miércoles, 21 de octubre de 2015

CUENTOLOGÍA DE UN LIBRO PETROLERO


                   Rafael Gallegos                                                  Blog núm. 219


Todo comenzó en la reunión de despedida de Eddie Ramírez como Coordinador de Gente del Petróleo. Me propuso escribir a cuatro manos un libro, que combinara la historia de la industria petrolera venezolana con los aspectos técnicos del negocio. Además, se requería que el libro fuera elaborado en términos amigables y didácticos, a objeto de hacer comprender a los lectores de manera sencilla, esta compleja industria. Igualmente, había el propósito de  crearles la inquietud acerca la imperativa necesidad de transformar, por fin,  el petróleo en  calidad de vida de los venezolanos.

Por supuesto acepté la propuesta de Eddie. Es más, me sentí muy honrado. Eddie Ramírez es, ¿quién lo duda?, uno de los personajes emblemáticos en esta ya larga lucha de los petroleros democráticos agrupados, a mucho orgullo, en Gente del Petróleo. Lucha enfocada en rescatar nuestra industria petrolera tan venida a menos y paralelamente, reimplantar la democracia en Venezuela.

Comenzamos a escribir el libro, a la manera binacional. Eddie en Canadá y yo aquí, Internet mediante. En pocos meses fue agarrando forma. Pero los hidrocarburos son un tema complejo alrededor del cual rondan muchos especialistas. No es poca cosa abarcar temas como la historia, gerencia y estrategias de los hidrocarburos y aunarlos con la cadena del negocio que comienza con la exploración y llega hasta el mercadeo.

Para ofrecer a los lectores la mejor información, recurrimos a expertos técnicos por áreas. El prestigioso geólogo Gustavo Coronel, tuvo la gentileza de revisar el borrador, haciendo énfasis en la parte geológica. El ingeniero Nelson Hernández, profundo estudioso de los aspectos energéticos,   nos asesoró en el área de gas y nos facilitó algunos gráficos de su propia factura. El experto en operaciones de perforación y completación, ingeniero Fernando Escalante, revisó esa importante área. Luego lo entregamos al especialista en refinación y secretario de Unapetrol, ingeniero Antonio Méndez, quien hizo los aportes respectivos en una revisión tan exhaustiva que Eddie le dijo, claro que en broma,  que si quería le cedía la autoría del libro.

También nos dieron su amplia colaboración, el ingeniero Fermín Hernández en la redacción de lo referente a Intevep y el intelectual y consultor Víctor Guédez redactando buena parte de lo concerniente a  Responsabilidad Social Empresarial.

El economista Nelson Quintero, tuvo la amabilidad de revisar el libro desde el punto de vista de  organización del material e hizo aportes tan valiosos, que el libro era otro después de su revisión.

A todos ellos un millón de gracias. Hicieron que este libro en lugar de ser a “cuatro manos”, lo fuera a “muchas manos”…  amigas. Y claro que a mucha honra y aclarando tan extraordinario equipo asesor, los autores somos los únicos responsables de cualquier gazapo.

 Luego de múltiples revisiones y correcciones, este libro “binacional” fue agarrando forma, hasta que finalmente quedó en condiciones de ser publicado, o como diría Gustavo Adolfo Becker, de salir vestido de palabra a la escena del mundo. No sin antes planear múltiples discusiones y hasta inconvenientes que dieron como resultado el título: “Petróleo y gas: el caso venezolano”.

Luego, la ardua tarea de buscar editor. Hablamos en varios sitios donde nos dieron orientaciones precisas. Hasta que finalmente la editora Les Quintero, se encargó. Por cierto, un libro hermoso, un millón de gracias Les.

El libro está dedicado a la memoria del Dr. Alberto Quirós Corradi, gran venezolano y gran petrolero.

Hoy, queridos amigos ponemos esta edición en sus manos. Como a los hijos de la realeza, lo presentaremos y bautizaremos: en la Sociedad de Ingenieros de Petróleo (SVIP), que con gran sentido de solidaridad nos ha cedido su espacio, y en el Paseo Las Mercedes. Ambos eventos están por definir la fecha. Les mantendremos informados y nos sentiremos felices con su presencia.

De antemano, un millón de gracias a tantos amigos por la receptividad que va teniendo el libro.

Esperemos contribuya a que Venezuela deje de ser un país con petróleo y se convierta en un país petrolero, a que dejemos de ser un limosnero sentado en un barril.

Es hora de desmitificar la Leyenda Negra, que culpa al petróleo de todos nuestros males, y la Leyenda Rosa, que reza que somos ricos. Hay que sustituirlas por la Estrategia Gerencial que oriente a los hidrocarburos como  el pivote del despegue de Venezuela: una industria petrolera próspera, una poderosa economía conexa y una petroquímica que sirva de arranque para la industrialización.

Y sobre todo que funja como disparador del renacimiento de la democracia.

PD: El 6D, a votar para cambiar.




No hay comentarios:

Publicar un comentario