lunes, 25 de marzo de 2019

PETRÓLEO: DESDE EL RECURSO HASTA LA CALIDAD DE VIDA


Rafael Gallegos    Blog núm. 389

En sexto grado nos enseñaban un balancín al lado de una vaca. Y no dejaban de tener razón. La explotación de los recursos de hidrocarburos tiene que estar en armonía con el agro… y con el desarrollo de Venezuela. No es suficiente conceptualizar una industria petrolera de primera si esta se comienza a mirar el ombligo (efecto enclave). Es imperativo pensar en una industria petrolera que sea capaz de potenciar una Venezuela de primera.

Para ello se debe manejar un sistema gerencial petrolero que desborde la tradicional cadena de valor Exploración, Producción, Manufactura y Comercialización; muy buena si el objetivo es optimizar la explotación y los ingresos. Pero el objetivo de nuestra  industria petrolera debe ser transformar al petróleo en calidad de vida. Por ello el sistema gerencial no debe finalizar con la Comercialización, debe ser ampliado hacia el manejo estratégico de los Beneficios para que estos generen  una nueva dinámica socioeconómica que redunde en calidad de vida para los venezolanos.

Sigue vigente “sembrar el petróleo”, pero no esperando que los pajaritos esparzan las semillas, sino conceptualizando, planificando y ejecutando la siembra de los beneficios de la industria para lograr una próspera cosecha.

 EL SISTEMA GERENCIAL DEL PETRÓLEO

He aquí los elementos de ese sistema gerencial:

Proveedores… en nuestro caso, la Asamblea Nacional, los políticos, las ONGs, los gremios y sindicatos. Todos los que tengan que ver con la transformación de la industria petrolera en calidad de vida. Desde hace más de un año mucha gente calificada está trabajando en ello. ¿Qué insumos entregan esos proveedores?

Insumos… para la transformación que se avecina están elaborando una nueva Ley Orgánica de Hidrocarburos, otras leyes, Plan para la Emergencia de Pdvsa y Plan para generar una nueva industria petrolera en el mediano plazo. Y ojalá entregaran una profunda reforma del Estado. ¿Qué Procesos van a alimentar esos Insumos?

Procesos operacionales… La cadena de valor que va desde la Explotación hasta la Comercialización. La Ley de Hidrocarburos debe definir al Ministerio como administrador de políticas, crear la Agencia Venezolana de Hidrocarburos para que realice las Rondas de Licitación de campos, otorgue los contratos y los monitoree. Como  Pdvsa debería convertirse en  una empresa más, es necesario definir la forma en que los venezolanos  tomaremos decisiones sistémicas como los volúmenes de producción, el manejo de las refinerías internacionales, las políticas de precios, etc.

Como el objetivo de la industria debe ser transformar el petróleo en desarrollo sustentable, luego de la Comercialización continúa la segunda parte del proceso:
Procesos asociados a Beneficios…

-      Impuesto Sobre la Renta y otros impuestos… deben ser utilizados sólo como inversión y tal vez para algún Fondo. No pueden engrosar el gasto público.

-      Regalías…  deben quedarse en alto porcentaje en las zonas que las generan y ser utilizadas también como inversión. Ello a objeto que las zonas petroleras se desarrollen y cuando se acabe el negocio no se conviertan en  pueblos fantasmas.

-      Economía Conexa… debe planificarse basándose en las externalidades y desarrollándose a partir del negocio (esferas concéntricas). Generar además de servicios conexos con la actividad (comida, transporte etc.), infraestructura e industrias basadas en corrientes de refinación, usos del gas, o  equipos, repuestos o servicios necesarios para la actividad petrolera. 
  
-      Petroquímica… planificada como pivote de la industrialización.

-      Electricidad… debe existir una simbiosis petróleo - electricidad muy bien planificada porque, lo hemos vivido, sin electricidad no hay país.

-      Tecnologías… la industria petrolera debe servir como correa de transmisión de tecnologías hacia las empresas y las comunidades.

-      Responsabilidad Social Empresarial…  en las áreas aledañas del negocio (toda Venezuela) para provocar inicialmente crecimiento de la calidad de vida de las comunidades y a la larga una nueva dinámica económica.

¿Qué resultados pueden esperarse de organizar estratégicamente todos los elementos del negocio petrolero?

Resultado… construcción de un país productivo, que finalmente utilice la industria petrolera para no depender del petróleo.

Es muy importante que recalquemos que la industria petrolera no es un fin en sí misma. Los venezolanos  debemos superar este remordimiento de conciencia colectivo por  mal utilizar nuestros ingentes recursos. Como Midas al revés hemos transformado petróleo en hiperinflación y miseria.

La clave para lograr que el derivado 3001 del petróleo sea el desarrollo sustentable, es la Visión Sistémica del Negocio y el trabajo en equipo. Planificando desde los recursos y la exploración hasta el uso estratégico de los Beneficios.

Y pronto, porque esta vez como que sí va a llegar el lobo  de la “última oportunidad”.

Y no hay nada más arruinado que un país ex minero.

domingo, 17 de marzo de 2019

PETRÓLEO, EL ROL DEL ESTADO


Rafael Gallegos    Blog núm. 388

Pdvsa está lejos de cumplir sus objetivos. Requiere cambios de raíz, no para su rescate, el cual es inviable, sino para estabilizarla y a partir de allí crear una industria petrolera altamente competitiva. La Asamblea Nacional adelanta una Ley Orgánica de Hidrocarburos que reflejará aspectos de amplio consenso, como la facilidad para recibir inversiones privadas y la creación de la Agencia Nacional de Hidrocarburos.

El desarrollo de la industria petrolera venezolana requiere de miles de millones de dólares que el Estado no está capacitado para desembolsar. Por ello sin el capital privado nos convertiríamos pronto en un país ex petrolero. La nueva Ley debe facilitar una gigantesca apertura a los capitales que permita incrementar la participación privada en las empresas mixtas y facilite Rondas Petroleras como las que se realizan en América Latina para otorgar contratos bajo las modalidades de Ganancias Compartidas, Servicios, o Concesiones. La Agencia Nacional de Hidrocarburos, sería el organismo autónomo que otorgue los contratos.
Hasta allí el consenso: cambio radical, pingues inversiones privadas y Agencia Nacional de Hidrocarburos.

Sin embargo, en cuanto el rol del Estado no se observa la misma uniformidad de opiniones. Hay varias opciones sobre la mesa: Escenario1.- Mantener monopolio de Pdvsa. Escenario 2.- Privatizar el Negocio, y Escenario 3.- Apertura con control sistémico del negocio.

 PANORAMA HISTÓRICO DEL ROL DEL ESTADO

PRELIMINARES… Durante el gobierno de J. V. Gómez, las transnacionales gozaron de plena libertad. Danza de las concesiones, bajos impuestos y modificaron a su antojo la Ley de Hidrocarburos. “Hagan ustedes la leyes porque son los que saben de petróleo…” El Estado tuvo poca participación en el negocio.

A PARTIR DE LA LEY PETROLERA DE 1943… Incremento continuo de la participación del Estado en el negocio hasta culminar en la nacionalización. Durante esos años el Estado fue muy rico, hubo un gran crecimiento en el país, que se redimensionó. CVG, Guri, universidades, ciudades del interior, sureste de Caracas, revolución educativa y en general democracia. Pero la moneda dura no permitió desarrollar industrias exportadoras y el estado rico generó facilismo.

NACIONALIZACIÓN… Cambio del patrón de refinación generando más  de 200.000 barriles diarios adicionales de gasolina. Compra  refinerías en Europa y Estados Unidos. Creación de Centro de Refinación de Paraguaná, Jose, Intevep, Cied. Extracción y fraccionamiento de gas, explotación de Apure y Monagas, desarrollo  de la Faja, Mejoradores. Convenios operativos que generaron 500.000 barriles diarios, ganancias compartidas en Exploración. Pdvsa: de “mete tubos - saca tubos”  a emporio energético. Íbamos para 6 millones de barriles diarios. 

Paralelamente: gigantesco crecimiento de los precios del petróleo que reflejaron  incremento del facilismo, gasto público, burocracia, importaciones, corrupción, inmigración masiva. Se generó el petro estado. Al final creció la pobreza y la marginalidad… caldo de cultivo para Chávez.

REVOLUCIÓN… Uso de la renta petrolera para destruir a Pdvsa y a Venezuela.

ESCENARIOS PARA EL ROL DEL ESTADO

Como habíamos planteado, tres escenarios:

ESCENARIO 1.- Mantener monopolio de Pdvsa… Rescate de Pdvsa, estabilizando sus funciones y manteniendo el monopolio de esta empresa en materia de hidrocarburos. Enfoque de la operación hacia el negocio medular.  No requiere muchos cambios legales. Este escenario  confunde soberanía con operación del Estado y no considera que el éxito de la Nacionalización de 1975 se debió en parte a la inercia que generó herencia organizacional de las transnacionales. Por otra parte, se hace difícil la captación de inversiones.

ESCENARIO 2.- Privatizar el Negocio… Contempla estabilizar Pdvsa en la Emergencia y luego atraer inversiones para todas las operaciones. Pdvsa si acaso quedaría como una empresa más. Se otorgarían contratos con la máxima liberalidad para los volúmenes de producción y patrones de refinación. Disminuiría o desaparecería la relación producción Venezuela- Refinerías Citgo y Europa hoy del Estado. Requiere de nueva Ley de Hidrocarburos.

ESCENARIO 3.- Apertura con control sistémico del negocio… Contempla estabilizar Pdvsa - quedaría como una empresa más-  y atraer inversiones extranjeras. En este escenario los venezolanos mantienen el control sistémico del negocio en decisiones como los volúmenes de producción, los patrones de refinación y la relación operación - refinerías internacionales. Requiere una nueva Ley de Hidrocarburos y la creación de un innovador Holding con participación del Estado y de las empresas operadoras.

Seguramente hay más escenarios o combinaciones de estos. Es importante el consenso… y la coherencia. Porque como decía Oscar Wilde, lo importante de un libro no es lo que diga, sino que sea coherente.

Es imperativo construir  una empresa petrolera de primera que impulse una Venezuela de primera.  

miércoles, 13 de marzo de 2019

ANTES DEL BLOQUEO


Rafael Gallegos    Blog núm. 387


Imitando a sus jefes de la revolución cubana, el gobierno tiende ahora a culpar de la tragedia que nos acontece al “bloqueo económico”, nueva fase de la tan cacareada “guerra económica” que si realmente fuera tal, los generales del gobierno la habrían  perdido por K.O.

Pero resulta que la quiebra generalizada del país tiene su génesis desde mucho antes del llamado bloqueo económico. Dios dijo hágase la luz y la luz fue hecha, contrariamente Chávez y Maduro tienen 20 años diciendo deshágase la luz y han convertido a Venezuela en un escombro. Y digo Chávez y Maduro para diferenciarme de aquellos que plantean que Chávez iba bien y que Maduro echó a perder el país. No señor, podemos parafrasear a Billo y decir que son feos los dos.

Porque este desastre se inició, públicamente, el 4F cuando unos golpistas atentaron contra un gobierno democrático. Y fue conceptualizado en los recovecos de la política  cuando la democracia derrotó a la guerrilla en los sesenta y Fidel Castro - siempre Fidel Castro - junto a algunos políticos venezolanos proyectó infiltrarse en el cuerpo militar y formar cuadros revolucionarios. Para más detalles  recomiendo la lectura de “La conspiración de los doce golpes”, de Thais Peñalver.

El 4F abrió una puerta que se creía clausurada en Venezuela. Y los venezolanos fallamos analizándolo. Muchos veían a los golpistas como unos muchachotes de buenas intenciones. Caldera dijo en una ocasión que los sobreseyó  por presiones de todo el mundo. Y luego Chávez candidato fue apoyado por intelectuales de valía, empresarios y dueños de medios, a muchos de los cuales estos 20 años no les han alcanzado para arrepentirse.

UN LARGO APAGÓN DE VEINTE AÑOS

 Golpe a golpe, verso a verso, la “revolución” ha ido convirtiendo la patria en escombros. Y mucho antes del bloqueo. Hagamos un paneo sobre tres industrias vitales:

1.- Pdvsa… Producía hace 20 años 3,4 millones de barriles por día. Hoy debe andar por debajo del millón cuando según los planes (de la misma “revolución”) debería estar cerca de los seis millones de barriles. Venezuela refinaba más de un millón de barriles por día, hoy menos del 20% de esa cifra, es decir desmantelaron las refinerías. Todo esto ocurrió mucho antes de las medidas económicas de Estados Unidos. El diccionario de excusas de la “revolución” habla de sabotaje en el 2002, cuando excluyeron ilegalmente al 50% de los técnicos petroleros. Olvidan el largo sabotaje gerencial a que han sometido a nuestra industria petrolera.  

2.- CVG… Esta portentosa obra de la democracia incluía la cadena Bauxita, alúmina, aluminio, por otro lado la explotación del hierro, y además la fundación de Puerto Ordaz, que solo tuvo parangón en Brasilia. Ya casi no existe. Transformaron un emporio en un erial. Y esto aconteció sin ningún bloqueo. Puro cero en gerencia.  

3.- Electricidad… ¿Quién no ha sufrido este apagón record mundial? No tuvieron  que construir Guri, tan sólo les correspondía cuidarlo. Y ni eso. Hoy una iguana ascendida llamada Marco Rubio, todo un genio de la cibernética, le aplicó un poderoso virus a control remoto a un sistema “analógico”. Un bachiller, dos generales, un siquiatra y una abogada, lo certifican. Sólo les faltó un detallito: la opinión de un especialista en el área. Las impecables declaraciones del ingeniero electricista Winston Cabas, presidente del Colegio de Ingenieros Eléctricos y Mecánicos (AVIEM), así  como  su solicitud de hacer un equipo técnico que realice un diagnóstico, son ignoradas. A este paso asfaltan el camino del próximo apagón… ¿y quién será el próximo terrorista? Seriedad, ya está bueno de tanto insulto a la inteligencia. A su manera, aplican  la frase de Lenin: la velocidad de la revolución es paralela a la velocidad de la electrificación. O sea, “revolución en reversa”.

La última frase del gran escritor Goethe, creador del Fausto (no confundir con el infausto), fue: luz, más luz. Caso contrario, la última frase del siniestro personaje Osama Bin Laden fue dirigida a su esposa cuando escuchó los ruidos del comando que lo atrapó: apaga la luz.
¿Coincidencia? Goethe al morir pidió luz y Bin Laden oscuridad. Es que la  luz pide luz y la oscuridad… oscurece.

PROGRAMA DE GOBIERNO HALLADO EN UNA BOTELLA

Destruir  Pdvsa, la CVG, acabar con el sistema eléctrico, una inflación de millones por ciento, bajar el consumo per cápita de carne desde 24 kilos a 7, ganar elecciones inhabilitando candidatos y partidos con oportunidad, minimizar la empresa privada al son de exprópiese… y echarle la culpa al imperialismo.

Ah!,  y romper a las familias provocando una diáspora de millones de jóvenes que sólo se ve en las guerras.

Ni Edgard Allan Poe con su “Manuscrito hallado en una botella” ha sido tan de terror.

PD: La noche es más oscura antes del amanecer.

domingo, 3 de marzo de 2019

LAS DOS TRANSICIONES PETROLERAS


Rafael Gallegos    Blog núm. 386

La simbiosis Venezuela - Petróleo  lleva más de cien años. Durante los primeros sesenta años disparó los indicadores económicos y sociales. Transformó radicalmente a aquel país de montoneras, palúdico, analfabeta e hipo desarrollado que fuimos  durante los años de Castro y Gómez. Gracias a la renta petrolera Venezuela reflejó entre los años treinta y los setenta  el mayor crecimiento del PIB en el mundo.

Mucho progreso (con sus defectos) y poca sustentabilidad. La moneda dura, el inmenso gasto público y  el gigantismo del estado, fueron revirtiendo los  logros. Creció la marginalidad y se aflojaron los resortes morales. Para colmo, en lugar de perfeccionar la democracia, los venezolanos nos fuimos (estadísticamente) tras el mesías Hugo Chávez, quien cabalgando en la peligrosa antipolítica y tutelado por Fidel Castro, ofreció acabar con las “cúpulas podridas”, con la “aristocracia” de Pdvsa y con  la injusticia social, mientras guardaba en la manga un plan de destrucción estratégica, que muy bien aplicado ha desvencijado a  Venezuela.  

Así, hoy nos encontramos padeciendo esta postguerra (económica). Un país en escombros por una guerra sin bombas. Al revés que Midas, el personaje mitológico que todo lo que tocaba lo convertía en oro, tocaron un país petrolero y lo convirtieron en un caso de ayuda humanitaria. Acabaron con todo, incluyendo a la otrora emblemática Pdvsa.

Hoy, la industria petrolera está quebrada; pero sigue habiendo mucho petróleo y gas en el subsuelo. ¿Entonces? ¿Qué hacemos, contemplar el fracaso? Claro que no, la única alternativa que nos queda es imitar al Ave Fénix  y reconstruir desde las cenizas una nueva industria petrolera de primer mundo que apalanque a Venezuela hacia el primer mundo que nos merecemos.

Los beneficios del petróleo deben dejar de ser una agotable e improductiva renta y  ser utilizados en construir una Venezuela que no dependa de los hidrocarburos, sino de la productividad y la diversificación.  Es imperativo dejar de ser un país con petróleo y convertirnos, por fin, en un  país petrolero.

PRIMERA TRANSICIÓN…una industria petrolera de primer mundo

El régimen tiene el sol quemándole las espaldas. Llega la hora de la transición hacia la democracia. Y la industria petrolera sigue siendo un pivote de primer orden. Hoy, valiosos equipos de  técnicos petroleros están trabajando  de la mano con los políticos que tendrán la responsabilidad de liderar al país, preparándose para asumir las riendas de Pdvsa una vez ocurra el cambio político. La premisa fundamental es que una industria de hidrocarburos para ser exitosa requiere Gerencia, Inversiones y Tecnología de primer nivel, tres cosas de las que adolece la actual Pdvsa.

La entrada a Pdvsa se hará con el respeto debido a los derechos laborales y humanos del personal que hoy labora en esa empresa. Se busca mantener la continuidad operacional y la seguridad en el  suministro de gasolina, diésel, gas oil y gas para los vehículos, los hogares, las industrias, y para el suministro eléctrico.  

Una vez estabilizada Pdvsa, se procederá a construir una nueva industria petrolera que requerirá de gigantescas inversiones, y esto no es una opción sino una apremiante necesidad. Para materializarlas se requiere una nueva Ley Orgánica de Hidrocarburos que ya está en preparación, que además de liberalizar las inversiones contempla minimizar el rol del gobierno, para evitar deformaciones como el llamado petroestado. Para ello se contempla una Agencia de Energía, con autonomía del gobierno que se encargue de otorgar los lotes de hidrocarburos a los inversores. Una industria petrolera de primera. ¿Industria petrolera vino tinto?

SEGUNDA TRANSICIÓN… una Venezuela próspera que no dependa del petróleo

Se requiere re conceptualizar el uso de los beneficios petroleros. Redefinir el uso de la Renta utilizando  los impuestos y la regalía sólo en inversión, democratizando y descentralizando esos recursos. Además desarrollar estratégicamente una economía conexa a partir de la actividad petrolera, transferir las tecnologías de punta del petróleo hacia el parque industrial del país, generar y aplicar energías alternas. Es decir, transmitir la energía creadora  de la industria petrolera a Venezuela.

Esta segunda transición del petróleo requiere  de estrategas políticos y de técnicos de primera. Y sólo es plausible si se acelera la democracia, la empresa privada, la gerencia de  políticas sociales, la educación de primer mundo… ah! y la transformación radical del estado venezolano.

Solo así superaremos  este remordimiento de conciencia colectivo que nos atormenta por no haber sabido transformar en riqueza sustentable nuestros fabulosos recursos.

Aunque parezca una paradoja, nuestra meta debe ser utilizar el petróleo para construir un país próspero que no dependa del petróleo.

  

domingo, 24 de febrero de 2019

LA LARGA CAÍDA DE PÉREZ JIMÉNEZ


Rafael Gallegos    Blog núm. 385

El 15 de diciembre de 1957, el poderoso dictador Marcos Pérez Jiménez resultó “electo” Presidente de la República para el período 1958-63. Violando la Constitución que como todo autócrata que se precie había mandado a hacer a su medida en 1953, en lugar salir al foro como candidato presidencial se había lanzado sólo. Un plebiscito, el pueblo diría Sí o No. Y de paso, para más inri en la agresión a  “su” Constitución, el plebiscito incluía cual  cajita feliz a los  diputados nacionales, regionales y a los concejales.

Ganó 86% de Sí contra 13% de No, según certificó de manera irreversible el imparcial árbitro electoral de la época y que quede claro las dictaduras son una plana que siempre se repite. La oposición, cuya cabeza más visible era la Junta Patriótica integrada por  AD, Copei, URD y PCV, denunció como ilegales esos comicios y por lo tanto como ilegítimo al presidente, más historia que se repite. Los siempre heroicos estudiantes salieron a la calle a protestar. Fueron severamente reprimidos y el 21 de diciembre la Universidad fue tomada por la Seguridad Nacional a cuya cabeza estaba el esbirro Pedro Estrada.

El 20 de diciembre Pérez Jiménez asumió la presidencia y que por cinco años. Como soñó Hitler y sueñan todos los déspotas, pretendía permanecer por mil años en el poder. Sin embargo el dictador era ilegítimo, usurpador. Ilegítimo, como esos perros que chillan al ser agarrados por la nuca.  A los déspotas que se cacarean  legítimos a los cuatro vientos, hay que recordarles aquello de dime de que te jactas y te diré de que adoleces o simplemente… agarrarlos por la  nuca para que se escuchen los chillidos desde la lejanía.

Pérez Jiménez se creía eterno. En Navidad los militares lo celebraron y alabaron. Se  sentía seguro con las carantoñas y jaladas de sus generales. Confiaba en ellos al igual que Allende, quien al comenzar la plomazón en La Moneda mandó a buscar a su fiel Pinochet y no salía de su sorpresa cuando le dijeron: está allá afuera presidente, dirigiendo el golpe. O como Gallegos que consideraba al golpista Delgado Chalbaud como un hijo porque habían compartido el mismo techo en Europa. Tal vez Don Rómulo – a lo Julio César-  le inquirió a Delgado ¿Tú también hijo mío?, al observarlo al frente de los facinerosos. Es que los militares son fieles… hasta que se voltean. 

En el Año Nuevo 1958, diez y siete días después del fraude, Pérez Jiménez fue informado que el coronel Hugo Trejo se había alzado y se dirigía a Miraflores. Triste año nuevo para la dictadura, al igual que la encabezada por otro déspota, el sargento  Baptista, quien un año después festejaba la llegada de 1959  en un lujoso hotel de La Habana y cuando sus enchufados (siempre hay enchufados) en medio de la champaña se preparaban para oír los parabienes del hombre fuerte, lo que oyeron fue corran que cayó el gobierno. 

Con el primero de enero de 1958 en Venezuela crecieron las expectativas. El león no era tan fiero como lo pintaban. Es cuestión de días para que se vaya el dictador, se decían los venezolanos para darse esperanzas a lo largo y ancho de todo el país. Y eso que no había redes sociales para que el régimen  las bloqueara.

En Ecuador, y me perdonan esta digresión familiar, había un grupo de exiliados, entre ellos mis inolvidables padres Rafael Gallegos Ortiz y su esposa Olga, que padecían su ostracismo desde hacía cuatro años. Exilio de privaciones con hambre, trabajos mal remunerados y a la espera que heroicos parientes – a escondidas de la dictadura y coordinados por mi querida tía Dulce – enviaran con la frecuencia que pudieran unos 100 bolívares que al cambio eran 400 sucres que aliviaban padecimientos.

Hugo Trejo había encendido las esperanzas. En Guayaquil los exiliados cercanos a mi familia oían las noticias por un viejo radio y a veces la comunicación era tan deficiente que debían colocarlo en el piso al igual que las orejas para medio entender. Pasaron los días y mermaron las expectativas. El 22 de enero en la noche mi papá le dijo a mi mamá que no iba a pasar nada y se fue a dormir. Mi mamá se con fe de carbonario pegó de la Santísima Trinidad y con la oreja y el radio en el piso hasta que escuchó  que el déspota abandonaba el país.  Despertó a mi papá y éste salió apresurado a cubrir  unas dos cuadras hasta donde vivía otro exiliado, el Dr. Mejías Palazzi. Su esposa al abrir la puerta dijo: Cayó Pérez Jiménez. ¿Cómo lo supo?... pues mi papá, que cuando se vestía de “sport” era con un paltó sin corbata, estaba en piyama y con una sonrisa de antología.

A los pocos días los exiliados aterrizaban en Maiquetía cantando el Himno Nacional y una canción que puso de moda Alfredo Sadel: Escríbeme.

Entre el fraude del ilegítimo Pérez Jiménez  y la Vaca Sagrada transcurrieron treinta y ocho días. Pero se fue. Historias repetidas de dictadores de siempre.

PD: Venezuela impuntual: El siglo XX comenzó en Venezuela en 1936 y el siglo XXI, el 23 de enero 2019.

domingo, 17 de febrero de 2019

PETRÓLEO: ¿Y LA COSECHA PA´CUÁNDO? (2/2)


Rafael Gallegos    Blog núm. 384


En el artículo anterior llegamos hasta la Junta de Gobierno encabezada por  el almirante Larrazábal, quien para las elecciones de diciembre de 1958, dando una lección de democracia, renunció a su investidura para lanzarse como  candidato presidencial. Quedó encargado el Dr. Edgar  Sanabria, quien incrementó el ISRL a las petroleras a 60%.

4.- LA REPÚBLICA CIVIL

Fueron cuarenta años de democracia. Con pros y contras. La siembra del petróleo se reflejó en una revolución educativa con números jamás vistos, infraestructuras como el Guri y otras represas, autopistas y caminos agrícolas, los puentes sobre el Lago y sobre el Orinoco, la fundación de Puerto Ordaz,  crecimiento de ciudades del interior del país, el sureste de Caracas. El Plan Mariscal de Ayacucho… el país  creció y se alcanzaron niveles de desarrollo que hacían punto de inflexión en nuestra historia.  Ah! y se implantó un proceso democrático del que se decía era modelo en América Latina. En 1975, el presidente Carlos Andrés Pérez dijo que Venezuela era una isla de tranquilidad en el Caribe.

Sin embargo, tras las rosas había espinas. Paralelamente a estos logros también crecía la marginalidad. Las cifras de pobreza eran terribles. La corrupción idem, aunque apenas cosas de rateritos si se compara con la de la “revolución”.

¿Qué había sucedido? Pues parafraseando a Carlos Marx, podríamos afirmar que nuestro modelo democrático encerraba en su seno el germen de su propia destrucción. Realmente varios gérmenes:

-      La moneda dura
El famoso 4,30 que nos convirtió en grandes importadores y pequeños productores. Una ilusión que nos permitía pasear por los países de primer mundo como si tuviéramos la productividad de Suecia, cuando apenas poseíamos la de un  atrasado país del tercer mundo. Las expectativas en lugar de basarse en producir, se sostenían  en el crecimiento infinito de los precios del petróleo. Al final, afloró una gigantesca deuda y explotó el modelo. Dejamos de ser nuevos ricos para ser algo mucho menos digerible: nuevos pobres.

-      El petroestado
 Se concentró demasiado dinero en manos del Poder Ejecutivo. Estado cada vez más rico y  ciudadanos cada vez más pobres, en lugar de ser al revés como muchos países prósperos. Mala administración de la riqueza. Nos reíamos de los árabes y terminamos (por ahora) siendo sus hazmerreíres. Se dice, a mi entender equivocadamente, que la causa de este aspecto fue la llamada nacionalización del petróleo, cuando  de todas formas las transnacionales con esos precios hubieran pagado pingües impuestos al fisco. El problema radicó en falta de visión para el uso de los gigantescos  recursos.

-      Los cogollos de los partidos
Los grandes partidos políticos en lugar de profundizar su democratización se convirtieron en cúpulas sin acceso a los ciudadanos. La república civil que había nacido expandiendo la democracia, ahora la recogía hasta peligrosos niveles. Los partidos se fueron llenando de oportunistas.  Ya no representaban el camino al futuro.

Desde la devaluación de la moneda en 1983 se instaló en el país  una inflación de dos dígitos. La deuda pública creció hasta niveles que obligaron a refinanciar. La pobreza crecía y crecía. Y la anti política comenzó a tejer su historia. 

Es necesario hacer un paréntesis para comentar el fenómeno que el Maestro Pérez Alfonzo denominó  Efecto Venezuela. Pérez Alfonzo planteaba a propósito de los grandes ingresos petroleros de los años setenta, que Venezuela no tendría capacidad de asimilarlos e iba a ser un país descompensado cual indigente que ganara la lotería y empezara a comer siete veces al día. Efectivamente, de los gigantescos ingresos al fisco salimos endeudados, decadentes, con inflación y con los resortes morales desvencijados. Sufrimos una crisis de abundancia que es fácil traducir como crisis de gerencia.

El fracaso del modelo se sintió en los bolsillos y en la esperanza. El crecimiento sostenido de cincuenta años no fue sustentable. Se basó en la renta y no en la productividad. El 27 de febrero no fue una causa sino una consecuencia. El segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez fue mal comunicado y menos comprendido y de paso, cuando vislumbraba resultados, llegó el 4F de  Chávez y en un ejercicio de ingenuidad la mayoría  Venezuela  se fue tras su nuevo Mesías, creyendo que “aquí hace falta un militar”.

5.- LA SIEMBRA DE LA  “REVOLUCIÓN”

Sin comentarios. Usted la padece día a día. Utilizaron la renta para destruir (a propósito) a Venezuela “para comerte mejor”. Puro modelo cubano. No sembraron. Quemaron las semillas. Retrocedimos más de cien años.

EL FUTURO

Al igual que en el 1936 de Uslar, sigue vigente “sembrar el petróleo”.  Toca resucitar comenzando por la industria petrolera. Lo que si se ha cosechado es el espíritu democrático de los venezolanos, que ha sido un antídoto contra la perpetuación de este desastre. La semana que viene comentaremos al respecto, porque llegó la hora del Ave Fénix.  

domingo, 10 de febrero de 2019

PETRÓLEO: ¿Y LA COSECHA PA´CUÁNDO? (1/2)


Rafael Gallegos    Blog núm. 383

“Sembrar el petróleo” es una consigna escrita en piedra en el corazón de los venezolanos. Significa transmutar los beneficios de la industria petrolera en desarrollo  sustentable del país. Más que una consigna, un reto cuya no superación  ha devenido en remordimiento de conciencia colectivo. Se siembra para cosechar. Venezuela tiene alrededor de cien años sembrando el petróleo. ¿Se perdió esa cosecha? ¿Qué hemos logrado? ¿Reflejamos una siembra sin cosecha? Hagamos un somero recorrido histórico.

1.- JUAN VICENTE GÓMEZ

Comencemos por recordar que al revés de Noruega cuya industria petrolera se desarrolló cuando éste era un país formado, en Venezuela el advenimiento petrolero sucedió en una república agraria, endeudada, diezmada por guerras, caudillos y montoneras; palúdica y analfabeta. Un país pobre y sin muchas expectativas.

En 1928 – a catorce años del Zumaque -  fuimos el primer  exportador petrolero del mundo y la renta petrolera supero a los otros ingresos del fisco. Igualmente ese fue el año del afloramiento de la llamada Generación del 28, que encabezaría la transformación del país. Con los crecientes recursos Gómez hizo la carretera trasandina, alguna que otra infraestructura y cierta organización en la administración pública. Pagó la deuda pública (hacía menos de treinta años nos habían intentado cobrar a cañonazos) como homenaje al centenario de la muerte del Libertador. Hasta allí, porque sostuvo su férrea dictadura mediante una política de entrega a las transnacionales, que se sintetiza en la frase: hagan  ustedes las leyes porque son los que saben de petróleo. Por ello devino en un dictador del petróleo. Duro con el pueblo y genuflexo con las transnacionales.

Al morir era el gran terrateniente de la comarca, el hombre más rico de una Venezuela minada por enfermedades endémicas, con 85 % de analfabetas. Dicen que sus haciendas se podían entrelazar  la mano desde Maracay hasta San Cristóbal. Su fortuna era superior al presupuesto nacional. La dictadura sembró el petróleo en las haciendas y bolsillos de Gómez, sus familiares y los enchufados de siempre.

2.- DE LÓPEZ HASTA GALLEGOS

Gómez fue sucedido por López Contreras, su Ministro de Guerra. Comprendió la necesidad de cambio y se abrió hacia la democracia. Acabó con el paludismo, la tuberculosis y los males  endémicos, e inició reformas educativas, sociales, económicas, etc. Venezuela  comenzó a utilizar la renta petrolera para progresar. Las primeras semillas del petróleo.

Labor que continuó  su sucesor Medina Angarita, quien encabezó la creación de la Ley petrolera de 1943, que le alargó los pantalones a la relación de los venezolanos con su principal recurso. Medina logró en Venezuela un régimen de libertades nunca visto; pero no fue capaz de librarse de la hegemonía andina, de los “chopo e piedra”, del eterno golpismo de los militares de escuela, ni de satisfacer las exigencias de elecciones directas, universales y secretas. Para remate, Diógenes Escalante, el candidato de consenso, sufrió una repentina enfermedad cuya consecuencia política fue el 18 de octubre. 
 
¿Golpe o revolución? seguirán discutiendo los historiadores por siempre. Lo cierto es que llegó una nueva generación al poder. Algo similar a lo que está aconteciendo  hoy en Venezuela.  Betancourt, con sus 37 años,  se empeñó en incrementar la participación de los venezolanos en el negocio petrolero. Hubo grandes logros en los aspectos educativos, sociales y económicos. Y se hicieron las primeras elecciones universales, directas y secretas, en las que triunfó el gran escritor Rómulo Gallegos, que fue derrocado por los militares con Delgado Chalbaud a la cabeza apenas transcurridos nueve meses de ejercicio, y once días después de que el Congreso aprobara el Fifty – Fifty.

3.- PÉREZ JIMÉNEZ

Marcos Pérez Jiménez fue el hombre fuerte durante los siguientes diez años que incluyen el asesinato de Delgado Chalbaud y dos fraudes electorales descomunales. Para sus nostálgicos del siglo XXI, hay que acotar que de haber  sido buen presidente no hubiera tenido           que trampear para mantenerse en el poder.

Durante ese período, se otorgaron concesiones, se incrementó la producción petrolera  y disminuyó la participación del fisco por barril. Hubo un alto crecimiento del PIB, que por cierto entre 1936 y 1976 fue el de mayor crecimiento mundo. Pérez Jiménez ejecutó emblemáticas obras de infraestructura, paralelamente a una gigantesca represión, exiliados; muertos y torturados en la tenebrosa SN y otros depósitos de seres humanos. Se sembró el petróleo con concreto y en calabozos.  La cosecha La recogió  el 23 de enero.

El crecimiento del PIB no se tradujo en desarrollo de la provincia. Por ello esta respondió tan masivamente al Plan de Emergencia de Larrazábal.

Wolfang Larrazábal, el digno militar civilista que encabezó la rebelión de nuestro primer 23 de Enero, porque nuestro  segundo 23 de enero se llama Juan Güaidó.   

Continuará…