martes, 27 de septiembre de 2016

CUENTOS DE “TRAMPARENCIA” ELECTORAL


Rafael Gallegos    Blog núm. 266

Todos los regímenes autoritarios ejercen la “tramparencia” electoral. Para ellos las elecciones son buenas sólo cuando van ganando. En el caso venezolano, la “revolución” se jacta de haber realizado veinte procesos electorales. Ahora, que no les dan los números ni para ganar en la junta de  condominio de sus edificios, ponen trabas al Revocatorio y a las elecciones para gobernadores. Nada nuevo bajo el sol, la misma plana de todas las autocracias. Modalidades y excusan siempre han sobrado. Veamos:

1.- Fraude:

En 1897, todo el país estaba con el Mocho Hernández; pero el general Ignacio Andrade, aupado por Joaquín Crespo “ganó” las elecciones presidenciales. Un gigantesco fraude. El ingenio popular  inventó estos versos:

El Mocho se quedó con las masas
Andrade se quedó con las mesas…

Y Joaquín Crespo, el autor intelectual del fraude, fue asesinado de un balazo en el sitio conocido como La Mata Carmelera. Sospecharon de la gente del Mocho; pero quien sabe…

2.- Caíste por inocente.

Cuando Gómez sacó a Castro del poder en 1908, mucha gente creyó que el Bagre iba a acabar con tanto autoritarismo. En 1913 el dictador publicó la Ley Electoral, entonces el periodista Rafael Arévalo González lanzó candidatura presidencial del Dr. Félix Montes. La ira del gobierno fue inmediata, Rafael Arévalo González cayó por inocente, y nada menos que en La Rotunda por trece años. Y Montes, tuvo que huir a Curazao.

3.- Congreso arrodillado.

En 1929 Gómez pidió al Congreso nombrar al Magistrado Juan Bautista Pérez como presidente provisional, mientras él quedaba como jefe del Ejército. Partes de su discurso:
- Yo no aceptaré la presidencia.

- No, no, quédese, quédese – le rogaban los aguerridos diputados a su comandante.
- Pero sí deseo que me nombren general en Jefe del ejército, porque para mí el ejército es la vida misma…

- Quédese, quédese… y dicen que hasta lloraban.

- Queda en manos de ustedes el encontrar un hombre que esté de acuerdo conmigo en todo y para todo, para que ejerza las funciones de presidente.

- Sí, sí, eso es.

Luego del nombramiento del nuevo “presidente”, el humorismo popular decía: “el presidente vive en Caracas; pero el que manda está en Maracay”. Y las rodillas de los congresantes…

4.- El pecado de omisión.

En 1945, el general Medina no pudo, o no quiso, realizar elecciones presidenciales universales, directas y secretas, como aspiraba toda Venezuela. Escalante, el candidato de consenso, enfermó, no supieron sustituirlo y… vino el 18 de Octubre. El demócrata Medina, pecó por omisión y le tocó su “infierno”,  en el exilio.

5.- “Invitados” a Panamá.

En 1952, se hicieron elecciones para una Asamblea Constituyente. Al comienzo del escrutinio, el partido URD, del Maestro Jóvito Villaba, tomó la punta. El general Pérez Jiménez mandó a terminar conteo en los cuarteles. Y ganó… su partido. El Dr. Villalba y otros líderes, fueron “invitados” a Panamá y montados en un avión. Algunos dignos miembros del consejo electoral, elevaron su voz de protesta y se salvaron para la historia.

6.- Otra vez Pérez Jiménez.

 En 1957 al dictador le tocaba contarse. Si lo hacía perdía (¿les suena?), los constitucionalistas del régimen, inventaron la figura del Plebiscito. El pueblo diría Sí o No. Y dijo No; pero fraude mediante, apareció Sí. El pueblo se indignó. Dos meses después, el dictador aguantaba un regaño del Generalísimo Trujillo, por dejarse tumbar.

7.- Año 1999. Desproporción en Elecciones para Asamblea Constituyente.

La “revolución” ganó con el 52 % y logró el 95 % de los escaños. La oposición obtuvo más del 40 % de los votos y apenas el 5 % de los asientos (6 representantes). Todo gracias a la aplicación de unos cálculos matemáticos que denominaron Kino. Como  les disgusta tanto la democracia representativa, la oposición se quedó casi sin representación. ¿Tramoysimo leninismo?

8.- OJO. Año 2004. Plebiscito por Referendo.

Chávez ganó las elecciones presidenciales del 2000 con 3.757.773 votos. La Constitución dice que un cargo es revocado cuando se obtenga en el Referendo “igual o mayor número de electores y electoras”. Contra Chávez votaron en el Revocatorio 3.987.008 votos. Así que el presidente  fue revocado… según la Constitución.

Pero previamente unos magistrados habían cambiado convenientemente el Plebiscito por Referéndum. ¿Mantendrán esta medida con Maduro? Si es bueno para la pava…

9.- Venezuela hoy.

El imparcial árbitro nos quedó debiendo  la revisión de cuadernos de la última elección presidencial. Igual nos  deben la elección de gobernadores para diciembre. La excusa de que no hay dinero, es insólita y peor, puede ser eterna.

Y las trabas al Revocatorio, están, en pleno desarrollo.

Hay que aprender la historia patria para no repetirla. Y hacer  como diría Betancourt: por arriba de las trabas, adelante. Pilas y guáramo son nuestras primeras necesidades.



No hay comentarios:

Publicar un comentario