martes, 25 de octubre de 2016

“DICTAPUEBLO” EN TRES ACTOS


Rafael Gallegos    Blog núm. 270


Aquí no hay dictadura sino dictapueblo, dijo el presidente Maduro, y luego continuó: “aquí lo que es el dictapueblo, el pueblo manda y nosotros tenemos que obedecer”. El mismo sol de las autocracias, la misma “dictadura del proletariado” de Marx, la frase más demagógica de la historia. Le hacen creer al pueblo que manda mientras lo engañan, hambrean y reprimen, como sucedió en el suicidado comunismo soviético, o en el chino que encontró la puerta de salida a su crisis en el capitalismo, o como sucede en Camboya, o Cuba. Feroces dictaduras en el nombre del pueblo que reprimen. Regímenes alérgicos a la democracia, a la que califican despectivamente como “burguesa”.

Se jactaban de implantar la democracia protagónica y participativa... hasta que perdieron la mayoría y han montado una gigantesca tramoya para acabar con el Revocatorio. Y ahora nos salen con el cuento de “dictapueblo”. 

ACTO I.- EL PECADO ORIGINAL

El movimiento que suspende el R16 nació con la intentona del 4F de 1992, haciendo honor a su abuelo ideológico  Carlos Marx (el padre es Fidel Castro) con aquello de la violencia como partera de la historia. Se sublevaron contra la democracia. Por eso para ellos ser demócratas, es colocarse de espaldas a  sus orígenes. Cuando la democracia los indultó luego de la intentona, estuvieron dudando  entre  la vía violenta o la electoral.

Escogieron la vía electoral. Hicieron toneladas de elecciones mientras las encuestas los daban ganadores. Ahora le huyen hasta a las elecciones de condominio. Han desfasado la regionales hasta más nunca, o hasta que haya real (qué barbaridad) y ahora suspenden el Revocatorio. Por este camino de impopularidad y rechazo por parte de “su” pueblo, desfasarían las presidenciales del 2018 por falta de recursos o bajo cualquier excusa, que para eso son los amos del país. Tendríamos un Maduro, apoyado por “congresos de la patria”, hasta el dos mil siempre y que vivan los Castro.

Como saben que la suspensión del Revocatorio, aunada a  la ledezmización, los protectores, la invalidación de la Asamblea y todos los desaguisados que hacen para no compartir y menos entregar el poder, los convierten en dictadores, inventan lo de “dictapueblo”, como si engañaran a alguien.

En sus genes, falla de origen de su ADN, están la autocracia, el golpismo y la manipulación de la democracia. La manzana que les entregó la culebra, es el poder venga de donde venga. Y eso… no es democracia.

ACTO II.- TEATRO DEL ABSURDO

Admira observar la tramoya teatral con que suspendieron el Revocatorio. Hela aquí:

Hacen miles de demandas con sus abogados. Varios estados sentencian lo mismo y en la misma tarde. Los gobernadores avisan de la sentencia, como si se hubieran enterado antes que los jueces (¿…?). El Presidente hace una cadena mientras eso sucede y habla de dictapueblo. Se va de viaje relámpago y que a arreglar los precios del petróleo. Los tribunales dan a conocer las sentencias. El CNE se reúne y suspende la reunión y mientras tanto publica  su opinión obedeciendo la decisión de los tribunales y… suspende el Revocatorio.

Yo me pregunto, ¿ese el mismo árbitro que tardó tantas  semanas hábiles a cada paso para confirmar cifras de firmas o huellas que todo el mundo sabía?

-      Es que a veces son más rápidos que Flash, me dijo un deslenguado.

-      ¿…?

-      Chico, ¿no recuerdas cuando validaron las diez millones de firmas contra Obama en un momentico?

-      Ahhhh! 

Puro teatro; pero del Absurdo. Porque hacen todo en el nombre del bienestar del pueblo (dictapueblo) y a éste sólo le llega la escasez, la inflación, el hambre, la inseguridad, las sobras del nuevo restorán “Basuras”, los hijos sin comer y la desesperanza.

     - ¿Y por qué dices teatro del Absurdo?

       - Porque se parecen a “Esperando a Godot”, donde Godot, al igual que el bienestar del pueblo, nunca llega.

ACTO III. LOS MISMOS ALBAÑALES

     “Dictapueblo” no es nada nuevo. Ni los dictadores tampoco. Y menos los albañales que transitan apurados cuando todo se les acaba. Lo hizo Pérez Jiménez, regañado por Chapita cuando llegó huyendo a dominicana. Noriega lleva años prisionero. A Pinochet lo persiguieron y apresaron durante su larga vida. Cipriano Castro estuvo como alma en pena vagando por el mundo hasta su muerte. Ah!, y observen a Fujimori.

 Con la suspensión del revocatorio han roto una válvula… nadie se atreve a predecir el futuro. Ojalá tengamos transición pacífica, a pesar de tanta, como decía Julio Cortázar, alacranidad.

PD:

Ahora todos se jactan del asalto, con atracos y heridos, a la Asamblea Nacional. “Y que” fue el pueblo, cuando este en un 80% está loco por que se vayan.


Debe ser que en lugar de dictapueblo, se trata de dictaturba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario