miércoles, 14 de octubre de 2015

EL DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA Y OTROS “CISNES NEGROS”


      Rafael Gallegos                                                  Blog núm. 218
                                                   

De Cisnes Negros está llena la historia del mundo. Es decir, de eventos considerados improbables que cuando suceden, cambian la trayectoria de los acontecimientos.

Tal vez el gran Cisne Negro de la historia, sea el Descubrimiento de América. Aunque en realidad, esta no fue descubierta por Cristóbal Colón, más bien se le atravesó. Sin embargo, este acontecimiento, aceleró el ritmo de la historia del mundo. Y a España, la hizo entrar por la puerta grande en la historia universal. Igual que a Portugal. Los convirtió en los receptores de oro y plata que en gigantescas cantidades entraron en sus arcas.

Sin embargo, les pasó como el cuento del chino: mala suelte, buena suelte. Suerte de llenar sus arcas de oro y plata y mala suerte de no saber aprovecharlas y volverse rentistas.  Ninguno pudo transformar ese recurso en riqueza sustentable. Mientras Francia, Inglaterra, Holanda y Alemania, entre otros, trabajaban duramente para intercambiar mercancías por metales preciosos y se transformaron  a la larga en los países más productivos, España y Portugal se convirtieron para el siglo XX en las cenicientas de Europa. Sólo a partir del final de sus dictaduras (Franco y Salazar), comenzaron a revertir esta situación.

Sin embargo, España, cuya “Armada Invencible” no tenía competencia, fue víctima de otro “Cisne Negro” en 1588. La flota trató de invadir a Inglaterra y fue derrotada, fundamentalmente por las tormentas marinas. Felipe II, comentó: “yo envié a mis naves a pelear contra los hombres, no contra las tempestades”. Por su parte Isabel mandó grabar una inscripción: “Dios sopló y fueron dispersados”. El tema se presta a discusiones; pero lo cierto es que a partir de allí, Inglaterra se fue convirtiendo en reina de los mares. España, ¿auge y caída entre dos Cisnes Negros?

La llamada Revolución de Octubre, que derrocó a Medina e instaló en el poder a una nueva generación de políticos encabezada por Betancourt, y a los militares jóvenes y de escuela encabezados por Pérez Jiménez y Delgado Chalbaud, también pudo ser producto de un Cisne Negro.

Veamos: a comienzos de 1945, Rómulo Betancourt y Raúl Leoni fueron a Estados Unidos a conversar con el Embajador de Venezuela, Dr. Diógenes Escalante para apoyarlo en sus aspiraciones presidenciales, a condición que implantara el voto universal, directo y secreto para las siguientes elecciones. El hombre aceptó y se convirtió en el candidato presidencial del gobierno y de la oposición.

Pero… apareció un Cisne Negro. Un día su secretario privado, Ramón J. Velásquez, le recordó una reunión y el Dr. Escalante le dijo que no podía ir porque no tenía camisa. El Dr. Velásquez captó el problema, llamó al Gral. Medina y eso fue todo. El oficialismo nombró candidato al Dr. Ángel Biaggini, que no logró consenso, y se produjo el golpe.

En 1908, el riñón enfermo de  Cipriano Castro lo ausentó de Venezuela,  sobrevino la dictadura de Gómez por 27 años. ¿Otro Cisne Negro?

La muerte muy temprana de Chávez, ¿habrá sido otro Cisne que impedirá el desarrollo de un proyecto totalitario, “eterno”, al estilo cubano?

La botada de los 23.000 técnicos petroleros de PDVSA en el 2002, ¿fue otro  Cisne Negro?
Todos estos eventos, se pueden clasificar de Cisnes Negros. Sin embargo, siempre queda la duda de si la dinámica de la historia, de todas formas hubiera conducido a ese destino.

Porque:

En 1492, o después, América hubiera sido descubierta.

La Revolución Industrial, nacida en Inglaterra, seguramente fue el factor que dinamizó y sostuvo la  supremacía en los mares de los británicos hasta entrado el siglo XX.

A los anti demócratas tipo Pérez Jiménez, nadie hubiera detenido para un golpe de estado, estaba en su ADN.

Cipriano Castro era tan dictatorial como Gómez.

Seguramente, con Chávez o con Maduro, Venezuela sería el mismo desastre actual, el modelo fracasado podría ser superior a cualquier Cisne.

La flácida PDVSA de hoy, encaja en el modelo de destrucción de esta “rinvolución” de  debilitar al país para mandar toda la vida. Por ello la confesión de partes: “yoprovoquéelparo” buscó su Cisne, y lo encontró.

Más que cisnes, tal vez la historia es una fuerza subterránea, que cuando tiene que aflorar, aflora. De allí la frase de Víctor Hugo, nada más  fuerte que una idea madura.

Y la salida de esta “rinvolución”, está madurada a punta de fracasos y extemporaneidades. Con cisnes o sin cisnes. Así que no crea en cuentos. A votar todos el 6D. A votar para cambiar, que la nueva democracia ya está en su momento histórico.


PD: ¿Cines Negros o Cisnes Afrodescendientes?

No hay comentarios:

Publicar un comentario