miércoles, 13 de abril de 2016

SUBDEMOCRACIA

                
 Rafael Gallegos    Blog núm. 242

1.- En la democracia, hay separación de poderes

En la subdemocracia, el TSJ da la impresión de estar a la espera de órdenes presidenciales para anular cualquier Ley emanada de la Asamblea Nacional. Por ello, es inconstitucional que el Banco Central sea autónomo y es inconstitucional que suelten a los presos políticos y permitan el retorno de los exiliados del régimen, mediante la Ley de Reconciliación y Amnistía. Y por cierto, para el gobierno  son malos el diálogo y la amnistía en Venezuela; pero buenos en Colombia, nada menos que con las FARC y el ELN. Debe ser que los “crímenes” discursivos del preso político Leopoldo López (que la experta  determinó no mandaban a matar a nadie), son atroces al lado de los de la guerrilla. Bombillo de porche: luz para la calle y oscuridad para la casa.

 Lo que no es inconstitucional es que al Estado Amazonas, por “quítame esta pajita”  le anulen sus diputados y permanezca sin representación por casi cuatro meses (por ahora). Claro, si se normalizara esa situación, la Asamblea Nacional tendría las dos terceras partes y podría convocar una Asamblea Constituyente, que a todas luces, sería el desenchúfese.

 Tampoco es inconstitucional que la Fuerza Armada se declare chavista y se salude con “Chávez vive”. Si eso sienta precedente, mañana  cuando la oposición sea gobierno, que aunque les duela lo será, los militares se podrían declarar betancuristas, calderistas, leonistas,lusinchistas, herreristas, o carlosandrecistas. ¿Estarían de acuerdo los “revolucionarios” de hoy con, por ejemplo con un saludo militar  “Carlos Andrés vive”?

¿Tendrán la cachaza de determinar que es inconstitucional que los pobres sean dueños de sus viviendas?…

En la democracia, el poder electoral hace elecciones transparentes. En la subdemocracia, la presidenta del  CNE se coloca  un brazalete alusivo al cruento golpe del 4F y al organismo se le ven  las costuras con su lentitud y negativa ante cualquier solicitud de la Asamblea. Ah!, y por cierto la subdemocracia le quedó debiendo el reconteo, incluyendo cuadernos, a Capriles.

2.- En la democracia, hay respeto por las minorías

En subdemocracia, aunque usted no lo crea y parezca un trabalenguas, el gobierno irrespeta a las mayorías. Le dice asamblea adeco burguesa al órgano surgido de una mayoría aplastante y al pueblo confundido o engañado por haber votado contra ellos el 6D.
En subdemocracia, se irrespeta la inteligencia del  pueblo cuando se le trata de explicar que el hambre, inflación, escasez, colas y salario mínimo que tan solo alcanza para comprar la sexta parte de lo necesario para sobrevivir, con  cuentos como la guerra económica, obviando que a ritmo de exprópiese, el “comandante eterno” comenzó la destrucción estratégica de la economía.

3.- En la democracia, hay libertad de expresión

En la subdemocracia, hay hegemonía comunicacional y los canales televisivos del estado, además de no invitar a los líderes de la oposición, hacen una programación del partido oficial, burlándose y llenando de epítetos e insultos a los líderes que no comulgan con ellos. A la prensa opositora no la dotan de papel, habiéndose cerrado ya varios medios. El Presidente amenaza a Globovisión y a Televen. No le dan la concesión a Globovisión. “Democratizaron el espectro” radial y muchas emisoras quedaron fuera. RCTV, sin comentarios. Hay cierta libertad; pero cada vez hay que ser más guapo para ejercerla  como el valiente director de Correo del Caroní. Y cada vez hay menos sitios para opinar libremente.

4.- En la democracia, los pueblos prosperan

En la subdemocracia, producto de la ruina del país y de la falta de expectativas, los jóvenes más  preparados se marchan y buscan su destino en otros países, muchos de los cuales tienen infinitamente menos potencial de desarrollo que Venezuela. Casi dos millones de emigrados. Médicos, ingenieros, contadores, administradores, técnicos de todo tipo. He ahí la consecuencia de la destrucción estratégica del país.

En subdemocracia, acaban con la industria petrolera. Botan a más 23.000 técnicos de Pdvsa, descerebrando la empresa. Los persiguen para no dejarlos trabajar en petroleras venezolanas ni en el estado (¿Cómo Hitler con los judíos?) y para remate, no les han cancelado sus emolumentos. Acaban estratégicamente con la industria eléctrica, con las empresas básicas de la CVG, con la agricultura, el parque industrial  y paremos de contar. En subdemocracia, acabaron con Venezuela.

Y se defienden, con el cuento de un millón de viviendas que nadie ha contado,  o se dicen gobierno de los pobres y cierto, sólo producen pobreza y hambre.

5.- En democracia, el gobierno es del pueblo, por el pueblo y para el pueblo 

En subdemocracia, el régimen es de los enchufados, y el pueblo  una herramienta y una excusa para comerte mejor, como el lobo con la caperucita… roja.



  

No hay comentarios:

Publicar un comentario