miércoles, 30 de diciembre de 2015

HOLA NIÑO JESÚS

 Rafael Gallegos    Blog núm. 227

Venezuela se ha convertido en un país de chaos, adioses, arriverrerchis y gudbayes. Toda una despedidera. Madres, padres, hermanos y amigos  que intentan vanamente disimular las lágrimas tras sonrisas,  en la esperanza que sus amores sigan su camino de realización, que les ha sido negado “en revolución”. La obra cinética de Cruz Diez, se ha convertido en el símbolo del paso de la emigración. Hijos, hermanos o nietos en cambote. Los nuestros, los del vecino, los del amigo, los de opositor y los del chavista.  Familias rotas al mismo ritmo con que se ha roto Venezuela. Nos hemos acostumbrado a decirle chao al Niño Jesús todas las Navidades.

Excelentes universidades que producen profesionales de calidad para las empresas más allá de la frontera, como si “laváramos” inteligencia. Pura paradoja.
Supuestamente la despedidera es hacia múltiples destinos: Miami, New York, Panamá, Bogotá, Chile, Madrid… Tucusiapón. Pero no se engañe, la realidad es que todos se trasladan a un solo sitio: Libertad.

¿Qué Libertad es un concepto? Eso mismo creía yo antes que me rozara este autoritarismo, hijo menor del totalitarismo. Hoy me doy cuenta que Libertad es el espacio donde debemos vivir todos los seres humanos. El sitio donde podemos pensar, actuar, opinar, recurrir a  la institucionalidad sin ser vejados. Ejercer nuestros derechos. Trabajar optimizando nuestras habilidades sin ser execrados por nuestra manera de pensar. Salir a la calle sin temer por la vida, disfrutar de salud y educación. Alquilar viviendas, tomar préstamos hipotecarios, comprar carros a plazo (como era antes de que llegara el comandante y mandara a parar…). Cosas tan elementales como dar regalos de Niño Jesús a los niños, o comprar salsa de tomate, o aceite, o harina de maíz sin ningún trauma.  Disfrutar de justicia, votar en elecciones sin pensar que van a hacer fraude.

Simplemente, Libertad es un espacio, donde yo puedo ejercer mi yo.

Los autócratas  son alérgicos a Libertad. Y tienen razón. Ésta los fulmina. El autócrata es el Drácula que chupa la libertad a los ciudadanos para permanecer en el poder y de paso, trabaja en la oscuridad, porque lo ciega  la transparencia del día.

Quitan la libertad de empresa porque lo que desean es individuos que, como en Cuba, dependan de la tarjeta de racionamiento. Destruyen la industria petrolera porque si hubiéramos sido libres para producir seis millones de barriles, eso generaría poder económico y alternabilidad. Minimizan libertad de prensa para que perdamos la capacidad de elegir. Inventan lo de ser rico es malo, para que usted y yo (no ellos) apenas usemos nuestros pocos grados de libertad, para buscar comida infructuosamente. Eliminar la libertad, para permanecer, forever, en el poder.

Pero las autocracias pasan y los pueblos quedan. Las sociedades no se suicidan. Todas las autocracias se agotan y dan paso a la Libertad. Como en el Chile del plebiscito que sacó a Pinochet, el 23E de  Venezuela que acabó con Pérez Jiménez, la caída del Muro de Berlín, que le dijo chao al comunismo. La libertad, es como el Ave Fenix, resucita las veces que sea necesario resucitar.

NATIVIDAD EL 6D

El 6D arrancó la Navidad en Venezuela. Parafraseando a Mariano Picón Salas, cuando dijo que el siglo XX se inició en Venezuela en 1936, podríamos decir que el siglo XXI, nació el 6D.

Ese día dijimos, por fin: Hola Niño Jesús. Quedó derrotado el pesimismo ese de que nos van a ganar, son muy poderosos, nos van a hacer trampa, ellos son muy vivos. La fuerza del pueblo demostró más poder que cualquier triquiñuela.

Renació  Libertad para reconstruir la democracia. Las instituciones, la economía, la industria petrolera, la educación.

La larga lista de adioses comienza a recortarse. Hola Libertad. Ya disminuye la inercia de la despedidera. El país se va a levantar. Depende de usted, de mí, de los políticos, de todos. Seremos nuevamente un país de oportunidades. ¿Cómo?, aprovechando nuestro gigantesco potencial, en democracia.

Y habrá más lágrimas; pero para recibir de vuelta por el mismo piso cinético del gran Cruz Diez. Lo de la Asamblea ha sido algo muy grande. Pilas y guáramo para aprovechar esta gran oportunidad.

Hola 2016.

PD: Ahora los ocho diputados serán pasados por el tamiz de la justicia. Pura autonomía de poderes. Adelante por arriba de las tumbas, adelante, como dijo el gran demócrata Rómulo Betancourt.



No hay comentarios:

Publicar un comentario