miércoles, 25 de febrero de 2015

EL “VERANO” DEL PATRIARCA

  
Rafael Gallegos            Blog. Núm. 185


Dime de qué te jactas y te diré de qué adoleces. Todos los dictadores latinoamericanos, han presumido de ser demócratas. ¿Dictador yo?, parecieran exclamar horrorizados, cuando se les hacen acusaciones.

Gómez era tan demócrata que a objeto de cumplir la Constitución, convocó a elecciones para 1914. Por cierto, Gómez, autócrata por antonomasia, tuvo siete constituciones. Algo así una sastrería con trajes  a la medida para vestir dictadores. Y más de un correveydile del régimen, habría dicho algo así como: tenemos la mejor Constitución del mundo, ¿le suena?

Como decíamos, el Bagre convocó a elecciones. Pero era un jueguito que había que saber seguir a riesgo de terminar engrillado en La Rotunda. Rafael Arévalo González, un venezolano ejemplar, en un ejercicio de inocencia o tal vez de valentía infinita, promovió en la prensa para esas elecciones, a un candidato presidencial, el Dr. Félix Montes. La policía allanó la imprenta en la madrugada, la destrozó y quemó todos los diarios que pudo. 

González fue a parar a La Rotunda, por nueve años. Hasta 1922. Salió libre pero no le dijo adiós a la cárcel, sino hasta luego. En 1928, se le ocurrió pedir la libertad de los estudiantes presos. Y regresó a La Rotunda por cuatro años más. Puro guáramo. Gloria a Don Rafael.

Además Gómez, cuidando su prestigio de demócrata, siempre cumplió con las constituciones de su sastrería y dejó presidentes encargados o provisionales, como Gil Fortoul, Márquez Bustillos, o Juan Bautista Pérez, de quien el vulgo decía, el Presidente vive en Caracas; pero el que manda está en Maracay. Pura democracia.

Otro “demócrata”, Pérez Jiménez, también hizo “su” Constitución. En 1957, le correspondía hacer elecciones, sus aguerridos leguleyos, en conchupancia con los imparciales árbitros, la interpretaron y la hicieron cumplir con un solo candidato: mi general. En diciembre, se hicieron el plebiscito y adivine quien ganó. Y por cierto, adivine a quien tumbaron al mes siguiente.

Transformó la elección en plebiscito. Algo así como en el 2004, cambiaron las normas constitucionales del Referendo Revocatorio, de número de votos absolutos, a más o menos votos que el gobierno. Esos cubanos sí que saben Matemáticas. 

Todos los dictadores se dicen demócratas y como los gatos, esconden las injusticias… hasta que más temprano que tarde, afloran y castigan. Remember al anciano Pinochet, dando tumbos por los tribunales.

LOS DICTADORES EN NUESTRA LITERATURA

Pocos personajes han atraído a los grandes literatos latinoamericanos como el dictador. Los premios Nobel, Miguel Ángel Asturias (“El Señor Presidente”), García Márquez (“El Otoño del Patriarca”) y Vargas Llosa (“La fiesta del chivo” y “Conversación en la Catedral”), entre otros escritores que sería largo enumerar, dedican importantes narraciones a estos nefastos personajes.

Los venezolanos de este momento, ante la degradación que sufre nuestra democracia, estamos obligados a leer y releer a estos artistas, a objeto de conocer la historia para no repetirla.

Hoy hemos titulado parafraseando la novela de El Gabo. En lugar de otoño, con toda la intención colocamos verano del patriarca. Los personajes que dirigen la “revolución”  van apenas por la cincuentena y si no tomamos conciencia de que pilas y guáramo son nuestras primeras necesidades, se eternizaran hasta llegar al otoño, léase Fidel y Raúl Castro… castradores de libertades.

Porque la democracia venezolana, lo menos que está es chucuta. La detención de Ledezma – a todas luces un gran demócrata –  y la cayapa oficialista que la reforzó no tiene nada que envidiarle a los procedimientos de las dictaduras que nos han precedido. Encapuchados, sin papeles, destrozando oficinas, disparando, sin informar su paradero por horas. ¿Era necesaria tanta parafernalia?

Y más adelante, ¿seguirán como con Leopoldo, o tanto “político preso” privándolo de libertad a lo Kafka: “está preso porque tiene que estar preso”, o como le hubiera sucedido a Richard Kimbel: “por un crimen que no cometió”?

Sin embargo, se siguen diciendo demócratas. Se jactan de tener la mejor Constitución del mundo, ¿quién mide el incumplimiento?

UNIDAD, EL ÚNICO TESORO

Hoy la Unidad debe ser más “junta” y estratégica que nunca. Exijo ver juntos a la MUD, a María Corina, a Capriles, fotos de Ledezma y de Leopoldo, condenando las detenciones, responsabilizando a las autoridades, movilizando al país en las calles, llamando a elecciones, exponiendo un programa de gobierno, montando un gabinete de sombra.

¿Complejo y difícil?, sí y hay que estar a la altura del compromiso.


Dirigencia y pueblo. Hay que caminar, comer chicle y dar conferencias, a la vez. Lo imperativo de esta hora, es que amanezca la democracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario