miércoles, 23 de diciembre de 2015

LA IRREVERSIBLE TRANSICIÓN

Busque este artículo en el BLOG:
http://petroleosinreservas.blogspot.com/
informe21.com  y  diariodecaracas.com  
                
 Rafael Gallegos    Blog núm. 226

La URSS era una potencia militar, y en lo civil  un pueblo reprimido y lleno de privaciones. El comunismo estaba agotado. Gorbachov cumplió su función: la transición desde la URSS comunista hacia la Rusia capitalista. Transparencia, apertura hacia occidente y liberalización económica. El gobierno de Gorbachov se reflejó en un cambio pacífico que cinco años atrás, no vislumbraba nadie.

Cuando murió Franco, nació la transición española hacia la democracia. España era uno de los países más atrasados de Europa. El joven Rey Juan Carlos, sacó de la manga a Adolfo Suárez, que resultó la figura fundamental de la transición.

Las sociedades no se suicidan. En ambos casos, la transición parió sus líderes.

VENEZUELA

1935… el dictador Gómez falleció y comenzó a morir el gomecismo. El sanguinario Eustoquio Gómez aspiraba a suceder a su primo en la presidencia. El General López Contreras también. López fue más hábil, ascendió al poder y, de paso,  comprendió que soplaban brisas de cambio. Fue el hombre de la transición hacia el siglo XX. Entendió que Venezuela era troglodita ante el estado del arte de la política y que el paludismo, el analfabetismo y el hambre generaban una pobre expectativa de vida para los venezolanos: 34 años. López inició la democratización. Dio un gran ejemplo: disminuyó su período presidencial de 7 a 5 años. En 1941, El Congreso eligió a Medina Angarita para sucederlo, un militar civilista.

1945… Las elecciones eran de tercer y segundo grado y no podían votar ni las mujeres, ni los analfabetas. El gobierno, los adecos y los militares de escuela, acordaron aupar a Diógenes Escalante como sucesor de Medina Angarita, con el compromiso de hacer la transición hacia la elección universal, directa y secreta  y acabar con los “chopo e´piedra” y los 46 años de militares tachirenses en el poder. Todo iba viento en popa hasta que el Dr. Escalante le manifestó a su secretario Ramón J. Velásquez que no podía ir a una reunión política porque no tenía camisa. Ante tamaña afección, el gobierno, de manera apresurada, sustituyó a Escalante con el Dr. Ángel Biaggini, que no logró consenso. Falló la transición y… vino el 18 de octubre. Pero eso es otra historia.

1958… El pueblo estaba cansado de la dictadura de Pérez Jiménez y sus presos políticos, exiliados, represión y el inmenso desempleo en el interior del país. El dictador hizo fraude en un plebiscito que inventó para permanecer en el gobierno. Vino el glorioso  23E y surgió como hombre de la transición, el almirante Wolfang Larrazábal. Fue el líder que parió Venezuela cuando lo necesitaba. P.J. lo tenía marginado en un puesto secundario: Director del Círculo Militar. Su carisma lo convirtió en un ídolo de las masas. Su viveza le permitió salir airoso de varias intentonas. Tuve el inmenso placer de conocerlo. Me contó como engatusó a Castro León para que se entregara.  Cuando algunos militares le calentaban la oreja para que encabezara una intentona, les decía: “ustedes me pusieron aquí para que sacara a un golpista ¿y ahora quieren que yo dé un golpe?”. Y me contó que aceptó al Embajada en Canadá porque, cuando era expresidente  no tenía dinero y todo el mundo le seguía pidiendo ayudas. Pura honradez. Los venezolanos tuvimos mucha suerte con el almirante de la transición. Condujo a Venezuela hacia la democracia.

2015/2016… Transición habemus, y comenzó el 6D. Para no fastidiarlos con cifras económicas, circunstancias, o aspectos de la licuefacción institucional, les voy a hacer varias preguntas, indicadoras de agotamiento de la “revolución”: 1.- ¿Recuerda cuando los domingos usted desayunaba huevo frito con arepa? 2.- ¿Y cuando los concesionarios de carros tenían carros? 3.- ¿Y qué opina de los “extrenos” de Navidad? 4.- ¿Y salir de noche…? 5.- ¿Cuándo se podían comprar apartamentos a plazos ( en urbanizaciones clase media y populares) 6.- ¿Y cuándo los candidatos perdedores reconocían su derrota y le deseaban suerte al vencedor en lugar de hablar golpes electorales, inventar parlamentos comunales made in Miraflores, o dar vergonzosas declaraciones como las de un ministro: “el que no sea escuálido se va”?

Este es un régimen trucutrulento, lejos del estado del arte de los sistemas políticos de los países prósperos. Sin economía, con instituciones licuadas, con hegemonía mediática, militarizado, que apoda con ofensas a los líderes opositores. Y mientras tanto… hambre. Porque hay hambre. Vean el estudio de pobreza, de las  universidades Católica, Central y Simón Bolívar. ¿Hambruna petrolera?

Hay que saber leer el 6D: la revolución se agotó, y ya  toca a diana de la transición hacia la democracia.  ¿La oye? En la política, como en la física, lo que se agota, se agota.


Feliz Transición. Jo jo jo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario