martes, 27 de junio de 2017

REVOLUCIÓN PÍRRICA


Rafael Gallegos    Blog núm. 305
                                                                    
“Otra victoria como esta y me quedo sin ejército”, afirmó el general Pirro luego de su triunfo ante los romanos a un costo de miles de hombres. De allí proviene la denominación “victoria pírrica” que se da a los triunfos cuyo costo es tan superior a los beneficios, que no valen la pena.

Vistos los nefastos resultados a que nos han conducido estos años de “revolución”, los venezolanos podemos parafrasear al general Pirro y decir: otra “revolución” como esta y nos quedamos sin país.

Dantescos resultados que han hecho realidad otra frase “revolucionaria”, la pronunciada por  el Che Guevara: “cuando lo extraordinario se hace cotidiano, estamos en presencia de la revolución”.

Porque si a ver vamos, no encontrar pan en una panadería, o harina pan en una bodega, debería ser algo extraordinario, y la “revolución” lo ha convertido en cotidiano. Idem con no encontrar antibióticos, desodorantes y ni les cuento medicamentos para enfermedades crónicas en las farmacias. Qué razón tenía el Che; se ha vuelto rutinario lo que antes era extraordinario; pero como dicen los matemáticos, por reducción al absurdo.

Antes era extraordinario lavarse los dientes con bicarbonato, y ahora es rutinario  hacerlo porque una pasta dental hoy cuesta la tercera parte del sueldo mínimo. Peor cuando Venezuela convierte en rutina la importación de gasolina, aspecto que hasta hace pocos años no era extraordinario, sino impensable.

... Y NOS QUEDAMOS SIN PAÍS

Tomando como base un reportaje de El Nacional del domingo 18 de junio,  en los últimos ocho años la “revolución” ha logrado el milagro al revés de rebajar en un promedio de 60% respecto al 2008 la producción de los siguientes rubros: maíz, arroz, caña de azúcar, café, papa, cebolla, tomate, pimentón, girasol, sorgo, entre otros. Pura guerra económica iniciada por el teniente coronel Hugo Chávez con la palabra exprópiese, las invitaciones a invadir haciendas, o a tomar empresas bajo la heroica frase: empresa cerrada empresa tomada. Para remate, hoy apenas han sembrado el 30 % de lo que deberían. Claro, sin insumos, sin divisas, sin semillas. Han vuelto rutinario no sembrar. Cuando lo extraordinario se vuelve rutinario… estamos en “revolución”.

Y si a esto le agregamos una baja de más del 50% de las industrias existentes, los dos millones de jóvenes de la diáspora, la pre- quiebra de Pdvsa, los cortes diarios de electricidad y la rutinaria escasez de agua por media semana, no es difícil calificar esta “revolución” de pírrica… nos estamos quedando sin país.

Calificar a esta “revolución” de “bolivariana” es por lo menos traición a la historia. Porque han sido lo contrario del Libertador. Bolívar nos independizó de España y esta “revolución” nos ha colonizado a Cuba. Bolívar era demócrata y con la insconstituyente prometen la implantación de un totalitarismo del siglo XXI. Bolívar era liberal y ellos son comunistas. Bolívar nació rico y murió pobre, al revés que nuestros “revolucionarios”. Serían más sinceros si bautizaran a esta “revolución” como bovesiana. Te pareces tanto a mí, les podría  cantar el Taita Boves.

PROYECCIONES

Como el gobierno no ha cambiado las políticas que nos han llevado a esta escasez, inflación y hambre, es de imaginarse que en el mediano plazo se profundizarán los nefastos resultados. A este paso y con esos maestros, la Venezuela del mañana será la Cuba de hoy. Pero aunque usted no lo crea, con menos sueldo mínimo que la isla.  En ese renglón ya “superamos” a la revolución cubana.

La primera hambruna petrolera de la historia. Y no crea que es un fracaso de la “revolución”, Pura destrucción estratégica “para comerte mejor”.

LA PAZ INCONSTITUYENTE

Hablan de paz mientras “confunden” el significado de los verbos incentivar y  convocar, y por ello no consultan al depositario de poder constituyente originario (Constitución dixit). Claro, si lo hacen les dirán NO.

Hablan de paz mientras inventan unas bases comiciales regresivas, superadas en el siglo XIX por las democracias y sólo utilizadas el siglo XX y hoy por los totalitarismos. ¿No y que la soberanía reside en el pueblo?

Hablan de elecciones  constituyentes de paz, mientras mueren por decenas jóvenes por denunciar a gritos tamaño fraude.

Hablan de paz, mientras son denunciados por tener presos con órdenes de liberación, por sus presos políticos y ahora por las torturas. ¿La paz de los sepulcros  de Juan Vicente Gómez?

Lo que no contaba el gobierno era con el cisne negro de la Rebelión Profunda, que los tiene locos. Cisne negro: evento improbable que cuando surge… lo cambia todo.

Y que quede clarito: no nos quedaremos sin país.


PD: Se nos fue la querida amiga Liduvina Valderrama, miembro de Gente del Petróleo y ambientalista de valía. QEPD.

martes, 20 de junio de 2017

LA HORA DEL FRENTE UNITARIO


Rafael Gallegos    Blog núm. 304

La MUD unificó la oposición y nos condujo hacia un gran triunfo  en las parlamentarias. Los asambleístas están dando una gran batalla, casi el 20 % de ellos ha sufrido accidentes en “ejercicio de su mandato”. Además presenciamos  una profunda rebelión popular que ha registrado lamentablemente demasiados  muertos, heridos y detenidos. En este momento se precisan acciones que aceleren la definición de esta lucha. Una escalada estratégica. Para ello se habla por ejemplo, de huelga general o de aplicación del 350.

También es fundamental, la conformación de un Frente Unitario por la Democracia. Y eso  va más allá de la MUD, de los opositores alejados de la MUD, implica la unidad monolítica de todos los ciudadanos decididos a enfrentar a estos sepultureros de la democracia.

Es la hora de sentar en una mesa a la MUD, con los líderes fundamentales como Capriles, Ramos Allup, Falcón, María Corina y representantes de Leopoldo y de Ledezma. Incorporar al MAS, al GAN y a otras organizaciones. También es imperativo contar con Eduardo Fernández, Álvarez Paz, Claudio Fermín, Enrique Mendoza, Américo Martín y otros líderes de significación nacional. Y es imprescindible que en la mesa se siente la gente de Marea Socialista y sus alrededores,  y en general los dirigentes, vengan de donde vengan, que hayan tomado conciencia de que hay que salirle al paso a este intento de fotocopia del totalitarismo cubano.

A estas alturas del artículo, algunos  habrán imitado  inconscientemente a Rómulo Betancourt  y sacado el pañuelo para colocárselo en la nariz.

-     -    Yo no me sentaré con los pro imperialistas de la cuarta república…
-      -   Ni yo con los que destruyeron al país con el chavismo…
-     -   Yo no quiero ni ver a los golpistas del 2002…
-     -   Ni yo a los facinerosos de 1992…

Y de lado y lado sacarán sus pedigrís, sus certificados de limpieza de origen político tal como en la colonia intentaban hacerlo con su pureza de raza.  Acusarán a la Fiscal de haber condenado a Leopoldo, a Ledezma de haber sido jefe de campaña de Alfaro Ucero, a Ismael García de ser espía de los chavistas. Los chavistas nunca cambian -  gritarán algunos. Otros dirán que no quieren nada con los sifrinos derechistas de Primero Justicia y sus símiles.

Otros acusarán a Teodoro de comunista, a Américo Martín de guerrillero, hasta a  Negro Primero de espía de Boves… y paremos de contar.

Pero el que esté libre de pecado… que tire la primera piedra.

¿Qué somos diferentes?, sí. ¿Y mucho?, claro. Si fuéramos iguales estaríamos en el mismo partido. La unidad se propone en medio de las diferencias y como una necesidad para lograr un objetivo común: salvar la democracia, ese toro mareado al que un banderillero espera para darle la estocada final con una inconstituyente.

Hay que fijar estrategias unitarias respecto a la inconstituyente, el 350, la huelga, las elecciones regionales.

Nada nuevo bajo el sol. Los mismos compañeros de ruta que surgen a la hora de la verdad. Surgió en España donde el comunista Carrillo y  el franquista Suárez se pusieron de acuerdo para implantar la democracia. En Suráfrica, cuando Mandela y Leclerk conferenciaban en secreto. En Chile, donde los socialistas derrocados, los democristianos que habían apoyado el golpe y los pinochetistas disidentes, se pusieron de acuerdo para acabar con la dictadura. En Venezuela donde demócratas perseguidos por la dictadura acordaron con militares hasta esa hora perejimenistas, el glorioso 23 de Enero.

Eran diferentes. Claro, y mucho. Pero tenían un objetivo común: acabar con la dictadura. Grupos TOCODI, inevitables si se quiere superar el autoritarismo.

LO OTRO…

… imitar a los Montesco y los Capuleto, hasta la muerte de Romeo y de Julieta.

PACTOS DE GOBERNABILIDAD

Sería la siguiente etapa. Como Punto Fijo en Venezuela o La Moncloa en España. O en Chile, donde por varios períodos se alternaron los otrora archienemigos socialistas y democratacristianos. O en Colombia, donde los Conservadores y Liberales, luego de la rivalidad en el terrible bogotazo (originado por el asesinato del casi candidato liberal, en un gobierno conservador) y  la dictadura de Rojas Pinilla, acordaron alternarse por doce años en el poder.

Y claro, un pacto requiere un programa mínimo. El sólo respeto en democracia, separación de poderes, elecciones limpias, libertades económicas, liberación de presos políticos, respeto a la Asamblea, retorno de exiliados… sólo eso, sería un programazo democrático.
O nos unimos en un frente contra los sepultureros, o mañana estaremos llorando  en los funerales de la democracia.


PD: “Los funerales de la democracia” es el título de un libro inédito de mi padre, Rafael Gallegos Ortiz, inolvidable y más en estos días cercanos al día del padre.  

martes, 13 de junio de 2017

INCONSTITUYENTE: BODA SIN NOVIA

Rafael Gallegos    Blog núm. 303

Recuerdo a un amigo de mi juventud,  yo le decía Susanito porque era como aquel personaje de Mafalda (Susanita) que vivía soñando con su matrimonio. Un día me dijo: Rafael, me caso. Yo lo felicité. Emocionado me contó que había hablado con el papá de la novia, con la mamá de la novia, hasta con un futuro cuñado y también le había participado la boda a sus padres. Igual estaba a la búsqueda del  flux (o hasta smoking) con que se casaría, había comprado la bebida y hacía diligencias para contratar un local y la comida.
Susanito estaba de lo más emocionado. De golpe se me ocurrió preguntarle: ¿la novia Susanito… hablaste con la novia? No, esa es la única que me falta -  me respondió. Me reí tanto con esa respuesta, que  mi amigo se molestó.

Por supuesto que Susanito no se casó nunca con esa novia platónica. Han pasado muchos años y hoy no puedo evitar comparar la boda de Susanito sin novia… con esta inconstituyente sin pueblo.

Como último recurso de sobrevivencia, el gobierno ha convocado a una Asamblea Constituyente. Claro que todo el mundo sabe que violentan la Constitución y más que ello, el sentido común, por lo que nadie les cree. La farsa es demasiado obvia: revocaron el revocatorio con un truco que los magos no utilizarían ni en un evento de un kínder. Luego se han hecho los locos hasta la saciedad desfasando hasta nunca jamás la elección de gobernadores.

Y lo han hecho porque saben lo que sabemos todos: que nadie los quiere, que todo el mundo quiere que se vayan. Pero cumpliendo la máxima griega que los dioses obnubilan a los perdedores, en lugar de buscar una salida digna al gobierno más fracasado de la historia, se han empeñado en convocar esta inconstituyente como parte de los recovecos que han inventado para que los venezolanos nos perdamos en este laberinto totalitario.

Tratan de utilizar una pócima mágica para que el 15 % de la población le monte la bota al 85%. Y encima amenazan con acabar con todos sus “enemigos” el supuesto día de la instalación de la inconstituyente: la Asamblea, los diputados, la Fiscal y paremos de contar. Y aunque usted no lo crea, en cualquier momento se les ocurrirá extraditar a Almagro.

Me recuerdan el intento de boda de mi amigo Susanito, porque ya hablaron con sus tribunales y estos decretaron que no hay que consultar a los involucrados. Ya están blindados legalmente.

Además, se blindan electoralmente al ordenar a sus árbitros rojillos que organicen la elección inconstituyente. Y créanme que estos árbitros van a ganar varios premios Guinness. Uno por ser el árbitro más veloz del mundo para convocar una constituyente. Otro por ser el más lento del mundo ante las elecciones de gobernadores.

Imitando a mi amigo Susanito, el gobierno habló con sus brillantes constitucionalistas y  políticos para planear que esa elección según ellos universal y progresista, traerá paz a Venezuela (la paz de Gómez y eso después de meter preso a todo el mundo y hacer “leyes antiterroristas” para los jóvenes que marchan).

Igual que Susanito para su boda, consiguieron sus reales para la inconstituyente. Para la propaganda, movilizaciones, autobuses, comidas, bebidas, “viáticos” y todo lo que se requiera para arrasar en su elección. Para eso somos un país con real, para elecciones entubadas, bombas lacrimógenas, ballenas, etc. Real para todo menos para la comida y las medicinas y esas necedades que han inventado, entre el imperio, Almagro  y la ultraderecha fascista, que escasean en Venezuela.

Pero como a mi amigo Susanito, al gobierno sólo le falta un detallito para su inconstituyente… el pueblo. Sin novia no hay boda, y sin pueblo no hay victoria. Podrían vencer; pero no convencer… a nadie. Porque aunque usted no lo crea, es más fácil aparentar casarse sin novia, que aparentar ganar una elección sin pueblo. Parafraseando al filósofo CAP, que con todos sus defectos parece Churchill ante estos políticos “revolucionarios”: ni la tos ni el fraude se pueden esconder.

La verdad es que se les ven todas las costuras. Deberían sincerarse e imitar a Fidel Castro, jefe del líder eterno, y declararse de una vez marxistas leninistas.

Del pueblo sólo les quedará un amor platónico. Y además enfermizo porque bastante que lo han golpeado y maltratado en estos años.

Y hablando de marxismo leninismo, el autoritarismo genera en su seno el germen de su propia destrucción… observen como del propio cuerpo de la “revolución” surgen cada vez más enemigos.


Revolución en el nombre del pueblo… pero sin pueblo.  Lo único realmente originario que les va quedando a estos “revolucionarios” es la terrible asonada del 4F. Como a Susanito, habrá que recordarles que nada es más pesado que un matrimonio obligado. 

martes, 6 de junio de 2017

NACIDO EL TREINTA DE JULIO


Rafael Gallegos    Blog núm. 302

El 30 de julio, supuesto día de la elección para la inconstituyente, se jugaría el destino de Venezuela. El destino, del que parafraseando a Jorge Luis Borges diríamos que era el conjunto de cosas que le dábamos carácter esotérico   luego habernos sucedido.

La “revolución” se  juega a Rosalinda. Saben que nadie los quiere, abandonaron la vía democrática inventando una forma insólita de contarse donde el 15 % del país monta la bota por una vía y que electoral  al 85 % que no los soporta. Acaban con la regla de oro de la democracia – la mayoría gobierna- y eliminan la proporcionalidad, pues cada diputado de las grandes ciudades representará a cientos de miles de venezolanos, mientras que las zonas despobladas si acaso a dos o tres mil almas. Además, le huyen al referendo para determinar las bases comiciales y la misma realización del evento, como si el país fuera de ellos. Por ello hablamos de inconstituyente, porque Constituyente sería… todo lo contrario.
Y si no nos ponemos las pilas, podrían imponerse. Nadie iría a votar, cosa que no les importa. Es de imaginarse la alegría de las rectoras del CNE, que seguramente los proclamarían en tiempo record y la Asamblea Constituyente se instalaría hasta ese mismo día. Como tanta gente no cabe en el Hemiciclo, tal vez se juramentarían en el patio del Parlamento, en el Teresa Carreño, o en el mismo Poliedro. Su primera acción sería eliminar la Asamblea Nacional (seguramente la primera motivación de esta inconstituyente), luego irían por la Fiscal y por otros personajes que les molestaran su ruta hacia el totalitarismo. Después harían leyes contra el terrorismo de pancarta y de manera legal legalita apresarían a los líderes de la “derecha fascista”. Tal vez legislarían contra lo que queda de propiedad privada y hasta es posible que imiten a su maestro, líder y “martillo” Fidel Castro, que en 1961 se declaró marxista leninista. Y cuidado y  nos integran en una “Cubazuela”.

Nos estamos copiando del peor alumno del salón, el comunismo cubano, por ello estamos tan “raspados” como país. Si lograren  imponerse  se aceleraría el hambre, la escasez, la inflación, los hospitales enfermos, los estantes de supermercados y farmacias o vacíos o llenos de refrescos, los niños desnutridos, los neonatos mal atendidos, los buscadores de basura, la dieta de Maduro, los presos políticos, las empresas quebradas, el 70% de caída del agro, la pre quiebra de Pdvsa, le crisis de la electricidad, el hierro y el aluminio; los juicios militares a civiles, el sueldo mínimo más bajo de América, la violación a los derechos humanos, la diáspora… hasta llegar a convertirnos en un marasmo como el cubano, el corea del norte o tantos fracasos humanitarios que en el mundo han sido. Pura revolución tóxica.

El treinta de julio sería la “Y” del camino. Si en la ruta logramos rescatar a Venezuela, se revertiría este derrotero hacia  la represión totalitaria. Aflorarían la Libertad, Democracia, Justicia Social, libertad empresarial, rescate de la industria petrolera, del agro, de las empresas básicas. Nos convertiríamos en un país como muchos de América Latina, donde las familias no se quiebren cuando los jóvenes emigran con su Patria en el corazón, donde el que trabaja puede vivir y los gobiernos que no sirven son sacados en elecciones limpias, y las soluciones se buscan en democracia. Ah! y donde los líderes respeten los puntos de vista diferentes.

¿Que no hay programa de gobierno? Claro que si: democracia, elecciones limpias, independencia de Poderes Públicos, libertad de empresa, regreso de los exiliados, rescate de la economía, descentralización, armonía y respeto al disidente… esto, más que un programa de gobierno, sería una revolución (en el buen sentido de la palabra).

¿Qué no hay ningún líder preparado para gobernar? Observen este liderazgo emergente. Mujeres y hombres jóvenes, jovencitos y viejos, tan preparados como pocas veces en la historia de  Venezuela. Al lado de los “estadistas revolucionarios”… parecen Churchill.

¿CÓMO TOM CRUISE?

El 30 de julio o antes, si logramos que no haya inconstituyente, habrá un parto nacional: una nueva Venezuela, o más oscurantismo. Los venezolanos venimos, como el personaje de “Nacido el cuatro de julio”, de un largo Viet Nam, donde nos han mutilado la calidad de vida. Y como éste luchamos irrevocablemente por la Libertad.

Somos más, muchos más, y tenemos la razón. En Venezuela hay una rebelión profunda como solo se ve en extremos de sobrevivencia, porque el comunismo es la muerte de los pueblos y sabemos que luego de la inconstituyente, solo nos quedaría llorar como Baobad.  Y si a ver vamos, estamos mejor que Bolívar en Pativilca cuando dijo “Triunfar”.


¿Y Entonces? Pilas y guáramo son nuestras primeras necesidades.