sábado, 30 de noviembre de 2019

VENEZUELA NO PETROLERA


Rafael Gallegos    Blog  424

“Lo único Permanente es el cambio”, planteó el filósofo Heráclito hace dos mil quinientos años. La historia de las fuentes de energía comprueba esta afirmación. Primero el músculo humano, después los animales de tiro, la madera, el carbón, el petróleo y el gas, y estamos en la puerta de una nueva fuente. ¿El sol, el hidrógeno, el átomo, el viento? , vaya usted a saber.  Lo único cierto es que la civilización tiene que apresurarse porque por primera vez nuestra velocidad de destruir el planeta es superior a la velocidad de éste recuperarse. Al paso que vamos corremos el riesgo que un incremento de temperatura de cuatro o cinco grados que en los albores del s XXII convierta al Amazonas y otras selvas tropicales en desiertos,  y provoque un derretimiento de los polos que  eleve el nivel de los mares y desaparezca miles de ciudades costeras.

Además del cambio climático, la existencia del ser humano corre el riego de las bombas nucleares, cada vez en manos más ineptas y más fáciles de construir y hasta de adquirir. Hiroshima y Nagasaki son dos triquitraques al lado de las bombas de hoy capaces de sacar a la tierra de su eje y por cierto, ¿adquiribles en una ferretería dentro de unos cincuenta años? Hay un gran desequilibrio entre la tecnología que avanza por los ascensores y las pasiones que suben, jadeantes, por las escaleras.

El cambio energético debería llegar a tiempo. Tal como lo hizo cuando el carbón sustituyó a la madera en el s XVII. Los europeos habían acabado con sus bosques – ¿recuerdan el bosque de Sherwood de Robin Hood?,  ya no es ni su sombra -  y corrían  el riesgo de una hambruna como la que sucedería si dejásemos de utilizar hidrocarburos: hambre y regreso a Trucutrulandia.

Hay que recordar que una fuente energética sustituye a otra cuando cumple tres condiciones: más económica, más limpia y más calórica.

PARÁBOLA PETROLERA  
  
Los pueblos petroleros inician sus parábolas con un gran ingreso de divisas,  el desarrollo de un estado gigante y flácido, crecimiento desmesurado del gasto público, corrupción, alto consumo suntuario, importaciones desmedidas, empresas privadas débiles. Al bajar los ingresos petroleros las divisas no alcanzan para mantener el gasto, comienzan las devaluaciones y la inflación que se puede transformar en hiperinflación que significa hambre, miseria… y diáspora con su consecuente xenofobia. Cuando merma la fuente petrolera los países pasan de ser nuevos ricos… a ser nuevos pobres, una pobreza peor que la anterior. Esta parábola petrolera es una mezcla del Enfermedad Holandesa con el Efecto Venezuela de Pérez Alfonzo.

UN MANTRA PETROLERO PARA VENEZUELA

Nos queda una generación para explotar el petróleo y transformarlo en calidad de vida para los venezolanos. En este lapso es imperativo que desarrollemos como  mantra: crear una industria petrolera de primer mundo que sea capaz de impulsar una Venezuela que no dependa del petróleo.

Es decir, estamos obligados a crear una Venezuela no petrolera.

Moderna y dos punto cero, con empresas privadas muy productivas, con excelente gerencia social  que sea capaz de lograr Marginalidad Cero, demócrata. Con ganadería y agricultura, agroindustrias, petroquímica, exportadora de muchísima manufactura de alta tecnología que agregue valor, como computadoras y sus componentes, productos petroquímicos, acero y un largo etcétera. Para ello se hace necesaria una revolución educativa. Utilizar las televisores del estado para educación vinculante, desarrollar la instrucción on line. Preparar aceleradamente a nuestra  juventud para que sea capaz de asumir los retos. Nada nuevo, los Dragones Asiáticos lo hicieron en su momento.  

Y eso debe ser ya. Debemos pasar desde los últimos vagones del tren hacia el primero. Superar este destino que hace rato nos alcanzó y rebasó gracias a esta  fatídica “revolución”.

HACIA DÓNDE VAYA EL PETRÓLEO VA EL PAÍS

Nuestra ventaja comparativa son los hidrocarburos. Debemos construir una industria de primer mundo. Para ello la nueva Ley Orgánica de Hidrocarburos debe contemplar dos aspectos: alta inversión privada y despolitización. Debe preparar a la industria para participar en Rondas de Licitación como las de los países petroleros de América Latina, creando una Agencia Nacional de Hidrocarburos que otorgue los permisos para operar a las empresas privadas. Obsérvese que hablamos de industria petrolera, del concurso de muchas empresas privadas que compitan con una Pdvsa de limitadas dimensiones, ya que el gigantesco daño que ésta presenta la hace irrecuperable, incapacitada de ser ni la sombra de la que existía al comienzo del chavismo. 

Y como nada ganamos con desarrollar una industria petrolera de primer mundo si no la vinculamos con el desarrollo de una Venezuela de primer mundo, la nueva Ley Orgánica de Hidrocarburos debe contemplar cómo manejar los Beneficios de la Industria. Es decir, el ISLR, los demás impuestos, la Regalía, la Economía Conexa, la Petroquímica, la Responsabilidad Social y las nuevas energías.

ARABIA SAUDITA

Los árabes nos dan lecciones en este sentido: van a colocar acciones de Aramco en la bolsa de valores, crearon una Isla Financiera a objeto de atraer inversiones para su país, están comprando tecnologías para convertirse en líderes de energías alternas…

Es imperativo utilizar el petróleo para lograr una Venezuela no petrolera y de primer mundo. No hay contradicción, como el estudiante de pregrado que se prepara para ser no estudiante de pregrado… sino profesional.

Es urgente que nos repensemos como país. Desde los valores y desde las estrategias. Ya está bueno que con esos monumentales recursos seamos el penúltimo PIB per cápita de América y la primera hambruna petrolera de la historia.  

Hora oscura, quién lo duda; pero la noche es más oscura antes del amanecer.


domingo, 17 de noviembre de 2019

ALTERNABILIDAD O DICTADURA


Rafael Gallegos    Blog  423

El poder es una droga y un laberinto.

Una droga que insensibiliza el ego hasta hacer que los mandatarios alucinen y pierdan el sentido de la realidad. Que se crean el mito que de ellos hacen los infaltables felicitadores. Superhombres, indispensables, mesiánicos.

CAP confiando en su demostrada magia entre las masas, dijo: “sólo Pinochet y yo podemos implantar un paquete económico”…  el 27 F se encargó de contradecirlo.  
    
                - No puede ser que mi pueblo me haga esto – dicen que casi desvariaba cuando se enteró del caracazo. 

Salvador Allende creía que él, nada menos que presidente revolucionario de Chile, tenía una mano mágica y que contra su imagen,  los militares no se atreverían. ¿Dónde está Pinochet? – preguntó el día del golpe, en pleno tiroteo contra La Moneda. Dónde estaba su amigo Pinochet, el que le cantaba su grandeza y le juraba lealtad.

                  -Afuera presidente, el general Pinochet es el que está disparando – le respondieron.

Tal vez en ese momento, Allende regresó de su mito. 
  
Igualmente el poder es un laberinto. En ocasiones los mandatarios no consiguen la puerta de salida, o no la quieren conseguir, o los  subalternos no los dejan cruzarla por aquello que el jefe se va y ellos quedan pagando los platos rotos con expropiaciones y prisión. Sobre todo cuando la gestión se caracteriza por corrupción y crímenes.

Las sociedades democráticas, conscientes de la droga que significa el poder, lo limitan. Por ejemplo, en Estados Unidos un presidente no pude gobernar por más de ocho años. Termina y se retira de la cotidianidad política. Por ello observamos al presidente Clinton, con sus 73 años, o al presidente Obama, quien ni siquiera llega a los 60, totalmente retirados de los cargos y sin otra aspiración política que servir de orientadores, o embajadores de buena voluntad a su nación.

En cambio en las autocracias, los líderes se creen mesías y quieren permanecer para toda el vida en el poder. Algunos lo logran y mueren en su cama, llorados y rodeados de sus familiares, amigos, adláteres y aduladores. Tal es el caso de Juan Vicente Gómez, Hugo Chávez, Fidel Castro o Francisco Franco.

A otros les falla el intento de eternización, como a Fujimori, quien sacó a Perú del marasmo y lo puso a crecer, derrotando además a Sendero Luminoso. Logró paz y prosperidad en diez años. Quiso reelegirse por segunda vez  y el pueblo lo sacó. Hoy está preso y solo. Rafael Correa también hizo la intentona de eternización y no lo dejaron.

Lo de Evo Morales pasa a la historia. Le dijeron NO en referéndum. Gestionó su nueva candidatura con “su” Tribunal Supremo. Se lanzó. No lo satisfacían los primeros escrutinios. Suspendió  el conteo por 23 horas y… sorpresa, comenzó a ganar sin necesidad de segunda vuelta. La empresa responsable del conteo y la OEA dijeron que esa elección no tenía soporte válido. Es decir que los resultados eran fraudulentos. Los militares demócratas, cumpliendo su deber de garantes de la Constitución, le pidieron la renuncia. Renunció y hoy está en México. Miembros del el Consejo Electoral fueron encarcelados. Si Evo regresare tendría que enfrentar acusaciones de fraude.

VENEZUELA  HASTA 1958

El socialismo del s XXI no es el primer ejemplo de eternización de los poderosos. Por allá en los cincuentas del s XIX, los Monagas, con su Constitución que “servía para todo” se turnaron en la presidencia. José Tadeo, José Gregorio, José Ruperto.   Más adelante Guzmán Blanco estuvo en el poder 17 años interrumpidos por presidentes que le cuidaban “el coroto” por dos años. Mande usted -  le decían los aguerridos diputados a su general presidente para acomodarle “su” Constitución. 

Joaquín Crespo tumbó a Andueza Palacios porque quería cambiar la Constitución para quedarse cuatro años… y se quedó seis.

Gómez llegó al poder por cuatro años y no había reelección. Por supuesto la cambió y se quedó por 27 años. Claro, ayudado por presidentes provisionales con un poder tan vergonzoso que el pueblo decía: el presidente vive en Caracas; pero el que manda está en Maracay.

Sabidos son los dos fraudes de Pérez Jiménez. En el primero exilió al jefe del partido ganador Jóvito Villalba. En ambos, hizo como Evo, paralizó los conteos y milagro electoral… se volearon los resultados.

Hay que reconocer que López Contreras se bajó el período electoral de siete a cinco años. Y que Betancourt no quiso ir la tercera vez teniendo el triunfo en sus manos.  
  
REPÚBLICA CIVIL

La Constitución de 1961 permitía la reelección luego de diez años. Y fue peor el remedio que la enfermedad. Los presidentes CAP y Caldera no se retiraron de la política electoral y afectaron el relevo generacional. La sombra de un presidente es gigantesca a la hora de competir. Líderes como Eduardo Fernández, Álvarez Paz, Claudio Fermín o Andrés Velásquez se quedaron en las puertas de Miraflores. Seguramente, y sin entrar en juicio de valores, hubieran realizado gobiernos modernos y con capacidad de hacer los cambios necesarios en armonía. Tal vez hubieran evitado el desencanto, estancamiento y marasmo que se reflejó en partidos debilitados que generaron simpatía por el 4F y por el candidato Hugo Chávez. 

LOS PRESIDENTES “FOREVER”

Esta historia es reciente. La Constitución del 2000, contempló en primera instancia períodos de seis años con una sola reelección, tipo Francia. Cuando se acercaba la fecha de salida de Chávez, se hizo un referéndum y ganó el NO.  Chávez tenía que irse. A lo Evo, “su” TSJ lo salvó. Permitió, contradiciendo la letra de la Constitución, un segundo referéndum en el mismo período. Ganó el gobierno. Fue Jefe de Estado hasta su deceso. Hoy Maduro puede participar de por vida en elecciones seguidas. Súper poderes que alimentan  mesías y corroen la democracia.

¿QUÉ HACER?

En Venezuela es imperativo “bajarle dos” al presidencialismo. Si hay reelección, que sea continua y por una sola vez,  y tal vez implantar la segunda vuelta. Además, distribuir las atribuciones presidenciales con la Asamblea, que por cierto, debe ser Congreso y  además bicameral.

En el siglo XIX los caudillos regionales gobernaron a Venezuela. En el XX y lo que va del XXI ha habido varios mesías que sólo han significado atraso y destrucción.  Parecemos seguir al caletre el pasaje de La Trepadora de Gallegos, cuando nace un bebé y el orgulloso padre dice que le pondrá un machete en la mano para que sea presidente de la república. Presidencias a machetazos.

Hay que entender que el presidente es un ciudadano más. Que no es el dueño del país sino el administrador de la Ley. Y que cuando termine su período, se tiene que ir para su casa. En los países desarrollados cambian al líder y no pasa nada, porque lo importante es el liderazgo. 

Hay mucho que aprender de Cincinato, aquel gobernante romano que al finalizar su labor, se retiró a su arado y no hubo manera de  hacer que regresara.

Las reelecciones eternas asfaltan el camino de las autocracias. Verbigracia lo que hoy acontece con los gobiernos llamados izquierdistas.

domingo, 10 de noviembre de 2019

AMÉRICA LATINA EN “RETROLUCIÓN”


Rafael Gallegos    Blog  422

La historia es un perenne repetir de situaciones que creemos diferentes porque el tiempo les da distinto decorado. “Muchos Vietnam” dijo el Che en los sesenta y trató de plagar de guerrillas a Latinoamérica. Les vendieron a los más jóvenes y a los más ingenuos que las revoluciones eran cosas de montañas, de barbas, de tabacos, de fusiles y de campesinos. ¿Y con estas montañas tan altas ustedes no han hecho la revolución? - le preguntaban los guerrilleros cubanos a los venezolanos en 1959, cuando asombrados observaban el majestuoso Ávila mientras subían por la autopista hacia Caracas. 

Parecía que derrocar el sistema capitalista era uniformarse, coger un fusil e ir a la montaña. Ah! y cosa de dos años como hizo Fidel. Así derrotarían a las dictaduras o a las democracias “burguesas” y conquistarían el paraíso socialista. Menos  mal que encontraron militares demócratas y líderes civiles  con pilas y guáramo que los derrotaron.

¿Hay alguna diferencia entre el sentido de esta esa frase y “la espada que camina por América Latina”? Ambas reflejan la intención de esparcir el comunismo por el continente, con unos cuarenta o cincuenta años de diferencia. El Fidel Castro que en los sesenta apoyado por la Unión Soviética quiso hacer de Venezuela la cabeza de playa del continente para esparcir su revolución, es hoy el Foro de Sao Paulo, o el más exclusivo Foro de Puebla donde una treintena de líderes firmaron un acuerdo para apoyar gobiernos “progresistas” y frenar el avance de la “ultraderecha”.

Paradoja de paradojas, ellos llaman gobiernos  “progresistas” a los que padecen más necesidades y muestran peligrosos déficit de democracia. Es decir a los que menos han progresado, como por ejemplo Cuba y Venezuela, los dos salarios más bajos del continente. Y llaman de “ultraderecha” a los que proclaman la democracia y las libertades económicas, como todos los países del primer mundo.  

Pareciera que para los comunistas ser progresista significa salarios de menos de 5$ al mes, improductividad, hospitales enfermos, desnutrición y hambre. Y por supuesto, países con democracias que “progresan” hacia lo que podríamos llamar democracias totalitarias por la vía de acabar con la propiedad, las empresas y el agro; de reprimir la disidencia y practicar gigantesco  ventajismo electoral, inhabilitar líderes y partidos. Y elecciones con árbitros rojitos  imitar los líderes forever y el partido único… como en Cuba.

MEDIAS VERDADES

Lo más efectivo del comunismo, y no lo dude, es la propaganda para manipular los hechos y las masas. Herederos de Goebbels, el asesor de Hitler que repetía las mentiras tantas veces como fuera necesario hasta transformarlas en verdades; de la Stasi, el Ministerio de Propaganda de la dictadura de Alemania Oriental, y de la KGB soviética maestra del G2 cubano. Una escuela de décadas.

Con razón son capaces de convencernos que una mujer puede estar medio embarazada, o de encontrar la justificación para crucificar a Cristo en el nombre de Cristo, aspecto que intentan cuando  acaban con la calidad de vida del pueblo… en el nombre del pueblo.

Por ello ahora nos tratan de vender por ejemplo, que Chile despertó. Pronto nos convencerán de que los chilenos quieren transitar la “heroica” ruta de los venezolanos. Algo así como que quieren cambiar los 400 $ mensuales de salario mínimo por los 5$ de Venezuela, o el crecimiento del PIB de 3% por ciento anual por el abismo de menos 30% de Venezuela, o la inflación de 3% anual por la milmillonaria hiperinflación venezolana. Mejor déjame dormido… y que dijo un chileno. Hablan de la desigualdad chilena ocultando que el país más igualitario de América es Cuba, o tal vez Venezuela. Todos los no enchufados… igualados en la miseria.

O nos quieren convencer que Evo ganó por nariz siendo gobierno y que las veinte horas de cierre de los cómputos no lo favorecieron. Tuvo que desenmascararlo la OEA para que cediera. Qué diferencia con Gonzalo Barrios, quien prefirió, en aras de la democracia venezolana, que su candidatura oficial  perdiera por mínima diferencia antes que ganar en un mar de dudas. Y así se dio la primera transferencia electoral de un gobierno a la oposición en Venezuela. De Raúl Leoni Rafael Caldera en 1968.

La propaganda de la “revolución” pretende que asimilemos tanta mentira disfrazada de medias verdades y nos convirtamos en silenciosos testigos del absurdo, cual aquel hombrecito de flux y pajarita de las tiras cómicas llamado Subuzo.


LOS DIAMANTES SON ETERNOS

Y los “revolucionarios”, que se creen diamantes y de muchos quilates, pretenden ser eternos. “No nos vamos ni por las buenas ni por las malas”, ¿les suena?

Para ellos la democracia es una excusa. Lo importante es permanecer en el poder. Ninguno se quiere ir. Chávez, a quien el pueblo le dio fecha de vencimiento, utilizó  “su” tribunal para contradecir la Constitución y en  otro referendo…se quedó. Parecido hizo Evo cuando el pueblo le dijo legalmente que tenía que irse. Lo mismo trató hacer Correa. Cristina Fernández, encontró un recoveco y quedó como vicepresidente en medio de múltiples juicios  por corrupción. La reelección ha sido utilizada por estos líderes para asfaltar la autocracia.

DOÑA BÁRBARA

Hay que estar claros, lo que está planteado es la misma lucha de todos los siglos. Civilización versus barbarie.  La misma lucha… con distinto decorado.

Pretenden que como Subuzo presenciemos inertes tremendo teatro del absurdo. La palabra revolución les queda gigantesca. Será “retrolución”… en retro ¿va de retro Satanás?

Porque la revolución en el siglo XXI es democracia, libertades, tecnología, educación de primer mundo, valores, respeto, productividad, equipos de alto desempeño, honestidad.  Todo lo contrario de esta destrucción de Venezuela.  

Ellos están unidos a nivel nacional e internacional. A nosotros nos queda superar estas tres oposiciones – es imperativa la Unidad- , así como  sacarle provecho al magnífico apoyo del mundo democrático y afinar estrategias para rescatar a Venezuela.

Estamos obligados a imitar a Santos Luzardo y lograr que la civilización triunfe sobre la barbarie. 

domingo, 3 de noviembre de 2019

ES INDISPENSABLE UNA NUEVA LEY DE HIDROCARBUROS



Rafael Gallegos    Blog  421

Lo que ha sucedido con la industria petrolera venezolana  es tan inverosímil, que si hace veinte años al candidato Hugo Chávez se le hubiera ocurrido decir la barbaridad  que iba a hacer la “revolución” con Pdvsa… nadie le hubiera creído.

Nadie hubiera imaginado que el candidato a mesías iba a destruir la gallina de los huevos de oro, que la  producción iba a bajar desde 3,4 millones de barriles hasta menos de 700.000, que las refinerías iban a desmoronarse, o que iba a botar a veintitrés mil de sus mejores técnicos dejando a la entonces “segunda empresa petrolera del mundo” desguarnecida intelectualmente.  No vale yo no creo decíamos todos, pero… chao gallina.

Hoy Pdvsa se caracteriza por personal en fuga, deudas, quiebra… y sin echarle la culpa a la cuota OPEP, ya que todos sus miembros menos Venezuela han incrementado su producción, y tampoco a  las sanciones, que cuando estas llegaron ya el daño estaba más que hecho.

En 2001 el gobierno hizo a la medida de su socialismo su Ley Orgánica de Hidrocarburos (LOH), limitando las indispensables  inversiones privadas que requiere el negocio (porque el petróleo es un negocio). Además ha devenido en una gigantesca politización. He ahí las cusas de esta insólita quiebra de una empresa petrolera.

Acabaron con Pdvsa…  y con los venezolanos. Modelo lobo feroz made in Cuba… para comerte mejor.

¿POR QUÉ UNA NUEVA LOH?

Es imperativo  construir una industria petrolera de primer mundo que sea capaz de apalancar una Venezuela de primer mundo. Ello requiere la realización de cambios profundos entre los que destacan la despolitización del negocio y facilidades para gigantescas inversiones privadas, que el Estado ni de lejos está en capacidad de desembolsar.

El problema de Pdvsa es sistémico, es decir no se arregla con parchetes. Requiere de una amplia conceptualización del negocio y del país.

Nuevas concepciones para las nuevas realidades energéticas venezolanas y latinoamericanas, que se deben materializar en una nueva LOH. Debemos prepararnos para competir exitosamente en los cambiantes escenarios energéticos caracterizados por altas tecnologías, sobreoferta, lutita y  productores emergentes en América Latina, donde nuestro monopolio petrolero es apenas nostalgia.
 
Venezuela requiere una nueva LOH que contemple:

1.- Amplias Facilidades para Inversiones: Pdvsa padece de desinversión aguda.  Y además de eso interactúan “inversores” (de países panas) que no tienen capacidad gerencial y no aportan nada.  

La nueva Ley Orgánica de Hidrocarburos (LOH) debe ampliar  la  capacidad para recibir inversiones, no sólo en las Empresas Mixtas de producción (a las que debe eliminárseles la minoridad de acciones), sino a lo largo de toda la cadena de valor.  

El escenario latinoamericano petrolero se caracteriza por Rondas de Licitación para otorgar contratos. Mediante legislación adaptada a las Rondas  México (antes de AMLO) generó perspectivas de casi 200.000 millones de $ de inversión, Brasil ha incrementado su producción hasta más de 3 millones de barriles diarios como consecuencia de explotar sus reservas mar afuera en Presal, Argentina crece vertiginosamente con la lutita de en Vaca Muerta. Ecuador, Colombia y otros países también han maximizado sus inversiones con las Rondas. Y Guyana… promete superar la producción de petróleo venezolana en pocos años.

Por ello una nueva Ley Orgánica de Hidrocarburos debe contemplar Rondas de Licitación y la elaboración de contratos bajo las modalidades para Ganancias Compartidas, Concesiones, Servicios y Empresas Mixtas. Sin esas inversiones y sin una nueva Ley, jamás recuperaremos la producción petrolera de Venezuela.

Ya perdimos el monopolio petrolero de Suramérica, ¿seguiremos en el último vagón del tren?

2.- Despolitización

Otro factor que ha provocado esta quiebra de Pdvsa es la politización. Ramírez (en una alocución que envidiaría el mismísimo Stalin), le dijo a sus técnicos que quien no fuera rojo rojito tenía que irse, que estaban allí gracias a Chávez. El mismo Chávez que con infinita discrecionalidad despilfarraba los recursos en proyectos políticos. La corrupción ha sido tan gigantesca que ellos mismos se meten presos.

La nueva ley debe prohibir, expresamente, que el presidente de Pdvsa o de cualquier empresa sea Ministro de Petróleo. Hay que alejar la producción y las decisiones operacionales de los políticos.

Además, al igual que en la mayoría de los países petroleros latinoamericanos la nueva Ley debe contemplar  la creación de la Agencia Venezolana  de Hidrocarburos (AVH) cuya función fundamental sea otorgar los contratos a los inversionistas privados y monitorear su desempeño. Contratos a inversionistas que serían otorgados mediante Rondas de Licitación transparentes y abiertas, con las modalidades empresariales descritas.

El AVH debe ser un instituto autónomo, con sus directores elegidos entre técnicos, empresarios y académicos  por tiempo determinado independiente de los cambios de gobierno. Con reglamentos que minimicen la discrecionalidad. Y estar facultados para crear empresas privadas que operen bajo las mismas condiciones de Pdvsa.

Por su parte el Ministerio de Petróleo se dedicaría fundamentalmente a generar y administrar Políticas de Hidrocarburos. 

3.- CERO DISCRECIONALIDAD EN DISTRIBUCIÓN DE BENEFICIOS

Hay que acabar con esa libertad de los gobiernos de distribuir los beneficios del negocio petrolero. Los gobiernos de la república civil utilizaron parte de ellos en el gasto público, generando una gigantesca y fofa burocracia. El chavismo exacerbó el despilfarro, inventó el Fondem y por su intermedio gastó pingues divisas si pasar por presupuesto ni por controles. O sea…

Esta distribución del ingreso petrolero ha generado un Petroestado caracterizado por gobierno central y presidencialismo exacerbados que de paso limitan la independencia de poderes. Un estado súper poderoso  y una empresa privada dependiente del petróleo. Este modelo debe ser superado. Una de Las herramientas para hacerlo es disminuir la discrecionalidad los gobiernos con el uso de los ingresos petroleros.

Acabar con el rentismo, no por la vía del gobierno que confundió superar el  rentismo con quebrar a  Pdvsa, sino por la vía de definir el concepto de Beneficios de Hidrocarburos y minimizar la discrecionalidad en su uso.

Se debe comenzar cambiando el concepto de Renta Petrolera, por el de Beneficios del Negocio. Porque la  industria petrolera además de producir Renta, influye a la comunidad con su capacidad gerencial y estratégica.

Beneficios = Impuestos+ Regalía + Economía Conexa+ Responsabilidad Social+ Petroquímica+ Innovaciones. 

La nueva LOH debe reglamentar el ISRL y todos los impuestos para  que solo sean utilizados en inversiones, idem con la Regalía y debe dejarse parte de ella en las zonas que la produzcan.

La Economía  Conexa debe planificarse de manera cuando se vayan las petroleras quede una comunidad pujante y prospera de pie y no lamentable pueblos fantasmas ex petroleros direccionados al hambre y al olvido, como ahora sucede. La Responsabilidad Social Empresarial, utilizarse para desarrollar el potencial de desarrollo de las áreas aledañas. La Petroquímica planificarse como lo que es: el petróleo del futuro. Y las petroleras deben ser los adelantados en el uso de las Energías Alternas.

La transformación de Venezuela exige una nueva LOH que atraiga inversiones, obligue a despolitizar y a reglamentar el uso de los Beneficios del Negocio.

Ya llegó el lobo (con la gallina en la boca). Sólo queda una generación con la  oportunidad de utilizar nuestras fabulosas reservas de hidrocarburos para construir una Venezuela de primer mundo.

Debemos comenzar haciendo de la gallina un Ave Fénix. Queda una generación para cambiar nuestra imagen de limosneros sentados en un barril.

Y eso… depende de nosotros. Comencemos por una nueva LOH.

domingo, 27 de octubre de 2019

AMERICA LATINA ENTRE LA LIBERTAD Y EL MIEDO



Rafael Gallegos    Blog  420

En los años cincuenta el gran escritor Germán Arciniegas (el mismo de la inmortal Biografía del Caribe) escribió “Entre la libertad y el miedo”, que planteaba – interpretación muy gruesa - que América Latina mantenía una lucha entre las dictaduras militares (el miedo) y las democracias (la libertad).

Era la época  de la internacional de los sables. Pérez Jiménez, Odría, Perón, Rojas Pinilla, Somoza, Castillo Armas, Trujillo y paremos de contar. La mayoría amigos de los Estados Unidos, que temían a los líderes demócratas por el tinte rojillo que según ellos, poseían algunos.

Años de la Guerra Fría, cuyos resultados significarían el triunfo del capitalismo mundial, del comunismo mundial, o el más probable para muchos, el de las cucarachas como únicas sobrevivientes de una guerra nuclear.

También años del macarthismo, cuando  el senador norteamericano McCarthy  a la cabeza de un equipo buscó, hurgó y encontró supuestos agentes soviéticos o simpatizantes del comunismo a lo largo y ancho de Estados Unidos, a los que  persiguió, encarceló y exilió. La víctima más célebre fue Charles Chaplin, quien se fue de viaje a su natal Inglaterra y en el trasatlántico  se enteró que no podría volver a los Estados Unidos. Regresó ya anciano en medio de los aplausos de toda la nación, para recibir un Oscar. Así es la vida…

Como en un efecto dominó a finales de los cincuenta comenzaron a caer las dictaduras en Latinoamérica. A la dualidad dictadura militar – democracia, se agregó la revolución cubana. Los líderes más representativos de las tendencias eran el demócrata Rómulo Betancourt, el dictador Trujillo alias chapita y el comunista Fidel Castro.

Los convulsionados años sesenta se pueden resumir como decadencia de las dictaduras, impulso de las democracias y derrota del  comunismo.

Sin embargo los comunistas  reorientaron su estrategia de toma del poder. Así surgió Allende con su vía democrática al socialismo, derrocada a los  tres años,  y que trajo como consecuencia al terrible Pinochet.

Luego de la derrota armada en Venezuela y en otros países de la zona, los cabecillas del comunismo liderados por Fidel Castro, se aliaron con los militares “progresistas” y comenzaron a penetrar las Fuerzas Armadas del continente. Tardaron unos veinticinco años en producir a Hugo Chávez en Venezuela, que surgió a la palestra el 4F ante la simpatía de muchos. Fue encarcelado por CAP  y liberado por Rafael Caldera, quien luego diría que lo hizo por la presión de muchos de venezolanos que le pedían que “soltaran a esos muchachos”. ¿Muchachos? Realmente eran los instrumentos de un proyecto mundial de destrucción nacional (tipo Cuba), que padecemos los venezolanos hace unos veinte años y ha tenido sus “sucursales” en América Latina.

EL DÍA DE LA VERGÜENZA

Chávez a punta de tutoría de Castro, su innegable carisma y la falta de visión de muchos venezolanos, ganó las elecciones. Luego con los pingues dólares del petróleo, logró diseminar su “socialismo del siglo XXI” en Argentina, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Brasil, Honduras y otros países,  con decisivo apoyo de las islas del Caribe.

Calificamos como el día de la vergüenza la ocasión en  que apareció Fidel Castro en la OEA – botado de ésta a instancias de la democracia venezolana por injerencia armada – y los presidentes “demócratas” lo colmaron de aplausos, olvidando los esfuerzos de sus dignos antecesores en defensa de la democracia. Qué vergüenza.

A Castro  en vez  de ubicarlo como un dictador símbolo del regreso a las cuevas de Trucutrulandia, lo trataban como una especie de Moisés que había de llevar al continente hacia  la tierra prometida del paraíso socialista. Eso sí, transitando el Mar de la Felicidad. Al hombre común cubano lo  señalaban como “héroe de la resistencia al bloqueo norteamericano”, obviando su condición de carente, reprimido y víctima de un  régimen totalitario.

LA NUEVA DUALIDAD: ENTRE LA LIBERTAD Y EL COMUNISMO

En estas últimas semanas hemos observado los sucesos violentos de Perú, Ecuador y Chile; y en Bolivia el intento de Evo Morales de perpetuarse en el poder mediante unas oscuras elecciones donde hizo recordar al Pérez Jiménez del fraude del 52, cuando suspendieron el conteo y… milagro de milagros… variaron los resultados.

Los comunistas latinoamericanos liderados por Cuba y su principal subalterno Venezuela, parecen decididos a implantar en el subcontinente esas democracias totalitarias donde se reeligen los presidentes de por vida, licuan los poderes públicos en uno solo a expensas del líder, implantan la hegemonía comunicacional provocando la quiebra de los medios, abusan con todo el peso del estado en las campañas electorales, exacerban el odio a los ricos mientras el pueblo se hace más pobre. En síntesis se acercan al fracasado modelo cubano (fracasado para el pueblo, no para la nomenklatura) y terminan como Venezuela y Cuba con el ciudadano hambriento, las familias rotas y el pueblo desplazado hacia el mundo capitalista. Porque a Cuba, Nicaragua y otros países panas, no se va nadie. ¿Por qué será?

¿QUÉ HACER ANTE LA EMBESTIDA?

Insisto, no imitar al príncipe Boabdil…

Organizarnos, convertirnos en un bloque férreo. Unidad entre todos los que queremos restablecer la democracia. Porque ellos… sí están unidos.

Unidad y Estrategia, ¿difícil?, sí; pero lo demás es… socialismo del siglo XXI. Pilas y guáramo siguen siendo nuestras primeras necesidades.

PD: Un gran abrazo a todos los ingenieros en su día.

domingo, 20 de octubre de 2019

UNIDAD, O MADURO


Rafael Gallegos    Blog  419

En 1958 Betancourt, Caldera y Villalba firmaron el Pacto de Punto Fijo. Venían conversando al respecto desde el año anterior en Nueva York. Por encima  de sus diferencias los unía el objetivo común de implantar la democracia en Venezuela.  Y claro que había diferencias. URD y Copei  habían sido partidos legales luego del golpe a Gallegos el 24 de noviembre, y participaron en las “elecciones” de 1952, donde los adecos habían ordenado a su militancia abstenerse. En las postrimerías de la dictadura se unieron bajo el objetivo común  de reimplantar la democracia. Se dieron cuenta que si no lo hacían no podrían acabar con el régimen y mucho menos sostenerse en el poder.

Mandela y Le Clerk eran antípodas. Uno negro y el otro blanco en el país del aparthead. Uno participó  en acciones violentas y estuvo preso muchos años. El otro fue un implacable ministro del régimen represor. Inconmensurables las humillaciones de que habrán sido objetos los negros. Sin embargo coincidieron en que Suráfrica no podía más, que el único camino era la Unidad. El preso Mandela y el primer ministro Le Clerk conversando a escondidas comenzaron a delinear el nuevo país.  Al final sucedió lo increíble, elecciones, ganó Mandela, tomó el poder y se convirtió en uno de los prohombres de su tiempo.

En los años setenta el joven Presidente español Adolfo Suarez, ex funcionario de Franco, estableció comunicación privada (y secreta) con Santiago Carrillo, el jefe nada menos que del Partido Comunista, factor fundamental en la Guerra Civil y enemigo del régimen franquista. Suárez y Carrillo, dos líderes preclaros, observaron que sin consenso no se podría implantar la democracia en España. Y por negociadores no se les puede acusar de blandengues o cobardes, fueron dos de los tres que permanecieron inmutables en sus puestos cuando el gorila Tejero tiroteó las cortes españolas en 1982.

Hoy en Venezuela sucede lo contrario. La oposición está dividida y aparentemente no se comunica. Por una parte el mayoritario Guaidó, por otra parte María Corina, y un tercer grupo de los partidos que apoyaron a Falcón en las presidenciales del 2018, entre otros. Ese lamentable fraccionamiento, es un gran capital que le ponemos en bandeja de plata al gobierno y éste lo sabe aprovechar. Y miren que el gobierno sí está unido. En Venezuela y en América Latina. Observen el Foro de Sao Paulo y la desmedida respuesta de las “masas” en Chile. O los recientes conflictos de Ecuador y  de Perú. Y todos en pocos días. Estamos en un drama muy serio. Los comunistas de América Latina demuestran que están dispuestos  hasta a “sirianizar” la zona para mantenerse en el poder. Ellos sí están unidos, ¿y nosotros?  

Que somos muy  diferentes podrían argumentar los líderes opositores como excusa para no sentarse a conversar. El recordado Jorge Dáger decía que precisamente por ser diferentes es que hay que conversar… “si fuéramos iguales estaríamos en el mismo partido” – finalizaba.

Es muy simple, si se es realmente opositor, hay que ir juntos tras los objetivos comunes.
No se puede repetir la torpeza de la oposición gomecista, cuando por décadas cada caudillo adelantaba fracasadas intentonas, valientes hasta lo temerario pero  vacías de estrategia. Así  fue en el Falke, en el desembarco de Curazao de los jóvenes Gustavo Machado y Otero Silva, en la intentona  de Rafael Barrios en 1929, en la conspiración de Delgado Chalbaud de 1914 y paremos de contar. Juan Vicente Gómez sabía sus movimientos y los esperaba. En su fuero interno de reiría de estos valientes solitarios destinados al fracaso por actuar desunidos.

UNIDAD Y ORIENTACIÓN AL PODER

Guaidó, María Corina y  Falcón, entre otros.  Reunirse, conversar, negociar, buscar similitudes y obviar las diferencias, definir los objetivos comunes y desarrollar estrategias destinadas a lograr el poder.

Yo como ciudadano venezolano exijo a los líderes que se sienten a conversar, a buscar consenso. Es la manera de lograr la sustitución  de este gobierno, implantar la democracia, liberar la economía. Ah! y aprovechar el gigantesco apoyo internacional.

Claro, si alguno no está de acuerdo con esas medidas elementales… no es de oposición y hay que hacerlo saber.

Lo demás es Maduro forever: decrecimiento de un tercio del PIB, sin luz, sin petróleo, sin agua, con sueldos miserables, con hambre, con niños desnutridos, con licuefacción de poderes. La ruta de un ex país al que han convertido en la primera hambruna petrolera de la historia. El mundo asombrado nos observa como un limosnero sentado en un barril.

Por último, los patriotas venezolanos fracasaron en la Primera y Segunda República por estar desunidos. La Puerta se perdió en una ocasión por rivalidades entre Bolívar y Mariño. Los libertadores comenzaron a triunfar cuando se convencieron que solos estaban destinados al fracaso, cuando Bolívar aunó al difícil Páez que había atraído a las masas de Boves, y a duro costo ( fusilamiento de Piar…) agrupó a su alrededor a los orientales, y visualizó que Venezuela para ser libre requería de apoyo internacional.

Sólo, ninguno puede. Se haga lo que se haga debemos hacerlo unidos.  Lo demás, es fracaso y ojalá no imitar el llanto de Boabdil.

Pueblo hambriento solicita Unidad para implantar la Democracia.

“Unidad, Unidad, o la anarquía nos devorará”, Simón Bolívar.