miércoles, 17 de septiembre de 2014

NO A LA VENTA DE CITGO


Rafael Gallegos            Blog. Núm. 164

Síntesis de ponencia en Foro del CIV, en nombre de Gente del Petróleo. 16/09/14.

La nacionalización de la industria petrolera, la única, la de 1975, entre sus políticas aguas abajo, destacó por lo menos dos aspectos que resultaron trascendentes: el Cambio de Patrón de Refinación y la Internacionalización. De este último aspecto, forma parte la compra de Citgo, que hoy la “revolución”, quiere vender.

El Cambio de Patrón de Refinación, permitió que nuestras refinerías, consideradas como residual en el esquema transnacional, incrementaran su producción desde un 16 % de gasolina por barril, hasta más de  40%, trayendo esto como consecuencia unos 200.000 B/D adicionales de gasolina. Esto nos da una idea de lo que se logra con una empresa petrolera integrada.

Por su parte, la Internacionalización partió de una realidad y de un principio. La realidad es que la mayoría de nuestros crudos son pesados y extra pesados, más difíciles de colocar que los livianos. El principio, es el de la empresa petrolera integrada. La compra de refinerías y centros de distribución en los mercados más importantes del mundo, facilitó exponencialmente la colocación de crudos. De la vaca a  la boca: desde el yacimiento de petróleo, a los tanques de gasolina de los clientes más importantes del mundo. Ellos “echan” gasolina, que viene de las refinerías, que viene de los pozos, que viene de los yacimientos, que son productos de la gerencia de una empresa integrada. 

Porque el negocio no es producir petróleo. Es dominar la cadena de valor, desde la exploración, hasta el mercadeo. El negocio es vender los productos y producir dólares. Las transnacionales saben mucho de eso. Por ello se fusionan y re fusionan todos los días y se integran vertical y horizontalmente.

Citgo, con capacidad de 750.000 B/D de refinación y  sus 6.000 bombas de gasolina, que ubican al negocio en el sexto lugar en los Estados Unidos, forma parte de esa política de Internacionalización.

Venderla, equivale a un dueño de bodega que elimine los mostradores y los refrigeradores. La gente no vería la mercancía, o la compraría rancia, de mala calidad. Porque hasta en las bodegas hay que tener mentalidad de integración. Contimás en el petróleo.

  Antes de continuar, es preciso aclarar que el proceso de nacionalización del petróleo, seguido de la Apertura, generó a una industria petrolera integrada y, con sus defectos, exitosa. PDVSA llegó a ser la segunda petrolera del mundo; contrario a hoy cuando está pre quebrada y ocupa vergonzosos lugares en los rankings respectivos. 

John Rockefeller dijo que el mejor negocio del mundo era una empresa petrolera bien administrada y el segundo mejor negocio del mundo, una petrolera mal administrada. Se revolcaría en su tumba si observara al “tercer mejor negocio del mundo”: a la PDVSA actual, pre quebrada; con el triple de empleados, el 60% de la producción, diez veces la deuda y n veces los accidentes... respecto a la PDVSA nacionalizada.

El punto de inflexión de este cambio fue la injusta botada de los más de 20.000 trabajadores de PDVSA, durante la huelga general de 2002-03. Constituyó la lobotomía empresarial más grande de que se tenga memoria. Disminuyó significativamente la  inteligencia corporativa. Hugo Chávez, dijo al respecto: “yo provoqué el paro”. A confesión de parte…

Por ello es importante diferenciar la PDVSA democrática, de la PDVSA roja. Ni son continuidad, ni consecuencia una de la otra. Por los resultados los conoceréis. Pretender esa continuidad equivale a decir que Chávez es igual a Betancourt y Alí Rodríguez o  Rafael Ramírez  equiparables a Pérez Alfonso o a Alfonso Ravard. Por favor…

LAS FALSAS RAZONES

Los potenciales vendedores de Citgo, podrán aducir mil razones.

Que Citgo da pérdidas. Mentira: Según la memoria de PDVSA, han producido más de 9.000 MM$ de ganancia en los últimos 15 años. Un promedio de 600 MM $ al año.

Que son instalaciones obsoletas. Si fuere así, nosotros, o quien la compre, tendría que adaptar. Es la permanente innovación de los negocios. Y el petróleo, da para ello.

Que no hay crudo. Mentira: ellos mismos dicen que van a producir más de 5 MM de B/D en pocos años. Y ese crudo es pesado, ¿dónde lo procesarían?

Y hay quienes dicen que nadie la va a querer comprar. Claro, no todo el mundo tiene tan gigantesco yacimiento en el patio de su casa. Pero Canadá, sí y México tal vez.

RAZONES VERDADERAS

 La “revolución” no tiene dólares. Y 10 o 15 MMM$, no les caerían mal.
Aunque sabemos que darle esa cantidad a los dilapidadores de 1,2 millones de millones de dólares, es como darle a un alcohólico dinero para que lo “invierta”. O sea…

La reorientación de los mercados petroleros. Disminuir exportación de petróleo a USA y vender Citgo, va en línea con el incremento de exportación a China. Esa es la realidad, PDVSA se reorienta al mercado Chino. Algo así como un quiosquero de Catia, que le quiera vender su mercancía a Petare. Estados Unidos y Europa, grandes mercados, cercanos y buena paga, no les interesan.

La destrucción estratégica de Venezuela. Al gobierno no le conviene que produzcamos 6 MMBD. Eso, generaría capital económico, que se transforma en capital político y genera alternabilidad. A la “revolución” le conviene imitar a su modelo y maestro: Cuba comunista, con resortes desvencijados, con tarjeta de racionamiento, con sueldos insignificantes- ya el sueldo mínimo nuestro va por menos de 50$ al mes. Es decir, requieren un ciudadano postrado, un ciudadano zombie, para materializar su desiderátum: permanecer por siempre en el poder.

La destrucción de la industria petrolera, va en línea con la destrucción de este casi ex país, llamado Venezuela.

Y así, hay que analizar todas las acciones del gobierno. Ellos no están fracasando, al contrario, están triunfando en su estrategia de destruir a Venezuela… para comerte mejor.
Como venezolanos, y como dueños de PDVSA, debemos exigir explicaciones. Aunque sepamos que en su shakirismo leninismo – comunistas que como en la canción de Shakira: ciegos, sordos y mudos-  no van a explicar nada.

Si vendemos Citgo, pierde Venezuela y gana quine la compre.

Tenemos que enfrentar, como un  solo ciudadano, la entrega de Venezuela. En nuestras narices están destruyendo el futuro y el presente.

Pilas y guáramo son nuestras primeras necesidades. No a la venta de Citgo.


Gente del petróleo, sigue presente en la lucha por una Venezuela democrática y próspera.
Ni un paso atrás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario