miércoles, 6 de mayo de 2015

PETRÓLEO: MITOLOGÍA VS. ESTRATEGIA (PARTE FINAL)


                           Rafael Gallegos            Blog. Núm. 195

El diseño de la industria petrolera del futuro, es ya. No hay que esperar ni a que se vaya el gobierno, ni a que todos estemos de acuerdo en lo qué hay que hacer.  Existe diversidad de enfoques, desde los neoliberales, hasta los estatistas. Desde los que creen que hay atraer las inversiones y dejarlas al garete, hasta los que piensan que el Estado debe operar el negocio con su propio dinero. Hasta hay quienes piensan que la vieja PDVSA era igual a la actual. Muchos enfoques, que lógicamente van cambiando con el tiempo. Es  imposible eliminarlos y llegar a uno solo. Lo importante es que cada diseño sea coherente. Como decía Oscar Wilde, lo fundamental de una obra no es lo que dice, sino que esté bien escrita. Los venezolanos estamos obligados a “escribir bien” a la industria petrolera del futuro. A superar mitos y diseñar estrategias.

¿Qué queremos? Que el petróleo, genere a los venezolanos calidad de vida de manera sustentable.

¿Cómo debemos hacer para lograrlo? Renfocar la problemática petrolera de manera sistémica. No debe continuar el enfoque tradicional: Exploración, Producción, Refinación y Mercadeo. No, la cadena debe  alargarse por ambos extremos para hacerse sistémica: Comunidades, Exploración, Producción, Refinación, Mercadeo, Orientación de los Beneficios, Rol del Estado y de la sociedad.

Y de paso, debe ser una cadena cíclica. ¿Qué es difícil? Claro que sí. Pero más dolorosa es la experiencia de fracaso, hambre y casi ex país que hemos transitado. El petróleo no debe ser un  tornillo aislado. Una industria petrolera próspera no es suficiente. Ya las vivimos, cuando Gómez, Pérez Jiménez y la vieja PDVSA. Y el petróleo, cual tornillo, se aisló de la realidad nacional. Peor es el esquema que hoy nos acontece: una industria petrolera pre- quebrada y un país en disolución.

Es imperativo hacer los análisis haciendo símil con un Trípode Petrolero: 1.- Industria Petrolera Próspera, que genere el máximo de divisas y sea pivotal en la industrialización del país. 2.- Estado Eficiente, capaz de planificar y manejar los beneficios de la industria petrolera y 3.- Comunidad Organizada para el mismo menester. Es la única manera de llegarle al beneficiario: Venezuela.

Industria Petrolera Próspera:
-      Que opere bajo esquemas de Concesiones, Empresas Mixtas y Operación del Estado. Que se le permita incorporar los proyectos petroleros en la Bolsa de Valores. Que pueda ser minoritaria en las asociaciones y en casos que se considere, ejerza la “acción de oro”. Que descentralice  la Renta Petrolera y la utilice sólo en Proyectos de Inversión. Que innove en la manera de llegar a la gente con los dividendos, fondos a futuro, etc.

-      Ministerio de calidad, que conceptualice, planifique y revise resultados de la industria. Que abarque una visión integrada: industria, refinerías, industrias conexas, petroquímica, acción comunitaria.

-      Ente Petrolero, integrado por ciudadanos y Estado, que otorgue permisos para operar a lo largo de todo el sistema petrolero. Que sea independiente del gobierno.

2.- Estado Eficiente. Y llegamos al kid del asunto. El Estado Venezolano actual, es incapaz de orientar y usufructuar a la industria petrolera. Y si no mejora su capacidad, de nada vale la calidad de la industria que se desarrolle. Los dividendos llegarían más allá de Andorra. Por cierto, hablamos de todos los  poderes públicos. Entonces, o se realiza Reingeniería al Estado venezolano, o llegaremos como siempre al mismo sumidero. El enfoque es sistémico. La industria petrolera eficiente, no es un fin, sino un medio para generar riqueza en Venezuela.

3.- Comunidad Organizada. Idem que el Estado. Y aquí la Reingeniería pasa por Educación adaptada al siglo XXI y por superar la marginalidad.

No es fácil, pero no lo dude, es el único camino. La solución petrolera no existe. Existe la solución nacional. A los petroleros deben aplicarnos la misma frase que a los economistas. El futuro del petróleo es muy importante para dejarlo sólo en manos de los  petroleros. Se trata  de estrategia política, bajo cualquier esquema. Desde los más liberales, hasta los más estatistas. La palabra clave es coherencia.

A cualquier enfoque lo afecta nuestro nuevo máximo problema: la marginalidad, con su pérdida de valores, su desinstitucionalidad, polarización, el resentimiento. Si no la solucionamos de manera sustentable, en pocos años surgirá otro Chávez; pero más aprendido.

Los gobiernos no son eternos y cuando éste finalice, habrá que reorganizar a las petroleras y al país, conjuntamente, como un solo cuerpo. La MUD debería comenzar ya, ¿qué tal gabinetes de sombra?


El futuro  petrolero, pasa por el futuro del país… o al revés. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario