miércoles, 16 de diciembre de 2015

7D: AMANECIÓ DE VOTO

 Rafael Gallegos    Blog núm. 225

El grosero ventajismo del gobierno resultó una nimiedad ante la indoblegable voluntad democrática  de los venezolanos.

Las amenazas, la violencia, el CNE gobiernero, el uso y abuso de la imagen de Chávez, las mentiras y medias verdades, la sobresaturación de propaganda oficial, la hegemonía mediática, las amenazas a los medios privados  y el blackout a la oposición; que conformaron un ventajismo típico de dictaduras, fueron impotentes para evitar la avalancha popular.

Definitivamente, los venezolanos le dimos un contundente no a esta desfachatez llamada socialismo, que ha devenido en la destrucción sistemática del país. Y lo hicimos de la única manera con que sabemos actuar: con el voto. El 7D, al contrario de aquel fatídico 4F cuando “amaneció de bala”… amaneció de voto.

Pero la “revolución” no ha entendido. Le pasa como al individuo que ve una pintura de Picasso, y se rasca la cabeza al observar un incomprensible rayero, o como a la persona que  oye música clásica y dice que es música de muertos.

Gobierno “revolucionario” solicita  profesores de arte.

En lugar de entender el contundente mensaje que dio Venezuela, han tenido  la desfachatez intentar castigar al “pueblo”: “como no votaste por mí, no te voy a hacer las 500.000 casas que te iba a hacer el año que viene”. O de aclararle la “confusión” que tuvo el 6D: “tú no votaste contra mí, votaste contra ti mismo”. O el chiste malo de decir que sí fue voto castigo: “el voto fue el 6D y el castigo viene cuando se instale la Asamblea”. O elaboran “análisis” culpando de la derrota a los bajos  precios del petróleo, cuando todo el mundo sabe que destruyeron a PDVSA y a Venezuela con precios altos. O expresiones  como que les dan asco los de la Polar, o monstruo de Ramo Verde, o asesino en serie, o ladrón, o caprichito, o María Violencia. No quieren entender que  el “pueblo” votó en un 60%, entre otras cosas, contra tanta vulgaridad y tanto bulling. Y que por encima de todo, los venezolanos votamos… contra este monumental fracaso.

Y como si el pueblo  fuera bobo, lo intentan engatusar con eso de que está perdiendo todos los “logros sociales” de la “revolución”. Debe ser que creen que no sabemos que la pobreza llegó a niveles de 70% según estudio de las prestigiosas universidades Central, Católica y Simón Bolívar. O que el cacareado millón de viviendas, es tan cierto como,  un billete de 200… o como un comunismo exitoso.

Tratan de vender como un logro de la “revolución” al Poder Popular. Si de verdad quisieran que el Poder Popular fuera popular, lo harían a través de las  alcaldías y con plena libertad de preferencias políticas. Pero en realidad, lo hacen a través de Miraflores y solo para adláteres. Porque lo que buscan es eliminar las gobernaciones y las alcaldías. Pura copia de los soviets, de los CDR cubanos. Con todo y espionaje vecinal, que ahora mientan patriotas cooperantes. O sea… pininos de totalitarismo.

Y ahora vienen con el cuento del inconstitucional Parlamento Comunal. ¿Asamblea paralela? Un disco rayado de los protectorados de Caracas o Miranda. Utilería y parchetes para desconocer de la voluntad popular.

Lo que el gobierno no quiere entender, es que el “pueblo” votó masivamente contra el  “disfrute” de los siguientes “logros de la revolución”: 200 % de inflación, escasez record mundial, violencia, colas, colas, colas, marcaje de huellas digitales para comprar jabón, caraotas, o toallas sanitarias; ecosonogramas para comprar pañales. Se hacen los desentendidos ante la realidad que Venezuela votó para recuperar su producción, sus empleos, su industria petrolera, su hierro y aluminio, los estantes de los supermercados, los precios decentes, los buenos empleos, la democracia, la esperanza… Da hasta pena explicarles; pero Venezuela votó para que brinquen la talanquera, o para que se vayan.

Ah! y dicen que son una gran fuerza porque lograron más de 40% de los votos.  Pero sin ventajismo y abuso de poder, todos sabemos  que llegarían si acaso al 15%. Lo que hubo el 6D, fue un punto de inflexión. Una nueva tendencia hacia la Venezuela democrática.

A partir de esa elección, ya sabemos quiénes son los nuevos “escuálidos” y los que “no volverán”.

Y contra todos los agoreros, el cambio comenzó, en paz. El pueblo se expresó en las urnas. Los militares, respetaron a  la mayoría. El CNE, que se hizo el loco ante tanto abuso gubernamental, tuvo que contar bien.

Tu país está feliz. Metió un jonrón el 6D. La sacó del estadio.

Amaneció de voto. Y si no dejan trabajar a la Asamblea, seguirá amaneciendo de voto. En Revocatorio y si es necesario, hasta en Constituyente. Total, los “golpes electorales” son infinitamente más democráticos que los nefastos golpes militares como el 4F.

Y créalo, estamos haciendo historia. Y como diría el personaje más polémico del 6D: este cambio… es irreversible.





No hay comentarios:

Publicar un comentario