miércoles, 18 de mayo de 2016

REVOCATORIO, DERROCATORIO Y RECORDATORIO


                
 Rafael Gallegos    Blog núm. 247



¿Se imaginan un golpe de estado en Suiza, o en Suecia, o en cualquier país con alto nivel de vida? No, porque golpe no pega con desarrollo. Los bajos espíritus hitlerianos lo intentaron en Alemania y luego llenaron de gobiernos de facto a Europa. Los comunistas no conocen otra manera de acceder al poder que la violencia. Golpe es atraso.

Saquen cuentas y busquen curvas. Hay una relación directa entre libertades económicas, democracia y calidad de vida.

El golpismo es un producto del subdesarrollo de la mente. En la medida que lo pueblos avanzan, aprenden a convivir y a solucionar sus problemas mediante el diálogo y las elecciones.

En Venezuela el 4F significó un gigantesco retroceso que todavía padecemos. Un golpe de estado. Dispararon contra La Casona, por cierto hay que recordar que en esa época era la residencia presidencial y esperemos que este sea un  recuerdo del futuro. Un tanque de guerra tumbó las rejas de Miraflores. El Presidente electo democráticamente fue protegido en un acto heroico que algún día habrá que reconocerle al almirante Carratú Molina. Hubo cien muertos, a los cuales la “revolución” no  ha hecho justicia con un Comité de Víctimas.  Un golpe de estado, cruento y, he allí su pecado original, contra un gobierno democrático.

Confieso que me enteré de esa intentona a las seis y media de la mañana por televisión. Vi a Carlos Fernández mostrando la foto del tanque  que trepaba hacia Miraflores. “Un golpe de estado”, pensé. “¿En qué país será, en Argentina, o en cual otro?”  Ni se me ocurrió Venezuela, creí que aquí el golpismo era prueba superada. Que los venezolanos habíamos aprendido a dirimir nuestras diferencias en democracia.

Todo un ejercicio de inocencia. Hoy, veinticinco años después, observo con tristeza la involución hacia la barbarie en la solución de nuestros problemas. El presidente Maduro y el número dos y el tres del gobierno todos los días nos develan un golpe de la “derecha fascista”, por cierto, luego del 6D no le dicen “derecha maltrecha”.

LA DEMOCRACIA NO ESTÁ EN SU ADN

Seamos sinceros. La democracia no está en el ADN de este gobierno. De ser así no utilizarían a todos los poderes para eliminar leyes, o entrabar elecciones. Dan pena ajena las actitudes contra el Revocatorio: que si no es posible hacerlo este año, o no mostrar los lapsos, o decir que no es viable políticamente. Pura patraña que ya no engaña a nadie. Tal vez no hayan leído a Kafka; pero cómo  imitan al Josef K de “El Proceso”, quien sin haber hecho nada fue detenido una mañana, que  ningún funcionario le explicó su delito porque no le correspondía, que a pesar de todo, le decían que tenía suerte porque había otros peores que él.

Cual si los venezolanos de a pie fuéramos K, cuando pedimos masivamente el revocatorio nos dicen que estamos fuera de lapso y como los funcionarios de la novela, ningún “revolucionario” muestra los lapsos porque como que no les corresponde. K va preso casi que porque sí y pretenden que el Revocatorio no sea este año… porque no. Kafkismo leninismo.

No son demócratas, lo demuestran acciones como la licuefacción de poderes, los insultos a los dirigentes opositores  y la sarta de mentiras con que irrespetan a los venezolanos al explicar esta crisis: guerra económica, simplificación, golpes desde el imperio, injerencia que ahora es de todos los países, porque se están quedando más solos que la una. Ya casi que nos dicen que los pranes son de la MUD.

Por cierto, nada que ver con Allende, quien sí era demócrata. Era socialista democrático, no socialista fidelista. Su política económica es harina de otro costal. Pero Allende jamás se burló del pueblo, ni falseó la democracia. Es más, ante la crisis, había ofrecido renunciar para  no imitar, como quiere hacerlo este gobierno, a la madre falsa del pasaje de Salomón.

LINGÜÍSTICA

Por la falla que traen los “revolucionarios” en el ADN, confunden revocatorio con “derrocatorio”. Nadie pretende derrocarlos. Queremos hacerles un recordatorio: los venezolanos vamos a revocar al presidente, en democracia. Los únicos que hablan de golpe sin ellos (¿nostalgia del injustificable 4F?)

Para este año: Revocatorio y elecciones a gobernadores. Esa es la Ley. Y por cierto, ¿cuándo nos devuelven los tres diputados de Amazonas? Los deslenguados dicen que no lo hacen porque le tiemblan a la Asamblea Constituyente, legal legalita, que en un mes los sacaría del poder.  Hay verdades más claras que el agua. El mismo pueblo que los eligió, está ansioso de revocarlos. Pura regla del juego.


Parafraseando a Cantinflas: ¿discutimos como demócratas o cómo lo que somos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario