lunes, 31 de julio de 2017

KONSTITUYENTE

Rafael Gallegos    Blog núm. 310

Así, con k de kamarada, komintern, kuomitang, nomenklatura, y todas esas k komunistas, cuyo propósito es, no lo dude, mandar a la democracia al karajo. Y a la luz de tanta represión habrá que agregar masakre. Esta  Konstituyente no es lo mismo ni se escribe igual que la Constituyente del 99. Hay diferencias, y lo decimos a pesar que nunca estuvimos de acuerdo ni con el origen, la convocatoria, las bases comiciales y mucho menos con la aplicación autocrática de esa Constitución, por cierto hoy “moribunda”… lo que son las cosas. Sin embargo, es obligación para cualquier análisis histórico establecer las diferencias entre el proceso constituyente del 99 y el actual.

Eso sí, hay que estar claro en que el origen de ambos procesos es el mismo: el golpismo. Y no un golpe cualquiera, sino una asonada contra un gobierno democrático. Y sin excusas. Ellos se justificaron durante un tiempo con aquello de que había tal degradación en Venezuela que justificaba el golpe. Sin embargo, y es vox populi, el gobierno de CAP parecía bambilandia si lo comparamos con el desastre actual. Además, si aver vamos CAP se agiganta ante la baja dimensión de estadista de este liderazgo “revolucionario”que está mucho más cercade Idi Amín que de Churchill. Es decir, la Konstituyente actual y la Constituyente del 99, comparten la misma falla de origen. Como quien dice… caimanes del mismo caño.

DIFERENCIAS

-      Tal vez los constituyentitas del 99 estaban llenos de buenas intenciones. Los de hoy, visto este desastre, es obvio que lo que buscan es permanecer en el poder para salvar sus privilegios. Es sabido que algunos al pisar territorio extranjero, van presos.

-      Antes los “revolucionarios” eran una visible mayoría, que a pesar de la tramoya antidemocrática que llevó a la oposición a tener apenas el 4 % de diputados con más del 40 % de los votos, se dieron el lujo de someter su proyecto a las bases y luego aprobar la Constitución con el voto popular. Hoy, son una repudiada minoría, confirmada  la visiblemente escuálida votación de ayer, que según la MUD no llega al 13%. Se soportan en una fuerza armada que anticonstitucionalmente grita “Chávez Vive”, y en unos poderes que bien harían sincerándose en el proceso actual nombrándolos ministerios. Por ello inventaron estas bases comiciales nariceadoras, con las que la repudiada minoría le pone la bota encima a la mayoría de los venezolanos, mediante un voto fraudulento.

-      Para la Constituyente del 99, la mayoría de los enchufados todavía era pobre y no tenía encima sanciones internacionales. Hoy… sin comentarios.

-      Antes hablaban de profundizar la democracia. Hoy, se han convertido en un régimen dictatorial que poco tiene que envidiarle a la exclusión, prisiones políticas, arbitrariedades y torturas a los dictadores Pérez Jiménez y Gómez.

-      Continúo las diferencias con una ironía: mientras la  Constitución del 99 contempla cinco poderes, los “revolucionarios” en su ejercicio se han encargado de demostrarnos que no soportan ni dos poderes (verbigracia la independiente Asamblea Nacional). Deberían sincerarse y decretar al mejor estilo de las dictaduras comunistas… un solo poder.

-      Y la diferencia de  las diferencias es que mientras la del 99 tenía apoyo popular, esta Konstituyente va a espaldas del pueblo.

UN MUNDO ¿EQUIVOCADO?

El 30J lo cambió todo. Seguramente acabarán con la Asamblea, la Fiscalía, las gobernaciones, las alcaldías. ¿Qué harán con lo que queda de empresa privada y con de los medios independientes? ¿Hasta dónde llegará la represión al pueblo en Rebelión que resiste heroicamente?

Todo el poder para los enchufados.

Europa y por lo menos  diez países de América, por ahora, ofrecen desconocer esta Konstituyente. ¿Imperialistas, lacayos del imperio, o equivocados? Nada de eso, sólo demócratas conscientes de que los totalitarismos pueden transformarse en epidemiasmuy peligrosas. Una peste y… hoy por ti y mañana por mí.

Es oportuno recordar que  la Doctrina Betancourtcontemplaba romper relaciones diplomáticas con las dictaduras. Betancourt encabezó el estamento político venezolano y apoyándose en una Fuerza Armada democrática…  derrotó al comunismo de  Castro, a la autocracia de Chapita y a otros dictadores.

Hoy a los países solidarios con la democracia venezolana, les corresponde estar a la altura de Rómulo Betancourt, superar la retórica y hacer de la democracia la forma de vida de toda América Latina en el siglo XXI.

Se han convertido en un gobierno sin pueblo, sin plata, sin mensaje y sin carisma. Sólo les queda imitar al totalitarismo de los panas y jefes cubanos.

Bolívar dijo “el imperio de la ley” y ayer se manifestó “el imperio del leguleyismo”.

La democracia vive, por ello al final siempre gana. Pilas y guáramo siguen siendo nuestras primeras necesidades.


No hay comentarios:

Publicar un comentario