martes, 26 de agosto de 2014

DEVALUACIÓN… LA DEL LIBERTADOR

  
Rafael Gallegos                                                                 Blog. Núm. 161


La devaluación del bolívar, se hace en paralelo con la devaluación de la magna obra de Bolívar.

Al Libertador han intentado minimizarlo utilizando paradojas para bobos. Algo así como lo que han hecho excluyendo en nombre de la inclusión; eternizándose en el poder en el nombre de la democracia; empobreciendo al país en el nombre de los pobres; o destruyendo a PDVSA en nombre de la soberanía petrolera. Ergo, minimizan la obra del Bolívar haciéndonos creer que engrandecen su imagen. Así, asistimos a la falsificación del Libertador. Veamos:

BOLÍVAR SOCIALISTA

Lo tildan de socialista, cuando su pensamiento era claramente liberal. Es más, los bolivarianos fundaron el Partido Conservador en Colombia. La Visión que le dejó Bolívar a todos los pueblos de América fue: Democracia, Soberanía e Integración.  ¿En qué parte dice socialista? Defendió la democracia como sistema de gobierno, ante  libertadores y patriotas pro monárquicos. Defendió la Soberanía ante los que querían cambiar España por Inglaterra.  Regó de constituciones a los pueblos libertados por su brazo. Por cierto -y he ahí una gran diferencia - sin pretender eternizarse en el poder, o hacer elecciones entubadas, como ha hecho este gobierno.

La “revolución” en su mitomanía  de Bolívar socialista, se hace la loca ante  las barbaridades que dijo el mismísimo Carlos Marx, acerca del Libertador. Claro, si Marx es el padre de Lenin, Lenin el de Fidel, y Fidel el de esta “revolución”… como dijo Rimbaud: “hay cada hijo de familia”.

Tratan de que creamos que un personaje de la talla de Simón Bolívar, verdadero padre de la democracia, hubiera estado de acuerdo con esta licuefacción de poderes – jugo, zumo, hugo – donde todos obedecen al ejecutivo, como lo demuestra ampliamente aquel uh! Ah! Chávez no se va,  de los jueces… o con continuas  elecciones dirigidas por un árbitro vestido de rojo, o adornando su brazo con una franja del 4F, como hizo Tibisay Lucena.

BOLÍVAR Y CHÁVEZ

Hablan de “revolución” bolivariana mientras tratan de igualar (de “igualado”, como diría Cantinflas), la figura del Chávez con la del Libertador. ¿En qué cabeza cabe que las imágenes de Chávez y Bolívar estén a la misma altura en innumerables entes del Estado, empezando por la Asamblea  Nacional? ¿Es que ambos son los Padres de la Patria?

EL ROSTRO DEL LIBERTADOR

También asistimos a la devaluación del rostro de Simón Bolívar. Si los científicos que determinaron ese rostro tienen razón, entonces - ¿Dónde estás  Ripley?-  todos los pintores del siglo XIX eran ciegos. Y el propio Bolívar, sería un mentiroso, ya que de su puño y letra certificó ante una de esos cuadros  cuya cara no parece ni prójimo de la de los científicos, que el rostro de la pintura era idéntico al de él. ¿Entonces?

LAS PELÍCULAS

Ahora están de moda las películas acerca de  Bolívar. Bienvenidas y ojalá hubiera muchas más. La de Roque Valero, fue vetada por la polarización nacional. Nadie fue a verla y todo el mundo dijo que era mala. Pero yo la vi… y me gustó.

Claro que nada que ver con la superproducción “Libertador”. Gran película, que sin embargo, encierra peligrosos mensajes. Veamos:

En “Libertador”, el 1ro de diciembre de 1830, apenas 16 antes de días de su muerte, muestran a un Bolívar lleno de vida, dispuesto a regresar a acabar con el gobierno de Venezuela en un barco que ya estaba listo para el viaje.

Su tuberculosis, apenas es nombrada por Manuelita Sáenz como algo que están diciendo los enemigos de Bolívar. Al final dicen que Bolívar murió  “oficialmente” de tuberculosis. Ignoran a Reverend, ignoran lo débil que llegó a Santa Marta.

Dejan la duda de si un hombre tan sano y muerto “oficialmente” de tuberculosis, fue envenenado. Increíblemente, dan pie la teoría de Chávez acerca del asesinato de Bolívar. Que creo fue desechada examinando sus restos.

¿Qué buscan los productores de “Libertador”? Los historiadores deberían discutir vehementemente, este punto. Y aclarar los hechos.

LA DEVALUACIÓN DE LA VERDAD

Ya está bueno que tantas falsificaciones pasen por debajo de la mesa. Están haciendo un Bolívar chavista – habrase visto- en nuestras narices.

Y como a  Bolívar, están devaluando las ideas. Ahora las colas no son por la falta de producción ocasionadas por los insultos a los empresarios, la inseguridad de las leyes, sino aunque usted no lo crea… porque no hay cajeros.

Ni la inflación es producto de la escasez, ni del control de precios y del dólar, sino de una “guerra económica”. Keynes, Adam Smith y todos los grandes economistas se deben revolcar de envidia en sus tumbas, porque en vida no se les ocurrieron tan grandiosas ideas.

Mugabe cuando prohibió la inflación en Zimbabue, quedó como un  portentoso ideólogo,  ante estos devaluadores de la verdad.


Rescatar a Bolívar, es rescatar a Venezuela. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario