martes, 23 de mayo de 2017

LA DEMOCRACIA, OTRO CAMELLO DE LA “REVOLUCIÓN”


Rafael Gallegos    Blog núm. 300

Cuando fue derrotada la guerrilla de los años sesenta, los hermanos Castro y algunos subversivos idearon un plan a largo plazo. Consistía en reclutar cadetes y oficiales, y prepararlos para la toma revolucionaria del poder. Salieron a la luz pública el 4F 92, cuando encabezados por Hugo Chávez  atentaron fallidamente contra un gobierno electo por el pueblo. Así nacía el chavismo.

Luego de corta prisión y largas discusiones, el chavismo decidió buscar el poder por la vía electoral. El fin no era la democracia, apenas una compañera de ruta, sino la revolución comunista (pregúntenle a Raúl). La Constitución que diseñaron en 1999 era provisional hasta que se dieran “las condiciones objetivas” para implantar el estado comunal (léase comunista) que hoy en 2017, quieren imponer con esta Asamblea Constituyente (des) Comunal, por la vía “y que” electoral y desde una escuálida minoría.

Como parte de la engañifa se jactaron de tener la mejor Constitución del mundo. Ésta, aunque en general suficiente, vista en detalle tiene algunos aspectos que muestran el talante autoritario de sus autores.

PECADILLOS AUTORITARIOS DE LA “MEJOR CONSTITUCIÓN DEL MUNDO”.

-      El Kino que permitió que la oposición, con el 48% apenas tuviera el 4% de los representantes en la Asamblea Constituyente (5 de 131). Por lo que la Constitución, lejos de ser consensuada, fue elaborada a la medida de Chávez (Yonstitución).

-      El corporativismo. En 2007, trataron de imponer la elección sectorial y perdieron. Hoy vienen con el mismo cuento y como no tienen gente, amenazan con una forma de elección donde, habrase visto, arrasa la minoría.


-      La reelección permanente, que reforzada por el ventajismo antidemocrático en los procesos electorales, busca acabar la  alternabilidad. La  enmienda de reelección indefinida la lograron de manera inconstitucional, luego de ser  derrotados en el referendo lo repitieron de manera inconstitucional, en el mismo período presidencial.

-      La eliminación de  los partidos políticos en el  Consejo Nacional Electoral. Bajo una supuesta figura de independencia e imparcialidad (otra engañifa), la mayoría de los árbitros han parecido fieles empleados de Miraflores. Era preferible cuando había representantes de los cinco partidos más grandes y otros independientes. El árbitro reflejaba más al país.

-      Asamblea en lugar de Congreso Nacional, al igual que en Cuba, o Nicaragua. La Constitución acabó con el Senado, o sea con la representación de los Estados en el Poder Legislativo. Más centralización del poder.

Además, y nada es casual, tergiversaron algunos aspectos  positivos. Por ejemplo el Referendo Revocatorio, que  Chávez retrasó en el 2004 con el cuento de las firmas planas… hasta que supo que lo podía ganar. Y ganó de manera dudosa, ya que no había manera de recontar los votos. Ahora, ante la certeza de perder el Revocatorio en el 2016, los maduristas inventaron un fraude, de manera tan pero tan fraudulenta, que nadie les cree.
También tergiversaron lo referente a la deliberación de los militares al convertirlos en un anexo del partido de gobierno. ¿Qué opinarían si en el futuro los militares se saludaran: Betancourt vive?

MODELO TOTALITARIO

Mientras el pueblo los apoyaba,  se cansaron  de hacer elecciones. Ahora, que son una pequeña minoría acaban con el Revocatorio y peor, las elecciones de Gobernadores. Era de esperarse. Jamás han sido demócratas.  

Pretenden unas bases comiciales que les permitirán ganar como si ellos fueran  mayoría y los venezolanos bobos. Me recuerdan a un profesor de bachillerato que nos dijo ok, hagamos elecciones. Levanten la mano los que no están de acuerdo. Ok, 44, falta un voto, el mío, que vale 50. Gané. ¿Cuánto vale el voto de los enchufados en el poder para contrarrestar al 80 % de la población que no los soporta?

El chavismo es una estrategia  totalitaria para destruir a Venezuela y gobernarla por siempre. Desde sus comienzos hablaban de la relación líder- pueblo sin pasar por otras instancias. Un connotado dirigente planteó que el mejor alcalde y mejor gobernador era el que destruyera la alcaldía y la gobernación. ¿Qué tal? Cero en democracia.

Y no se engañe, Maduro no es peor ni mejor que Chávez… es su continuación.

LOS CAMELLOS DE NIETZSCHE

Chávez los  asomó cuando rompió con sus compañeros de juramento del Samán de Güere (que por cierto del susto se secó). Dijo que cambiaba de camelos en el desierto. Y hoy, los “revolucionarios” abandonan al camello de la democracia.

En lugar de convocar las vencidas elecciones, reprimen sin piedad (hasta la cacería) al pueblo en el nombre del pueblo y promueven una Constituyente a todas luces inconstitucional. Si fueran demócratas estarían preparados para aceptar la regla de oro de la democracia: el que pierde se va.


Maduro sin votos pretende adueñarse del país. He ahí el kid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario