martes, 26 de agosto de 2014

DEVALUACIÓN… LA DEL LIBERTADOR

  
Rafael Gallegos                                                                 Blog. Núm. 161


La devaluación del bolívar, se hace en paralelo con la devaluación de la magna obra de Bolívar.

Al Libertador han intentado minimizarlo utilizando paradojas para bobos. Algo así como lo que han hecho excluyendo en nombre de la inclusión; eternizándose en el poder en el nombre de la democracia; empobreciendo al país en el nombre de los pobres; o destruyendo a PDVSA en nombre de la soberanía petrolera. Ergo, minimizan la obra del Bolívar haciéndonos creer que engrandecen su imagen. Así, asistimos a la falsificación del Libertador. Veamos:

BOLÍVAR SOCIALISTA

Lo tildan de socialista, cuando su pensamiento era claramente liberal. Es más, los bolivarianos fundaron el Partido Conservador en Colombia. La Visión que le dejó Bolívar a todos los pueblos de América fue: Democracia, Soberanía e Integración.  ¿En qué parte dice socialista? Defendió la democracia como sistema de gobierno, ante  libertadores y patriotas pro monárquicos. Defendió la Soberanía ante los que querían cambiar España por Inglaterra.  Regó de constituciones a los pueblos libertados por su brazo. Por cierto -y he ahí una gran diferencia - sin pretender eternizarse en el poder, o hacer elecciones entubadas, como ha hecho este gobierno.

La “revolución” en su mitomanía  de Bolívar socialista, se hace la loca ante  las barbaridades que dijo el mismísimo Carlos Marx, acerca del Libertador. Claro, si Marx es el padre de Lenin, Lenin el de Fidel, y Fidel el de esta “revolución”… como dijo Rimbaud: “hay cada hijo de familia”.

Tratan de que creamos que un personaje de la talla de Simón Bolívar, verdadero padre de la democracia, hubiera estado de acuerdo con esta licuefacción de poderes – jugo, zumo, hugo – donde todos obedecen al ejecutivo, como lo demuestra ampliamente aquel uh! Ah! Chávez no se va,  de los jueces… o con continuas  elecciones dirigidas por un árbitro vestido de rojo, o adornando su brazo con una franja del 4F, como hizo Tibisay Lucena.

BOLÍVAR Y CHÁVEZ

Hablan de “revolución” bolivariana mientras tratan de igualar (de “igualado”, como diría Cantinflas), la figura del Chávez con la del Libertador. ¿En qué cabeza cabe que las imágenes de Chávez y Bolívar estén a la misma altura en innumerables entes del Estado, empezando por la Asamblea  Nacional? ¿Es que ambos son los Padres de la Patria?

EL ROSTRO DEL LIBERTADOR

También asistimos a la devaluación del rostro de Simón Bolívar. Si los científicos que determinaron ese rostro tienen razón, entonces - ¿Dónde estás  Ripley?-  todos los pintores del siglo XIX eran ciegos. Y el propio Bolívar, sería un mentiroso, ya que de su puño y letra certificó ante una de esos cuadros  cuya cara no parece ni prójimo de la de los científicos, que el rostro de la pintura era idéntico al de él. ¿Entonces?

LAS PELÍCULAS

Ahora están de moda las películas acerca de  Bolívar. Bienvenidas y ojalá hubiera muchas más. La de Roque Valero, fue vetada por la polarización nacional. Nadie fue a verla y todo el mundo dijo que era mala. Pero yo la vi… y me gustó.

Claro que nada que ver con la superproducción “Libertador”. Gran película, que sin embargo, encierra peligrosos mensajes. Veamos:

En “Libertador”, el 1ro de diciembre de 1830, apenas 16 antes de días de su muerte, muestran a un Bolívar lleno de vida, dispuesto a regresar a acabar con el gobierno de Venezuela en un barco que ya estaba listo para el viaje.

Su tuberculosis, apenas es nombrada por Manuelita Sáenz como algo que están diciendo los enemigos de Bolívar. Al final dicen que Bolívar murió  “oficialmente” de tuberculosis. Ignoran a Reverend, ignoran lo débil que llegó a Santa Marta.

Dejan la duda de si un hombre tan sano y muerto “oficialmente” de tuberculosis, fue envenenado. Increíblemente, dan pie la teoría de Chávez acerca del asesinato de Bolívar. Que creo fue desechada examinando sus restos.

¿Qué buscan los productores de “Libertador”? Los historiadores deberían discutir vehementemente, este punto. Y aclarar los hechos.

LA DEVALUACIÓN DE LA VERDAD

Ya está bueno que tantas falsificaciones pasen por debajo de la mesa. Están haciendo un Bolívar chavista – habrase visto- en nuestras narices.

Y como a  Bolívar, están devaluando las ideas. Ahora las colas no son por la falta de producción ocasionadas por los insultos a los empresarios, la inseguridad de las leyes, sino aunque usted no lo crea… porque no hay cajeros.

Ni la inflación es producto de la escasez, ni del control de precios y del dólar, sino de una “guerra económica”. Keynes, Adam Smith y todos los grandes economistas se deben revolcar de envidia en sus tumbas, porque en vida no se les ocurrieron tan grandiosas ideas.

Mugabe cuando prohibió la inflación en Zimbabue, quedó como un  portentoso ideólogo,  ante estos devaluadores de la verdad.


Rescatar a Bolívar, es rescatar a Venezuela. 

martes, 19 de agosto de 2014

UNIDAD, O COMUNISMO

RAFAEL GALLEGOS
 Blog. Núm. 160

La unidad de la oposición no es un lujo. Es una imperiosa necesidad. Es lógico que después de tantos años sin un triunfo definitivo, y seamos claros, con tantas derrotas, los ánimos decaigan. O que se intente replantear la manera de interactuar. O que afloren diferencias en cuanto a métodos. Lo que no es lógico, es que olvidemos que sin unidad, sólo caminaremos como en el cuento del Flautista de Hamelin, hacia el precipicio… del comunismo. Y el comunismo es cosa seria. Observen como nos hemos acercado a Cuba, guía, modelo y jefe de este proceso.

El objetivo para la unidad, no ha cambiado: rescatar la democracia. Como diría Marcel Proust, en busca de la democracia perdida.

Ejemplos de unidades exitosas sobran.

Por ejemplo, la Junta Patriótica contra Pérez Jiménez. Se unieron todos  los partidos opositores: URD, PCV, AD y Copei, en alianza con los militares demócratas y con la iglesia católica. No hay que olvidar que las palabras de Monseñor Quintero el 1ro de mayo de 1957, fueron un punto de inflexión. 

La meta: rescatar la democracia. Y se produjo el 23 de enero.

En Chile, se dio la unión de todos los partidos contra el fatídico Pinochet. Lograron derrotar a la dictadura por la vía de los votos, que muy pocos esperaban. Y luego, se mantuvieron unidos por décadas, en las elecciones.

En Colombia, los Partidos Conservador y Liberal, fueron juntos a elecciones, por… diez y seis años, luego haber derrocado, unidos,  a  Rojas Pinilla.

Cuando la Independencia, el Libertador logró avanzar “sí y sólo sí”, después de unir a todos los venezolanos  tras el objetivo común.

Fracasaron en la Primera República por imberbes, por divergencias internas, por hacer repúblicas aéreas, por copiar modelos muy diferentes al nuestro. En este sentido, resulta muy claro el Manifiesto de Cartagena.

Fallaron en la Segunda República por peleas entre Mariño, Piar, Bermúdez, Bolívar y etc. Además no habían convencido al pueblo, que seguía al sanguinario Boves.

En la Tercera República, bajo el liderazgo de Bolívar y teniendo como objetivo  la Independencia,  se unieron orientales, occidentales, centrales, blancos, pardos y  negros. Y el pueblo llano cambió al realista Boves por el patriota José Antonio Páez. La unidad, hizo imparable a la victoria.

En Venezuela y en América Latina.

Sin aquella unidad, todavía estaríamos en manos de los españoles. Así como seremos comunistas a la vuelta de pocos años, si nos desunimos.

Abajo los egos.

Todos los partidos democráticos, y los líderes, desde Aveledo y Ramos Allup, hasta Leopoldo, pasando por Capriles, Ledezma, María Corina, deben actuar al unísono. Solo, ninguno llega ni a la esquina.

Eso de sentarse en la puerta  de la casa a ver pasar al enemigo derrotado, será en otros países. Hoy luchamos contra un movimiento internacional encabezado por Cuba, Rusia, y por movimientos  terroristas, todos alimentados por el petróleo “nuestro”. Pilas y guáramo siguen siendo nuestras primeras necesidades.

Unidad, liderazgo y estrategia.

Líderes que suban cerros. Se solicita un Páez capaz de estremecer al pueblo. Las sociedades no se suicidan. En cualquier momento un líder demócrata hará vibrar  a los cinturones de pobreza. Y seguramente será uno  los que están en la palestra.  

Además líderes estrategas, capaces de emocionar con certeros caminos, la obtención del poder. De hacer gabinetes de luz, que alumbren. Y gabinetes de sombra, especie gobiernos alternos, que expliquen a los venezolanos lo que harían en este momento en materia de educación, salud, seguridad, producción, petróleo, institucionalidad, elecciones… si fueran gobierno. 

¿Qué hay serias diferencias en la oposición? Claro que las hay, de no ser así, estaríamos todos en el mismo partido. Hay que reforzar las similitudes y manejar las diferencias. Todo bajo el paraguas de la unidad y tras el objetivo de recuperar la democracia.

Parafraseando a Rubén Darío: Unidad divino tesoro. Tenemos que volvernos avaros con ese tesoro.

De lo contrario, el tiempo complacerá a Maduro en su careta de totalitarismo, al plantear desmontar el estado burgués, con las comunas obedientes, por diseño, a Miraflores, y copias de los soviets soviéticos y de los CDR cubanos. Y Aristóbulo  Istúriz materializará sui idea de desbaratar las alcaldías y gobernaciones. Con la excusa de desbaratar al capitalismo, habrán desbaratado a Venezuela. Para comerte mejor, tal como los Castro han digerido a Cuba.

Y como el personaje de Monterroso, cuando nos despertemos de esta larga siesta, el dinosaurio seguirá allí.

La unidad, es el único antídoto contra este comunismo que se nos viene encima. Hay que ser claros y valientes. El el lobo, de tanto venir, está llegando.


Exijamos la unidad.

miércoles, 13 de agosto de 2014

PETRÓLEO, LA NACIONALIZACIÓN DESBARATADA (y II)

  
Rafael Gallegos                                                                 Blog. Núm. 159

Luego de nacionalizado el petróleo en 1975 - en realidad fue estatización; pero ello no desmerita per se -  se adelantaron varias estrategias.

 La Internacionalización, para incrementar la capacidad de mercadeo y colocar los crudos pesados. El Cambio de Patrón de Refinación, nuestras refinerías estaban conceptualizadas como de residuales, el cambio permitió incrementar la producción de gasolina en unos 300.000 BD. Para optimizar las operaciones, se integraron las refinerías de Falcón.

Se desarrolló la Faja, así como las áreas nuevas de Monagas y Apure, generando casi dos millones de barriles diarios. Se desarrollaron los trenes de gas.

Se aceleró la Investigación y el Adiestramiento con CIED e INTEVEP. Se implantó una moderna política de Responsabilidad Social, sin sustituir las funciones del gobierno.

Luego, la Apertura permitió incorporar capitales privados para explorar, sin costo para PDVSA, 14 prospectos. Se llegó en la Faja, con precio de 10 $ el barril, a más de 500.000 B/D, con sus mejoradores en el Condominio JOSE, otro logro de la Nacionalización.  Se desarrollaron los llamados campos maduros, hasta 500.000 B/D.

O sea, se transformó una empresa “saca tubos”, en un emporio energético.

NACIONALIZACIÓN DESBARATADA

La “revolución” desbarató la Nacionalización. Menos producción, más explosiones, más empleados, más deudas, menos productividad, daños en los yacimientos y en las instalaciones. Una PDVSA pre quebrada. Ahora habrá que comenzar de nuevo. Como dijo alguien, volver a Gómez.

Más que la Nacionalización, desbarataron la industria petrolera. La despedida de los 23.000 petroleros democráticos, fue el punto de inflexión. La destrucción estratégica  de Venezuela, pasa por la destrucción de la industria petrolera.


REFLEXIONES PARA LA NUEVA INDUSTRIA PETROLERA

-      Nunca es tarde. Más se perdió en Europa y se recuperó. En Venezuela hay talento para recuperar la industria. Y capacidad para importarlo.

-      Chávez no es la continuación de Betancourt. Al contrario, es la negación. Desbarató la Nacionalización. Hay que analizar cada período ubicándose en contexto. Si no, ¿para qué sirve la Historia?

-      No hay que satanizar al Estado. Venezuela vivió sus primeros 80 años con un Estado pobre. Y la corrupción, la injusticia, los abusos, estuvieron a la orden del día. La Guerra Federal, no es casual. Se dio porque la llamada Oligarquía Conservadora (1830+) no satisfizo las expectativas de la mayoría. Luego de la Guerra Federal, con el llamado Liberalismo Amarillo, no se superó la situación. El país seguía siendo improductivo, palúdico, de gobiernos corruptos, endeudado y enguerrillado.

Con el petróleo, el Estado comenzó a ser rico. Se logró un desarrollo entre los años 30 y los setenta, impensable. Uno de los crecimientos sostenidos más altos del mundo. Luego del boom de CAP, comenzamos este tobogán.

No hay que satanizar al Estado, hay que definir su rol  para estos años que vienen. Ni tan débil, que caigamos por ejemplo en otra Ley del 10 de abril de 1834 (dicen que por allí se coló la Guerra Federal), ni tan castrador como el actual.

Japón y los Dragones, los grandes ejemplos de éxito país en las últimas décadas, tienen como factor común estados fuertes que orientan las estrategias. Ojo, esto no quiere decir productores.

El Petróleo es uno de  nuestros pivotes estratégicos para el futuro. Si fallamos en la concepción y praxis de la nueva industria, seguiremos en el triste rol de limosneros sentados en un barril. Hay que alinear con mucho tino la VISIÓN PETROLERA en la VISIÓN VENEZUELA.

El futuro del petróleo… Primero, desarrollar una nueva industria petrolera, hasta donde lo permita el mercado, controlada por los venezolanos (Estado +gremios, universidades, academias, empresarios)… he ahí el primer reto. Con la máxima inversión privada y tecnología de punta. Utilizando, no en exclusiva,  la figura de Empresas Mixtas. Definiendo el uso de la Renta, y la orientación de la economía conexa… Segundo, acelerar el desarrollo de una Petroquímica de primer mundo, que sirva, junto a la economía conexa, de pivote para la industrialización y el desarrollo de la agroindustria.

Y para décadas posteriores, vislumbrar a la Faja como el granero del mundo. Desde ya hay que investigar, como por ejemplo en Japón, las posibilidades del petróleo como alimento. Total, es materia orgánica, como todo lo que comemos.

No hay que descartar nada. Luego de las catástrofes, viene la innovación como herramienta de sobrevivencia. Y no lo dude. Estamos en una catástrofe.

Y tampoco hay que inventar tanto. Veamos cómo hacen los países exitosos. Se solicitan políticos que sepan coordinar equipos con  visión de futuro.


Porque el futuro en nuestro. Peor estaba Bolívar en Pativilca.

martes, 5 de agosto de 2014

PETRÓLEO, LA NACIONALIZACIÓN DESBARATADA (I)

  
Rafael Gallegos                                                                 Blog. Núm. 158

La Nacionalización del petróleo, fue el final de un proceso que se inició en el siglo XIX. Es bueno repasar la historia de nuestras estrategias petroleras, para evitar que por malas interpretaciones estemos condenados a repetirlas una y otra vez, hasta que las  aprendamos.

Todas las estrategias han obedecido al principio de acción y reacción. Han sido, como todo en la vida, respuesta a circunstancias y concepciones. Veamos:

La fundación de la Petrolia, fue la respuesta  a las emanaciones de petróleo en “La Alquitrana”. Empresarios se animaron, se asociaron, invirtieron, enviaron a Pedro Rafael Rincones a observar y aprender a Estados Unidos, de donde trajo métodos, procedimientos y equipos. Lamentablemente, las reservas fueron  muy escasas para el  desarrollo de esa industria integrada. ¿Qué hubiera sucedido si esos empresarios venezolanos hubieran encontrado un Distrito Bolívar, en las entrañas de La Alquitrana?

La “danza de las concesiones”, llamada así por Betancourt en “Venezuela Política y Petróleo”, fue la respuesta a las nuestras expectativas de reservas de hidrocarburos. El gobierno las otorgaba a personajes que las vendían a las pocas horas, a empresas transnacionales. Años después, ya establecido el negocio petrolero en Venezuela, la dictadura de Gómez creó su CVP ( Compañía Venezolana de Petróleo) cuya misión fue otorgar concesiones entre los parientes de Gómez, para que esto se enriquecieran “revendiéndolas” entre las empresas petroleras.

Las primeras Leyes petroleras, fueron la lógica reacción al desorden inicial del negocio.  Gumersindo Torres, hizo la suya en 1920. Causó resquemor entre las transnacionales. Lo botaron del Ministerio de Fomento y cambiaron aspectos de la Ley. Gómez les dijo a las petroleras: hagan ustedes la ley, que son los que saben de eso.

No hay que olvidar  que el dictador, cuando derrocó a Castro, envió al Canciller a la Legación de Brasil a solicitar a los norteamericanos protección. Ellos gustosamente colocaron varios barcos en las costas, encabezados por el Buchanan. Curiosamente, con ese nombre pareció comenzar la borrachera petrolera venezolana.

El apoyo norteamericano a Gómez, fue hasta su muerte. Un dictador petrolero, sumiso con las transnacionales e implacable con el pueblo. Tal como lo refleja el libro “El cachorro Juan Vicente Gómez”, de mi inolvidable padre Rafael Gallegos Ortiz.

Sembrar el petróleo, la lapidaria frase de Uslar Pietri marca la reacción de los venezolanos, preocupados por convertir esta riqueza natural en desarrollo. Sembrar el petróleo para cosechar calidad de vida. Poderosa figura literaria, hoy, más actual que nunca.
La mayor participación de los venezolanos en el negocio. Allí afloran Betancourt y Pérez Alfonso. Y los acompaña todo el país. Prueba de ello la consensuada Ley de Hidrocarburos de 1943, durante el gobierno de Medina y anteriormente las observaciones a la Ley del 38, del Ministro de López,  Néstor Luís Pérez. Respondía a la necesidad de sistematizar el otorgamiento de concesiones, regalías e impuestos, e incrementar la participación del Fisco.

No más concesiones, política encabezada por  Betancourt y Pérez Alfonso, consistente en esperar el vencimiento de estas para tomar el control del negocio. No compartida por Uslar Pietri, Medina, López, Pérez Jiménez y otros.  

Fifty - Fifty, reacción ante la baja participación de los venezolanos en el negocio. A la llegada de Betancourt al poder en 1945, el Fisco recibía un bolívar por cada dos de ganancia de las transnacionales. Durante el gobierno de Rómulo Gallegos en 1948, el Congreso aprobó el Fifty – Fifty.  Once días después, lo tumbaron.

FUNDACIÓN DE LA OPEP, reacción al dominio en la elaboración de los precios de los crudos y todos los aspectos de la industria, por parte de las transnacionales. Reacción a las cuotas petroleras norteamericanas. Cartel venezolano-árabe, en respuesta al dominio del negocio por parte de las “siete hermanas”.

FUNDACIÓN DE LA CVP. Reacción para los venezolanos aprender a dirigir el negocio. También se fundaron empresas dirigidas por empresarios venezolanos (desaparecidas por la Nacionalización)

PENTÁGONO PETROLERO, resumía la política pre nacionalización: No más Concesiones, Participación razonable, CVP, Comisión Coordinadora de la Conservación y el Comercio de Hidrocarburos (CCCCH) y  OPEP. 

Así, la mesa quedó servida para la Nacionalización en 1975. En mi opinión y con todos sus defectos y efectos, uno  de los grandes logros de la democracia y de la historia de Venezuela.

Chávez y su “revolución”, desbarataron a PDVSA y a la industria petrolera venezolana.

En el próximo artículo, seguiremos con la “acción y reacción” petrolera y trataremos de vislumbrar las bases de nuestra, todavía, principal industria. Los espero.