martes, 13 de junio de 2017

INCONSTITUYENTE: BODA SIN NOVIA

Rafael Gallegos    Blog núm. 303

Recuerdo a un amigo de mi juventud,  yo le decía Susanito porque era como aquel personaje de Mafalda (Susanita) que vivía soñando con su matrimonio. Un día me dijo: Rafael, me caso. Yo lo felicité. Emocionado me contó que había hablado con el papá de la novia, con la mamá de la novia, hasta con un futuro cuñado y también le había participado la boda a sus padres. Igual estaba a la búsqueda del  flux (o hasta smoking) con que se casaría, había comprado la bebida y hacía diligencias para contratar un local y la comida.
Susanito estaba de lo más emocionado. De golpe se me ocurrió preguntarle: ¿la novia Susanito… hablaste con la novia? No, esa es la única que me falta -  me respondió. Me reí tanto con esa respuesta, que  mi amigo se molestó.

Por supuesto que Susanito no se casó nunca con esa novia platónica. Han pasado muchos años y hoy no puedo evitar comparar la boda de Susanito sin novia… con esta inconstituyente sin pueblo.

Como último recurso de sobrevivencia, el gobierno ha convocado a una Asamblea Constituyente. Claro que todo el mundo sabe que violentan la Constitución y más que ello, el sentido común, por lo que nadie les cree. La farsa es demasiado obvia: revocaron el revocatorio con un truco que los magos no utilizarían ni en un evento de un kínder. Luego se han hecho los locos hasta la saciedad desfasando hasta nunca jamás la elección de gobernadores.

Y lo han hecho porque saben lo que sabemos todos: que nadie los quiere, que todo el mundo quiere que se vayan. Pero cumpliendo la máxima griega que los dioses obnubilan a los perdedores, en lugar de buscar una salida digna al gobierno más fracasado de la historia, se han empeñado en convocar esta inconstituyente como parte de los recovecos que han inventado para que los venezolanos nos perdamos en este laberinto totalitario.

Tratan de utilizar una pócima mágica para que el 15 % de la población le monte la bota al 85%. Y encima amenazan con acabar con todos sus “enemigos” el supuesto día de la instalación de la inconstituyente: la Asamblea, los diputados, la Fiscal y paremos de contar. Y aunque usted no lo crea, en cualquier momento se les ocurrirá extraditar a Almagro.

Me recuerdan el intento de boda de mi amigo Susanito, porque ya hablaron con sus tribunales y estos decretaron que no hay que consultar a los involucrados. Ya están blindados legalmente.

Además, se blindan electoralmente al ordenar a sus árbitros rojillos que organicen la elección inconstituyente. Y créanme que estos árbitros van a ganar varios premios Guinness. Uno por ser el árbitro más veloz del mundo para convocar una constituyente. Otro por ser el más lento del mundo ante las elecciones de gobernadores.

Imitando a mi amigo Susanito, el gobierno habló con sus brillantes constitucionalistas y  políticos para planear que esa elección según ellos universal y progresista, traerá paz a Venezuela (la paz de Gómez y eso después de meter preso a todo el mundo y hacer “leyes antiterroristas” para los jóvenes que marchan).

Igual que Susanito para su boda, consiguieron sus reales para la inconstituyente. Para la propaganda, movilizaciones, autobuses, comidas, bebidas, “viáticos” y todo lo que se requiera para arrasar en su elección. Para eso somos un país con real, para elecciones entubadas, bombas lacrimógenas, ballenas, etc. Real para todo menos para la comida y las medicinas y esas necedades que han inventado, entre el imperio, Almagro  y la ultraderecha fascista, que escasean en Venezuela.

Pero como a mi amigo Susanito, al gobierno sólo le falta un detallito para su inconstituyente… el pueblo. Sin novia no hay boda, y sin pueblo no hay victoria. Podrían vencer; pero no convencer… a nadie. Porque aunque usted no lo crea, es más fácil aparentar casarse sin novia, que aparentar ganar una elección sin pueblo. Parafraseando al filósofo CAP, que con todos sus defectos parece Churchill ante estos políticos “revolucionarios”: ni la tos ni el fraude se pueden esconder.

La verdad es que se les ven todas las costuras. Deberían sincerarse e imitar a Fidel Castro, jefe del líder eterno, y declararse de una vez marxistas leninistas.

Del pueblo sólo les quedará un amor platónico. Y además enfermizo porque bastante que lo han golpeado y maltratado en estos años.

Y hablando de marxismo leninismo, el autoritarismo genera en su seno el germen de su propia destrucción… observen como del propio cuerpo de la “revolución” surgen cada vez más enemigos.


Revolución en el nombre del pueblo… pero sin pueblo.  Lo único realmente originario que les va quedando a estos “revolucionarios” es la terrible asonada del 4F. Como a Susanito, habrá que recordarles que nada es más pesado que un matrimonio obligado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario