martes, 7 de marzo de 2017

“SOLUCIONÁTICA”


Rafael Gallegos    Blog núm. 287

Los venezolanos estamos hartos de oír acerca de nuestra problemática. Que si el hambre, la escasez, la hiperinflación, “basurolandia c.a.”, la inseguridad, las quiebras de empresas, servicios y seguros; el país desvencijado, las elecciones esquivadas. En este artículo nos concentraremos en una seudociencia de las soluciones, que temerariamente hemos bautizado como “Solucionática”. Haremos una propuesta con la intención de provocar el despertar del dulce sueño en que se halla buena parte del liderazgo, y para que los venezolanos  de a pie discutamos las rutas que pueden revertir la caída por este barranco.

A pesar de tanta propaganda es inocultable que el gobierno está mal: sin dólares, sin apoyo popular, con un gran desprestigio internacional. Además con retrasos en la convocatoria a elecciones, que delatan su corte dictatorial. La oposición también está en un mal momento. Nos dejamos quitar el Revocatorio, el gobierno se burla del país en el “diálogo” y la otrora euforia ha devenido en desencanto y marasmo. Solo nos quedan las movilizaciones y exigir elecciones, que no es poca cosa si actuamos estratégicamente. La verdad es que el juego está trancado… por ahora. Entonces, hay que destrancarlo. Para ello proponemos los siguientes pasos:

1.- Validar los partidos más grandes… de manera que nos protejamos de la muy probable invalidación de la MUD “y que” por fraude que debe venir por allí. No podemos repetir lo de aquellas parlamentarias donde la “revolución” ganó por forfait. Debemos garantizar la actuación de partidos políticos nacionales para que no nos madruguen con un “Nicaraguazo”. Y los partidos anulados se seguirán teniendo como tales  para todo lo referente a la MUD. Y cuando recuperemos la democracia… serán legalizados.

2.- Elecciones primarias para Gobernadores… De manera que la  población se identifique con sus candidatos regionales y se oriente en lo que corresponde adelantar  en cada entidad para revertir esta tragedia. Idem con los alcaldes.

3.- Elecciones primarias para candidato presidencial… Para las elecciones del 2018 o antes, si fuere el caso. Y quien resulte electo será el líder de  la oposición y el candidato unitario con todas las probabilidades de ganar. Deberá comprometerse en que será Presidente por un lapso relativamente corto - digamos tres años -  mientras se toman medidas básicas para el logro de un país próspero  y paralelamente se reforma la Constitución en cuanto a períodos, reelecciones, composición del CNE, etc.  a objeto de fortalecer un nuevo proceso democrático en Venezuela.

4.- Gabinete de Sombra… Que abarque principales áreas como Cancillería, Educación, Salud, Política, Hacienda, Seguridad, Industria, Agricultura, Petróleo, etc. De manera que denuncien ante Venezuela y el mundo los desmanes de esta “revolución” y orienten al país en cuanto a las estrategias y acciones que es necesario adelantar.

5.- Programa de Gobierno… Corto, sencillo, comprensible, que el pueblo sienta como lógico y necesario para superar su hambre, escasez, inseguridad, desesperanza. Dicho programa debe contemplar entre otros aspectos… la libertad de los presos políticos, el regreso de los exiliados, castigo para quienes hayan demolido el erario público y los violadores de derechos humanos... la restitución del rol de la Asamblea Nacional… el fortalecimiento de la democracia, incluyendo un CNE justo, elecciones limpias, separación y adecentamiento de poderes… políticas monetarias y económicas para acabar con la inflación, la escasez, el desempleo, rescatar  de  la industria, la agricultura, los servicios, que contemplen la implantación de un esquema de libertades, confianza jurídica y amplias libertades económicas… gerencia de políticas sociales… programa de recuperación de la infraestructura… fomento de inversiones internacionales… recuperación de la industria petrolera y de las empresas de Guayana. Un amplio programa para que la gente lo discuta y lo internalice.

Además hay que reforzar la MUD para que la Unidad sea el pivote del retorno a la democracia. Innovar y fortalecer las movilizaciones y la calle. El dilema de hoy es Democracia, o Comunismo. De nosotros depende que la “revolución” esté en su epílogo, o comenzado. Tenemos el  ineludible deber de rescatar a Venezuela. Organicémonos pues.


PD: Maduro que ahora “ayuda” a los inmigrantes de otros países, debería concentrarse en ayudar a los dos millones de muchachos venezolanos de la diáspora que ha provocado su “revolución”, o por lo menos pensar en el gran daño que ha ocasionado al capital humano de Venezuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario