miércoles, 29 de abril de 2015

PETRÓLEO: MITOLOGÍA VS. ESTRATEGIA (I/II)

  
                                         Rafael Gallegos            Blog. Núm. 194

El fracaso de esta “revolución” obliga a rediseñar el desarrollo venezolano, desde la raíz. O en términos petroleros, desde el subsuelo. Ironía de ironías, ahora sí que hace falta una revolución en Venezuela. Claro, no  socialista, Dios nos libre. Se trata de revertir este comunismo populista, mesiánico, autoritario y fracasado. Y sin  esgrimir banderas de izquierda o de derecha, porque Venezuela no es un limpiaparabrisas: izquierda, derecha, izquierda, derecha. Hay  que reconstruir al país desde la raíz, los valores y los paradigmas. Aplicar estrategias para rediseñar sus procesos productivos, educativos y de servicios, utilizando la tecnología como el gran habilitador y sobre todo, educando a la población para que sea capaz de agregar valor en este siglo XXI.

Al decir de Mariano Picón Salas, Venezuela entró al siglo XX en 1936. Obviamente todavía no nos hemos incorporado al siglo XXI. Y urge, porque a estas alturas, el retraso es exponencial.

En Venezuela, el petróleo sigue siendo el pivote estratégico del desarrollo. A donde vaya el petróleo irá el país. Por ello es fundamental relacionar el futuro de la industria petrolera con los cambios profundos. Debe ser utilizado como catalizador, contrario acontecido con esta “revolución”, que ha usado la Renta Petrolera como barrena para destruir a Venezuela y cuidado si nos lleva al Guinness como la primera hambruna petrolera de la historia. ¡Qué vergüenza!

Debemos comenzar por superar la mitología petrolera que hace ver al petróleo como un elemento folklórico, aislado de la realidad nacional. Veámosla:

A.- Somos un país rico. Mentira, no hemos logrado transformar los recursos petroleros en riqueza. Vamos resultando como un limosnero sentado en un barril.

B.- El petróleo es el culpable de nuestros males. Otra mentira que trata de hacer ver que el petróleo ha traído corrupción, pobreza, petroestado y esta democracia macuquina que padecemos, cuando lo que  hemos sido es herederos dilapidadores de una fortuna. Y la culpa “no es de la estaca si el sapo brinca y se ensarta”. De más está decir que somos los sapos de la frase. Por falta de estrategia, hemos querido nadar en la renta petrolera. Y nos ahogamos, porque  el petróleo, no tiene “empuje”.

C.- El beneficio del petróleo es la Renta. Falso, los beneficios que puede generar la industria petrolera abarcan, además de la Renta, un espectro infinitamente más amplio, que comprende: economía conexa: empresas e industrias que se generan a partir de las necesidades de la industria petrolera, va desde la comida de los trabajadores, la agroindustria, la siembra de alimentos y la ganadería. Igual abarca la producción de insumos para la industria, la importación de bienes, servicios y tecnología. También es Beneficio, la implantación de  empresas petroquímicas, que sirvan de pivote para el desarrollo industrial de Venezuela. Otro Beneficio es la aplicación de políticas de Responsabilidad Social Empresarial, que permitan orientar el impacto en las numerosas comunidades aledañas a la industria, generando calidad de vida mediante la promoción de  proyectos sustentables. No se trata de sustituir al gobierno, sino de exportar la energía creadora de las petroleras. Entonces:

Beneficios= Renta Petrolera + Economía Conexa + Petroquímica + Responsabilidad Social Empresarial


D.- Control del negocio petrolero es  estatización.  Falso. Claro que el Estado tiene claros límites de operación en el negocio petrolero. Pero esto no significa que debe dejar hacer, dejar pasar. Si los venezolanos no controlamos el negocio petrolero, lo van a controlar las transnacionales. La historia está llena de ejemplos. La industria petrolera debe ser controlada por los venezolanos, o sea conceptualizada, planificada, medida en sus resultados y orientada. Para ello deben interactuar el Estado a través del  Ministerio correspondiente  y un Ente integrado por el Estado y las fuerzas representativas de la nación.

E.- El desarrollo de industria petrolera (IP) es un tornillo aislado. Falso. Hemos tenido  IP eficientes en un país fracasado. Es imperativo un enfoque sistémico: Industria Eficiente, Comunidad y Estado capaces de administrar los beneficios. Y esto, implica Reingeniería al Estado y no se asombre, Reingeniería en la organización social.

F.- El petróleo sale solo. Falso. Requiere de alta tecnología y de equipos de alto desempeño, como 23.000 botados por la “revolución” en la lobotomía empresarial del año 2003.

La estrategia petrolera es una estrategia de país. Lo contrario, es repetir historias.

¿Cómo diseñar la industria petrolera del futuro?

Continuará…

No hay comentarios:

Publicar un comentario