jueves, 30 de marzo de 2017

CONMOCIÓN… LA DEL PUEBLO VENEZOLANO

Rafael Gallegos    Blog núm. 291


Aunque usted no lo crea el TSJ acaba de descubrir que podemos ir hacia un  estado de conmoción. Y tiene toda la razón. Lo que pasa es que buscó al Presidente de la República para que supere la tal conmoción, otorgándole poderes cuasi monárquicos que ya hubiera deseado para sí el mismísimo Fernando VII. Ahora Maduro podrá, según dicen los constitucionalistas, privar de ejercicio y de libertad a los diputados de la Asamblea electa por el pueblo, sacarnos de la OEA de un plumazo y, hasta suspender elecciones indefinidamente; todo para evitar el tal estado de conmoción. Algo así como preguntarle a un bebé si quiere dulce. Mientras tanto, el estado Amazonas tiene ya año y medio sin representación y ni de casualidad le “ordenan” elecciones. Eso no conmociona.

La verdad es que el mismísimo descabezado Cristóbal Colón se moriría de envidia ante tales descubridores. Primero descubrieron, cuando ya todos lo sabíamos,  que se acabó la renta petrolera;  parece que también descubrieron el agua tibia  y ahora nos asombran descubriendo una conmoción que sufre, hace rato,  el pueblo venezolano. Porque ¿quién lo duda?, estamos mal, muy mal, conmocionados: voraz inflación, carestía, escasez, inseguridad en todas las esquinas, hospitales enfermos, empresas quebradas, Pdvsa en barrena y “martillando” al Banco Central, poderes fusionados en el Ejecutivo, muchachos saliendo del país llevándose en sus alforjas los corazones de los viejos y el futuro de Venezuela… claro que vivimos en conmoción. ¿Y ahora es que la vienen a descubrir? 

Pero más que el descubrimiento tardío, aterra la absurda solución que proponen: “ordenar” a Maduro que evite la conmoción. Los tribunales han procedido como aquel vigilante de un edificio que se sintió acalorado, buscó en su derredor y vio fuego, percatándose de  un incendio y en lugar de llamar a los bomberos, buscó para que lo ayudaran a combatir el fuego, a unos muchachos que había observado minutos ha, merodeando el edificio con una lata de gasolina y unos fósforos. Buscaron al incendiario para que apague el fuego.

Porque no lo dude, la crisis que padecemos la ocasionó este gobierno. El mismo que padecemos hace más de 18 años. Y ya basta de echarle la culpa a la república civil. Las causas están a la vista: exprópiese, invádase, empresarios buenos y empresarios malos, empresa cerrada empresa tomada… causó este cierre de nueve mil empresas. Pdvsa es un  estado dentro del estado, el sabotaje petrolero, petroleros están en sus puestos gracias a Chávez… trajeron la pre quiebra de nuestra principal industria. La salida de Venezuela de la Comunidad Andina de naciones (CAN) barbaridad todavía  no bien ponderada, trajo un gigantesco retroceso en nuestro desarrollo industrial. Y podríamos seguir con toneladas de medidas que constituyen el combustible de este incendio. Todas causadas por el gobierno.
 Y el pueblo, o sea usted, yo y los no enchufados, tenemos rato en conmoción, sintiendo una pena despierta en una profunda tristeza. ¿Para esto quería usted gobernar Maduro?

A ese pueblo sufriente es a quien los tribunales deberían Ordenarles medidas para “ordenar” al CNE realizar Ya las elecciones de gobernadores y  elegir YA a los diputados de Amazonas. Ese es el verdadero poder popular,  no a ese cada vez más minoritario que visten de rojo y lo hacen obedecer órdenes de Miraflores made in La Habana.

  A ese pueblo en conmoción,  igual deberían los tribunales Ordenar a que  “ordene” al gobierno central que acate las sugerencias de la OEA ( por lo menos veinte países hermanos), de la comunidad europea y de casi todo el  mundo democrático, de hacer elecciones, soltar a presos políticos y respetar a la Asamblea Nacional.  Y “ordenarles” que dejen de mentir con eso de la intervención imperialista o de solapar la realidad con palabras aisladas y mal utilizadas como soberanía, groserías impublicables, revolución y todo un diccionario del que el 80% de los venezolanos, verdadero poder popular, estamos saturados y hastiados.

Ojalá “descubran” que el venezolano está pobre, hambriento, inseguro, desesperanzado, hurgando la basura, con su familia rota por esta monumental diáspora, y sobre todo hastiado de esta careta de democracia y saquen un decreto “ordenando” la Libertad y la Democracia.


Si lo hicieren, además de ganarse algún puestico en la buena historia, la patria os lo agradecería. De lo contrario, seguiremos indestructibles, luchando hasta  salvar al país. Así tengamos que remedar al Ave Fénix que se vio obligada a resurgir de sus cenizas. Los venezolanos estamos obligados a crecer hasta el tamaño de nuestros compromisos. Democracia ya. 

martes, 28 de marzo de 2017

LOS QUIEBRAVENEZUELA

Rafael Gallegos    Blog núm. 290


¿Quedará algo? ¿Habrá algún parámetro económico, institucional o hasta moral que no haya disminuido drásticamente en estos años? Las cifras son aterradoras. En ingestión de alimentos, para no caer en reiteraciones, podemos calibrar el significado del bajón desde 27 kilos de carne por persona al año hasta nueve, o la disminución hasta la mitad en consumo percapita de arroz. Si eso no es hambre… con razón el hombre nuevo lleno de hambre nueva, se la pasa hurgando los basureros.

Lo de la banda de niños en Sabana Grande es espeluznante. Yo vi una fría mañana un bojotico envuelto en una sábana y tirado en una acera, tenía un niño adentro. Le sobresalían las uñas de los pies, largas y con el borde verde. ¿Recuerdan cuando Chávez prometió acabar con los niños de la calle? 

Nada funciona. Los que saben del campo dicen que en promedio hemos disminuido dos tercios de la producción. En Guayana el hierro y el aluminio están en su mínima expresión. En petróleo, la única barrena que funciona es la de la producción en picada. En lugar de los 5,8 millones de barriles que prometieron ellos mismos, vamos por dos en picada. Asistimos a la chatarrización de las refinerías. De país exportador de gasolina, nos convertimos en importadores, y  sin dólares. En los últimos años han cerrado el 30 o 40% de las empresas. El PIB decrece a humillante paso de derrotados. Esta “revolución” quebró al aparato productivo.

También quebraron a las instituciones. Se  jactan de cinco poderes y apenas funciona uno que solapa a los demás. A la Asamblea la ignoran. Suspenden las elecciones. Inventan su manera de validar partidos y paralelamente, mandan a sus aliados a pedir anulación de ese proceso  ante el TSJ. Como la “revolución” no da puntada sin dedal hay que deducir que tal cual hicieron con el Revocatorio, tienen la intención de anular, por “fraude” a AD, PJ, VP, UNT, AP y todos los partidos que se legalicen. Ya Jorge Rodríguez, ideólogo electoral de la “revolución”, advirtió que la validación va más allá de las firmas. Y como esa película ya la vimos, entendemos que procederán a denunciar firmas de presos y de muertos, sacar listas de arrepentidos, publicitar patriotas cooperantes dándose golpes de pecho repitiendo que los obligaron a firmar bajo amenaza, o que les falsificaron las firmas… y al final el dictamen de los imparciales tribunales decretando la  anulación de todos los partidos legalizados, por “fraude”. Ah!, ¿y la MUD?, anulada por el y que fraude del “Revocatorio”. Pura nicaragueñización. 

Este gobierno y el anterior que es lo mismo, quebraron a Venezuela. Y que quede para la historia, lo hicieron a propósito. Han aplicado la estrategia del lobo feroz: para comerte mejor.

GUIA PARA LA QUIEBRA

Usted siente la quiebra cuando se mete las manos en el bolsillo para comprar comida, o para pagar el colegio de sus hijos, o el creciente condominio;  o cuando abre la nevera vacía, o saca cuentas y los números no le dan. Un perro caliente, un helado o un espagueti con sardinas, se han convertido en lujos para los adultos y ciencia ficción para los jóvenes. Pero desengáñese, lo que para usted es desesperante es un gran triunfo para los comunistas. Representa el cumplimiento de la estrategia de destrucción made in Cuba. Veamos los pasos que han seguido:

1.- LA RANA HERVIDA: Aflojar los resortes morales e institucionales, poco a poco, adormitándonos, sin que nos demos cuenta. ¿Recuerdan cuando decíamos “no creo que lleguen hasta allá”, “no serán capaces de eso”? Sin ir muy lejos, aplicaban su proyecto de destrucción mientras felices cambiábamos dólares para viajar barato. Llenaban los puertos con productos importados con los dólares petroleros, al par que acababan con el  aparato productivo.

2.-  MEDIOCRIZACIÓN: “Yo soy pobre porque tú eres rico”, “el país no necesita educación de alta calidad”, “el gobierno le da a los pobres todo lo que necesiten”, “si yo no tuviera comida para mis hijos robaría”, “con hambre y sin empleo con Chávez me resteo”. Parafraseando al Libertador: un pueblo mediocrizado es un instrumento ciego de su propia destrucción.

3.- ACABOSE DE LAS EMPRESAS: “Exprópiese”, “denme un millardito”, “aplicamos el método chaaz”, “empresa cerrada empresa tomada” (les faltó “y quebrada”), Pdvsa es un estado dentro del estado”… Nueve mil empresas cerradas “en revolución”.

4.- DEPAUPERIZACIÓN: Devaluación, inflación, comida escasa, hambre… desmayos, niños desnutridos, incremento de muertes infantiles. Primera hambruna petrolera de la historia.
No hay duda, a Venezuela la quebró este gobierno. Ya nadie los quiere. Ya saben que elección es salida. Y las elecciones van, pregunten en la OEA. Ah!, y el comunismo… nunca más.


PD: Almagro, un patriota latinoamericano.

martes, 21 de marzo de 2017

CUENTOS DE TRIQUIÑUELAS ELECTORALES

Rafael Gallegos    Blog núm. 289


La historia de Venezuela está llena de vivitos que le han usurpado al pueblo su derecho de elegir. Al final resultan derrocados y hasta muertos. Aunque algunos como el dictador Gómez, fallecieron en su cama rodeados de áulicos que competían por el volumen de sus lágrimas para demostrar quién lo quería más.

GUERRA FEDERAL

Pocos recuerdan que la Guerra Federal nació por el miedo de los conservadores a aceptar el inminente triunfo electoral de los liberales encabezados por Antonio Leocadio Guzmán. En 1844 estos lograron el control del Concejo Municipal del Cantón Caracas. Los conservadores, tramoyas mediante, recuperaron utilizando “sus” tribunales. Cualquier parecido…

En 1846 le anularon los votos a  Ezequiel Zamora en su elección como concejal en Villa de Cura, y ante el inevitable triunfo de Antonio Leocadio Guzmán en las presidenciales, el gobierno de Carlos Soublette lo persiguió, anuló, apresó y hasta condenó a muerte. Luego le cambiaron la condena por exilio perpetuo y a los dos años, cosas veredes, era nada menos que Ministro del Interior de Monagas.

 José Tadeo Monagas fue  seleccionado por Páez como candidato presidencial para evitar la inminente llegada de los liberales al poder. En 1848, luego del célebre y triste “asalto al Congreso”, Monagas se colocó abiertamente en el bando liberal y se mantuvo, con sus familiares de mampara, diez años en la presidencia. Por su parte Zamora, Guzmán y los líderes liberales, participaron del nepotismo de los  Monagas. Al ser desplazados en 1858 por Julián Castro, comenzaron a gestar  la horrenda Guerra Federal que resultó en miles de muertos y en un país destruido.

Si los conservadores no hubieran recurrido a tanta tramoya quizá la historia hubiera sido diferente y se habría evitado la Guerra Federal. Total, los liberales lo que pedían era libertad de los esclavos, eliminar la Ley de Libertad de Contratos y alternabilidad en el poder. Pero esto último no lo soportaba la autocracia conservadora.

LA REVOLUCIÓN “LEGALISTA” DE CRESPO

Años después Joaquín Crespo movilizó la llamada Revolución Legalista porque Andueza Palacios pretendía incrementar su período presidencial de dos a cuatro años. Tomó el poder… y se quedó seis años. Por si fuera poco, para las elecciones de 1897, montó una gigantesca trampa electoral para que ganara su pupilo Ignacio Andrade. El pobre Mocho Hernández, clamado por el pueblo en toda Venezuela, fue esquilmado. El pueblo sacó los famosos versos: El Mocho se quedó con las masas/ Andrade se quedó con las mesas… el Mocho fue apresado y al poco tiempo se escapó, disfrazado de cura.

Joaquín Crespo, padre de esa  tramoya, terminó asesinado en el sitio de la Mata Carmelera. Para unos lo mataron los mochistas, para otros que sus mismos partidarios. Total, como en el asesinato de Zamora… nunca se supo si lo mataron los enemigos, o los “amigos”. Andrade finalizó desplazado por la invasión andina, comandada por Cipriano Castro.

EL DESCUIDO DE MEDINA ANGARITA

Al morir Gómez, López Contreras heredó el poder y comenzó a instaurar la democracia. Bajó su período presidencial de siete a cinco años, toda una lección histórica. Le sucedió Medina Angarita, un gran demócrata que tumbaron por no decidirse ante el clamor de las elecciones universales, directas y secretas. Un descuido (¿o una tramoya?) que le costó el poder.

EL  PLEBISCITO DE PÉREZ JIMÉNEZ

El dictador Pérez Jiménez, con sus  leguleyos a su servicio, cambió la elección correspondiente a 1957 por un plebiscito, que pudo ganar con una trampa gigantesca. A los dos meses estaba huyendo por el aeropuerto de La Carlota.

LA EXCEPCIÓN DE LA REPÚBLICA CIVIL

 Nada nuevo bajo el sol. La historia de Venezuela parece un concurso de triquiñuelistas electorales a ver quién se queda con el poder. La excepción  es  la República Civil 1958-98. Con todos los defectos, durante ese período se realizaron sin falta y a su hora, las elecciones que dictaba la Ley. Sin excusas como legalización de partidos o “no tengo tiempo”. Que quede claro: en ese período el gobierno perdió siete  de nueve elecciones presidenciales, y de  los primeros quince años, en apenas tres los gobiernos tuvieron mayoría en el Congreso. Y ni Betancourt, ni Leoni, ni Caldera anularon elecciones como en Amazonas o el colmo, dejaron de pagarle al Congreso. Ah! y siempre entregaron su Memoria y Cuenta en el Hemiciclo, sin inventar atajos como los que hoy observamos. Claro, hablamos de dirigentes demócratas y… no se le pueden pedir peras al olmo.

EL DESFASE ELECTORAL DE MADURO


¿Cómo terminará esta triquiñuela electorera? No se pierda los próximos meses. Eso sí, a todos nos conviene que la solución sea electoral. Elecciones ya. Basta de usurpar los derechos del pueblo.

martes, 14 de marzo de 2017

BASURA´S

Rafael Gallegos    Blog núm. 288

Venezuela galopa, “a paso de vencedores”, hacia su mínima expresión. Observen el petróleo, el aluminio, el parque industrial. Hasta las esperanzas. En agricultura y ganadería aterran las cifras. Cada vez hay menos volumen sembrado; en ganadería vacuna hemos llegado, aunque usted no lo crea, a las cifras de la época de la Independencia.

La única industria que ha crecido en los últimos años es la de los buscadores de basura. Como si los venezolanos hubiéramos montado un restorán “Basura´s” con sucursales en todas las calles de Venezuela. Horroriza observar cómo nos hemos acostumbrado a esa secuela del hambre que hace husmear en los desperdicios para comer, que no alimentarse. Ya es común observar jóvenes revisando las bolsas y (lo he visto) agarrando pedazos de jamón o queso en estado de pudrición para decirse entre ellos: toma mete esto en la mochila. O arrastrando plásticos de basura por las calles, sentándose en un sitio, abriendo la bolsa y comenzando a “zamurear”.

Un día, observé cómo un joven le llegó a otro que abrió una bolsa, y comenzaron a discutir.

-      ¿De dónde sacaste esa bolsa chamo?
-      Por ahí, por ahí.
-      Tú sabes cómo es la cosa, que eso es mío, yo lo aparté en la mañanita cuando el portugués sacó las bolsas de su negocio….

Pensé que iban a las manos y la sorpresa fue que acordaron compartir… las sobras.

A las humillantes colas en los supermercados, ahora se aúnan las de las puertas de los negocios esperando la basura. El “hombre nuevo” rivaliza con los perros en eso de romper las bolsas de la basura, lo que dificulta el trabajo de recolección. Y a la Alcaldía de Caracas lo que se le ocurre para superar esta desgracia, es amenazar a los dueños de los negocios con expropiarlos por dejar la bolsas en la calle “y que” a deshora. Puro vender el sofá.

 Es tan grave lo que sucede, que un ama de casa consciente de que la comida sobrante que coloca en la basura va a ser curucuteada por  gente hambrienta, me comentó que la colocaba en bolsitas de manera que no se contaminara. Parece una escena kafkiana; pero esta hambruna petrolera, la primera de la historia (gracias “revolución”), no se la hubiera imaginado ni Julio Verne.

Vi una caricatura que mostraba una montaña llena de ranchos y salía una voz: hijo dile a los señores de la basura que nos dejen dos bolsitas…

¿Cuántos venezolanos viven de comer basura? ¿Cuántos mueren por digerir alimentos contaminados, o descompuestos? ¿Y qué hace el gobierno? ¿A quién le echa las culpas? ¿Realmente le interesa que la gente deje de revisar bolsas de desperdicios en la calle, o peor en los basureros? Un deslenguado me dijo que las bolsas de basura llegan más que las bolsas CLAP. Definitivamente esta época es kafkiana.

Y ese rebuscarse en los desperdicios es sólo la punta del iceberg. Debajo de ese acto está la creciente cantidad de niños que mueren por falta de alimento, el ejército de desnutridos que en el futuro serán adultos de baja talla y peor coeficiente intelectual. La “revolución” nos ha convertido en un país cuyo 75 % ha rebajado cerca de diez kilos en un año.

Un día fui testigo de dos muchachas desmayadas en una oficina. Al conversar con ellas determinaron que no estaban comiendo lo mínimo necesario porque les daban la comida a sus hijos. ¿Desmayos “revolucionarios”?

Y ni el presidente, ni sus ministros, ni los adláteres de la “revolución” nombran el problema, que dicho por su nombre es hambre, desnutrición  y muerte. Y eso que dilapidaron, porque no hay otra palabra, cientos de miles de millones de dólares. Cabe recordar a Luis Herrera, el honesto Presidente Herrera, y preguntarle a tanto bolichico y boliviejo: ¿Dónde están los reales?

Han convertido a Venezuela en un  país en mengua. Enchufado o menguante… he ahí el dilema. El pueblo (o sea todos nosotros) hambriento y desesperado quiere elecciones. Y el gobierno, al mejor estilo de sus panas, mentores y jefes del comunismo cubano… no las hará mientras esté perdiendo. O sea, elecciones no habemus. Por cierto, que grotesco se ve tanto gordo gobernando un país tan flaco.

Y no crea que a este comunismo del siglo XXI le han salido mal las cosas. No, esto es parte del libreto made in Cuba: destruir a Venezuela para comerte mejor. Sin embargo hay dos aspectos que no los han dejado finalizar la tarea de líder único forever y sin elecciones limpias: el ADN democrático de los venezolanos y que la época no está para dictadores. Además, nadie los quiere, la canciller pasa la mitad de su tiempo acusando de injerencia a los presidentes democráticos de todo el mundo.

Y el General Hambre, sigue por allí arrinconado, trabajando su historia. Cuidado pues, que el hambre es mala consejera.

Elecciones ya, que democracia sin elecciones… es dictadura. Basta de usurpar los derechos de los venezolanos.


 


-       

martes, 7 de marzo de 2017

“SOLUCIONÁTICA”


Rafael Gallegos    Blog núm. 287

Los venezolanos estamos hartos de oír acerca de nuestra problemática. Que si el hambre, la escasez, la hiperinflación, “basurolandia c.a.”, la inseguridad, las quiebras de empresas, servicios y seguros; el país desvencijado, las elecciones esquivadas. En este artículo nos concentraremos en una seudociencia de las soluciones, que temerariamente hemos bautizado como “Solucionática”. Haremos una propuesta con la intención de provocar el despertar del dulce sueño en que se halla buena parte del liderazgo, y para que los venezolanos  de a pie discutamos las rutas que pueden revertir la caída por este barranco.

A pesar de tanta propaganda es inocultable que el gobierno está mal: sin dólares, sin apoyo popular, con un gran desprestigio internacional. Además con retrasos en la convocatoria a elecciones, que delatan su corte dictatorial. La oposición también está en un mal momento. Nos dejamos quitar el Revocatorio, el gobierno se burla del país en el “diálogo” y la otrora euforia ha devenido en desencanto y marasmo. Solo nos quedan las movilizaciones y exigir elecciones, que no es poca cosa si actuamos estratégicamente. La verdad es que el juego está trancado… por ahora. Entonces, hay que destrancarlo. Para ello proponemos los siguientes pasos:

1.- Validar los partidos más grandes… de manera que nos protejamos de la muy probable invalidación de la MUD “y que” por fraude que debe venir por allí. No podemos repetir lo de aquellas parlamentarias donde la “revolución” ganó por forfait. Debemos garantizar la actuación de partidos políticos nacionales para que no nos madruguen con un “Nicaraguazo”. Y los partidos anulados se seguirán teniendo como tales  para todo lo referente a la MUD. Y cuando recuperemos la democracia… serán legalizados.

2.- Elecciones primarias para Gobernadores… De manera que la  población se identifique con sus candidatos regionales y se oriente en lo que corresponde adelantar  en cada entidad para revertir esta tragedia. Idem con los alcaldes.

3.- Elecciones primarias para candidato presidencial… Para las elecciones del 2018 o antes, si fuere el caso. Y quien resulte electo será el líder de  la oposición y el candidato unitario con todas las probabilidades de ganar. Deberá comprometerse en que será Presidente por un lapso relativamente corto - digamos tres años -  mientras se toman medidas básicas para el logro de un país próspero  y paralelamente se reforma la Constitución en cuanto a períodos, reelecciones, composición del CNE, etc.  a objeto de fortalecer un nuevo proceso democrático en Venezuela.

4.- Gabinete de Sombra… Que abarque principales áreas como Cancillería, Educación, Salud, Política, Hacienda, Seguridad, Industria, Agricultura, Petróleo, etc. De manera que denuncien ante Venezuela y el mundo los desmanes de esta “revolución” y orienten al país en cuanto a las estrategias y acciones que es necesario adelantar.

5.- Programa de Gobierno… Corto, sencillo, comprensible, que el pueblo sienta como lógico y necesario para superar su hambre, escasez, inseguridad, desesperanza. Dicho programa debe contemplar entre otros aspectos… la libertad de los presos políticos, el regreso de los exiliados, castigo para quienes hayan demolido el erario público y los violadores de derechos humanos... la restitución del rol de la Asamblea Nacional… el fortalecimiento de la democracia, incluyendo un CNE justo, elecciones limpias, separación y adecentamiento de poderes… políticas monetarias y económicas para acabar con la inflación, la escasez, el desempleo, rescatar  de  la industria, la agricultura, los servicios, que contemplen la implantación de un esquema de libertades, confianza jurídica y amplias libertades económicas… gerencia de políticas sociales… programa de recuperación de la infraestructura… fomento de inversiones internacionales… recuperación de la industria petrolera y de las empresas de Guayana. Un amplio programa para que la gente lo discuta y lo internalice.

Además hay que reforzar la MUD para que la Unidad sea el pivote del retorno a la democracia. Innovar y fortalecer las movilizaciones y la calle. El dilema de hoy es Democracia, o Comunismo. De nosotros depende que la “revolución” esté en su epílogo, o comenzado. Tenemos el  ineludible deber de rescatar a Venezuela. Organicémonos pues.


PD: Maduro que ahora “ayuda” a los inmigrantes de otros países, debería concentrarse en ayudar a los dos millones de muchachos venezolanos de la diáspora que ha provocado su “revolución”, o por lo menos pensar en el gran daño que ha ocasionado al capital humano de Venezuela.