sábado, 30 de julio de 2011

¿KUBAZUELA O VENECUBA?

Rafael Gallegos blog número 9

No es lo mismo ni se escribe igual. Kubazuela implica el dominio imperial de Cuba en la relación con Venezuela, y Venecuba… lo contrario. O sea, el nombre de Kubazuela o Venecuba, depende de quién invade a quién. Antes de continuar el lector podrá preguntarse que cómo es eso de Kubazuela con K. Muy simple, a la Cuba que me refiero es a la de la nomenKlatura, la de los Castro y sus adláteres. En ningún momento me refiero a la Cuba del cubano común, que luego de más de cincuenta años de revolución gana diez dólares al mes más una tarjeta de racionamiento, por cierto de lo más racionada; que “vota” en las “transparentes” elecciones cubanas por un solo partido que siempre saca el 99 % de los votos; que está amordazado y no se le permite hablar y mucho menos escribir nada diferente a lo que piense la monarquía revolucionaria, so pena de convertirlo en político preso (¿le suena?); o en un “confundido” por el capitalismo a quien el G2 debe reeducar; que le permiten reparar y usar ventiladores viejos como la última innovación tecnológica de la revolución. ¿Es esto lo que usted quiere para Venezuela?
Nos referimos al cubano común, al que han forzado a desarrollar como su cuban way life, montarse en una balsa made in Cuba para huir del terrible comunismo, atravesando el Mar de la Felicidad, enfrentando fieros tiburones.
Ah! y como en el poema del venezolano Andrés Eloy Blanco, del niño pobre ante el juguete caro, los juanbimbas cubanos (o sea usted y yo; pero allá) observan tras las rejas cómo los turistas internacionales, víctimas de la explotación del los imperios capitalistas, se intoxican con camarones, se emborrachan con güisqui diez y ocho años, o con finos rones inaccesibles, se arruinan en los casinos y se arriesgan a los peligrosos hongos de fastuosas piscinas de los hoteles cinco estrellas, en cuyas habitaciones pasan un frío que dicen los deslenguados, les provoca enfermedades pulmonares. De más está decir que la revolución cubana, tan paternal con sus hijos, remember al padrecito Stalin, el mismo de las purgas y de los millones de asesinados en nombre del comunismo; no le permite a su pueblo tales riesgos y les prohíbe pisar esos hoteles, a menos que sea como mesoneros, taxistas o en general trabajadores, por supuesto muy bien vigilados. Se solicita capitalista que me explote como explotan a los turistas internacionales – y que dicen los cubanos en medio de sus SILENCIOSAS carencias. Explótame, capitalismo, explótame; pero sácame de aquí- y que continúan. Gloria al oprimido pueblo cubano. Y gloria a sus blogueros, a sus disidentes, a las valientes damas de azul. Todo pasa todo queda… dijo Antonio Machado.
LA DIFERENCIA
Volviendo a Kubazuela o Venecuba… hay diferencias. Seremos Venecuba (o sea, dominaremos en la relación) y no Kubazuela, cuando la revolución cubana nos haga un contrato que nos permita hacerles la cedulación y manejarles la nómina de sus procesos “y que” electorales. O cuando permitan que los guardaespaldas, venezolanos, muy avezados en sus labores debido a la creciente inseguridad, custodien a los hermanos Castro en su primer, segundo, tercer y cuarto anillo. O cuando permitan a los militares venezolanos jefear al ejército cubano. O cuando nos cambien por ejemplo, cien mil cupos anuales en sus hoteles cinco estrellas por, digamos empanadas de cazón de Cumaná, pastelitos andinos, conservas de coco, o hasta por espectáculos con los artistas de semáforo, autóctonos de esta “revolución”… digo esto para de alguna manera, compensar la increíble negociación de petróleo por nada, que repetimos con el comunismo imperialista de Cuba, más de cien mil veces todos los días. Ah! por favor abstenerse los expertos azucareros para los intercambios, que para muestras de su ineficiencia tenemos muchos botones en Barinas, Yaracuy y en toda Venezuela.
¿Y qué dicen los precandidatos de la unidad de estas realidades? ¿Cuándo va a EXIGIR la MUD las listas MADE IN CUBA de nuestros votantes? ¿Es qué vamos a ir al 2012 como el toro nariceado de la novela Canaima? Ni Kubazuela, ni Venecuba… Venezuela y punto. Otra cosa es la integración latinoamericana.
Y pensar que se dicen Bolivarianos. ¿Qué diría el Libertador ante la patria grande del totalitarismo cubano, cuando él planteaba una patria grande democrática desde la tierra del fuego hasta México? ¿Haría como Jesús con los mercaderes del templo?
Y también se dicen nacionalistas… mientras han entregado la nación, léase producción, instituciones, faja petrolífera y etc. etc. etc. a los países panas. O cuando han provocado que nuestros jóvenes abandonen masivamente la patria en busca de futuro. ¡Qué vergüenza! Es hora de exigir una Venezuela democrática y soberana. Exigir… no pedir, ni rogar. Venezuela es de los venezolanos y punto. Venezuela, tu país, mi país… y no tenemos otro. Y por ahora, brindemos una cuba libre.

REBOTE DE VENEZUELA

Rafael Gallegos blog número 8

La verdad es que tanta desfachatez junta, no es viable. El país se cae a pedazos. El que tenga ojos que vea. Y por donde vea… la crisis es redondita. El “sueño” del modelo cubano, pesadilla para la mayoría de los venezolanos, no es posible en el siglo XXI. Los deslenguados dicen que esta “revolución” hace agua y que ya oyen los glub, glub, glub. Lo cierto es que los venezolanos debemos prepararnos para una nueva etapa. Algunos plantean que el daño es tan grande que tardaremos muchos años en recuperarnos. Que si la industria petrolera, que si la producción agrícola e industrial, que si las instituciones, que si el resentimiento, o la división del alma nacional. Muchos años, dicen. Sin embargo, revisemos la historia.
Europa quedó devastada en 1945. Muchos pensaron en el final de la cuna de la civilización occidental. Pero apenas diez años después, se había operado una sorprendente resurrección. La ayuda del Plan Marshall fue importante; pero más fue la capacidad de los europeos para asimilar las lecciones y apartar los resentimientos. Comenzaron con la Comunidad Económica del Carbón y Acero (CECA), donde Francia y Alemania Occidental sembraron, por encima de las rencillas de décadas, la semilla de la Unidad, base de la próspera Europa de hoy. ¿Qué hoy tienen problemas algunos de sus miembros? Es cierto y tal vez la solución sea más unidad. ¿Qué tal los Estados Unidos de Europa? Hoy Europa es más democrática y próspera que nunca. Trabajaron en equipo, impusieron la democracia para todos y lograron maravillosos incrementos de productividad. Hay quienes dicen que sin la guerra, Europa no hubiera salido de ser un continente vetusto y flemático. ¿Destrucción creativa? Lo cierto es que Europa, luego de la guerra… rebotó.
El rebote de Japón, es más impresionante. Luego de dos bombas atómicas y un emperador humillado, se transformaron radicalmente, a punta de creatividad, equipos sociales y gerencia. Mudaron la capital del comercio mundial desde el Atlántico, al Pacífico Norte. Y con sus vecinos de la guerra, transitaron la ruta más exitosa de la historia, la ruta de los MADE IN. Made in… Japón, Taiwan, Corea, Indonesia, China, hasta Viet Nam. O sea, los poderosos Tigres Asiáticos, principales causantes de los crónicos déficits de los Estados Unidos.
¿MADE IN VENEZUELA?
En Venezuela, hemos transitado trece años de destrucción (estratégica). PDVSA, agro, industria, instituciones, el alma nacional. Las cifras hablan muy claro. Cual rey Midas al revés, hemos transformado un millón de millones de DÓLARES, en DOLORES para millones de venezolanos. Decadencia de la producción petrolera a la mitad de lo que teníamos y la tercera parte de lo que deberíamos producir, baja drástica de la producción de bienes y servicios, creciente déficit de viviendas, deterioro del proceso democrático. No sigo… porque me niego a echarles cuentos a ustedes, que saben tantas historias.
Venezuela está obligada a rebotar una vez finalice esta “revolución”. La férrea unidad es hoy el pivote de la esperanza. Líderes tenemos: Ledezma, Capriles, Fernández, María Corina y paremos de contar…todos tienen credenciales y ejecutoria. Y todos se alinearán tras el candidato unitario que emerja de las primarias. Además, hay un gran consenso programático. El aperitivo: rescatar las instituciones, descentralizar el país, garantizar la libertad de expresión, liberar los presos políticos, restituir sus derechos a los confiscados de sus bienes y de sus trabajos, respetar la empresa privada, dar garantías legales a los inversionistas, modernizar las cárceles, rescatar - uno por uno - los hospitales, centros de salud y las escuelas. Estas medidas despertarán en el país certeza en el futuro, solidaridad, espíritu de trabajo en equipo, elevación de la moral, innovación, gerencia. Permitirán la aplicación de programas (ya en diseño) de rescate de la industria petrolera, de la producción agrícola e industrial, programas de infraestructura y efectivas políticas sociales. Atraerán inversionistas nacionales e internacionales. El petróleo como pivote es muy poderoso. Somos el único país del mundo en condiciones de utilizarlo. Se crearía un espíritu superior al del 23 de enero de 1958, ya que se complementaría con un fuerte componente estratégico en lo económico y social.
Eso sí, tenemos que hacer un buen inventario de lecciones aprendidas… para no repetirlas. La oportunidad de convertir lo sucedido en una “destrucción creativa” que nos permita hacer cambios de raíz, que antes de este “socialismo” no hubiéramos podido efectuar. Parafraseando a Aquiles Nazoa, debemos convocar a los poderes creadores del pueblo… para lograr un rebote de país.
Si solicita líder y se solicita pueblo. Hay que soñar y luchar para que los sueños dejen de ser sueños. El cielo debe ser el límite. Total… somos vino tinto.

CULTO A LA IGNORANCIA

Rafael Gallegos blog número 7

En su obra “Los Felicitadores”, el magnífico periodista Pedro María Morantes, más conocido como Pío Gil, hace una antología de la “jaladera” durante el régimen de Cipriano Castro. En vergonzosas cartas, para los que las redactaron, Pío Gil muestra frases de monumental adulancia: “Bolívar ambicionó la corona y no la merecía, Castro la merece por mil títulos y no la codicia”. O aquella de “…ante la gran luz de su inteligencia irradiando en las alturas del Capitolio, se obscurecen los horizontes de la Patria”. Eran los mismos jaladores de siempre. Los mismos… que después se le voltearon a Castro y adularon a Gómez. Los mismos de todos los gobiernos. Si el gobierno cambia de jefe, eso no es problema de ellos. Están con el gobierno… mande quien mande.
Y qué tarde se aprenden el libreto los dictadores: las manos que los aplauden como focas hasta el dolor y el sangramiento de las palmas, son las mismas que cuando caen en la mala… les hacen la señal de costumbre. Como a Mussolini, colgado al revés por los mismos que le hicieron creer que era un super hombre. O cómo a Páez, a quien pasearon en un burro por las calles de Caracas y lo escupían las mismas bocas que cuando estaba en el poder, le gritaban loas hasta el delirio.
En su libro, Pio Gil nos deja deja una frase, para mí exagerada y hasta irreal; pero producto del gran desengaño que sentía ante el marasmo y la docilidad de sus paisanos frente a la dictadura de Castro: Los griegos cultivaron el sentimiento de lo bello, y fueron artistas; los romanos, el sentimiento del dominio, y fueron conquistadores; los cartagineses el sentimiento del lucro, y fueron mercaderes; los yanquis tienen el culto de la voluntad y son hombres de acción. Los venezolanos tenemos el culto de la servilitud y somos felicitadores. Como la “jaladera” y la ignorancia son caras de la misma moneda, podemos parafrasear a Pío Gil y afirmar: la “revolución” practica el culto a la ignorancia y nos convierte en sembradores de superchería y el subdesarrollo.
SOPLAR Y HACER BOTELLAS
En plena Era del Conocimiento, éste gobierno pretende que el pueblo asuma como un principio científico, el ignorante culto de soplar y hacer botellas. Cero gerencia. De mesías en mesías y de milagro en milagro. ¿En qué cabeza cabe que quieran decirle al pueblo que construirán casas sin cemento, sin cabillas, sin luz, sin agua… sin proyectos. ¿Soplarán y harán casas? Quieren decir al pueblo que producirán petróleo sin ingenieros, sin organización, sin taladros, sin estudios y asociados con gobiernos “panas” sin ninguna experiencia en el área. Pretenden hablar de soberanía alimentaria mientras han convertido en eriales a las dos millones de hectáreas que han expropiado. ¿Soplar y hacer alimentos? O decir que somos una sociedad productiva mientras han provocado la quiebra de cinco mil de las doce mil empresas que existían hace diez años. Soplar en vez de gerenciar. Puro culto a la ignorancia.
En plena Era del Conocimiento, cuando la relación entre saber y bienestar es más significativa que nunca y las sociedades que más saben son las que mejor comen, ¿qué pretende la “revolución” sustituyendo gerencia por heroísmos fatuos, tecnologías por trueques, siembras prósperas por tierras arrasadas? ¿Qué país del mundo se ha desarrollado ante tanta desfachatez? Desengáñese… ninguno.
Si las cadenas televisivas fueran productivas, nosotros seríamos Japón. Si las invasiones generaran alimentos, seríamos el granero del mundo. Si las expropiaciones empoderaran al pueblo, ya hubiéramos acabado con esta creciente marginalidad. Esta “revolución” pretende que nos desarrollemos a punta de héroes, enfrentamientos al “imperio”, insultos a los escuálidos… improductividad, improductividad, improductividad. Ojalá que jamás enaltezcan el lema del “héroe” de la Guerra Federal, Martín Espinoza: cortarle el pescuezo a todos los que sepan leer y escribir.
EN EL MISMO BARCO
Castro y Pio Gil navegaron juntos. El 24 de noviembre de 1.908, ambos se embarcaron, vía Alemania, en el Guadalupe. El Cabito se iba a operar del riñón y volvería al poco tiempo, su querido compadre Juan Vicente, le estaba cuidando el “coroto”. Pedro María Morantes, viajaba para ocupar su puesto de funcionario de la embajada de Venezuela en Alemania.
A Castro se le alzó el compadre y tuvo que morir, muchos años después, en Puerto Rico. A Morantes, le descubrieron que era el terrible Pio Gil. Quedó botado y además…exiliado. Ni él ni su enemigo regresaron a Venezuela.
Tanto pelear el cabito y Pío Gil para embarcarse en la misma nave para nunca más volver. Moraleja: todos vamos en el mismo barco. O sea…

domingo, 10 de julio de 2011

GENERAL RIÑÓN, GENERAL PRÓSTATA

Rafael Gallegos blog número 6

1.- No es exagerado afirmar que el riñón enfermo del general Rafael Urdaneta torció el destino de Venezuela. En el año 1.845 el prócer era el candidato de todos los partidos para las elecciones presidenciales del año siguiente. Se trasladó a Europa, para buscar el reconocimiento de España a la Independencia de Venezuela. En París enfermó del riñón y murió. Urdaneta, fue vicepresidente de la Gran Colombia y presidente del senado, libertó al Zulia y prestó insignes servicios a la causa de la Independencia. Murió en la inopia. Su testamento fue “una viuda y once hijos en la mayor miseria” y ordenó devolver al Tesoro los viáticos sobrantes de su misión a Europa. A su muerte, el entonces presidente Páez seleccionó como candidato para sucederle a José Tadeo Monagas. En el período que los historiadores denominan el monagato, José Tadeo, su hermano José Gregorio y su hijo José Ruperto, ocuparon la presidencia de la República… tal como si estuvieran en la “democrática” Cuba de hoy. La consecuencia de tanta perpetuidad, corrupción e irrespetos a la democracia que incluyeron el asalto al Congreso en 1848, fue la Guerra Federal. De no haberse enfermado Urdaneta, seguramente hubiera sido un gobernante demócrata, honesto y capaz. Y tal vez no hubiéramos llegado a la Guerra Federal.

2.- En 1908, al altisonante Cipriano Castro le falló un riñón. A los médicos venezolanos les dio miedo operarlo, porque los amenazaron con matarlos si fallaban. Váyase para Alemania - le recomendaron. El cabito creyó que las lágrimas de su compadre Juan Vicente Gómez, no eran de cocodrilo cuando le decía: compadrito yo no quiero quedar de presidente encargado, yo lo acompaño a Alemania y hasta el fin del mundo para que se cure. Y siguió los consejos de su consorte Doña Zoila, quien le afirmaba que dejara encargado de la presidencia al compadre Juan Vicente, que le era fiel y además le capaba muy bien los gatos. Castro dejó encargado de la presidencia a su querido compadre, por unos pocos meses, mientras se recuperaba de su enfermedad.

Vaya tranquilo compadrito - le dijo el zamarro capa gatos. Lloriqueaba y su llanto compungía el corazón de Castro. Veinticinco días después de zarpar en el Guadalupe, el cabito estaba… tumbado. Al mejorarse, trató de regresar a Venezuela. No lo dejaron. Murió en Puerto Rico en 1.924, cuando su compadre tenía ya 16 años en el poder. No me defienda compadre - hubiera podido decirle Castro. Aunque la verdad es que quien lo tumbó…fue el general riñón.

3.- El general Gómez se convirtió en el jefe absoluto de Venezuela. Todas las intentonas en su contra fallaron. Torturados, presos, muertos. No se movía una hoja sin su permiso. Hasta que un general más poderoso que él, lo sacó del poder: el general próstata. Fue implacable, el 17 de diciembre de 1.935 había logrado lo que tanta intentona no pudo. Muerto Gómez, a los venezolanos nos quedó el mal sabor de no haberlo podido sacar de Miraflores por nuestra propia cuenta. Los deslenguados dicen que de no haber sido por ese general próstata… Gómez todavía estuviera mandando.

4.- No puedo ir a la reunión porque no tengo camisa - le dijo el candidato de todo el país Diógenes Escalante, a su secretario Ramón J. Velásquez cuando éste le recordó la reunión con el embajador de Estados Unidos. Esa frase reflejó una grave enfermedad. Y Venezuela se quedó sin un candidato unitario en 1.945. Escalante era el candidato del gobierno, de los dirigentes opositores, de los militares de escuela. Betancourt y Leoni habían acordado con él que durante su gobierno implantaría la elección directa, universal y secreta. Pérez Jiménez, Mario Vargas, Delgado Chalbaud y otros militares que se reunían a conspirar con los líderes adecos, también lo apoyaron porque intuyeron que Escalante acabaría con el jefeo de tanto “chopo e piedra”, como moteaban a los oficiales gomecistas. El candidato sustituto que seleccionó el gobierno, Ángel Biaggini, no convenció a nadie… y llegó el 18 de octubre, que dicen trajo como corolario tres años después, la nefasta dictadura del militar Pérez Jiménez. Otra enfermedad torcía el destino de Venezuela.
5.- La enfermedad del presidente Chávez, también tuerce destinos. ¿Podrá seguir gobernando? ¿Será candidato? ¿Perderá su espacio esta nefasta “revolución” por una próstata o vaya usted a saber qué enfermedad? Se diga lo que se diga y se opine lo que se opine, no se pude negar la influencia del general próstata en el futuro inmediato de Venezuela, en esta hora crucial.

La Guerra Federal… la dictadura de Gómez… la de Pérez Jiménez… y el destino de esta “revolución”. Tal vez los eventos más significativos de nuestra historia republicana, han dependido de riñones, próstatas o enfermedades mentales. Sin esos “generales”, seguramente nuestro destino hubiera sido distinto. Hasta en eso somos atípicos los venezolanos.

martes, 5 de julio de 2011

BICENTENARIO EN MI “BIPAÍS”

Rafael Gallegos blog núm.5
Vivimos nuestro Bicentenario con el “corazón partío”. Como si fuéramos dos países. Al revés que los chinos con su “un país dos sistemas”, la “revolución” está empeñada en que seamos dos países (rojitos y… el resto del arco iris) y un sistema (comunista). Imitan a los españoles, que nos dividieron por colores cual si fuéramos metras, en blancos, pardos, negros. Los blancos tenían todos los derechos y los demás colores… ninguno. Basta recordar a aquellas pasteleras ricas y pardas, las Bejarano, que compraron el derecho de ponerse mantilla en la misa y causaron un gran revuelo entre las mantuanas. O el caso de Francisco de Miranda, a cuyo padre le negaron un cargo militar por ser canario. O blanco o nada, parecía el lema de la colonia.
Rojo-rojito… o nada, es el lema de esta “revolución”. Los demás colores no tienen derecho a trabajar en la administración pública (listas tascón y maisanta mediante), a ser invitados para opinar en los canales del estado, o a tener representación justa en el consejo electoral. A los 23.000 petroleros expulsados por adherirse a la huelga general de diciembre 2002, no se les ha cancelado ni un centavo de sus derechos laborales, ni se les deja trabajar petroleras privadas. ¿Qué diría el Libertador al observar tanta exclusión fascista en su nombre? Españoles y canarios… le dicen los rojos rojitos a los que no comulgan con esta fatídica destrucción nacional. Así, llegamos al Bicentenario. “Dos- cientos” años… “dos-países”. Puro teatro del ab-zurdo. Vivimos una hora álgida. Un gobierno marabúntico que necesita comerse al país para sobrevivir. Las petroleras, la agricultura, la industria, las instituciones, las universidades, el deporte. El alma nacional. Nos desmenuza, “para comerte mejor”, como el lobo de la caperucita.
Así no podemos continuar. Dos países en un territorio es un pasaporte al abismo. Nuestro deber es revertir esta realidad para transformar tanto fracaso en victoria. Rebuscar en los espíritus unitarios como del 23 de enero, o el de la Independencia. Repasemos nuestra historia…
LA UNIDAD … NACIONAL
Libertamos a América… y no es cuento. Venezolanos fueron: Miranda, el Precursor de la independencia latinoamericana. Bolívar, a quien se empeñan en empequeñecer volviéndolo simpatizante de este gobierno, no tiene parangón en la gesta independentista. Sucre y Páez, son dos leyendas. Y Bello, que tropicalizó el idioma. Sigamos. Lleguemos hasta los escritores venezolanos Gallegos, Uslar, Pocaterra, Meneses, Otero, Teresa de La Parra. A los artistas Reverón, Soto, Michelena, Teresa Carreño. A los científicos Fernández Morán, Tejera, Convit. Créalo, la lista de venezolanos de talla universal, es interminable.
Claro que también hemos producido muchos felones. Más de los que podemos soportar. Han hecho tortuoso nuestro avance histórico. De todas formas, no se sienta mal. Como le oí una vez al demócrata Caldera, en todos los países hay felones y honrados. Lo importante es que los honrados sean más valientes y logren imponer su verdad. Así que… para atrás ni para coger impulso.
Sin embargo, nuestra agitada historia está llena de grandes reverdeceres. Como el de Bolívar y su generación contra el imperio español. A veces con “cuñas del mismo palo”, como los sorpresivos López Contreras y Medina Angarita, que desviaron a Venezuela del tenebroso gomecismo. O Betancourt y toda su generación que derrotaron a la oprobiosa dictadura del militar Pérez Jiménez y luego fueron capaces de defender la democracia contra los subversivos de la guerrilla, del barcelonazo, del porteñazo, del carupanazo y tanta intentona inspirada, (para variar) por Fidel Castro, a objeto de acabar con la democracia venezolana. Si hubieran ganado los comunistas ya llevaríamos 50 años de totalitarismo y por supuesto, de hambre. Como en Cuba. Por cierto, ¿no habrá una Ley por ahí para resarcir a los familiares de los soldados muertos a manos de los guerrilleros y golpistas por defender a la democracia venezolana? ¿O para los familiares de los humildes policías víctimas de aquella fatídica táctica de los sesenta, de matar un policía todos los días?
Somos un gran país que cumple 200 años el 5 de julio. Tu país, mi país. El único que tenemos. No se olvide que en todos los países extranjeros usted es un musiú. Estamos en una mala hora; pero luchamos para que los próximos cumpleaños estén llenos de alegría por la construcción de la Venezuela que todos queremos. Hay que ser más valientes que los felones. Hacia allá debemos ir… todos. Si Bolívar no hubiera unido a los venezolanos tras la Independencia, todavía mandaran los españoles. Ser bolivariano implica ser campeón de la unidad. Unir a los venezolanos tras un futuro democrático y próspero. Los últimos acontecimientos, nos indican que la UNIDAD NACIONAL es la única ruta hacia una democracia próspera. Feliz cumpleaños Venezuela.

CONTEMPLANDO EL COLAPSO

Rafael Gallegos núm. 4
El problema de Hitler fue que nadie lo paró a tiempo. Renania, el Anchluss de Austria, los sudetes de Checoeslovaquia. De allí no pasa – decían enceguecidos los líderes de Europa. Hemos firmado la paz por mil años – expresó lleno de orgullo el primer ministro inglés Chamberlain, en una declaración que le costó el cargo y su puesto en la historia. Estaba convencido que luego de Checoeslovaquia el dictador alemán se quedaría tranquilo. Los franceses y los ingleses aplaudieron la declaración de Chamberlain. Hitler de aquí no pasa – planteaba la mayoría de los políticos. Lo que quiere es recuperar los territorios que perdieron los alemanes en la primera guerra- analizaban otros. Algunos más vivarachos decían: déjenlo que crezca para que acabe con los comunistas soviéticos. Sólo algunas mentes preclaras observaron con seriedad el peligro. Como Churchill, viejo político que ante la crisis, emergió al cargo de Primer Ministro con su famosa advertencia: sólo tengo que ofrecerles sangre, sudor y lágrimas. La declaración más anti demagógica – y útil- de la historia.
¿Cómo fue posible que los líderes europeos no vieran el totalitarismo que encerraba la quema del congreso, el intento de golpe de 1923, los agresivos camisas pardas que actuaban como fuerza de choque del nazismo, la noche de los cuchillos largos, las declaraciones de superioridad de raza, la persecución a los judíos? ¿Por qué fue invisible tanta semilla de totalitarismo? ¿Qué había sucedido?: 1.- ¿No vieron el problema?... 2.- ¿Lo percibieron y pensaron que se arreglaría sólo… o que lo arreglaría otro? 3.- ¿Pensaban usufructuar la situación? Puro contemplar el colapso. Cuando realmente se abocaron a resolverlo, ya estaban en guerra. Millones de muertos.
En Venezuela hemos estado contemplando como se cae a pedazos el país. Primero aquello de no ver lo que dice sino lo que hace. Luego un consejo electoral al servicio del gobierno. Emisoras y personeros oficiales llenos de insultos contra los “enemigos”. La toma de haciendas, de empresas y hasta de estacionamientos. La destrucción de PDVSA, de las empresas de Guayana, de la producción, de las instituciones… del alma nacional. Nooo chico, yo no creo que se instale en Venezuela una dictadura como la cubana – seguimos diciendo. No queremos darnos cuenta que asistimos a la DESTRUCCIÓN ESTRATÉGICA del país.
¿Qué sucede? : 1.- ¿No vemos el problema? 2.- ¿Lo percibimos y creemos que se arreglará sólo? 3.- ¿O lo estamos usufructuando, porque tenemos que vivir de algo? ¿Nos pasará como a los europeos? Júrelo que así será… si seguimos contemplando el colapso.
Destruye y reinarás…para toda la vida. Es la escuela del comunismo. ¿O es que usted cree que si Fidel hubiera permitido a la gente producir, trabajar y crear, hubiera durado para toda la vida en el poder? Ergo, la destrucción de Venezuela es estratégica y el desiderátum: Chávez forever.
Cuando Castro vino a Venezuela en 1.959, fue aclamado por todo el mundo. Se dio el lujo de sacar un fusil en un mitin, para “hacer la revolución” en Venezuela. Y la gente aplaudía. Muchos jóvenes en lugar de apoyar nuestra naciente democracia, se fueron a las guerrillas tras esa falsa utopía a la vuelta de la esquina. Un político le preguntó: comandante, ¿por qué no convoca elecciones, si usted arrasaría? Basta que salga un solo diputado de oposición para que me eche a perder la revolución- respondió el “demócrata”. ¿Y nadie vio sus intenciones?
Sólo el avezado Rómulo Betancourt, presidente electo, midió las intenciones del dictador en ciernes. En Venezuela no hay real - le respondió con cara de pocos amigos, cuando Fidel trató de marearlo como al resto de Venezuela, al solicitarle dinero del petróleo para echarle una broma a los gringos. La mayoría del país se encegueció ante el cubano. Qué grande fue Betancourt. Luego lo desenmascaró, lo derrotó en Venezuela y lo botó de la OEA. Lo que no pudo ni imaginarse fue la Cubazuela que hoy acontece. Aunque usted no lo crea, los “revolucionarios” han regalado la patria… en nuestras propias narices.
Y usted. ¿Cree que navegando en este desbarajuste no vamos a llegar al mar de la felicidad? ¿Cree que “eso no es conmigo”, o que no lo van a tocar tantos desaguisados? Si así es, siga creyendo… va a salir más desprestigiado que Chamberlain, o peor, que el colaboracionista Pétain.
Estamos a tiempo de revertir la destrucción nacional. Por ahora… tenemos el 2012 como el próximo Carabobo. Hay unidad, se están haciendo programas de gobierno, hay buenos candidatos y las encuestas serias hablan de buenas posibilidades. Si los chilenos derrotaron a Pinochet y han implantado la democracia más próspera de América Latina, ¿por qué nosotros no podemos hacer algo similar? O contemplamos el colapso hasta que colapsemos... o lo revertimos. De usted depende. Pilas y guáramo son nuestras primeras necesidades.

PATRIA GRANDE

PATRIA GRANDE
SIN ASISTENCIA DE PRESIDENTES DE
LOS HERMANOS
COLOMBIA,PERÚ, ECUADOR
SIN PRESIDENTES DE LOS OTROS SURAMERICANOS
CHILE, ARGENTINA, BRASIL
SIN LOS PRESIDENTES DE MÉXICO,PANAMÁ, NICARAGUA, COSTA RICA,HONDURAS,GUATEMALA
QUÉ PODER DE CONVOCATORIA

PATRIA GRANDE
SIN UN INVITADO DE LA OPOSICIÓN
QUÉ CAPACIDAD DE INCLUSIÓN

PATRIA GRANDE
RODEADO DE PUROS MILITARES
COMO SI EL 5 DE JULIO
NO HUBIERA SIDO UN ACTO DE
CIVILES
QUÉ AMPLIO CONOCIMIENTO DE LA HISTORIA

PATRIA GRANDE
CON MILITARES
¿NO DELIBERANTES?
AL SON DE
PATRIA Y SOCIALISMO O MUERTE
COMO SI LA CONSTITUCIÓN FUERA SOCIALISTA
EL LIBERAL SIMÓN BOLÍVAR
... ¿HUBIERA ASISTIDO?

PATRIA GRANDE
DE LA GRAN COLOMBIA
LA RUTA DE BOLÍVAR
A KUBAZUELA
LA RUTA DE ESTA REVOLUCIÓN

NOS QUEDAN DEBIENDO
EL BICENTENARIO
DE TODOS
TODOS
TODOS
LOS VENEZOLANOS

BOLÍVAR
QUIEN UNIÓ A TODOS LOS VENEZOLANOS
BLANCOS, NEGROS, INDIOS, MESTIZOS
RICOS, POBRES, TERRATENIENTES Y ESCLAVOS
TRAS LA INDEPENDENCIA
ESTARÍA
HORRORIZADO
DE TANTO
SECTARISMO

TANTA PEQUEÑEZ
SE PÌERDE
EN TANTO ESPACIO VACÍO