miércoles, 20 de abril de 2016

LA RENTA ROJA

          
 Rafael Gallegos    Blog núm. 243

La “revolución” le cambió el color a PDVSA. Su logo azul lo pintó de rojo. Cuando el expresidente Ramírez le dijo a sus trabajadores que le debían sus cargos no a sus estudios y esfuerzos, sino al comandante Chávez (!!!), les recalcó que PDVSA era roja rojita y que quien no fuera chavista podía irse. Pena ajena.  En ese instante Ramírez se puso al nivel del generalote franquista Millán Astray cuando dijo “muera la inteligencia”, en el paraninfo de la Universidad de Salamanca.

Ramírez decretaba  que la inteligencia, el esfuerzo, la sana competencia, el trabajo en equipo y todas esas actitudes empresariales que construyen el paraguas de la meritocracia, quedaban abolidas. Y comenzaron a transitar el camino que los ha llevado, desde ser la segunda empresa petrolera del mundo, hacia  los lichers corporativos.

El punto de inflexión fue la injusta botada de más de 20.000 técnicos de la industria en 2002 y 2003. Como retirar  a los médicos de un hospital o a los carniceros de una carnicería, ¿quién hará las cirugías y quién preparará la carne? De 69.000 empleados y contratados, pasaron a más 170.000, mientras la producción bajó desde 3,3 millones de barriles diarios a 2,3 (Fuentes primarias OPEP). Si no hubieran ejecutado  ese genocidio laboral, la producción estuviera rondando los seis millones de barriles. O sea que la “revolución” deja de producir todos los días cerca de tres millones de barriles por haber botado a sus técnicos. Un Kuwait, o un Irán menos, todos los días. En lugar de sembrar el petróleo lo derraman. Las refinerías operan a la mitad de su capacidad y la explosión de Amuay… ¿recuerdan los avisos en las carreteras que hablaban de PDVSA sin accidentes y record mundial de seguridad?  Y ahora le deben una vela a cada santo. Las principales empresas de servicio amenazan con retirarse.

Mataron la gallina delos huevos de oro. Chávez dijo: yo provoqué el paro. A confesión de parte, relevo de pruebas. A los rojitos no les convenía una empresa próspera. Eso significaba sociedad próspera y alternabilidad, contrario al proyecto procubano de destruir al país para permanecer en el poder.

¿RENTA O MARABUNTA?

Lo peor de todo ha sido la destrucción estratégica de Venezuela a partir de la Renta Roja. Pasará a los anales de la historia del mundo cómo acabaron con un país luego de quince años  de Boom petrolero.

Usaron la Renta roja para acabar con la producción. Expropiaron 25.000 hectáreas productivas y las transformaron en eriales. Usaron la Renta para la expropiación, confiscación, contratación de empresarios y trabajadores extranjeros en detrimento de venezolanos, (viviendas, puentes, carreteras, ganado, agricultura; bienes y servicios). Y mientras destruían la capacidad productiva de Venezuela, importaban todo tipo de bienes y servicios.

El bajón de los precios del petróleo los desenmascaró como destructores del país. El rey quedó, como en el cuento, desnudo. Ya el pueblo sabe que lo engañaron. Que quisieron construir, caso único en el mundo, un comunismo… con real.

Y hoy, con records de inflación, devaluación, inseguridad, escasez de comidas, medicinas, luz y agua, nos quieren echar el cuento (¿muera la inteligencia?) de la guerra económica. Pero la matriz de impopularidad es irreversible, lo saben y por eso están aterrados.

NUEVA ESTRATEGIA PETROLERA

Hay que reorganizar a Venezuela. A la Renta Petrolera, poca o mucha,  hay que maximizarla. Sanear y optimizar la producción petrolera, atrayendo inversiones, sin complejos. Idem con las refinerías. El negocio petrolero es un coctel de alta gerencia, pingues inversiones y tecnología de punta.

Claro, en línea con las leyes hidrocarburos… mientras se adaptan bajo nuevos  paradigmas: 1.-Apertura a Inversiones y a la Bolsa 2.- Redefinición de concepto y uso de la Renta Petrolera 3.- Control del negocio por parte de los de los venezolanos, 4.- Acabar con el Petroestado.

Pero no es suficiente maximizar la Renta. Hay que redefinir su uso bajo otro nuevo paradigma: no se trata de  Renta Petrolera, sino de Beneficio Petrolero, que es imperativo manejar como un paquete y estratégicamente.

Y el Beneficio Petrolero es:

1.- Renta Petrolera, maximizada y utilizada de manera diferente.

2.- Empresas conexas, que generan actividad económica alrededor de la industria petrolera.  Industrialización del país a partir del petróleo.  Petroquímica (el petróleo del futuro).

3.- Responsabilidad Social: proyectos desarrollo en las comunidades de las áreas aledañas a la industria, sin sustituir al gobierno.

Hay que cambiar de color, y hasta de nombre, a  la renta.  Cambiar petróleo por  desarrollo sustentable. Quitarnos el cliché que hasta ahora se ha ganado nuestra generación: unos limosneros sentados en un barril.


De nosotros depende. Las circunstancias, están aflorando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario