miércoles, 13 de agosto de 2014

PETRÓLEO, LA NACIONALIZACIÓN DESBARATADA (y II)

  
Rafael Gallegos                                                                 Blog. Núm. 159

Luego de nacionalizado el petróleo en 1975 - en realidad fue estatización; pero ello no desmerita per se -  se adelantaron varias estrategias.

 La Internacionalización, para incrementar la capacidad de mercadeo y colocar los crudos pesados. El Cambio de Patrón de Refinación, nuestras refinerías estaban conceptualizadas como de residuales, el cambio permitió incrementar la producción de gasolina en unos 300.000 BD. Para optimizar las operaciones, se integraron las refinerías de Falcón.

Se desarrolló la Faja, así como las áreas nuevas de Monagas y Apure, generando casi dos millones de barriles diarios. Se desarrollaron los trenes de gas.

Se aceleró la Investigación y el Adiestramiento con CIED e INTEVEP. Se implantó una moderna política de Responsabilidad Social, sin sustituir las funciones del gobierno.

Luego, la Apertura permitió incorporar capitales privados para explorar, sin costo para PDVSA, 14 prospectos. Se llegó en la Faja, con precio de 10 $ el barril, a más de 500.000 B/D, con sus mejoradores en el Condominio JOSE, otro logro de la Nacionalización.  Se desarrollaron los llamados campos maduros, hasta 500.000 B/D.

O sea, se transformó una empresa “saca tubos”, en un emporio energético.

NACIONALIZACIÓN DESBARATADA

La “revolución” desbarató la Nacionalización. Menos producción, más explosiones, más empleados, más deudas, menos productividad, daños en los yacimientos y en las instalaciones. Una PDVSA pre quebrada. Ahora habrá que comenzar de nuevo. Como dijo alguien, volver a Gómez.

Más que la Nacionalización, desbarataron la industria petrolera. La despedida de los 23.000 petroleros democráticos, fue el punto de inflexión. La destrucción estratégica  de Venezuela, pasa por la destrucción de la industria petrolera.


REFLEXIONES PARA LA NUEVA INDUSTRIA PETROLERA

-      Nunca es tarde. Más se perdió en Europa y se recuperó. En Venezuela hay talento para recuperar la industria. Y capacidad para importarlo.

-      Chávez no es la continuación de Betancourt. Al contrario, es la negación. Desbarató la Nacionalización. Hay que analizar cada período ubicándose en contexto. Si no, ¿para qué sirve la Historia?

-      No hay que satanizar al Estado. Venezuela vivió sus primeros 80 años con un Estado pobre. Y la corrupción, la injusticia, los abusos, estuvieron a la orden del día. La Guerra Federal, no es casual. Se dio porque la llamada Oligarquía Conservadora (1830+) no satisfizo las expectativas de la mayoría. Luego de la Guerra Federal, con el llamado Liberalismo Amarillo, no se superó la situación. El país seguía siendo improductivo, palúdico, de gobiernos corruptos, endeudado y enguerrillado.

Con el petróleo, el Estado comenzó a ser rico. Se logró un desarrollo entre los años 30 y los setenta, impensable. Uno de los crecimientos sostenidos más altos del mundo. Luego del boom de CAP, comenzamos este tobogán.

No hay que satanizar al Estado, hay que definir su rol  para estos años que vienen. Ni tan débil, que caigamos por ejemplo en otra Ley del 10 de abril de 1834 (dicen que por allí se coló la Guerra Federal), ni tan castrador como el actual.

Japón y los Dragones, los grandes ejemplos de éxito país en las últimas décadas, tienen como factor común estados fuertes que orientan las estrategias. Ojo, esto no quiere decir productores.

El Petróleo es uno de  nuestros pivotes estratégicos para el futuro. Si fallamos en la concepción y praxis de la nueva industria, seguiremos en el triste rol de limosneros sentados en un barril. Hay que alinear con mucho tino la VISIÓN PETROLERA en la VISIÓN VENEZUELA.

El futuro del petróleo… Primero, desarrollar una nueva industria petrolera, hasta donde lo permita el mercado, controlada por los venezolanos (Estado +gremios, universidades, academias, empresarios)… he ahí el primer reto. Con la máxima inversión privada y tecnología de punta. Utilizando, no en exclusiva,  la figura de Empresas Mixtas. Definiendo el uso de la Renta, y la orientación de la economía conexa… Segundo, acelerar el desarrollo de una Petroquímica de primer mundo, que sirva, junto a la economía conexa, de pivote para la industrialización y el desarrollo de la agroindustria.

Y para décadas posteriores, vislumbrar a la Faja como el granero del mundo. Desde ya hay que investigar, como por ejemplo en Japón, las posibilidades del petróleo como alimento. Total, es materia orgánica, como todo lo que comemos.

No hay que descartar nada. Luego de las catástrofes, viene la innovación como herramienta de sobrevivencia. Y no lo dude. Estamos en una catástrofe.

Y tampoco hay que inventar tanto. Veamos cómo hacen los países exitosos. Se solicitan políticos que sepan coordinar equipos con  visión de futuro.


Porque el futuro en nuestro. Peor estaba Bolívar en Pativilca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario