lunes, 18 de junio de 2018

PETRÓLEO EN LLANTO


Rafael Gallegos    Blog núm. 354

Si el candidato Chávez se hubiera sincerado y expresado durante la campaña de 1998 que en apenas 20 años quebraría a Pdvsa, ¿cuántos votos hubiera logrado?

Si en lugar de decir que Pdvsa era una caja negra, hubiera expresado que le iba a meter cuatro manos más de pintura- roja- ¿cuántos votos hubiera logrado?

Si en lugar de hablar de las colitas que supuestamente  los altos ejecutivos se daban en los aviones de Pdvsa, hubiera dicho que él iba a desaparecer la flota aérea de esa empresa ¿cuántos votos hubiera logrado?

Si hubiera dicho que iba a descerebrar la empresa al botar a 23.000 técnicos (a mucha honra), que iba multiplicar por tres a los trabajadores y dividir entre tres la producción, a multiplicar la deuda, a desmantelar las refinerías, y a… importar gasolina, ¿cuántos votos hubiera logrado?

Si Chávez hubiera dicho que iba a convertir en chatarra a la segunda empresa petrolera del mundo y que con un precio de setenta dólares no se iban a ver  ingresos petroleros, o que en veinte años Colombia nos iba a superar en producción, ¿cuántos votos hubiera logrado?
Pura oferta engañosa.

Qué tristeza. Ahora podemos parafrasear aquella famosa serie de Maraven “Petróleo en gotas” y llamarla “Petróleo en llanto”. Bastantes lágrimas ha arrancado esta destrucción petrolera en los niños desnutridos,  en los enfermos que por la falta de tratamiento y de medicinas se tutean con la muerte, en  los padres desmayados por haber dado su comida a sus hijos.

Y ahora observamos la creación de Camimpeg y el decreto 3368 que otorga infinitos poderes al general presidente y dejan al petróleo en manos de los militares. Y peor, la burla populista y demagógica de decirle a país que van a reconstruir a Pdvsa bajo la dirección de los trabajadores.

Basta de mentiras. Los trabajadores cumplen un rol muy valioso; pero no es el de dirección. ¿A dónde llegarían los cohetes de la NASA si su logística y direccionamiento fuera resuelto en reuniones de trabajadores? ¿O los pacientes de un hospital si sus operaciones de corazón abierto fueran orientadas por votación? La industria petrolera es harto compleja. Requiere de gigantescas inversiones, tecnología de vanguardia y gerencia de primera. Si falla una de las tres, falla la industria. Y en nuestra querida Pdvsa… fallan las tres. 

NARICEADOS Y APÁTICOS

Los venezolanos somos un público pasivo que observa la destrucción de Pdvsa y la primera hambruna petrolera de la historia, como si estuviéramos viendo una película con cotufas y todo. Nos cuesta entender que somos público y actores.  Como si a usted le salpicara la sangre de un crimen en el cine.

Observamos con pasividad de corderitos, como el burrito bellaco de la novela “Canaima” naricea a un gigantesco toro otrora bravío, llamado Pdvsa.

En ese toro nariceado va su futuro, el mío, el de nuestros hijos y el de nuestra gente. Va el futuro de Venezuela.

Hay que denunciar la destrucción de Pdvsa. ¿Cómo? Divulgándola nacional e internacionalmente. Haciendo Foros. Promoviendo debates con los destructores. Denunciando a los culpables que están más que evidenciados. Exigiendo la restauración de nuestra principal industria. Mostrando  planes  conducentes a la recuperación.

El mundo se asombra ante  la pasividad ante la destrucción de nuestro petróleo y nuestro país. ¿A cuántos  barriles en picada tenemos que llegar, a qué números de hiperinflación y de desnutrición, a qué déficit de democracia, para que protestemos vehementemente?
¿Será que la primera rana hervida de la historia… es  venezolana?

Esta guerra sin bombas nos ha convertido en una ruina sin gloria. Es la hora de mostrar si somos herederos de Bolívar, o si por el contrario su ADN se ahogó en la renta petrolera. Herederos de Bolívar, el verdadero, nada que ver con el que ha falsificado la revolución y ahora nos mirará desde los nuevos billetes de quinientos mil. Sino del Bolívar que luchó por la Independencia, la Democracia y la Unidad Latinoamericana, tres cosas que la “revolución” nos ha quitado. Verbigracia la entrega al comunismo cubano, las elecciones entubadas y el repudio general a este gobierno en América.

A Bolívar le han hecho como al Cristo de Dostoievski: mire Jesucristo es mejor que se quede tranquilo porque de lo contrario vamos a tener que crucificar a Cristo en el nombre de Cristo. Han acabado con el legado el Libertador en el nombre del Libertador. Y con el pueblo… en el nombre del pueblo.

Defender a la industria petrolera y a Venezuela de esta debacle es un deber patriótico. Estamos entregándole a las próximas generaciones un casi ex país en medio de un increíble marasmo. Y la Unidad, nada, como si no fuera con los líderes políticos.

Petróleo en llanto; pero los grandes hombres cuando lloran, sus lágrimas fecundan la tierra. Pilas y guáramo son nuestras primeras necesidades. 

lunes, 11 de junio de 2018

¿GUSANOS, SICARIOS O DEMÓCRATAS?


Rafael Gallegos    Blog núm. 353

Gusanos -  les decía Fidel Castro a los cubanos que lo adversaban, que por razones  hoy cada vez más comprendidas por los venezolanos, huían a Miami buscando horizontes que ni de lejos podía ofrecerles esa revolución. Y buena parte del mundo de los años sesenta compartía la fanfarronería del dictador. Era la época de intelectuales de izquierda, de políticos “progresistas” que decían no ser anticomunistas, de juventudes amantes de la dictadura del proletariado o de alguna de sus variantes. La era del gravísimo error de confundir solidaridad con socialismo y avaricia con capitalismo. Por ello para muchos era irrelevante  tomar en cuenta las razones qué motivaban a tanto cubano a preferir el  riesgo de ser carne tiburón que a permanecer en las garras  de la dictadura.

Sicario - le dice el canciller venezolano al secretario Almagro utilizando una desgastada fotocopia del libreto de Castro, con sesenta años de uso. Luego saca a relucir un diccionario de descalificaciones: el circo de la OEA, los cancilleres cumpliendo órdenes de alguien, las razones espurias de ir contra el demócrata Maduro. Pura palabrería devaluada. Un libreto roído por las polillas. Y luego tienen el tupé de hablar del gran triunfo en la OEA cuando apenas lograron tres votos de treinta y tres, ¿qué árbitro habrá cantado ese triunfo “irreversible”?

HISTORIA REPETIDA

La misma lucha de la civilización contra la barbarie que planteó Rómulo Gallegos y que ahora se denomina democracia contra la dictadura. Y los comunistas lo saben, pero su proyecto de poder no puede admitir que gobiernos de la mayoría de los países americanos que  representan al 90% de la población, se quejen contra el gobierno venezolano por la opacidad de las elecciones; la represión, la hambruna y la diáspora, tan gigantescas que además de afectarnos a los venezolanos, amenazan la tranquilidad y estabilidad del continente.

Siempre ha sido así, ya en el siglo XIX, el Congreso Chileno protestó contra el título de Ilustre Americano que los jaladores del Congreso le dieron a Guzmán Blanco.  Dictaduras contra democracias.

En los años cincuenta operaba la “internacional de los sables”, una serie de dictadores que creyeron iban a durar en el poder como los cuentos de hadas: para siempre.  Pérez Jiménez, Somoza, Odría, Chapita, Castillo Armas, Rojas Pinilla y otros. El digno Canciller guatemalteco Toriello denunció en sus narices a las dictaduras en la Caracas de 1954. Por cierto, dictaduras apoyadas en ese momento por los Estados Unidos, que preferían militarotes a líderes demócratas proclives a caer en las garras del comunismo. Cosas de la guerra fría que nos demuestran que la política es para políticos que sepan palpar los laberintos de la historia.  

Meses después el gobierno democrático de Guatemala estaba derrocado. Sin embargo las dictaduras comenzaron a caer como barajitas. Cambió el mapa político y surgieron en América Latina tres referencias políticas: la democrática de Rómulo Betancourt, la comunista de Fidel Castro y la militarista de  Rafael Leonidas Trujillo.

Betancourt era la civilización, mientras  Chapita y Castro las barbaries comunista y militarista. Pura historia repetida. La democracia venezolana, con todos sus defectos, se convirtió en una referencia democrática. Botaron a la injerencista Cuba de la OEA y buena parte del continente retornó a la democracia.

La lucha continuó. Surgieron guerrillas comunistas en algunos países y en los setenta emergieron  nefastas dictaduras en el cono sur y pervivirían en Centroamérica. 

HOY

Cuando Chávez ganó las elecciones, el comunismo cubano respiró. Chávez con su innegable carisma, generó un coctel de demagogia  y petróleo que resucitó al populismo en América e intoxicó de gravedad a Venezuela.

Hoy, la mayoría de países demócratas de América, condenan al gobierno venezolano. Y no porque sean “títeres del imperio”, sino por las arbitrarias elecciones, por la inconstituyente ANC, por  la licuefacción de poderes, la hiperinflación, el hambre y la destrucción nacional. Tan graves que amenazan con convertirse en pandemias que afecten seriamente sus  economías. Además- y le cuesta entender al gobierno “revolucionario”- el espíritu democrático es el estado del arte de los latinoamericanos. Y del mundo, cansado de tantos hitleres o idisamines.

 Por ello, y no por castigar la “heroica resistencia de la revolución” es que más de ochenta democracias del mundo condenan la barbarie venezolana.

El canciller chileno le dijo al nuestro, con cobertura mundial  lo que pensamos y repetimos  el 80% de los venezolanos, encapillados. Gracias. La OEA con el prócer de la libertad Almagro a la cabeza, defiende la civilización democrática. Gracias.

Apenas tres votos… se sienten vientos de cambio. Sople. Le toca a la civilización en Venezuela.



lunes, 4 de junio de 2018

NARICEADOS


Rafael Gallegos    Blog núm. 352

¿Recuerdan cuándo había autobuses suficientes? ¿Cuándo el Metro era limpio y ordenado? ¿Cuándo Pdvsa era la segunda petrolera del mundo? ¿Cuándo se podía ir a un restorán con la familia? ¿Cuándo usted salía hasta las tres de la mañana?

 ¿Qué pasó? Pregúntenle al gobierno y éste sacará su lista de culpables: la guerra económica, Trump, y ahora con el posible triunfo de Duque en Colombia… Uribe.

El gobierno le leerá  un diccionario de palabras devaluadas. Eso es parte del libreto de la “revolución”. Porque este desastre es estratégico. Destruir el país para comerte mejor. Toda la palabrería, made in La Habana, es para facilitar el nariceo a que nos someten.

 Nariceados hacia las perreras, por ahora. Cuando estas se queden sin cauchos o sin correas, vendrán las carretas tiradas por caballos. Y entonces… sentiremos nostalgia de las perreras. Ese es el libreto. Nariceados una y otra vez… hasta el abismo.

Para Rómulo Gallegos, esa es la historia de Venezuela: “un toro bravo, tapaojeado y nariceado, conducido al matadero por un burrito bellaco”.  

Esta “revolución” hizo al escritor  Rómulo Gallegos más vigente que nunca. Su simbología es historia viva. Tan viva como la barbarie que describió en Doña Bárbara. Hoy, en pleno siglo XXI, la civilización sigue perdiendo la batalla con esta barbarie que llamamos “revolución”. Y ésta, ante el desastre en que han convertido a Venezuela, ni siquiera tiene la decencia de la Doña de perderse en lontananza, para darle la oportunidad de una vida decente a su hija Marisela.

Historia viva y actual, como la clase de política que da el personaje galleguiano Hilario Guanipa cuando se entera que va a ser padre: “Un Guanipa que llegará a ser Presidente de la República porque desde pequeño le pondré un machete en la mano”… puro siglo XXI venezolano.  

En 1950 el entonces novel y desconocido periodista Gabriel García Márquez, escribió que todo indicaba que era seguro el Premio Nobel de ese año para Don Rómulo Gallegos.  El pronóstico resultó fallido. Las presiones de la dictadura de Pérez Jiménez (otra vez la barbarie contra la civilización) lograron impedir el galardón. Claro, hubiera sido vergonzoso que le entregaran  el Nobel de Literatura, a un presidente que ellos derrocaron.

Ante el miedo a la imagen de Rómulo Gallegos, a la dictadura - dicen que a Laureano Vallenilla-  se le ocurrió negociar con el joven escritor Camilo José Cela para que escribiera La Catira como primera novela de una saga que imitara la inmortal obra de Don Rómulo Gallegos. ¡Como si el arte fuera imitable!; pero quién le explica eso a tamaños ignorantes.  Y le dieron 40.000 $ a Cela que,  cosas veredes Sancho, sí fue Premio Nobel años después.
De más está decir que La Catira no dio la talla y a pesar del apoyo gubernamental, fue en primera instancia un fracaso editorial, y a la larga, una vergüenza para la dictadura.

Como decía Don Rómulo, los venezolanos vamos nariceados. Hacia las perreras, hacia la hiperinflación que crece como crece la sombra cuando el sol declina, hay quienes dicen que llegamos a 25.000%. Y el gobierno no propone nada para neutralizarla. Bueno nada distinto a profundizar le “revolución”, que no lo dude, es profundizar el hambre.

Tal como se observa con las bolsas de basura. Antes nos asombraba ver gente hurgando las bolsas. La alcaldía ante este problema de imagen prohibió que los restoranes sacaran la basura de noche, una solución tan ridícula como la del señor que vendió su sofá  en el que encontró a su mujer con otro hombre. Pero nada, ya  nos asombramos al ver a varias personas revisando las sobras. Y los deslenguados dicen que ahora… ¡se venden las bolsas de basura! ¿Otra forma de bachaqueo?

Y el pueblo, mientras más pobre, más nariceado. El gobierno se niega a hablar de soluciones para la inflación. Habla de guerra económica mientras ha multiplicado por cinco el circulante y desde aquellos exprópiese provocado la paralización de la producción. Actúan como si ignoraran que el sueldo mínimo está cien veces por debajo de la cesta básica. Y eso se llama Hambre. Saben que el CLAP apenas ayuda a algunos y no ha podido evitar que el consumo de alimentos baje de 38 a 12 kilos por persona.

Nariceados, como expresó Gallegos. Aquel escritor cada vez más gigantesco y lamentablemente, cada vez más desconocido por los venezolanos.

-      ¿Usted sabe quién fue Rómulo Gallegos?
-      Claro, una avenida.
-      ¿Y Francisco de Miranda?
-      Claro, la avenida que queda debajo de la Rómulo Gallegos.

Es imperativo rescatar nuestros valores. ¿A cuánto deben llegar la inflación y hambre para que haya Unidad y para que nosotros defendamos nuestros derechos?

Tanto admirar los toros de casta para terminar nariceados. Quien no actúa como piensa termina  pensando como actúa.

Pilas y guáramo son nuestras primeras necesidades.


lunes, 28 de mayo de 2018

DESEO UNA PDVSA SOCIALISTA, ÉTICA, SOBERANA Y PRODUCTIVA


Rafael Gallegos    Blog núm. 351

-      Ahora sí que Pdvsa va a resucitar de sus cenizas- me dije al observar cómo el Presidente de la Republica le transmitía tamaño deseo a su experto petrolero presidente de Pdvsa y ministro de Petróleo.

Ahora sí es en serio aquello un millón de barriles de petróleo. Aunque primero hay que aclarar que no se trata de viviendas, de las cuales nos han enseñado la número un millón, o la dos millones, mientras televisan si acaso cien o doscientas.

 Aclaratoria que hacemos, no se les vaya a ocurrir hablar del barril número un millón, mostrarlo por televisión lleno de petróleo de la faja, otorgarlo a algún “revolucionario” carnet de la patria mediante, o hasta ponerlo de respaldo a los petros. Seriedad, el millón de barriles es todos los días, y de paso los barriles físicos no existen. Además, la OPEP y muchos organismos especializados están pendientes de contar los barriles de petróleo uno a uno. Diferente al  fantasmagórico número de las viviendas de la patria. 
   
Por cierto, el cacareado millón de barriles  es hacia arriba, no hacia abajo. Digo esto porque desde que el general asumió las riendas petroleras de Venezuela con su oferta de un millón, se han perdido 500.000 barriles de producción. O sea que del prometido millón ha cumplido con la mitad… pero hacia abajo.

Es decir, ahora el general nos debe millón y medio de barriles de petróleo (todos los días). Un millón que prometió, más medio millón que perdió, y eso sin contar la declinación de los yacimientos, que podría elevar la deuda  hasta dos millones de barriles.

Menos mal que el presidente le dio el direccionamiento estratégico: una Pdvsa Socialista, Ética, Soberana y Productiva. Hablando se entiende la gente. Cuando el general se paró firme y presto a cumplir la orden, yo pensé “se salvó Pdvsa”. Analicemos el deseo presidencial.

Pdvsa Socialista… o sea nada que ver con esas transnacionales capitalistas como la Shell, o la Exxon, o la Aramco, pendientes de producir divisas con la venta del petróleo, o de pagarle buen dinero a sus empleados. La Pdvsa socialista le vende petróleo a los gringos y se lo regala a los países pana como los jefes de Cuba en alardes de robinhoodismo energético. Emplea a muchísima gente en trabajos que no tienen nada que ver con la producción, refinación o venta de hidrocarburos y como son muchos les paga una miseria a cada uno. Ah! y les pide que sean rojitos, maduristas, revolucionarios y chavistas. Que sigan  la línea del maestro fundador del desastre, el experto petrolero Ramírez, cuando les dijo a los trabajadores que estaban allí no por sus años de estudios y de experiencia… sino por Chávez. Y que el que no fuera socialista dojo dojito tenía que irse. Pdvsa socialista es Pdvsa rojita. Por eso pintaron los logos de rojo. Aquí entre nos, un deslenguado me dijo que los jefes cubanos, que saben de todo hasta de petróleo, habían ordenado pintar los logos de rojo porque ese color generaba más producción de petróleo. Vaya usted a saber.

Pdvsa Ética… O sea sin enchufados, sin cuentas en Andorra, sin lavado de dinero, sin chanchullos en los contratos, sin personal evaluado por el carnet de la patria o el del PSUV, sin petroleros rojos llenos de dólares, sin fondos y sin recursos para el gobierno en elecciones… sin comentarios.

Pdvsa Soberana… que no caiga en default, que no se le venzan deudas por 2.000 millones de dólares, que sus tanqueros no le huyan a Conoco porque no tienen divisas para responder la demanda, que su refinería cubana no sea expropiada por no tener ni dinero ni guáramo, que no tenga que importar gasolina… pura soberanía macuquina.

Pdvsa Productiva… Con un bajón de 500.000 barriles diarios en los  últimos seis meses, con una producción de 1,4 millones de barriles (igual a la de 1947), que puede llegar a un millón de barriles para fin de año.  Con una producción de 10 barriles al día por trabajador contra setenta de cuando la república civil. Con las refinerías desmanteladas. Importando gasolina. Va a tener que darle duro general para complacer al presidente, porque la Pdvsa roja es sin duda… la empresa petrolera más improductiva del mundo. 

Qué envidia deben sentir Rockefeller y Detterding  desde sus tumbas con la Fórmula Maduro para levantar petroleras. Extrapolando esa estrategia gerencial con la que levantarán a Pdvsa, tengan la plena seguridad que el Titanic no se hubiera hundido… porque ni siquiera hubiera podido salir del puerto.

Seriedad señores, que Venezuela está pasando hambre.

PD: Primero la Pdvsa azul, luego la roja y ahora, vía Caminpeg y el decreto que da poder absoluto al general… Pdvsa verde. 

Venezuela exige una Industria Petrolera Vino Tinto.  

lunes, 21 de mayo de 2018

VENEZUELA, BOOM SIN PETRÓLEO


Busque este artículo en el BLOG: http://petroleosinreservas.blogspot.com. Además en informe21.com/diariodecaracas.com/elpuntonews.com

Rafael Gallegos    Blog núm. 350

Nuevamente suben los precios del petróleo. La cesta venezolana se acerca a los setenta dólares. Se proyectan cien dólares por barril. Nada nuevo bajo el sol. Los precios petroleros obedecen a aquella ley creo que de Cantinflas: lo que sube tiene que bajar… y lo que baja sube.

Tradicionalmente, cuando el precio del petróleo ha subido, Venezuela se ha embarcado en una “ilusión de armonía”. ¿Recuerdan los tabaratos cuando los venezolanos viajábamos por el mundo cual jeques, mostrando al mundo la gigantesca paradoja de un poder adquisitivo de suecos con el trasfondo de una  productividad  africana?, y cuando bajaban los precios, nos invadía una desilusión.

Similar ocurrió al comienzo de nuestro siglo (y más) petrolero. Cuando el dictador Gómez se multiplicó el ingreso del fisco, llegamos a ser el primer exportador de petróleo del mundo. Paralelamente, vivimos la decadencia de nuestra agricultura. Pareciera que la riqueza petrolera a duras penas hubiera servido para sostener al dictador. A su muerte éramos un  país plagado de enfermedades endémicas y con más de 80% de analfabetismo.

A partir de López Contreras, el país inició un sostenido crecimiento – el más alto del mundo- por cerca de cincuenta años. Con todos los defectos, cada hoy era mejor que ayer y como dijo Carlos Andrés Pérez en los setenta, Venezuela era una isla de tranquilidad en Latinoamérica.

EL BOOM DE CAP

A partir de la guerra de Yom Kipur los precios del petróleo se multiplicaron. En Venezuela el último presupuesto de Caldera fue de 14.000 millones de bolívares y el primero de Carlos Andrés Pérez, de 42.000. Comenzó la “Gran Venezuela”. Maravillosos y gigantescos proyectos como Plan IV de Sidor,  Becas Gran Mariscal de Ayacucho. También se condonó la deuda agrícola, se aceleraron cuánticamente las importaciones, se manifestó la tribu Tabarato, se duplicó el número de empleados públicos. Y los planes de inversión se manejaban como si los precios del petróleo fueran a subir eternamente.

Se manifestó el Efecto Venezuela de Pérez Alfonzo que rezaba que el exceso de dinero por encima de la capacidad de gastarlo iba a descompensar al país. La deuda creció a niveles insospechados. Tanto que Luís Herrera Campíns al tomar posesión dijo que recibía un país hipotecado. Y no pudo sostener el 4,30. En 1983 nuestra moneda comenzó un camino de devaluación imparable que nos ha traído hasta el drama que vivimos.

EL PAQUETE DE CAP II

En 1989 CAP II trató de implementar un  paquete económico para resolver los crecientes déficit fiscal, de divisas y de reservas internacionales. Pactó con el FMI. “Sólo Pinochet y yo podemos aplicar un paquete”, dijo en una muestra de sobreestimación de su liderazgo. Dicen que lo aplicó mal y lo comunicó peor. Lo cierto es que dio pie a la fatídica intentona encabezada por Chávez que trastabilló a Venezuela hasta el sol de hoy.

El BOOM DE CHÁVEZ

Años después, a Chávez le tocó el boom más largo de la historia. Más de cien dólares el barril durante años. Usó la Renta para catalizar la destrucción del país. Para desarrollar políticas sociales insostenibles mientras se destruía la institucionalidad y el parque industrial de Venezuela. Se dieron el lujo de botar a más de 20.000 técnicos de Pdvsa (a mucha honra), una gigantesca  lobotomía empresarial que fue la primera piedra de la destrucción de nuestra industria petrolera.  

EL “NO PAQUETE” DE MADURO

Y como lo que sube tiene que bajar, el petróleo cayó y Maduro, en lugar de tomar medidas, intentó engañar al país con el cuento de la guerra económica mientras repartía dinero sin respaldo y dejaba agravar el problema en su estrategia de destrucción nacional “para comerte mejor”. El modelo cubano para mantenerse eternamente en el poder.

AHORA EL BOOM DEL 2018

La destrucción, de Pdvsa y del país, ha sido tan grande que hoy los precios suben, ya vamos por setenta dólares y se proyectan cien en un nuevo boom petrolero… y paradójicamente, no tenemos petróleo para exportar de manera significativa. De ser un exportador de más  de dos millones de barriles por día – tipo Irak, Irán, o Kuwait- nos hemos desinflado a exportar apenas medio millón apurado y decadente.

O sea, que en este nuevo boom petrolero, no tenemos hidrocarburos. Pdvsa destruida. La “revolución” nos ha convertido en simples espectadores del boom petrolero desde nuestro nada envidiable palco de buscadores de basura, hiperinflación record mundial, sueldos y pensiones de uno, dos o tres dólares mensuales, muy por debajo del nivel de dólar diario pobreza  extrema expresado por la ONU. Nuestro  Rey Midas (al revés) ha arrastrado a un  país lleno de recursos, a la miseria.

¿Se acuerdan de cuando éramos un  país petrolero? Tanto esperar el boom y ahora no tenemos que exportar. Pero no se preocupen que Maduro arregla esto que él mismo destruyó.  

Dios nos ampare !!!!


lunes, 14 de mayo de 2018

“VENCERÉIS PERO NO CONVENCERÉIS”


Rafael Gallegos    Blog núm. 349

-      Venceréis porque tenéis la fuerza bruta;  pero no convenceréis porque no sabéis el significado de persuadir, necesitáis lo que falta en esta lucha: razón y derecho.

Así le expresó Don Miguel de Unamuno al generalote Millán Astray en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca, cuando las fuerzas franquistas tomaron esa prestigiosa casa de estudios. Entonces el generalote respondió con la frase que lo ha llevado al libro de oro del fascismo: muera la inteligencia.

-      Viva la muerte- lo respaldaron las turbas que colmaban el Paraninfo.

-      Decir viva la muerte es como decir muera la vida- fue la respuesta del lúcido Unamuno.

La historia se repite. En Venezuela nos acercamos a las “elecciones” del 20 de mayo. Seguramente ganará el presidente Maduro. Vencerá; pero… ¿convencerá? ¿A quién?

Va a “ganar” con el 80 % de la población en su contra, con millones de venezolanos expatriados, con pavorosas cifras de hiperinflación, con decrecimiento del 15% del PIB,  con el sueldo mínimo más bajo de América, aunque usted no lo crea, 90% por debajo del nivel de pobreza crítica expresado por la ONU… hambre… ¿A quién convencerá? ¿A tanto estómago vacío?

Con el árbitro rojo, con emblemáticos líderes inhabilitados o presos, con principales partidos excluidos de los procesos electorales. Más de 80 países democráticos han dicho que no reconocerán las “elecciones”. ¿Qué diría Unamuno?

Por cierto, al mejor estilo tan repetido en la Venezuela “revolucionaria”, Unamuno fue expulsado del cargo de Concejal y de la rectoría de la Universidad de Salamanca.

El militarote Millán Astray demostró el poder de la fuerza bruta. El mismo poder que por años exhibieron la internacional de los sables: Chapita, Odría, Perón, Pinochet, Pérez Jiménez, Gómez… hoy edulcorada por el populismo latinoamericano que hace oscuras elecciones y trata de permanecer en el poder para toda la vida: Daniel Ortega, maestro en elecciones donde corre sólo luego de inhabilitar líderes y partidos, ¿les suena?  Evo y su inútil esfuerzo por eternizarse. El jefe Raúl Castro, quien luego de décadas de “elecciones” monopartidistas, planea abandonar el poder… cuando cumpla 90 años.

Ahora padecemos la “internacional de la democracia simulada”. Historias que se repiten, como la de…

… LOS BANQUEROS PRESOS 

Cuando Cipriano Castro llegó al poder, los banqueros encabezados por Manuel Antonio Matos, tal vez el hombre más rico de Venezuela, le prestaron dinero. Cuando se le acabó, el presidente Castro les pidió renovar el préstamo. Los banqueros se negaron y el Cabito los mandó a la cárcel. “Para que recuerden algún entierro”- les echó ese chiste malo aludiendo a los entierros de morocotas. Luego los humilló haciéndolos desfilar, encadenados, ante la turba que los llenó de “mentadas” de madre, de insultos y hasta de orines. Después Castro en su magnanimidad, los liberó y les hizo una fiesta de desagravio.

Brindaron por los nuevos tiempos. Por la amistad de los banqueros y la revolución restauradora. Con los palitos de aguardiente subidos a la cabeza hasta se ofrecieron hacerse compadres. Pero nada se olvida menos que una humillación. Al poco tiempo Manuel Antonio Matos, apoyado por el capital norteamericano, encabezó la Revolución Libertadora, que tuvo inmenso apoyo del pueblo y al final  fue derrotada.

Castro, en su infinita arrogancia, rompió relaciones con Colombia y con Estados Unidos. Se creía el dueño del poder. Jamás esperó que su compadre Juan Vicente Gómez se aprovechara de su supurante riñón operado en Alemania, para desalojarlo del poder, con el apoyo de los banqueros venezolanos…y de los Estados Unidos.

El gobierno actual apresó bancarios – no se ha atrevido con los banqueros- y ha agriado relaciones diplomáticas con muchos países. Con el cabello rapado, uniformados, humillados… nada nuevo bajo el sol de las autocracias. Los políticos  que no conocen la historia tienden a repetir lo negativo  y a evadir acciones que agregan valor a los pueblos, como el…

… PACTO DE PUNTO FIJO

Acordado entre los jefes políticos Betancourt, Caldera y Villalba, próceres de la Democracia venezolana.  Dio gobernabilidad a la naciente democracia y fortaleza para enfrentar exitosamente  las intentonas golpistas y las guerrillas.

Hoy un Pacto Unitario es más necesario que nunca. Los venezolanos padecemos la desunión. Si la oposición estuviera unida ganaría el 20 de mayo votando… y no votando. Es imperativo implantar la Democracia.

Mientras tanto, Maduro ofrece que ahora sí va a arreglar lo que el mismo echó a perder.  Como si durante estos años nos hubiera estado “echando broma”. Mientras no enfrente las causas, que no le interesa, Venezuela seguirá por este despeñadero.
Ahora y que luego del triunfo electoral promoverá la “economía de calle”… Dios nos ampare.

Venceréis; pero no os legitimaréis.   

lunes, 7 de mayo de 2018


Rafael Gallegos    Blog núm. 348

¿TRANSICIÓN O CONTINUISMO?

Venezuela está en la “Y” del camino. Democracia o  Comunismo.

El chavismo frenó a Venezuela, que siguió rodando por la inercia de la República Civil. Pero ya llegamos a velocidad cero. De allí este marasmo. Nada funciona. Paralizadas o “en vías de”: Pdvsa, las empresas de Guayana, el agro, las industrias, los hospitales, los autobuses, los comercios. Apagones, sequía, buscadores de basura, teléfonos averiados… ¿Habrán dejado algo?

Solo crece la nostalgia de cuando teníamos a mano a nuestros hijos, de cuando los ingresos alcanzaban para comer completo, de cuando no era obligatorio encerrarse cuando anochece…

Todo está destruido. Y para las “elecciones”, el gran destructor de la comarca nos dice que en su próximo gobierno arreglará el desastre que él mismo provocó. Casi como que oyéramos: Nooo chico te estaba echando broma… ahora sí voy en serio.   

Lo único cierto es que el fracaso -del país, porque el gobierno cumple su estrategia de destrucción- es monumental. Somos una ruina sin gloria. Estamos muy lejos de cumplir nuestros objetivos y se requieren cambios radicales. Es la hora de la Transición  hacia la Democracia. Lo otro  es la continuidad de este desastre.

Venezuela está entre la transición y el continuismo. Y no es la primera vez. Veamos: 

TRANSICIÓN DE LÓPEZ CONTRERAS

En 1935 a la muerte de Juan Vicente Gómez, su lugarteniente general Eleazar López Contreras asumió el mando. Se temía que el terrible general Eustoquio Gómez, primo del difunto, se empeñara en tomar el poder.

Eustoquio tenía un prontuario poco visto en este país de prontuarios. En 1907 asesinó, borracho, al Gobernador de Caracas Mata Illas en un bar, disparándole desde debajo de la mesa. Fue preso a  La Rotunda. Luego Juan Vicente Gómez hizo una tramoya y liberó a su primo bajo el seudónimo de Evaristo Prato. Lo nombró – habrase visto- jefe del Cuartel San Carlos en Zulia.

Con el tiempo Eustoquio fue un siniestro Gobernador de Lara y de Táchira. Lo  asesinaron cuatro días después de la muerte de su primo. Dicen que trataba de tomar la gobernación de Caracas para luego hacerse con el poder. Aunque sus familiares dijeron que sólo iba a saludar al gobernador…

Indudablemente Eustoquio representaba la continuidad de la dictadura. Y López Contreras, muy inteligente, representó la transición. Se salvó Venezuela.

EL CONTINUISMO DE PÉREZ JIMÉNEZ

En 1950 una Junta Militar encabezada por el general Delgado Chalbaud gobernaba Venezuela. Hacía dos años que habían tumbado al escritor Rómulo Gallegos y debían legitimarse. Delgado Chalbaud quería llamar a elecciones. Pérez Jiménez se oponía por aquella vieja alergia de los déspotas a las decisiones del pueblo.

La historia es conocida. El presidente Delgado fue secuestrado y asesinado. El jefe de la banda se escondió en la Embajada de Nicaragua. Cuando la abandonó lo cosieron a tiros. Sabía demasiado… Jamás se determinó quien fue el asesino. A nadie en el gobierno le interesaba. Aunque el primer sospechoso fue Pérez Jiménez.

Y no hubo transición, sino continuidad de la dictadura. Pérez Jiménez le colocó tenues caretas de democracia a su autoritarismo. En 1952 convocó a una Asamblea Constituyente. Participaron tres partidos: FEI, URD y Copei. El ilegalizado AD le ordenó a su militancia no votar. Pero esta no hizo caso y acudió en masa. El gobierno terminó contando los votos en los cuarteles. Y allí milagrosamente se voltearon los resultados. El ganador oficial fue el FEI, del gobierno. Villaba ganador sentimental y por votos, fue “invitado” a abandonar el país. Varios miembros del árbitro electoral, renunciaron  ante el gigantesco fraude.  Perdió la transición, ganó la continuidad de la Dictadura. El militar Pérez Jiménez fue dictador por cinco años más.

LA TRANSICIÓN DE LARRAZÁBAL

En 1958, militares encabezados por el Vicealmirante Wolfang Larrazábal derrocaron Pérez Jiménez. Pero la transición estuvo en veremos. Seis meses después el general Castro León trató fallidamente de derrocar a Larrazábal.

Éste contaba que los mismos que lo habían acompañado a derrocar a Pérez Jiménez le calentaban la oreja para que diera un golpe. Larrazábal les dijo: ustedes que me convocaron para acabar una dictadura ahora quieren que yo me convierta en golpista, ¿cómo es eso? 

Luego, cuando fue candidato presidencial, sin que lo obligara ninguna Ley, el vicealmirante  renunció al gobierno para evitar comentarios de ventajismo. Igualito a los “revolucionarios” que padecemos. Larrazábal, quién lo duda, fue el portaestandarte de la transición hacia la democracia. 

La historia se repite. Hoy, en 2018 estamos en otro dilema: Democracia o Comunismo.
Pueblo en “Y” solicita  lópeces y larrazábales  para la transición hacia la democracia. Abstenerse los déspotas tipo Eustoquio, Castro León o Pérez Jiménez.