la Asamblea Nacional, aceleraron las medidas dictatoriales con aspectos que culminaron en esta elección inconstitucional y fraudulenta de la actual Asamblea Nacional Constituyente.

Inconstitucional porque no consultó al pueblo ni su ejecución ni las bases, y por la  fascista sectorialización. Lo de fraudulenta lo acusan entes muy ligados al CNE, y a confesión de partes relevo de pruebas. Votos  fantasmagóricos que batieron su propio record numérico con los centros electorales vacíos. Gasparín vive.

Una Asamblea Constituyente obligada, y antidemocrática porque una minoría intenta aplastar a una mayoría que no los soporta. Y eso, los vuelve ilegítimos. Al decir de los deslenguados, ilegítimos como los cachorritos que no aguantan que los alcen por la nuca sin chillar.

En el 2002 la protesta consistió en una  “rebelión cerebral”, que desde temprano  vislumbró el daño que la naciente “revolución” le ocasionaría a Venezuela. Hoy se trata de una palpable “rebelión estomacal”. Las desfachateces de esta “revolución” le han afectado como nunca al estómago de los venezolanos. La primera hambruna petrolera de la historia. Qué vergüenza.

LA ARMAS QUE LE QUEDAN A LA “REVOLUCIÓN”

Ante tamaña deslegitimación inconstituyente les quedan la represión, la desmoralización y el “casquillo” para dividir la oposición.

Hablan de paz mientras amenazan a todo el mundo, irrespetan a los opositores, reprimen a los diputados, “privan de libertad” a muchos alcaldes y acumulan cientos de presos políticos en medio de serias acusaciones de torturas. Por si fuera poco fuerzan las instalaciones de la Asamblea Nacional. Te pareces tanto a mí, les canta el dictador Juan Vicente Gómez.

El mundo está horrorizado con este atropello a la democracia. Más de 40 países, han denunciado esta ilegitimidad del siglo XXI. Trece cancilleres latinoamericanos los declaran dictadores. Muchos retiran embajadores y anuncian serias medidas. Las denuncias de fraude electoral potencian el descontento mundial con la ANC.

Internamente el gobierno no parece tener idea de cómo pagará sus deudas, o de cómo detendrá la desesperanza y la vorágine del hambre.

El mismo pueblo que los idolatró, hoy los considera sus enemigos número uno. Pasaron de héroes a villanos, de benefactores a obstáculos. Aunque usted no lo crea, para permanecer en el poder, convirtieron a “su” Constitución en “moribunda”.  


La legitimidad del “por ahora” decrece… al ritmo que crece la sombra cuando el sol declina.