sábado, 11 de septiembre de 2021

CON LA DEMOCRACIA, ¿SE VIVÍA MEJOR?

 

Rafael Gallegos    Blog 507                          

La ruta democrática que, con altibajos siguió Venezuela desde 1945 hasta el advenimiento de esta “revolución”, está íntimamente relacionada con la trayectoria de los partidos políticos AD y sus divisiones MIR, ARS, MEP; con los tradicionales Copei y URD, con el partido uslarista FND, con los izquierdistas PCV, MAS, PRIN, VPN, FDP, con el MIN de Ottolina, y el emergente a destiempo NGD, entre otras organizaciones. 

Y por supuesto con los líderes Rómulo Betancourt, Rafael Caldera y Jóvito Villalba, entre muchos otros.

El 4 de febrero de 1992, surgió el carismático Hugo Chávez, que supo capitalizar la decadencia del sistema y en pocos años llegó a la presidencia de la república, iniciando el largo ciclo de esta “revolución” que padecemos los venezolanos.

Hoy haremos un somero análisis comparativo de esas dos etapas, Democracia, y “Revolución”, a objeto de extraer lecciones que puedan ser útiles en el urgente diseño de una nueva Venezuela.

AQUELLOS POLÍTICOS QUE NOS GOBERNARON

La generación del 28 fue un punto de inflexión. Representó un nuevo liderazgo que adelantó una propuesta democrática moderna, y nuevos esquemas de desarrollo. 

Al morir Gómez, militares como López Contreras, Medina Angarita y otros, supieron dirigir la transición post gomecista.

A partir del golpe del 18 de octubre, se plantea al país una democracia representativa moderna, una explosión educativa, un proceso de industrialización en un país sin empresarios, cambios profundos en el agro, y una eficiente relación con la industria petrolera, que ya venía desde Medina. Una nueva generación lidera al país.  Betancourt, político e intelectual, encabezó la organización de AD y su concepto policlasista. Jóvito Villalba, líder de URD, de gran visión y carisma. Rafael Caldera, fundador del socialcristianismo en Venezuela. Raúl Leoni, experto laboral y político de altura. Podríamos seguir con Gonzalo Barrios, Andrés Eloy Blanco, Rómulo Gallegos, Prieto Figueroa, Ruiz Pineda, Arturo Uslar Pietri, Otero Silva. La lista es interminable y sé que injusta porque deja mucha gente afuera. Pero la idea es mostrar la gente capaz que forjó la democracia, apoyada por la entonces joven generación del 45, muy vapuleada; pero que la historia la colocará en su justo sitio.

Ente todos construyeron esa democracia con muchos defectos; pero que agregó tanto valor al país, por décadas.

EL PACTO DE PUNTO FIJO

Pérez Jiménez significó diez años de oprobio, que para permanecer en el poder requirieron de presos y torturados en los sótanos de la Seguridad Nacional, de Guasina y de Sacupana, y de miles de exiliados, así como de dos fraudes electorales.

El 23 de enero de 1958, Wolfang Larrazábal, un militar demócrata a quien no se le ha reconocido su maravilloso rol, encabezó la salida del dictador y luego la transición hacia la democracia.

El 31 de octubre de 1958 se firmó el Pacto de Punto Fijo. Lo acordaron Betancourt, Caldera y Villalba, a objeto de hacer un equipo que respaldara la sostenibilidad de la democracia.

LA PRIMERA ETAPA DE LA DEMOCRACIA

El presidente Betancourt, acosado por los militares y por la izquierda encabezada por Fidel Castro, logró sobrevivir. Las divisiones de AD, dejaron al partido sin juventud.

Luego los presidentes Leoni y Caldera continuaron derrotando a la subversión y emprendieron un exitoso proceso de pacificación.

Los logros de ese período son claros. La inflación fue de un dígito bajo. El poder adquisitivo iba en ascenso. La explosión educativa impactó por décadas la calidad profesional y técnica de Venezuela.  Hubo crecimiento significativo de las ciudades del interior. Crecimiento de la producción industrial y agrícola. Autopistas, caminos agrícolas, puentes sobre el Lago de Maracaibo y Río Orinoco. El majestuoso Guri y otras represas. La CVG con su hierro y aluminio. Fundación de Ciudad Guayana y muchas obras más, impresionantes desarrollos urbanísticos. En quince años…  y en democracia.

Como contrapartida, se aceleró el crecimiento de la marginalidad en los cerros de Caracas y en las grandes ciudades, y comenzó el agotamiento del modelo de sustitución de importaciones.

SEGUNDA ETAPA

Se inicia con el triunfo de CAP, que coincidió con la espectacular alza de los precios del petróleo. Se nacionalizaron el petróleo, el hierro y el aluminio. Obras extraordinarias: Programa de becas Ayacucho, adelanto de Guri, creación de hospitales, escuelas y universidades, módulos de Apure. Logros laborales.

Sin embargo, se generó una gigantesca deuda y se duplicó la burocracia. Se implantó un capitalismo de estado.

En el balance, no se administró la “bonanza con criterio de escasez”. Al cabo de diez años la súbita riqueza dio paso a una obligada devaluación por falta de divisas, inflación, improductividad. Y se manifestó un drástico vencimiento de los resortes morales.

Los presidentes Luis Herrera y Lusinchi apenas trataron inútilmente de tapar goteras.

En su segundo período, CAP trató con mucha resistencia, de enrumbar al país con un esquema liberal. Implantó un paquete de medidas económicas a objeto de desmontar protección, subsidios, burocracia, estabilizar los déficits y en síntesis construir una economía competitiva. Cuando medidas comenzaron a dar resultados: la inflación bajaba, la moneda se estabilizaba y el crecimiento era récord en América Latina; surgió la intentona golpista del 4Fsecundada por la del 27N. Fracasos militares y triunfo político. A partir del 4F, el paquete de CAP perdió fuerza. En 1993, renunció a la presidencia como un triunfo de los “notables”, que están a la espera de la factura de la historia.

Luego el presidente Caldera y su superministro Petkoff enderezaban con cierto éxito los entuertos; pero el precio del petróleo se desinfló, y en medio la pérdida de credibilidad de los lideres tradicionales, el nuevo mesías Hugo Chávez, cual flautista de Hamelin, convenció a los venezolanos para que lo siguieran (hacia el barranco). Planteó el derrumbe de todo, para construir un nuevo país.

-      Que frían las cabezas de los adecos… y de los copeyanos – era vox populi.

Lamentablemente, en lugar de perfeccionar la democracia, el pueblo prefirió acabarla. Arrastrando lo malo… y lo bueno. Y votó por Chávez.

Sin echarle la culpa a nadie…cada quien que asuma su responsabilidad.

LA “REVOLUCIÓN”

Llegó el comandante y mandó a parar. Con el apoyo de los electores, y de algunos medios   de comunicación que creyeron que Chávez era un atajo para llegar al poder.

En una ilusión de armonía, como diría Naim, y aprovechando el gigantesco boom petrolero de años que le tocó, la “revolución” utilizó los ingresos petroleros para posicionarse políticamente a nivel internacional, para el despilfarro y para el grosero enriquecimiento de muchos de sus adláteres. Y llenó al país de dádivas que reflejaron buenos indicadores sociales y de consumo, mientras paralelamente de destruía la economía con base en exprópiese, invádase, empresa cerrada empresa tomada, el millardito y toda una política exprofeso de destruir el país para comerte mejor.

No es ni casual ni equivocación la destrucción de Pdvsa, el desvalijamiento del Guri, el despilfarro sin culpables de Tocoma, el acabose de las empresas telefónicas, de agua y de servicios.

Cuando se acabaron las divisas de Pdvsa, la “ilusión de armonía”, dio paso al hambre, que amenaza con convertirse en la primera hambruna petrolera de la historia.

Todo estaba cual chapulín, fríamente calculado. El derrumbe de la producción nacional era una meta de la destrucción estratégica… para comerte mejor y permanecer para toda la vida en el poder. El modelo cubano.

El resultado de veinte años de “revolución”: récord mundial de inflación, de devaluación, pensiones y sueldos para indigentes; seis millones de venezolanos que se han ido, lo que genera familias rotas; índices de pobreza y de desempleo vergonzosos para un país con tanto potencial, hambre, y casi cero en infraestructura.

No solo no han construido, sino que lo que existía… está desmantelado. La democracia construyó Pdvsa y la “revolución” la destruyó… construyó el Metro, orgullo de la democracia y la “revolución” lo ha convertido en una vergüenza… construyó extraordinarias universidades autónomas y la “revolución” las arruinó… construyó la CVG e idem...sume y siga…

¿CON QUIÉN SE VIVE MEJOR?

¿Qué cree usted? No hay que ser genial para responder esta pregunta. No hay comparación posible.

La democracia, con todos sus defectos, es infinitamente superior a la “revolución”. Acepto debate (de altura).

El período democrático trajo calidad de vida, y esta “revolución” un período tan terrible que parece de guerra.

¡Ah!, y por ser demasiado obvio, no he querido comparar a “aquellos políticos que nos gobernaron”, con estas luminarias que hoy nos gobiernan.

Nos corresponde rescatar la democracia. No podemos entregar a las siguientes generaciones este país roto. Somos más y tenemos razón. ¿Entonces?

País desvencijado solicita liderazgo que capitalice las grandes mayorías. Urgente.

-----------------------------------------------------------------------------------------Venezuela merece una industria petrolera de primera, que sea capaz de contribuir a la construcción de un país de primera. ¡Hasta cuándo!

Esta columna se publica en los medios digitales El Diario de Caracas e Informe 21, así como en la revista Petroleum.

sábado, 4 de septiembre de 2021

21 DE NOVIEMBRE: TO BE OR NO TO BE

 

Rafael Gallegos    Blog 506                        

Los seres humanos siempre nos enfrentamos a dilemas. A lo Hamlet: ser o no ser. Nos corresponde en primer lugar definirlos correctamente, y en segundo término hacer la selección más asertiva, para facilitar el logro de los objetivos.

 Hamlet decidió vengar a su padre, definió su to be or no to be. Juzgue usted si lo hizo bien o mal, porque terminó acompañando a su padre en el mundo de los fantasmas.   

El inglés Churchill, ante la amenaza nazi definió su dilema: negociar o guerrear. Decidió enfrentar a Hitler, y terminó victorioso y como uno de los grandes políticos del siglo XX. Por el contrario, Chamberlain decidió negociar con Hitler, y acabó con su carrera política.

Lech Walesa ante el dilema de participación electoral, decidió votar, lejos de las condiciones óptimas, y obtuvo resultados positivos. La oposición chilena decidió negociar con el terrible Pinochet, y le fue bien. Contrariamente, la oposición bielorrusa optó por participar en el proceso electoral …  y salió con las tablas en la cabeza.

El mismo “duro” de 1939, Churchill, al final de la guerra decidió negociar con su “compañero de ruta” y antípoda, José Stalin, y le cedió media Europa…

¿Quién tenía razón? Depende, cada situación es diferente. Lo importante en cada una, es definir el dilema correcto, hacerse las preguntas correctas, y seleccionar la opción más acerque a los objetivos. Por sus resultados los conoceréis.

CIVILIZACIÓN O BARBARIE

La Doña Bárbara de Rómulo Gallegos mostró un dilema que parece eterno: civilización o barbarie.

Para los romanos, la barbarie era… los que no eran romanos. Para los conquistadores europeos, los bárbaros claro está, eran los indígenas.

Para el argentino Domingo Faustino Sarmiento en su monumental Facundo, la barbarie eran los campesinos, los indios, los gauchos. Y la civilización, lo que se pareciera a Europa, con industrialización, leyes y progreso.

Para José Enrique Rodó, la civilización era Ariel y el barbarismo, Calibán.  En apurada síntesis simbolizaban la espiritualidad de América Latina versus la irracionalidad del materialismo norteamericano.

Para Don Rómulo Gallegos, Doña Bárbara representaba el caciquismo, el latifundio, la ignorancia y en general todo el atraso del gomecismo que agobiaba a Venezuela, mientras la “civilización” era Santos Luzardo con su carga citadina y su educación, que de alguna manera representaba los valores democráticos y la esperanza de una nueva Venezuela.

DOÑA AUTOCRACIA

Los mensajes galleguianos trataron de significar un avance desde la barbarie hacia la civilización. Cada autor escoge sus dilemas desde su época y desde sus valores.

Venezuela parece condenada a abordar los siglos con décadas de retraso. Según Mariano Picón Salas llegamos al siglo XX a la muerte de Gómez, en 1935. Y por los que se observa, para llegar al siglo XXI, tendremos que superar esta fatídica “revolución”.

Por ello, si tuviéramos que definir nuestro dilema en este siglo XX prolongado que nos toca padecer, deberíamos partir de redefinir nuestra eterna lucha Civilización – Barbarie. 

¿Cuál es la barbarie que padecemos los venezolanos hoy? Veamos:

-        La licuefacción de poderes….  en un jugo, zumo, hugo, que ha “madurado” por más de veinte años y se refleja en una sociedad donde no hay división de poderes, donde por cualquier cosa se apresan políticos, o se inhabilitan individualidades y partidos políticos. La cima del juancharrasqueadismo.

-        La improductividad… que muestra una sociedad donde los cada vez más inexistentes empresarios privados deben sobrevivir boqueando con hiperinflación, sin financiamientos, sin gasolina, sin vías de comunicación, sin repuestos, sin seguridad de ningún tipo, sin servicios de calidad, sin apoyo institucional. Además de la destrucción de Pdvsa, las empresas de Guayana, las de servicios etc. Lo que se refleja en empresas reducidas al 20% y a su vez produciendo al 20 % de su capacidad instalada, en desnutrición colindante con el hambre, en desempleo récord mundial, y no seguimos porque nos da pena ajena.

-        La quiebra de los servicios… educación, salud, prensa, transporte, luz, agua, internet… no sigo para no echarle cuentos a usted, que sabe y padece tantas historias.

-        La opacidad electoral… capítulo aparte que ya ha hecho rutina el triunfo electoral de los más impopulares. Una especie de círculo cuadrado comicial, muy común en las autocracias.

La barbarie de hoy para los venezolanos se llama Autocracia. Parodiando la monumental novela del Maestro Gallegos: Doña Autocracia.

Por otro lado, casi por reverso respecto a la barbarie que hemos definido, nuestra “civilización” está determinada por los siguientes aspectos: separación de poderes, productividad empresarial y social, desarrollo de servicios óptimos y, elecciones libres. Todo ello se puede resumir, en una palabra: Democracia.

Es decir, nuestro ser o no ser para los venezolanos de este año 2021, es:

Democracia o Autocracia… he ahí el dilema.

En este momento pre electoral, todas las estrategias de la oposición deben estar orientadas a acabar con la autocracia y fortalecer la democracia. Más allá de los cálculos personales o partidistas.

Bajo este dilema Democracia - Autocracia, el 80 % de los opositores debe definir su actitud:  Votar o no votar. Participar en las elecciones o quedarse en la casa viendo como el gobierno arrasa. Ser “coherentes” no participando en elecciones sin condiciones, o “doblegarse”. Esperar la invasión, o bajar la cabeza ante la autocracia… To be or no to be.

Y esto va con todos los opositores. Usted, los líderes políticos anti gobierno tan enemistados y dispersos, los negociadores, los no negociadores, los chavistas arrepentidos, etc. etc. Cada uno de nosotros tiene una responsabilidad. Es hora de definiciones.

MI RUTA 21N

Humildemente y sin la intención de descalificar al que piense lo contrario, propongo que la ruta debe ser: Votar el 21N.

Votar, para capitalizar el 80 % de ciudadanos desesperados con este gobierno. Para movilizar las masas. Para fortalecer los partidos. Para emerger liderazgos. Para introducirnos en los intríngulis del gobierno y atacarlos desde adentro. Para fortalecer la maquinaria electoral… para prepararnos para el Referendo Revocatorio.

¿Que podemos perder las elecciones?... es muy posible que apenas se ganen unas pocas gobernaciones y alcaldías. La increíble dispersión de la oposición (seis o siete candidatos compitiendo por cada puesto) desinfla las expectativas. Además, la oposición, por ahora, está lejos de una organización que capitalice la actitud anti gobierno de Venezuela.

¿Qué van a colocar protectores, y a quitar atribuciones a los electos y a obstruir mandatos?... no lo dude. Pero tenga claro que, si usted y yo y todos salimos a votar, no habrá fuerza que impida un gran triunfo. Una sorpresita. Y eso… depende de usted.

Por otra parte, las negociaciones de México van en serio. El gobierno no tiene sustento económico y necesita urgentemente que le levanten algunas sanciones, y Biden está cansado de ofertar: cambio sanciones por democracia…

Algunas medidas saldrán a la luz, y no lo dude, hay muchas que están pre cocidas.  Llegó la hora de un Acuerdo. Nos guste o no, algo habrá…

Y por encima de todo, estas elecciones deben ser un calentamiento (traqueos, dirían en los hipódromos) para el Referendo Revocatorio, que es la carrera con el premio mayor.

Además, según la Constitución el RR corresponde en el 2022, y con votación masiva, se daría fin al gobierno.

Para ese RR, luego de la votación del 21N, las maquinarias estarían más aceitadas, el marasmo disminuido y la unidad sería automática. Con el 80 % del país desesperado por cambiar este gobierno, hay magníficas expectativas.

Por ello, uno de los puntos clave de las negociaciones en México deberías ser dar luz (sin trabas y con testigos internacionales desde la solicitud) al RR.

Y se estaría cumpliendo con el dilema: avanzaría de manera significativa la democracia vs la autocracia.

Plantee su propio dilema. Usted decide. Pilas y guáramo siguen siendo nuestras primeras necesidades.

Que veinte años si es mucho… demasiado.

-----------------------------------------------------------------------------------------Venezuela merece una industria petrolera de primera, que sea capaz de contribuir a la construcción de un país de primera. ¡Hasta cuándo!

Esta columna se publica en los medios digitales El Diario de Caracas e Informe 21, así como en la revista Petroleum.

sábado, 28 de agosto de 2021

“PROTECTORES” PARA LA DESTRUCCIÓN

 

Rafael Gallegos    Blog 505 

                          

La destrucción de Venezuela ha sido tan contundente, que es impensable creer que sea producto de un fracaso gubernamental. Al contrario, ha sido producto del desiderátum de la “revolución”: la destrucción estratégica. El modelo lobo feroz made in   Cuba: destruir a Venezuela para “comerte mejor” y permanecer de por vida en el poder. Vistos los nefastos resultados, no dudamos que los “revolucionarios” podrían parafrasear al Almirante Nelson diciendo “he cumplido mi deber”.

Cumplieron su deber: invadiendo o confiscando hatos productivos para transformarlos en eriales dejando al pueblo sin comida, aplicando aquello de “empresa parada empresa tomada” para desaparecer al 75 % del parque empresarial dejando a los venezolanos sin empleo; tomando “esa colina que era Pdvsa” para dejar a los venezolanos sin gasolina, con cortes de electricidad y sin divisas; oscureciendo procesos electorales hasta llegar a este pandemónium de ilegitimidades.  

Mientras destruían el país, utilizaban el indudable carisma de su líder máximo y los gigantescos ingresos petroleros, para hacernos vivir una “ilusión de armonía”, magistralmente descrita por Moisés Naim. Se importaba y consumía al máximo, mientras se destruía el parque empresarial y las instituciones. Cuando falleció la gallina de los huevos de oro y sus consecuentes divisas de miles de millones de dólares, se abrió el camino hacia el cumplimiento de la profecía de Arturo Uslar Pietri respecto a la conversión de Venezuela en un caso de la Cruz Roja Internacional.

Mientras duró la “ilusión de armonía”, la “revolución”– ¡ah! pueblo ingenuo- arrasó en los procesos electorales. Cuando comenzaron las derrotas, el gobierno por un lado las aceptaba y por el otro aplicaba un oscuro leguleyismo.  Famoso leguleyismo el de la anulación de los diputados en Amazonas, o el de la creación de la enrevesada Asamblea Constituyente a la medida (del gobierno) que, aunque usted no lo crea dónde estás Ripley, quedó debiendo nada menos que… la Constitución. Se fue con la cabuya en la pata. ¿Quién pagará ese despilfarro?

También aplicaron leguleyismo de rutina como inhabilitar políticos y partidos destacados, privativas de libertad a dirigentes de oposición, “democratización” de los medios, y la obra maestra digna de la sonrisa de la Mona Lisa: el nombramiento de “protectores”.

Donde perdían elecciones, nombraban “protectores”.

¿Protectores de qué? ¿De la destrucción? Esa figura, que no está contemplada en ninguna ley; que refleja aquella frase de los albores de la “revolución”: relación líder- pueblo (sin pasar por el poder regional y local), que disminuye las facultades de los alcaldes y gobernadores, que seguramente equivale a lo pautado en la inconsulta Ley de Consejos Comunales. Que sobre todo es una burla a la decisión popular, una figura irrespetuosa con la ciudadanía que, como se puede hacer en todas las democracias, eligió a un gobernante diferente al del gobierno.

Nicolás Maduro ha dicho que está meditando la figura de los “protectores”. ¿Qué tal?

Protectores de la “revolución”. Nada nuevo en las autocracias. Como Daniel Ortega, que se ha convertido en el protector de Nicaragua, apresando a todo el que se le oponga en “sus” elecciones para así ganar (con las felicitaciones de los países panas)  el 99 % de los votos, igual que los jefes de Cuba.  Votos a favor y pueblo en contra. “Te pareces tanto a mí”, le deben cantar en coro los Somoza, padre e hijos, desde su eternidad.

Protector es Diaz Canel, cuya dictadura, i que del proletariado, protege a las calles de las ciudades cubanas de los pisotones de las masas que “confundidas”, protestan por el hambre y la represión.  

Protectores de hoy, equivalentes a los salvadores de la patria de ayer. Dictadores que se eternizaron haciendo creer que eran los gendarmes necesarios y sembraron a América Latina de miseria, o de muertos, o de ambos, como Chapita, Gómez, Odría, Pinochet, Videla, Duvalier y paremos de contar. 

Definitivamente el “protector” es una figura antidemocrática. Irónicamente, para proteger al pueblo de las decisiones del pueblo. Como lo que es igual no es trampa, los venezolanos derrotados en las elecciones también nos preguntamos si deberíamos tener derecho a escoger un “protector” para Miraflores. 

Los “revolucionarios”, no lo dude, han cumplido su deber … destruir la patria. Y los venezolanos nos preguntamos, como el Chapulín Colorado: ¿Y ahora quién podrá protegernos?

Lo que pasa es que se les fue la mano. Porque hasta para derrumbar hay que tener talento. Los agarró una vorágine que ha destruido los ingresos mínimos que requiere la nomenclatura para seguir gobernando para toda la vida. Por eso y no por otra razón, es que van a México a negociar. A buscar que el imperio les elimine las sanciones. Biden les ha dicho claro, que cambia sanciones por democracia.

Por cierto, sanciones que llegaron cuando todo estaba destruido. Sanciones que han significado para el país la guinda de la torta que han puesto, y para el gobierno… la gran excusa.

¿Y quién protege al pueblo de los protectores? Habrá que decirles como a aquel personaje de Radio Rochela (por cierto, también desaparecida por la “revolución”): no me proteja compadre.

PD: ¿Qué tal si en México se negocia que sí se hará el Referendo Revocatorio el primer semestre de 2022?

Que Nicolás Maduro en muestra de buena voluntad lo va a convocar, o que por lo menos se compromete a no chalequearlo como hicieron en el período anterior.

El RR está en la Constitución, está en tiempo, refleja la voluntad del pueblo. Que gane el mejor (o el que tenga más votos). Y … san se acabó.

Ya es la hora de la democracia.

-----------------------------------------------------------------------------------------Venezuela merece una industria petrolera de primera, que sea capaz de contribuir a la construcción de un país de primera. ¡Hasta cuándo!

Esta columna se publica en los medios digitales El Diario de Caracas e Informe 21, así como en la revista Petroleum.

sábado, 21 de agosto de 2021

AFGANISTÁN, EN PLENO SIGLO XXI

 

Rafael Gallegos    Blog 504                             

Demuele observar el video de los padres afganos en el muro del aeropuerto de Kabul, entregándoles sus hijos a los militares norteamericanos para que los saquen del país, sabiendo que más nunca los volverán a ver. Madres que, imitando a la madre verdadera del pasaje bíblico de Salomón, prefieren separarse de sus hijos que someterlos a la revolución talibana. Y más duele el comentario de que en la extrema desesperación algunos bebés son arrojados a los militares y caen en los alambres de púas. U observar a la gente que de manera suicida huye agarrándose de los aviones. ¿Qué es eso?

Y esto sucede en pleno siglo XXI. Borges en su monumental “Historia de la Eternidad” plantea: “si el tiempo es un proceso mental, ¿cómo lo pueden compartir miles de hombres, o aun dos hombres distintos?” La verdad es que la medieval imagen de las desesperadas madres afganas, opera en el tiempo real de usted y en el tiempo real mío. ¿Y si fueran sus hijos? … más de dos siglos después de la Revolución Francesa.

¿Un lunar en el tiempo? ¿La humanidad en el nombre de la soberanía debe permitir que se apliquen esas medidas en ese país? La ONU, tan hacendosa cuando Hussein quiso tomar para sí el petróleo de Kuwait, ¿debe mirar para otro lado con esa barbarie? Los bebés, la esclavitud a que someterán a las mujeres, las limitaciones educativas y culturales, la vejación por llevar la bandera de su patria, la inexistencia de libertades de cualquier tipo…

El mundo ya es uno solo. El cambio climático, la contaminación, la destrucción de los mares y de los bosques, son problemas que nos afectan a todos porque ya el ser humano ha desarrollado una capacidad depredadora superior a la del planeta de recuperarse, y las consecuencias son universales.

 El peligro nuclear se acrecienta todos los días, cada vez más países (léase más disparatados mesías), poseen bombas capaces de sacar a la tierra de su eje. A alto costo, ya sabemos que las pandemias globales existen y nos cambian la vida a todos los habitantes de la tierra.

Este es un siglo prodigioso y peligroso. Requiere de cambios en nuestro ADN moral y social para llegar a buen puerto al siglo XXII. Los portentosos avances tecnológicos deben ir acompañados de cambios drásticos en la gobernabilidad del mundo. Es la única manera de pasar de siglo… la humanidad, porque el planeta siempre seguirá y duele decirlo, más cómodo sin nosotros.

Los nuevos polos políticos del planeta

La segunda mitad del siglo XX estuvo marcada por la guerra fría y por el liderazgo bipolar URRSS y EEUU. Más de una vez estuvimos cerca de un acabose nuclear. La visión y el liderazgo de Kennedy, Krucheff y Juan XXII evitaron la conflagración atómica en 1962. El acercamiento de Nixon con Mao y con Brézhnev (tan diferentes los tres), llevó a una distensión que esperanzó al mundo. La caída de la URSS hizo pensar que, a lo Fukuyama, el hombre llegaba al fin de la historia, que ésta como lucha de ideologías, había terminado, y que se impondría un mundo basado en una democracia liberal, hasta el fin de los tiempos.

La realidad desmintió a Fukuyama. Durante el conflicto sirio se desarrollaron dos nuevos polos políticos. Por un lado, Rusia, China e Irán; y por el otro Estados Unidos, Europa y Arabia Saudita.

Con la llegada de los talibanes a Afganistán, a ambos polos políticos se les ven las costuras. Las consecuencias del abandono norteamericano de Afganistán son tan obvias, que parece realizada con el propósito de provocar esa debacle. Ya la “democrática” China, ha repetido apresuradamente la frase que los afganos arreglen internamente sus problemas. Sería bueno que les indicaran a las mujeres afganas la manera de que “arreglar” internamente la esclavitud a que las quieren someter. Y los rusos, están esperando que los talibanes “se porten bien” para darles el visto bueno.

Afganistán, ¿Un arreglo político de los nuevos polos?

Los talibanes emergieron en Afganistán como respuesta a la invasión soviética de hace más de cuarenta años. Eran enemigos; pero como en política no hay amigos ni ideologías, sino intereses, los rusos aplican hoy aquello de que el enemigo de mi enemigo es mi amigo.

Los norteamericanos tuvieron gobiernos “amigos” en Irán y Afganistán hasta 1979, año del advenimiento de Jomeini en Irán, y de la llegada del comunismo a Afganistán.

Luego del atentado de las Torres Gemelas, los norteamericanos invadieron Afganistán buscando a Bin Laden y su grupo. Durante veinte hicieron de ese país su área de influencia. Con su salida, USA deja la mesa servida a China y Rusia.  

Corredor energético

Las reservas y producción de petróleo y gas de Afganistán son muy bajas. Parte del interés geopolítico se centra en su riqueza mineral. Además, es un productor de nivel mundial de amapola y el consecuente opio.

Pero, los vecinos de Afganistán son los países con más reservas de gas en el planeta. Rusia, el primero, Irán el segundo. Turkmenistán, posee la cuarta reserva de gas en el mundo. La zona, no lo dude, es la potencia mundial de gas. Casi que el monopolio.

De allí la construcción del gasoducto TAPI (Turkmenistán, Afganistán, Pakistán, India) a objeto de abastecer la zona trasladando el gas casi desde el Mar Caspio hasta la India. La zona sería gran abastecedor de gas para los vecinos, y en mediano plazo (sin incluir Afganistán; pero cerca) corredor de gas desde Rusia hasta Europa, evitando la conflictiva Ucrania. El suministro gas para Asia y Europa…

Hay que destacar que el potencial minero de Afganistán le hace mucha falta a la voraz China.

Por cierto, en la zona se ubican cuatro de los nueve países que poseen bombas nucleares (Pakistán, India, Rusia y China). Y cerquita, Israel.

Da la impresión que lo sucedido en Afganistán arregla uno de los conflictos de patios traseros en el globo. El de Asia Central. Espacios vitales para China y Rusia.

Queda pendiente, entre otros puntos, definir la influencia de los bloques geopolíticos en América Latina. ¿Se tratará de un intercambio de patios? ¿Obedecerá la negociación en México a esos designios? ¿Ya habrá preacuerdos entre las potencias? La historia se escribe todos los días.

DIÁSPORAS

El mundo no puede permanecer indiferente ante la diáspora afgana. Y ante ninguna diáspora. Cuando estas se dan, es huida de los pobladores ante regímenes que no les ofrecen una vida digna, y a veces ni siquiera vida.

Por su parte Venezuela, ya ocupa el primer lugar del mundo en volumen de diáspora. Superó a Siria.

La diferencia con Afganistán, es que en lugar de los padres entregar a los hijos, estos se fueron por su propia cuenta, a buscar oportunidades que les niega la “revolución”.

Hay más diferencias; pero todas las diásporas son síndromes de países destruidos.

PD: El lunes 23 será el bautizo del libro “Quién destruyó a Pdvsa”, escrito por Gustavo Coronel, Sergio Sáez, Héctor Riquezes, Víctor Poleo, Allan Brewer Carías, Miguel José Lara, José Gregorio Aguilar, Nelson Hernández, Rómulo Estanga, Horacio Medina, Eddie Ramírez, Rafael Gallegos.

Cordialmente le invitamos a unirse a la reunión Zoom sobre este evento, que se celebrará el próximo Lunes 23 ago. 2021 11:00 a. m. Hora Caracas.

Hablarán Sergio Sáez, Gustavo Coronel y Allan Brewer Carías.

Puede Inscribirse en el siguiente link:

https://us02web.zoom.us/meeting/register/tZwpcu6srzIvG9CdFYFa1qCOhBkGBrkpMaYK

Después de la inscripción, recibirá un correo electrónico de confirmación con información para unirse al seminario web.

-------------------------------------------------------------------------------------Venezuela merece una industria petrolera de primera, que sea capaz de contribuir a la construcción de un país de primera. ¡Hasta cuándo!

Esta columna se publica en los medios digitales El Diario de Caracas e Informe 21, así como en la revista Petroleum.

sábado, 14 de agosto de 2021

HIPERINFLACIÓN, HAMBRE Y NEGOCIACIÓN

Rafael Gallegos     Blog 503

        La hiperinflación es mucho más que precios que suben de manera incontrolada, o de moneda que se devalúa día a día. Hiperinflación significa alimentos inalcanzables, niños hambrientos, servicios colapsados, sueldos evaporados, rutina rota, depresión. Desesperanza. Destrucción de una sociedad.

Venezuela ya tiene varios años de hiperinflación, la quinta más larga de la historia. ¿Diploma olímpico?, y es la más alta del mundo. ¿Oro olímpico?

Y al gobierno ni se le ocurre ponerle remedio a la hiperinflación. Cuando la nombra habla de “inflación inducida” como si de verdad hubiera sido provocada por el capitalismo internacional, el imperio, o los enemigos de la patria… como si sus desfachateces a lo largo de dos décadas no tuvieran nada que ver con eso.

Como si hubieran olvidado “el millardito” que fue el inicio del derrumbe de un Banco Central equilibrado y autónomo, o la frase “tenía que tomar esa colina que era Pdvsa”, que significó la debacle de la empresa y la desaparición de las divisas petroleras, la escasez de combustibles, las colas para la gasolina y los cortes de electricidad. La verdad es que sí tomaron esa colina, o más bien …  se la tomaron.

Como si hubieran olvidado de cuando se jactaban por decretar uno tras otro de aumentos de sueldos mínimos, que por fatuos e inservibles lo que provocaron fue la destrucción del poder adquisitivo del venezolano, hoy con los ingresos más bajos de América. 

O como si se les hubiera borrado de la memoria cuando Chávez horrorizó a los economistas serios, al expresar que era falsa la teoría “neoliberal” que relacionaba la cantidad de dinero circulante con la inflación.   

Queda claro, la hiperinflación es inducida… pero por ellos mismos.

Y lo más grave, ni se les ocurre vislumbrar una sola medida para abatir este flagelo que acaba con Venezuela. La medida más “profunda” a la que acuden es a maquillajes eliminándole ceros a la moneda. Algo así como el viejo que se pinta las canas para ser más joven y apenas lo que logra es que convertirse en el viejo con el pelo pintado. No engañan a nadie. Incluso puede ser que, por falta de pericia, al viejo le quede el pelo rosado, o rojo – rojito.

Pues sí, los rojos rojitos del gobierno, que lloran cuando Messi se va para París, ni se inmutan con la hambruna y desnutrición que va provocando esta terrible hiperinflación de su propia autoría. 

Venezuela muestra hoy la hiperinflación más aguda y prolongada en la historia de América Latina. Y el gobierno ni la nombra, como si la pudiera superar con base en ignorarla. ¿Gurús, poder mental?

Hoy en el país coexisten dos clases de ciudadanos: los que tienen dólares y los que padecen el alza continua de bienes y servicios. La proporción tal vez sea 20/80. Se habla de una economía dolarizada; pero la verdad es que poca gente tiene dólares. El poder adquisitivo – que también debe ser de los más bajos del mundo, otra medalla olímpica de la “revolución”- obliga a utilizar los deprimidos sueldos mínimos y pensiones para escoger entre un kilo de queso, o un kilo de carne; o para seleccionar entre comprar comida para un desayuno, o para una cena; o para saciar su hambre, o dar de comer a los hijos, o… para seleccionar a cuál hijo le da de comer.  Y esto ocurre en el país “con las mayores reservas de petróleo del mundo”.

Entonces, lloremos por Messi.

¿LA HIPERINFLACIÓN ES ESTRATÉGICA?

Ya hemos comentado que la destrucción de Venezuela es estratégica. Que se trata de un proyecto de poder forever. Proyecto lobo feroz: destruirte para … comerte mejor. Que seis millones de barriles por día y buenos niveles industriales y agrícolas hubieran significado prosperidad, gente con dinero para dedicarse a organizar y pagar campañas electorales, y por supuesto alternabilidad. Y eso… contradice el forever en el poder. Destrucción estratégica, como en el comunismo de los jefes y panas de Cuba.

Para destruir un país basta con acabar su moneda, y para ello nada más eficiente que la hiperinflación. O sea…

Lo que pasa es que se les fue la mano, los agarró una vorágine. Destruyendo al capitalismo destruyeron a Venezuela.  

RECUERDOS DE CAP

A pesar de los treinta años que han pasado, todavía recordamos, como si fuera ayer, al presidente Carlos Andrés Pérez anunciando un paquete de medidas económicas de ajuste para abatir la inflación, la escasez, la devaluación y todos esos aspectos que afectan negativamente el desarrollo de la economía.

CAP conversaba con el FMI para lograr préstamos que equilibraran las balanzas, a cambio de seguir sus recetas. CAP planteó subir el precio de la gasolina, los servicios públicos, liberar los precios, eliminar los subsidios, flotación del bolívar, equilibrio fiscal, incremento de salarios, etc. etc. Una serie de medidas que lejos estamos de atrevernos a calificar; pero que significaban un esfuerzo del gobierno por abatir los desequilibrios económicos. Un plan.

O recordamos a Menem en Argentina, que tomo una serie de medidas que, hasta el sol de hoy, acabaron con la hiperinflación en Argentina.

Pero el gobierno “revolucionario”, no ofrece ni siquiera una idea, un plancito, para abatir esta hiperinflación. O no saben, o les conviene que continúe la destrucción de la economía. Saque usted sus conclusiones.

Como si de verdad la hiperinflación fuera culpa del bloqueo, que llegó cuando ésta ya hacía de las suyas con la calidad de vida de los venezolanos.

¿Será que quieren “negociar” la hiperinflación en México? Las enfermedades no se negocian, se curan. Y la hiperinflación ha sido curada en todas partes. Las recetas son conocidas. Lo que pasa es que el gobierno sabe que para aplicarlas tendría que dejar de ser lo que hasta ahora ha sido.

Hiperinflación es disolución de país. ¿Y entonces?

PD: Mucho éxito en México a todos los negociadores. Tal vez allí se juegue la resurrección de Venezuela. Ojalá… el hambre apremia. Hasta cuándo.

-------------------------------------------------------------------------------------------Venezuela merece una industria petrolera de primera, que sea capaz de contribuir a la construcción de un país de primera. ¡Hasta cuándo!

Esta columna se publica en los medios digitales El Diario de Caracas e Informe 21, así como en la revista Petroleum.

sábado, 7 de agosto de 2021

PDVSA: ESTRATEGIA VS PARCHETES

 

Rafael Gallegos    Blog 502                                     

Las “revoluciones” latinoamericanas utilizan el mismo diccionario de excusas a través de las décadas. Para el hambre, el bloqueo. Para la represión, la guerra económica. Para elevar el ego y el desfallecimiento de los hambrientos reprimidos, el “heroico” pueblo. Así nos han dicho de Cuba por más de sesenta años y nos repiten a los venezolanos de hoy.

Ahora resulta que no hay gasolina ni gasoil, ni moneda, ni precios estables, ni desayunos, almuerzos o cenas (ahorita sí, ahorita no), casi que ni país … por las sanciones. Las sanciones del imperio. Como si el pueblo olvidara los exprópiese y las empresas tomadas y quebradas que han llevado al parque empresarial de Venezuela al 25%; o la monumental destrucción de Pdvsa, de la que el gigante Chávez asumió la responsabilidad cuando dijo Tenía que tomar esa colina que era Pdvsa.

Y porsiacaso el pueblo se queja de su pobreza, los “revolucionarios” le explican que ser rico es malo y buscan que las familias más inocentes se sientan candorosamente orgullosas de su pobreza y de su miseria. Y pensar que a veces lo logran. Qué razón tenía el Libertador – tan falsificado por esta “revolución”- cuando expresaba que un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción.

Moral y luces…

LA DESTRUCCIÓN DE PDVSA…

… no tiene parangón en la historia del mundo. Por más que el gobierno trate de ocultarla y haga lo imposible para que los venezolanos no midamos la verdadera dimensión del colapso operacional: disminución de la producción de petróleo desde más de tres millones de barriles diarios de petróleo hasta apurado medio millón, el desperdicio de la producción de gas, que se quema y arroja al aire en enormes cantidades; o el desmantelamiento de las refinerías de petróleo que tienen al país durmiendo en las estaciones de servicio.

Igualmente, el gobierno trata de ocultar la destrucción de la organización de Pdvsa, sentenciada cuando excluyeron ilegalmente a más de veinte mil gerentes y técnicos (casi la mitad de la nómina) hoy agrupados más vivos que nunca en Gente del Petróleo y Unapetrol (a mucha honra); y luego con la persecución política, la politización y la desidia gerencial que ha devenido en una empresa incapaz de asumir sus retos.

Por cierto, el gobierno demagógicamente exalta a los trabajadores como los reconstructores de Pdvsa, mientras le paga salarios de hambre. ¡Los explota!

Y de los jubilados y pensionados… esta semana denunciaron por televisión que han fallecido decenas de sus miembros este año por falta de atención médica.

Un colapso inocultable, por más que el gobierno trate de tapar el sol con un dedo.

Lesa humanidad.

FALSAS PROMESAS

El ministro de petróleo prometió acabar con las colas de la gasolina para finales de junio, y elevar la producción de petróleo a 1,5 millones de barriles por día para fin de año.

Las colas de la gasolina son el producto de la destrucción de las refinerías. La “parapetean” y un día producen alguito y tres nada. Puro parchete. A las refinerías hay que reactivarlas mediante un plan integral que incluya: inversiones, gente preparada y organización… tres cosas que no puedo darte, podrían parafrasear en Pdvsa a Gustavo Adolfo Bécquer… 

Acabaron con la continuidad del personal de refinerías formado a lo largo de más de setenta años, y no tienen equipos capaces, contimenos organización.

Planificación Sr. ministro. Pdvsa era capaz - antes de que Chávez “tomara esa colina”- de procesar 1,3 millones de barriles por día en Venezuela y 1,8 en el extranjero… recuerdos de un ayer.  La “revolución” (no las sanciones) acabaron con las refinerías.

Y solo acabarán las colas, o importando o recuperando lo que se pueda de las refinerías. Se solicita plan estratégico.

Y en cuanto al millón y medio de barriles de producción ofrecidos para Pdvsa en diciembre, sería un “milagro petrolero” generar 250.000 barriles por mes de aquí a fin de año. Sin taladros, sin inversiones y sin organización… un verdadero milagro.

Seriedad señores. Seguirán las colas y la baja producción, o sea Pdvsa destruida, mientras no se hagan las cosas de manera diferente.

“SOBERANÍA” EN PETROCEDEÑO

Se fueron de la faja las empresas Total y Equinor. Dejaron atrás una gigantesca inversión de 4.000 millones de dólares que hoy costaría 9.000.  Se estimaba una producción de 200.000 barriles por día, (hoy apenas 30.000), convirtiendo en los mejoradores al crudo extrapesado de 7 u 8 grados API en petróleo liviano de 30 o 32.

El gobierno nos sorprende cuando se jacta de una gran negociación que reforzó la “soberanía”. Pero no publica los términos. Pura caja negra. Además, no aclara si las transnacionales se fueron por la falta de expectativas en la recuperación de Venezuela, o para concentrase en negocios más rentables que la faja, o para ajustarse a las exigencias del cambio climático. 

El gobierno, que hace poco aprobó la Ley Antibloqueo con la intención de atraer capitales, y elaboró un plan cuya columna vertebral fue llenar de inversiones privadas a Pdvsa. Hoy, cambian la seña y dicen que salida de esas empresas de Petrocedeño es un triunfo de la “soberanía petrolera”. ¿En el nombre de esa “soberanía” se irán los demás socios de la faja? ¿Más “triunfos”?

Entonces, ¿quieren o no quieren atraer capitales para la industria? Señales contradictorias. Por eso nadie les cree. Eso de “soberanía” es como el individuo que botan del trabajo y se jacta que se liberó de la empresa. Libre… y sin sueldo.

Seriedad señores.

ESTRATEGIA

La recuperación de la industria petrolera requiere, en primer lugar, generar confianza. Se trata de atraer miles de millones de dólares que los inversionistas colocarían en el país que les garantice mejor ambiente para retorno de su inversión. La Ley antibloqueo no da seguridad, eso lo dan la coherencia de las instituciones, las actitudes y la confianza en las acciones gubernamentales; todas fallidas en este gobierno.  Por otra parte, las sorpresivas señales de “soberanía” son contradictorias y espantan hasta a los inversionistas más “panas”.

También se requieren equipos técnico- gerenciales de primera línea. No se trata de competir con el bodeguero de la esquina, sino con empresas transnacionales de primer nivel.

Y además, es imperativo un plan sistémico, que abraque todas las fases de la industria. Que pase por rescatar Pdvsa, atender la Emergencia (hay un Plan Táctico de Emergencia elaborado por más de 150 técnicos venezolanos). Luego, elaborar una nueva Ley de Hidrocarburos que apoye la despolitización y atracción de capitales privados, que sirva de soporte para la reconstrucción de una industria petrolera de primer nivel, capaz de competir exitosamente en el mundo y generar para los venezolanos gasolina y gasoil para el transporte,  gas y combustibles para la industria, las cocinas de los hogares y la electricidad;  y divisas para la economía. Y sobre todo estrategia para hacer que los beneficios de esa industria sean utilizados en la reconstrucción de Venezuela.

Y eso, no se logra con parchetes ni con medidas aisladas, ni con falsas promesas, ni con excusas. Se logra con estrategia. 

Es hora de enfocarnos en las verdaderas causas, para desarrollar soluciones asertivas. Hasta cuándo tanto parchete en un techo que se derrumba.  

____________________________________________________________

Venezuela merece una industria petrolera de primera, que sea capaz de contribuir a la construcción de un país de primera. ¡Hasta cuándo!

Esta columna se publica en los medios digitales El Diario de Caracas e Informe 21, así como en la revista Petroleum.

sábado, 31 de julio de 2021

HAMBRES ROJAS

 

Rafael Gallegos    Blog 501                                                            

Las revoluciones comunistas hacen padecer a sus pueblos de hambrunas “en el nombre del pueblo”. Ejemplos sobran. Cinco millones de muertos ocasionó el llamado Holodomor en Ucrania los años 1931 y 32, como consecuencia de la colectivización forzada de Stalin.  Muertos por hambre. Testigos hablaron de padres desesperados que se comían los cadáveres de los hijos y al tomar conciencia de ello se suicidaban.  Cosas del padrecito Stalin, uno de los estandartes del comunismo.

O la hambruna del Gran Salto Adelante del camarada Mao en 1958, donde intentaron forzar la industrialización abandonando la agricultura y el resultado fue de millones de muertos por hambre (se habla de 30).

Y ni hablar de los neopanas de Corea del Norte, que más de una vez han sufrido hambrunas que siempre son auxiliadas por los “oprobiosos” capitalistas de Corea del Sur.

O en el comunismo cubano, que cuando se les desgastó el “martillo” soviético, se generó una severa crisis de alimentación, o sea de comida, o sea hambre, que la edulcoración del régimen llamó “período especial”. Por esos días se desarrolló una epidemia de neuritis ocular, que afectó a miles de cubanos y la conclusión de los médicos fue… falta de vitaminas.

En el socialismo del siglo XXI las cifras son terribles, se habla de diez millones de venezolanos que están por debajo de sus necesidades alimentarias De 40 kilos de proteína por persona año que se consumían antes de la “revolución”, hoy se consumen 10. Igual sucede con la carne, bajó de 25 kilos per cápita año a menos de cinco. Por si fuera poco, el consumo de leche más bajo de América Latina. En “revolución” las cifras alimentarias del país “con las mayores reservas de petróleo del mundo”, se acercan a las de Haití. ¿Para eso era la “revolución”? Ojalá no nos convirtamos en la primera hambruna petrolera de la historia…

LA MESA DEL HAMBRE

Sería interesante que el gobierno se sentara a dialogar con el pueblo subalimentado. No digo negociar porque suena grotesco eso de negociar el hambre. Ese diálogo sería “democracia directa” tal como ha pregonado la “revolución desde sus albores.

Veamos:  

Tengo hambre/ No, tú no tienes hambre, lo que estás es confundido/No, tengo hambre/¿Y qué haces con los CLAP?/ Me llega cada vez que San Juan agacha el dedo/No seas grosero/ Es la verdad/ ¿Y le has planteado esa falla a tu UBCH?/ Me canso/ ¿ Y qué te dicen?/ Que tú sabes el bloqueo, la guerra económica, la inflación/ Cierto, estamos asediados, tienes que comprender y sacar fortaleza, tú eres parte de un heroico pueblo…/sí, soy heroico pero tengo hambre/ ya te expliqué que eso no es hambre, no te dejes confundir por las oposiciones…/… Ah sí, es mareo/ Exacto, es mareo, no es hambre, que te quede claro/ Eso le explicaré a mi hijo cuando esta noche me diga llorando papá tengo hambre, hoy casi  no he comido:  hijo tú no tienes hambre lo que estás es mareado…/ … llámalo como quieras; pero hambre no es/ Esta mañana le tuve que dar a mi hijo la mitad de mi arepa/ Muy bueno camarada, eso se llama solidaridad, y ¿ de qué era la arepa? / ¿De qué?, de nada, de arepa/ Y usted, qué desayunó hoy?, ¿quesito, huevitos, leche, jamón? / Jem, jem, tú sabes queyo  desayuno poco… / Pero qué desayunó… ¿arepa de arepa?/ Te dije que estoy a dieta/ Pero qué desayunó, cuénteme para saborearme / No chico, te pasaste, tú lo que eres es un conspirador, ¡Guardia!, llévese a este conspirador/ Caramba jefe no puedo llevármelo/ ¿ Como que no puede?, obedezca guardia es una orden / Jefe , es que este señor está como echado, flácido/ ¿Y qué es lo que pasó?/Que se desmayó/ Para el informe, guardia, ponga que se desmayó de la rabia y la malacrianza, no del hambre… es una orden/ Claro jefe pondré mareado por malcriado/ … y con tantos bonos que les mandamos, es que no administran bien…

CAUSAS y EFECTOS

Causas: No hay suficiente comida en la mesa de los venezolanos porque el gobierno dijo exprópiese, empresa cerrada empresa tomada, promovió las invasiones a las haciendas pistola al cinto, y de paso inundó el sistema de bolívares devaluados, destartaló (milagro al revés) a Pdvsa, y se acabaron las divisas y los sueldos llegaron a los niveles más bajos de América, y destruyeron las refinerías y hoy no hay gasolina ni gasoil para trasladar los productos … toda una Cadena de No Valor…

Efectos: neveras vacías, dos comidas diarias si acaso, niños con menos talla que antes de la revolución, enfermedades, incremento de pobreza extrema…

Por cierto, en la lista de causas que llevaron a una economía con 25 % de empresas no están las sanciones ni el bloqueo, esas… llegaron cuando el mal estaba hecho.

Aclaramos estos detallitos, porque para encontrar soluciones el primer paso es determinar las causas.

EL MEDALLERO OLÍMPICO DE LA REVOLUCIÓN

- Desempleo… 59 % … ORO (Plata: Sudán con 29%)

- Nivel de salarios… 3 $... ORO

- Decrecimiento del PIB en los últimos años … 70%... ORO

- Inflación…. Miles %... ORO

- Diáspora… 5 o 6 millones… PLATA (Oro: Siria)

- Desnutrición…. Diploma Olímpico.

¿A quién se dedicarán tantos premios?

A este paso de vencedores, Venezuela… campeón olímpico en 2024.

_____________________________________________________________

Venezuela merece una industria petrolera de primera, que sea capaz de contribuir a la construcción de un país de primera. ¡Hasta cuándo!

Esta columna se publica en los medios digitales El Diario de Caracas e Informe 21, así como en la revista Petroleum.