martes, 28 de junio de 2016

“CONFUSIÓN” EN LA OEA

Rafael Gallegos    Blog núm. 253

Desde que el Presidente Maduro concluyó que el gobierno había perdido la Asamblea Nacional el 6D porque el pueblo estaba confundido, parece como que un mosquito de la confusión tipo zika, hubiera picado a un gentío en toda América Latina. En la OEA el mosquito picó a por lo menos 20 delegados. Parece que se confundieron y votaron a favor de oír el “adefesio” de Almagro en nuestro Brexit tropical, ¿“Venezueloexit” en la OEA?

Y curiosamente el Brexit y la votación de la OEA, fueron convocados por los perdedores. El primer ministro Cameron se creyó ganador seguro cuando pidió su referendo. Por su parte nuestra canciller también estuvo mal dateada. Creyó que se la comía “y salía de eso” cuando pidió votar para que se cancelara el discurso del secretario de la OEA.

Le salieron 20 confundidos. ¿Dónde estás Tibisay?, se habrá preguntado la canciller. Qué falta le habrá hecho, por lo menos para que suspendiera la lectura del discurso mediante la invención de un lapso de varios días hábiles, que le permitiera validar si  las manos levantadas correspondían a los cuerpos de los embajadores.

Tras esta epidemia de confusión, la OEA se toma  su tiempo para evaluar la Carta Democrática para Venezuela. Ahora inventaron - copiando otra figura del imparcial árbitro venezolano – que si Venezuela se porta bien se puede salvar de que se la apliquen. Pura copia de nuestro árbitro cuando dijo que si nos portábamos mal, suspendían la validación de firmas. Como si el descaro  con la validación de firmas, la anulación de leyes de la Asamblea, o los presos políticos, no fueran causales más que suficientes  para demostrar que en Venezuela se ha alterado el proceso democrático.

Los deslenguados dicen que nuestro árbitro ofreció a la OEA la figura de los arrepentidos: generar otro lapso para que los embajadores que levantaron la mano se arrepientan.

Y después hay quienes se atreven a negar que tengamos el mejor sistema electoral del mundo.

El adefesio
 
Que me perdonen los escuálidos; pero yo le doy toda la razón a la canciller venezolana cuando calificó las palabras de Almagro como adefesio.

El origen de esta palabra: “del título de una epístola de San Pablo, por alusión  a las penalidades que pasó el santo en Éfeso durante su predicación”.

Es decir, el secretario Almagro, narró el adefesio o  las penalidades por las que estamos pasando los venezolanos con este régimen. Nos narró el adefesio venezolano. Buena esa, canciller, veinte en lingüística.

La verdad es que Almagro no dijo nada que los venezolanos no supiéramos: que estamos pasando hambre, que no conseguimos comida ni medicinas, que somos víctimas de la violencia, que el gobierno no se quiere contar y pone a su árbitro rojo rojito a colocar obstáculos para el revocatorio, que cuatro de los cinco árbitros del CNE son o han sido del partido de  gobierno, que el TSJ anula a petición del gobierno todas las leyes que genera la Asamblea, que padecemos una inflación de más de 700%, que hay presos políticos y torturados, que nos quitaron hace cinco meses a los tres diputados que completan la mayoría calificada y ni siquiera dan excusas por ello.

Qué precisión para definir el adefesio venezolano, y eso que Almagro ha hecho  colas durante horas para al final no comprar nada, ni ha bachaqueado leche para sus muchachos, o contemplado su nevera vacía, o dejar de comer para que coman sus hijos.

Lo relevante de esas palabras no es lo que se dijo, sino quien lo dijo y ante qué público. Almagro le dijo al mundo entero lo que todos ya veían: que el rey está desnudo. Aunque yo creo que los que estamos quedando desnudos somos los venezolanos. Por su parte, los embajadores latinoamericanos demostraron que ya no están dispuestos a mirar para otro lado. Al igual que figuras de mando en Europa, Latinoamérica y Estados Unidos.

Ramos Allup y los parlamentarios que le acompañaron jugaron un gran rol desde que pidieron la aplicación de la Carta. Un gran trabajo de la MUD, con paciencia y eso que los políticos llaman estrategia. Ya está bueno de decir que son blandengues o colaboracionistas. Hay que reconocer su ejecutoria. El año pasado a estas alturas, algunos decían que no nos dejarían ganar las parlamentarias. Y aquí estamos. Visualicemos y luchemos para ganar el revocatorio este mismo año. Las cartas están echadas para una salida democrática y constitucional. Además, los “revolucionarios” ya saben que el planeta entero sabe que no son demócratas.

El “adefesio” de Almagro marcó un punto de inflexión. Se han movido los planos de la discusión desde: ¿hay o no hay revocatorio?, hasta: ¿se va antes o después del revocatorio?


Gracias Doctor Almagro por los favores recibidos.

martes, 21 de junio de 2016

LAS TUMBAS DE GALLEGOS Y MEDINA

Rafael Gallegos    Blog núm. 252


Qué casualidad, Rómulo Gallegos y Medina Angarita son los dos únicos presidentes venezolanos derrocados durante el siglo XX, cuyos restos reposan en Venezuela. Y sus tumbas fueron profanadas casi simultáneamente. ¿Con qué intención? ¿Tendrán razón los deslenguados cuando dicen que lo que se busca tiene que ver con ritos esotéricos para que alguien tenga suerte y protección en su cargo? ¿A dónde hemos llegado? Qué vergüenza. Es como si un cantante brujildo se robara los huesos de Carlos Gardel para afinar la voz o tener suerte con algún contrato.

Cuando esta “revolución” se acabe contemplaremos las ruinas  de Venezuela en su verdadera dimensión. Ruina en el campo, en las industrias, en Pdvsa, en las empresas básicas, en las instituciones, en la moral. La primera reserva petrolera del mundo  convive con la primera hambruna petrolera de la historia. Qué paradoja.

La gente en su desespero  saquea camiones con pollos vivos, con cochinos vivos. Y el asalto a una hacienda en Guárico para matar mautes, quitarles la paleta y dejarlos tendidos en el piso. Esto jamás había pasado. Y el gobierno en lugar de ir al fondo del asunto, acusa a ultraderechistas y paramilitares, como si con cárcel y amenazas va a llenar los hambrientos estómagos. No quieren ver que, a pesar de violentos  queriendo coger mangos bajitos, la causa primordial de las protestas es el hambre.  

El gobierno se llena la boca hablando de paz; pero la delincuencia azota a los vivos y a los muertos. No hay paz ni en los sepulcros. Con la profanación de las tumbas de estos venezolanos, podríamos parafrasear a Cipriano Castro: la planta insolente de los malandros ha profanado el subsuelo sagrado de la patria.

Ni siquiera son capaces de mantener la paz en un área localizada como el Cementerio General del Sur. En otros países los cementerios son sitios turísticos y seguros. Difícilmente un poeta nuestro podría hacer poemas como el de Borges con La Recoleta:

“Bellos son los sepulcros… /… Y las plazuelas con frescura de patio/ y los muchos ayeres de la historia.”

El profanado Medina

El general Isaías Medina Angarita fue un gran Presidente, civilista, de grandes méritos. Sencillo y honesto. Lo tumbaron por no interpretar su realidad histórica. El pueblo pedía a gritos elecciones universales, directas y secretas, y los militares que les quitaran de encima a los llamados chopo e´piedra. Hizo el esfuerzo al nombrar al candidato de consenso Diógenes Escalante, que había prometido satisfacer los requerimientos políticos y militares; pero éste enfermó intempestivamente. Medina nombró como candidato a Ángel Biaggini, que no generó confianza y vino el 18 de octubre.

El profanado Gallegos

Según un artículo de García Márquez de 1950, era un hecho que a Rómulo Gallegos le dieran el Premio Nobel de Literatura. Seguramente la dictadura de Pérez Jiménez se movió para que no le otorgaran tamaño galardón a un  presidente derrocado. Se dice que el dictador le encomendó  al futuro Nobel Camilo José Cela, una novela para intentar contrarrestar a Doña Bárbara: “La Catira.”

Gallegos fue un excelente pedagogo. Director del hoy Liceo Andrés Bello. Uno de sus alumnos fue Rómulo Betancourt, quien ganó un concurso de cuentos con “La caja de bombones”. Por ofrecimiento de Gallegos, Betancourt ejerció como profesor de Literatura en el liceo, antes de graduarse.

Gallegos tenía la facultad de adivinar a los alumnos culpables de las tremenduras.
-      Tú, tú y tú – los castigaba sin equivocarse.

Durante un conflicto, le dio una clase de moral a sus alumnos: en toda la hora no dijo una sola palabra. Nadie se movió y todos entendieron.

A Juan Vicente  Gómez le leyeron Doña Bárbara de un tirón. Cuando llegó la noche, hizo prender un farol de carro. Luego le ofreció un cargo de senador a Rómulo Gallegos y la respuesta de éste, a instancias de su esposa Doña Teotiste, fue irse de Venezuela.

En 1947 fue electo presidente con  más del 70 % de los votos. Su gobierno duró apenas siete meses. El jefe del golpe, fue Delgado Chalbaud, a quien él quería como un hijo, habían vivido bajo el mismo techo en España. 

-      ¿Tú  también hijo mío?

Cuando murió su esposa en México, la mandó a momificar y estuvo con ella todos los días  en la Legación de España. Llegó con su urna a Venezuela en 1958.

En el Panteón Nacional hay una inscripción en el lugar donde deberían yacer sus restos. Reza que el ilustre escritor manifestó en vida su deseo de reposar por siempre al lado de su amada esposa Teotiste. Por eso, no esta en el Panteón.

Los malandros profanadores, irrespetaron su deseo por una desbaratada búsqueda de suerte, protección, o quien sabe qué cosa. Pero si por un supuesto negado, con sus huesos buscaran  imitar sus ejecutorias… mejor que se pongan a estudiar.


miércoles, 15 de junio de 2016

LOS ARREPENTIDOS

              
 Rafael Gallegos    Blog núm. 251

Goebbels, ministro de Hitler, justificó los crímenes nazis repitiendo mentiras mil veces hasta convertirlas en verdad. Repitió hasta la saciedad que la  “raza aria era superior al resto de la humanidad”, y que la “raza judía inferior”, era la culpable de todos los males de Alemania. Cualquier parecido con la vida sinreal (y sin comida) del venezolano, más que coincidencia… es plana de totalitarismos.

Fidel Castro, pana mayor de esta “revolución”, dejó a Goebbels como un aprendiz. Con la ayuda de la URSS tropicalizó sus métodos. A punto de edulcorar mentiras logró que muchos le creyeran que el comunismo cubano, una de las más cruentas dictaduras del mundo, era la construcción del hombre nuevo. Igualmente logró que la indigestada izquierda latinoamericana de la época, pensara que los dignos exiliados cubanos eran unos “gusanos”.

En Venezuela, los goebbelistas criollos, tutorados por los Castro,  han sostenido el peor gobierno de la historia a punta de  mentiras repetidas y frases ingeniosas. La última no tiene desperdicio, ni parangón: los arrepentidos.  Habrase visto. Yo pecador me confieso.
Arrepentidos, de haber firmado para revocar al gobierno. Ya el presidente Maduro, al ser derrotado para la Asamblea,  había adelantado algo de esa novedosa teoría, al decir que los votantes por la democracia estaban arrepentidos y confundidos. Como nié.

Pero ni al mismísimo Maduro se le ocurrió ordenar al CNE que los arrepentidos pudieran  retirar su voto por los diputados de la MUD, hasta lograr que los “demócratas” comunistas (o sea círculo cuadrado) tuvieran mayoría en la Asamblea. Sin embargo a Tibisay, en un arrebato de genialidad – aunque los deslenguados afirman que Jorge Rodríguez le sopló - se le ocurrió que los firmantes podían retirar su firma, así porque sí. Puro bulying político.

Como si los venezolanos no tuviéramos palabra. La rectora como que no recuerda que el que regala y quita el diablo la visita. A partir del trece de junio, los que firmaron para sacar a Maduro, pueden retirar su firma. Si los bancos se copiaran este método, acabarían con el sistema de cheques.

-      - Ese cheque no vale.
-      - Pero si usted lo firmó.
-      - Si señor; pero estoy arrepentido. 
-      - Ahhh! 
                         
¿Será que los “revolucionarios” van a amenazar con botar a los funcionarios públicos que no retiren su firma? Sí, los mismos “demócratas” que se la pasan rezando  “fuera de la Constitución, nada”. Los  deslenguados plantean que lo que realmente dicen es “de la Constitución, nada.”

Como Tibisay ha innovado la teoría electoral, no tendría nada de raro que luego del Referendo Revocatorio, declararan unos 50 días hábiles (si se portan bien porque si no, suspendemos el proceso) para que los que se arrepientan de revocar a Maduro, retiren su huella. Arrepiéntete (de pasar hambre), que la patria os lo agradecerá. Como diría el profesor Triniti, así el gobierno no puede papierde con nadie.

Entonces nuestro sistema electoral será el mejor del mundo, el único con arrepentimiento incluido en el menú. Y la democracia no se medirá por el número de votos, sino por el número de arrepentidos.

Es muy simple: la gente votará, luego el gobierno amenazará a los empleados públicos con botarlos.  Alguno se “arrepentirán” y retirarán su voto.  Puro realismo… del mágico.

El que sí está muy arrepentido, es el pueblo por haber votado por Chávez y ahora por Maduro, quien por cierto nos debe la revisión de los cuadernos electorales y su partida de nacimiento. Muy arrepentido, porque está cansado de tener el estómago vacío, a sus hijos sin leche y sus enfermos sin medicinas, y de palpar como sus mesías se han transformado en falsos profetas.

Por ello firmó masivamente para el 1 % y así les duela a los demócratas comunistas, cuando corresponda firmar el 20 %; los arrepentidos, los engañados, los desengañados, los funcionarios, los desenchufados, los familiares de los enchufados, firmarán donde tengan que hacerlo.

Pronostico que el 20 % se convertirá en  más de 60 %, más de las dos manitas, a ver si Maduro se da cuenta que nadie lo quiere y abre paso a la democracia en este valle de lágrimas. Con tanta tramoya, el pueblo  parafrasea al Dostoievski de “Humillados y ofendidos”.  Ojo, “revolucionarios”, por primera vez el pueblo grita “tengo hambre”.

El gobierno dice que es imposible el revocatorio este año. Y tal vez nos “castiguen” y suspendan el proceso hasta que nos “portemos bien”; pero lo que no podrán trasladar para el año que viene, es esta rebelión de estómagos vacíos. Así digan que el hambre… es  política.  ¡Qué riñones!

Estamos llegando a la obra de Víctor Hugo: “Los Miserables”. Goebbels vive…


PD: Ya está bueno de que digan los deslenguados que Julio Borges es colaboracionista. Es un insigne luchador  por la democracia. A tu salud Julio.

martes, 7 de junio de 2016

ALMAGRO Y OTROS “INJERENCISTAS”

               
 Rafael Gallegos    Blog núm. 250


Las revoluciones tienen su propio donde por ejemplo  “traidor a la patria” no es quien atente contra la república, sino quien opine contra el gobierno, e  “injerencista” no es algún extranjero que  diserte  de los asuntos internos del país, sino el que lo haga contra sus desviaciones autoritarias. Por ello la valiente solicitud del Secretario dela OEA Luis Almagro de aplicar la Carta Democrática a Venezuela, es calificada de manera automática, como traición a la patria e injerencia.

 Sin embargo, Almagro no es el primer “injerencista” que da valiosas opiniones que redundan en beneficios para América Latina. Veamos.

Doctrina Drago 

En 1902 naves alemanas, inglesas e italianas agredieron las costas venezolanas para cobrar deudas que con los intereses montaban 187 millones de bolívares. Cañonearon La Guaira, tomaron el muelle y entraron a la ciudad. Luego, dispararon contra el Castillo Libertador y el Fortín Solano en Puerto Cabello. Y al bloquear el Lago de Maracaibo, la nave alemana Phanter encalló, a tiro del Castillo de San Carlos, desde donde los cañonearon causando serios daños en la nave al costo de seis muertos venezolanos.

Fue cuando Cipriano Castro emitió la frase: “la planta insolente del extranjero ha profanado el sagrado suelo de la patria”. El gobierno de Estados Unidos medió  y se logró un acuerdo por el que Venezuela se obligaba a pagar el 30 % de sus ingresos aduanales.

Debido a estos acontecimientos, el ministro de Relaciones Exteriores de Argentina Luis María Drago, anunció en 1902 la doctrina jurídica que sería conocida como  Doctrina Drago, que establece que “ningún Estado extranjero puede utilizar la fuerza contra una nación americana con la finalidad de cobrar una deuda financiera”. Además, Drago consideraba que esta violencia ejercida por potencias contra pequeños países afectaba su dignidad y estabilidad. Tal vez las potencias europeas consideraron la Doctrina Drago, como injerencista, por haberse opuesto a tamaña piratería.

El Canciller Toriello

En 1954, la OEA celebró en Caracas la X Conferencia Interamericana. Asistieron los más eximios representantes de la Internacional de la Espadas, cuyos máximos exponentes eran Chapita, Somoza, Batista, Remón, Rojas Pinilla, Odría y Pérez Jiménez. Un gorilaje espantoso, con el perdón de los gorilas y con el apoyo de Estados Unidos, que consideraba a esos dictadores muros de contención contra el comunismo en ese apogeo de la guerra fría. 

Durante el evento, Guillermo Toriello, Canciller de Guatemala, dio un discurso defendiendo la democracia guatemalteca y denunciando a la dictadura perejimenista en la propia boca del lobo. Pasó a la historia como el Canciller de la Dignidad; pero no logró evitar el derrocamiento del presidente guatemalteco  Jacobo Arbenz por facinerosos encabezados el general Castillo Armas. El valiente discurso de Toriello, fue considerado injerencista por tanto militarote y por el Secretario de Estado Foster Dulles.

Rómulo Betancourt contra Chapita

En 1960 el dictador dominicano Trujillo intentó asesinar al presidente venezolano Rómulo Betancourt. Venezuela lo acusó en la OEA y por unanimidad fueron tomadas serias medidas contra el régimen dominicano: se le suspendió el envío de gasolina y de combustibles y Estados Unidos le suspendió la cuota azucarera. La dictadura de Trujillo acusó a Betancourt y a los países de la OEA de injerencistas.

Como dato curioso, para esa fecha y cual  piedras de dominó, habían caído casi todos los dictadores que asistieron a  la X Conferencia Interamericana.

Otra vez Betancourt, y ahora Raúl Leoni

En 1961 Betancourt presentó ante la OEA pruebas de agresión militar a Venezuela por parte del régimen cubano. Con estas evidencias, la OEA expulsó a Cuba del sistema interamericano, en 1962. De paso, todos los países latinoamericanos, a excepción de México, rompieron relaciones con Cuba.

En 1967, guerrilleros entrenados en Cuba, penetraron en dos navíos por Machurucuto. Fueron detectados y denunciados ante la OEA por Raúl Leoni. El régimen cubano negó los cargos. Para Fidel Castro, Leoni era injerencista. ¡Habrase visto!

Luis Almagro

Denuncia lo que todos sabemos que pasa en Venezuela. El hambre, la escasez, la inflación, la licuefacción de poderes, los presos políticos, el baipaseo a la Asamblea Nacional y las trabas para el revocatorio. Además, solicita la aplicación de la Carta Democrática.

Los “revolucionarios” lo acusan de injerencista y traidor. Pero la gran mayoría de los venezolanos  le damos las gracias por su valentía y latinoamericanismo. La historia lo ubicará al lado de los hombres que con su voz, han reforzado la justicia y la democracia en América.

Ah! y cuando el “traidor” Ramos Allup hable en la OEA, lo podrán acusar de todo, menos de injerencista.


Llega la hora de la democracia.

miércoles, 1 de junio de 2016

¿CHAVISTA, MADURISTA O COMIDISTA?

Rafael Gallegos    Blog núm. 248


Tanta ideología da hambre. Eso de “con hambre y sin empleo con Chávez me resteo”, funcionaba cuando no había escasez, la inflación era de dos dígitos bajos y el petróleo estaba a cien dólares. Cuando éramos inocentes y  decíamos: “eso no puede pasar”, “no creo que se atrevan”, “esto no es Cuba”, etc. Cuando el “pueblo” iba a las marchas del gobierno con una camisa roja regalada y unos generosos viáticos. Era la etapa chavista de la dilapidación de recursos en el marco de la destrucción estratégica de Venezuela.

Este desastre que usted observa en Venezuela es la siguiente etapa del plan “revolucionario”: acabar con las instituciones y la productividad nacional “para comerte mejor” y lograr el desiderátum de permanecer eternamente en el poder. El problema de los “revolucionarios” es que no han podido destruir la mentalidad democrática para implantar el comunismo.

¿Seis millones de barriles diarios? ¿Una CVG a plena capacidad? ¿Empresas industriales y agropecuarias produciendo alimentos, bienes y servicios a Venezuela? Qué va. Desengáñese, la prosperidad no es el plan de estos salvadores de la patria, eso genera gente rica y sólida clase media que ejerce su democracia y aplica la alternabilidad. La idea es el modelo comunista. Destrucción y realeza de sangre roja, como el hermano de Fidel, la mujer de Mao, o el  nieto Kim en Corea.

Pero cuarenta años de democracia  quedaron impregnados en el ADN nacional. Por eso han entrado en vorágine. Los colorados no contaban con la astucia de un pueblo que exige soluciones democráticas.

Por ello Venezuela reacciona ante esta pre hambruna, al revés que todos los comunismos. Reacciona ante el hecho del 90 % de los venezolanos que no cubren sus necesidades de comida. Según el economista y diputado José Guerra,  en 2016 comemos 9 kilos de carne, 15 de pollo, 3 de cerdo y 5 de huevos, en comparación con  24, 50, 7 y 13 respectivamente en 2012. Saquen cuentas. Hambre. Menos de la mitad de la comida de hace cuatro años.

Las encuestas reflejan la necesidad de un urgente cambio de gobierno. Y éste intenta prolongar su agonía levantando muros en los poderes públicos licuados (primero hicieron jugo, luego zumo, después hugo y ahora intentan madurarlos). Puras trabas. Legales, electorales, reglamentarias. Ante la necesidad de que el Presidente de la República le muestre al país donde nació, plantean de soslayo que priva la nacionalidad venezolana. Y todo legal - legalito.

No sería extraño que mañana dictaran un nuevo reglamento para el Revocatorio: “el que pierde gana”, basados en algún rebuscado precedente legal, por ejemplo el de Pérez Jiménez en el 52 cuando terminó de contar los votos en los cuarteles e “invitó” a Jóvito Villalba a "hacer turismo en Panamá".

Un deslenguado me decía que la justicia “revolucionaria” mañana podría sacar otro decreto exigiendo presidentes cosmopolitas que por lo menos tengan doble nacionalidad. La Constitución sirve para todo, como dijo  José Tadeo Monagas cuando asaltó el Congreso en 1848.

Los papeles aguantan todo. Lo que no aguanta más es el estómago de los venezolanos. ¿Con hambre y sin empleo? Yo te aviso, eso era un decir cuando había comida. Antes las mayorías eran chavistas. Luego hubo maduristas. Pero ante esta terrible realidad de una Venezuela buscadora de comida, ahora las ideologías son pollistas, aceitistas, harinapancistas… comidistas. El venezolano no quiere comer cuentos, quiere comer comida. 

El verdadero legado de la “revolución” es  la paradoja del país con las mayores reservas de petróleo en el mundo y la menor reserva de papel higiénico. Kafka vive…

¿En los países con hiperinflación se ha mantenido el mismo gobierno? Invito a revisar los anales de Alemania, Hungría, Argentina, Perú, Nicaragua y un largo etcétera. Detrás de las hiperinflaciones vienen los cambios. Anótelo, parece una ley histórica, de esas que ningún tribunal puede soslayar. Ya vamos por 700 % de inflación. Se habla de miles por ciento para los años que vienen. Se pulverizan el país… y el gobierno.

El gobierno le huye a las soluciones, que si guerras asimétricas, represión, conspiraciones. Mientras tanto la inflación, la escasez, la violencia y el acabose nacional, cual cucarachas de la propaganda de insecticidas, observan las medidas gubernamentales muertos de la risa.

Ya no engañan a nadie. Las caretas democráticas se han caído internacionalmente. Ahora como que el mundo entero es injerencista. Gracias Almagro, usted ha abierto la puerta para una Internacional de los Demócratas, que se oponga a la Internacional de los Autoritarios, heredera de aquella  internacional de los sables de Odría, Pérez Jiménez, Chapita, Perón, Somoza, Pinochet, Videla y tanto militarote.

 Pueblo desengañado solicita soluciones medulares y democráticas ya. Abstenerse malabaristas y estalincitos.