martes, 5 de agosto de 2014

PETRÓLEO, LA NACIONALIZACIÓN DESBARATADA (I)

  
Rafael Gallegos                                                                 Blog. Núm. 158

La Nacionalización del petróleo, fue el final de un proceso que se inició en el siglo XIX. Es bueno repasar la historia de nuestras estrategias petroleras, para evitar que por malas interpretaciones estemos condenados a repetirlas una y otra vez, hasta que las  aprendamos.

Todas las estrategias han obedecido al principio de acción y reacción. Han sido, como todo en la vida, respuesta a circunstancias y concepciones. Veamos:

La fundación de la Petrolia, fue la respuesta  a las emanaciones de petróleo en “La Alquitrana”. Empresarios se animaron, se asociaron, invirtieron, enviaron a Pedro Rafael Rincones a observar y aprender a Estados Unidos, de donde trajo métodos, procedimientos y equipos. Lamentablemente, las reservas fueron  muy escasas para el  desarrollo de esa industria integrada. ¿Qué hubiera sucedido si esos empresarios venezolanos hubieran encontrado un Distrito Bolívar, en las entrañas de La Alquitrana?

La “danza de las concesiones”, llamada así por Betancourt en “Venezuela Política y Petróleo”, fue la respuesta a las nuestras expectativas de reservas de hidrocarburos. El gobierno las otorgaba a personajes que las vendían a las pocas horas, a empresas transnacionales. Años después, ya establecido el negocio petrolero en Venezuela, la dictadura de Gómez creó su CVP ( Compañía Venezolana de Petróleo) cuya misión fue otorgar concesiones entre los parientes de Gómez, para que esto se enriquecieran “revendiéndolas” entre las empresas petroleras.

Las primeras Leyes petroleras, fueron la lógica reacción al desorden inicial del negocio.  Gumersindo Torres, hizo la suya en 1920. Causó resquemor entre las transnacionales. Lo botaron del Ministerio de Fomento y cambiaron aspectos de la Ley. Gómez les dijo a las petroleras: hagan ustedes la ley, que son los que saben de eso.

No hay que olvidar  que el dictador, cuando derrocó a Castro, envió al Canciller a la Legación de Brasil a solicitar a los norteamericanos protección. Ellos gustosamente colocaron varios barcos en las costas, encabezados por el Buchanan. Curiosamente, con ese nombre pareció comenzar la borrachera petrolera venezolana.

El apoyo norteamericano a Gómez, fue hasta su muerte. Un dictador petrolero, sumiso con las transnacionales e implacable con el pueblo. Tal como lo refleja el libro “El cachorro Juan Vicente Gómez”, de mi inolvidable padre Rafael Gallegos Ortiz.

Sembrar el petróleo, la lapidaria frase de Uslar Pietri marca la reacción de los venezolanos, preocupados por convertir esta riqueza natural en desarrollo. Sembrar el petróleo para cosechar calidad de vida. Poderosa figura literaria, hoy, más actual que nunca.
La mayor participación de los venezolanos en el negocio. Allí afloran Betancourt y Pérez Alfonso. Y los acompaña todo el país. Prueba de ello la consensuada Ley de Hidrocarburos de 1943, durante el gobierno de Medina y anteriormente las observaciones a la Ley del 38, del Ministro de López,  Néstor Luís Pérez. Respondía a la necesidad de sistematizar el otorgamiento de concesiones, regalías e impuestos, e incrementar la participación del Fisco.

No más concesiones, política encabezada por  Betancourt y Pérez Alfonso, consistente en esperar el vencimiento de estas para tomar el control del negocio. No compartida por Uslar Pietri, Medina, López, Pérez Jiménez y otros.  

Fifty - Fifty, reacción ante la baja participación de los venezolanos en el negocio. A la llegada de Betancourt al poder en 1945, el Fisco recibía un bolívar por cada dos de ganancia de las transnacionales. Durante el gobierno de Rómulo Gallegos en 1948, el Congreso aprobó el Fifty – Fifty.  Once días después, lo tumbaron.

FUNDACIÓN DE LA OPEP, reacción al dominio en la elaboración de los precios de los crudos y todos los aspectos de la industria, por parte de las transnacionales. Reacción a las cuotas petroleras norteamericanas. Cartel venezolano-árabe, en respuesta al dominio del negocio por parte de las “siete hermanas”.

FUNDACIÓN DE LA CVP. Reacción para los venezolanos aprender a dirigir el negocio. También se fundaron empresas dirigidas por empresarios venezolanos (desaparecidas por la Nacionalización)

PENTÁGONO PETROLERO, resumía la política pre nacionalización: No más Concesiones, Participación razonable, CVP, Comisión Coordinadora de la Conservación y el Comercio de Hidrocarburos (CCCCH) y  OPEP. 

Así, la mesa quedó servida para la Nacionalización en 1975. En mi opinión y con todos sus defectos y efectos, uno  de los grandes logros de la democracia y de la historia de Venezuela.

Chávez y su “revolución”, desbarataron a PDVSA y a la industria petrolera venezolana.

En el próximo artículo, seguiremos con la “acción y reacción” petrolera y trataremos de vislumbrar las bases de nuestra, todavía, principal industria. Los espero.



No hay comentarios:

Publicar un comentario