miércoles, 4 de noviembre de 2015

LA INTERNACIONAL DE LAS CARETAS

               
 Rafael Gallegos    Blog núm. 221


En los años cincuenta, ante el auge de los dictadores militares latinoamericanos como Trujillo, Odría, Somoza, Rojas Pinilla, Castillo Armas, Perón, Batista, Pérez Jiménez y algunos otros, se habló de la “internacional de las espadas”. Casi todos cayeron como barajitas en pocos años. Fueron sustituidos por movimientos democráticos. Sin embargo, entre los “sustitutos” estuvo el movimiento de Fidel Castro en Cuba, que convirtió a la isla en una sucursal del comunismo soviético.

Para ese momento, en América Latina, había tres referencias: el comunista Castro, el dictador Chapita y el demócrata Betancourt. El primer round parecieron ganarlo los demócratas; pero por decisión, jamás por KO. Para muchos jóvenes Fidel Castro y el Che Guevara se convirtieron en símbolos de la redención de las masas. La revolución cubana fue foco de rebeliones. Sin embargo, no lograron replicarse en ningún país latinoamericano.

LA VÍA PACÍFICA AL SOCIALISMO

La invasión a Checoslovaquia  y el fracaso generalizado de las guerrillas, potenciaron la conceptualización de la revolución por la “vía pacífica”, cuya expresión en Europa fue el Eurocomunismo. En toda América surgieron movimientos socialistas democráticos. Un camino light para la utopía. Su clímax fue el triunfo del chileno Salvador Allende en 1970, experimento socialista que terminó en tragedia y abrió el camino de Pinochet y otra internacional de sables, con foco en el cono sur del continente. Igualmente surgió el movimiento sandinista derrocando a Somoza y tratando de implantar un socialismo con elecciones, y a los pocos años  fueron derrotados  sorpresivamente por Violeta Chamorro.

EL DISFRAZ

El comunismo cubano no se dio por vencido. Diseñó otra estrategia para implantar el comunismo en América Latina. Ahora jugarían con las mismas fichas que sus rivales demócratas. Usarían caretas, sólo caretas, de demócratas.

Adoptarían la vía electoral, minimizando la representatividad y exacerbando  la participación de las masas. Hablarían de protagonismo del pueblo, buscarían, a lo Ceresole, la “democracia directa”, eufemismo por el cual minimizarían el rol de las gobernaciones, alcaldías y partidos políticos para establecer el contacto líder/ pueblo, que no es otra cosa que concentrar todo el poder en el líder.

En cuanto a las instituciones, de la manera más legal – legalita, las irían anulando. A los medios, de la manera más legal, los comprarían. Y harían muchísimas elecciones con árbitros vestidos  con la franela del gobierno.  Ah! y la alternabilidad republicana… olvídenla. Por ejemplo: Evo, Chávez / Maduro, Correa, Ortega, todos quieren permanecer parra toda la vida en el poder. Igualito que Fidel / Raúl.

ABAJO CARETAS

La sorpresa de Macri en Argentina, donde la Internacional de las Caretas que no ha podido con los anticuerpos democráticos; la derrota de la izquierda en Bogotá y las encuestas en Venezuela que pronostican una paliza para el gobierno, refieren una tendencia  al fin del ciclo donde los gobernantes han tratado de imponer gobiernos antidemocráticos utilizando… las armas de la democracia.

VENEZUELA

Utilizaron la careta democrática para tratar de implantar el comunismo. En la Constituyente, acabaron con la pluralidad del árbitro electoral al sacar a los partidos políticos de la directiva del CNE, logrando una sumisión que no dice ni pio ante el ventajismo y que sustituye a los observadores por “acompañantes” que no llegan ni a chaperones, porque no pueden ni toser ante una agarradita de manos de los novios. La rectora llegó a usar brazalete celebrador de 4F. Y así quieren que, ¡firmemos cheques en blanco!

 En la milicia, acabaron con la costumbre del Poder Legislativo de promover a los oficiales, ahora los ascendía el jefe del ejecutivo. ¿Qué opinarían los “revolucionarios” si nuestros militares se saludaran al son de; Betancourt vive…?

Aplastaron a la oposición en la Asamblea al no permitirles formar parte de la Junta Directiva. Ignoraron e insultaron hasta la infamia a los opositores, cerrando los caminos democráticos al diálogo con el gobierno. 

Ahorcaron económicamente a las universidades, a objeto que las sombras venzan, por aquello de “un pueblo ignorante es un instrumento ciego…”

Destruyeron estratégicamente a la economía para poder mandar forever. Pero no contaron con la astucia de las leyes económicas. Tanta destrucción se transformó en una PDVSA que no da dólares, en inflación, escasez, devaluación… hambre rojita.

Se cayó la careta. Como  a Dorian Grey, ya se les ve el verdadero rostro. Los Castro, líderes eternos, por ahora, tendrán que inventar otra fórmula para poner a su servicio a América Latina.

La suerte está echada. El 6D, el pueblo escogerá el cambio. La “revolución” ya experimenta que los malos gobiernos pasan; pero el pueblo queda.


Y la democracia, también. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario