martes, 27 de junio de 2017

REVOLUCIÓN PÍRRICA


Rafael Gallegos    Blog núm. 305
                                                                    
“Otra victoria como esta y me quedo sin ejército”, afirmó el general Pirro luego de su triunfo ante los romanos a un costo de miles de hombres. De allí proviene la denominación “victoria pírrica” que se da a los triunfos cuyo costo es tan superior a los beneficios, que no valen la pena.

Vistos los nefastos resultados a que nos han conducido estos años de “revolución”, los venezolanos podemos parafrasear al general Pirro y decir: otra “revolución” como esta y nos quedamos sin país.

Dantescos resultados que han hecho realidad otra frase “revolucionaria”, la pronunciada por  el Che Guevara: “cuando lo extraordinario se hace cotidiano, estamos en presencia de la revolución”.

Porque si a ver vamos, no encontrar pan en una panadería, o harina pan en una bodega, debería ser algo extraordinario, y la “revolución” lo ha convertido en cotidiano. Idem con no encontrar antibióticos, desodorantes y ni les cuento medicamentos para enfermedades crónicas en las farmacias. Qué razón tenía el Che; se ha vuelto rutinario lo que antes era extraordinario; pero como dicen los matemáticos, por reducción al absurdo.

Antes era extraordinario lavarse los dientes con bicarbonato, y ahora es rutinario  hacerlo porque una pasta dental hoy cuesta la tercera parte del sueldo mínimo. Peor cuando Venezuela convierte en rutina la importación de gasolina, aspecto que hasta hace pocos años no era extraordinario, sino impensable.

... Y NOS QUEDAMOS SIN PAÍS

Tomando como base un reportaje de El Nacional del domingo 18 de junio,  en los últimos ocho años la “revolución” ha logrado el milagro al revés de rebajar en un promedio de 60% respecto al 2008 la producción de los siguientes rubros: maíz, arroz, caña de azúcar, café, papa, cebolla, tomate, pimentón, girasol, sorgo, entre otros. Pura guerra económica iniciada por el teniente coronel Hugo Chávez con la palabra exprópiese, las invitaciones a invadir haciendas, o a tomar empresas bajo la heroica frase: empresa cerrada empresa tomada. Para remate, hoy apenas han sembrado el 30 % de lo que deberían. Claro, sin insumos, sin divisas, sin semillas. Han vuelto rutinario no sembrar. Cuando lo extraordinario se vuelve rutinario… estamos en “revolución”.

Y si a esto le agregamos una baja de más del 50% de las industrias existentes, los dos millones de jóvenes de la diáspora, la pre- quiebra de Pdvsa, los cortes diarios de electricidad y la rutinaria escasez de agua por media semana, no es difícil calificar esta “revolución” de pírrica… nos estamos quedando sin país.

Calificar a esta “revolución” de “bolivariana” es por lo menos traición a la historia. Porque han sido lo contrario del Libertador. Bolívar nos independizó de España y esta “revolución” nos ha colonizado a Cuba. Bolívar era demócrata y con la insconstituyente prometen la implantación de un totalitarismo del siglo XXI. Bolívar era liberal y ellos son comunistas. Bolívar nació rico y murió pobre, al revés que nuestros “revolucionarios”. Serían más sinceros si bautizaran a esta “revolución” como bovesiana. Te pareces tanto a mí, les podría  cantar el Taita Boves.

PROYECCIONES

Como el gobierno no ha cambiado las políticas que nos han llevado a esta escasez, inflación y hambre, es de imaginarse que en el mediano plazo se profundizarán los nefastos resultados. A este paso y con esos maestros, la Venezuela del mañana será la Cuba de hoy. Pero aunque usted no lo crea, con menos sueldo mínimo que la isla.  En ese renglón ya “superamos” a la revolución cubana.

La primera hambruna petrolera de la historia. Y no crea que es un fracaso de la “revolución”, Pura destrucción estratégica “para comerte mejor”.

LA PAZ INCONSTITUYENTE

Hablan de paz mientras “confunden” el significado de los verbos incentivar y  convocar, y por ello no consultan al depositario de poder constituyente originario (Constitución dixit). Claro, si lo hacen les dirán NO.

Hablan de paz mientras inventan unas bases comiciales regresivas, superadas en el siglo XIX por las democracias y sólo utilizadas el siglo XX y hoy por los totalitarismos. ¿No y que la soberanía reside en el pueblo?

Hablan de elecciones  constituyentes de paz, mientras mueren por decenas jóvenes por denunciar a gritos tamaño fraude.

Hablan de paz, mientras son denunciados por tener presos con órdenes de liberación, por sus presos políticos y ahora por las torturas. ¿La paz de los sepulcros  de Juan Vicente Gómez?

Lo que no contaba el gobierno era con el cisne negro de la Rebelión Profunda, que los tiene locos. Cisne negro: evento improbable que cuando surge… lo cambia todo.

Y que quede clarito: no nos quedaremos sin país.


PD: Se nos fue la querida amiga Liduvina Valderrama, miembro de Gente del Petróleo y ambientalista de valía. QEPD.

1 comentario: