jueves, 12 de febrero de 2015

EL SOFÁ DE LA “REVOLUCIÓN”


Rafael Gallegos            Blog. Núm. 183

Cuenta la leyenda que al comerciante  Tiburcio le dijeron que su mujer le montaba los cuernos con un paisano y que muerto de celos, decidió acabar con esa situación… procedió a vender el sofá.

La gente se reía de Tiburcio. Sobre todo luego que su mujer continuó siéndole infiel en decenas de sofás diferentes, los cuales religiosamente el comerciante vendía.

 Se reían; pero jamás se preguntaron que había en la mente de  Tiburcio.  Si quería a su mujer y o si lo que le interesaba era vender muebles. Y Tiburcio reía hasta el carcajeo de la ingenuidad de la gente, porque con los cuernos ganaba dinero, vendiendo muchos sofás.

Esta “revolución”, se parece al comerciante del relato. No le interesa Venezuela, sino permanecer para toda la vida, en el poder. Por ello, cual  Tiburcio, se la pasan vendiendo sofás. El país se cae a pedazos y no intentan solucionar ni uno solo de los problemas.

La respuesta del gobierno ante el desmantelamiento del país, es culpar al imperio, o a Uribe, o a los burgueses, o a la guerra económica.  Puro vender sofás. Y los problemas, más saludables que nunca.

Veamos el razonamiento de los “revolucionarios”:

No hay dólares y el presidente, para garantizar la continuidad de los programas sociales, ofrece la creación de un fondo en bolívares. O sea, manda a imprimir moneda nacional devaluada. El problema no es de bolívares… es de dólares.

Estamos amenazados por déficit fiscal de 19 %, el doble de Grecia y lo que se le ocurre al gobierno es… subir los sueldos en 15%, más bolívares para la circulación. Olvida la máxima que en las economías enfermas como la nuestra, los sueldos suben por la escalera  y los precios por el ascensor.

Los economistas estiman  la inflación de 2015 en Venezuela en más de 100 %, seguramente record mundial y lo único que se les ocurre es decir “inflación inducida”. Claro, por los burgueses, los capitalistas, los especuladores, Fedecámaras, Uribe y el imperio.

La devaluación se eleva a niveles intolerables y lo que hacen es un cambio gatopardiano. Cambian los nombres y sigue un cambio múltiple. Puro sofá. Lo lógico sería generar confianza; pero han mostrado demasiadas garras amenazantes. Nadie les cree.

La escasez genera gigantescas colas que afectan a los venezolanos y asombran al mundo y en lugar de sacar cifras serias de producción y consumo, culpan a los buhoneros, a los contrabandistas y… apresan a los productores. Barrabas en libertad y los empresarios presos.

La productividad en el sótano. Basta visualizar las  zonas industriales de Maracay - Valencia, o la de Guayana, puro turismo de desastre. O las cifras de pre quiebra de la CVG y de Pdvsa. Chequeen, producimos la mitad de la carne, la mitad de la leche, la mitad del café. Da pena (ajena) observarlos vociferando guerra económica, “confundiendo” acaparamiento con inventarios, o a desesperados padres haciendo colas para conseguir la leche de sus hijos pequeños, con  conspiradores.

Olvidan, claro que a propósito y para engañar a incautos, que la causa de la falta de dólares, del déficit fiscal, de la inflación, devaluación, escasez e improductividad; radica en los insultos a la inteligencia, a los empresarios, en las expropiaciones, las confiscaciones, los controles de dólar y de precios por debajo de los costos, el populismo, la impresión de billetes comino si fueran Cien Años de Soledad, la socialización de industrias y del agro para producir nada.  Las absurdas ideas de ser rico es malo, la impunidad.

Ni hablar de las elecciones transparentes. ¿Cómo pueden serlo con los árbitros del partido de gobierno? Por toda la vida nos deberán la revisión de las actas de la elección Capriles- Maduro.

Y ante el millón y medio de jóvenes que huyen de la patria buscando una vida mejor y las familias rotas… es tan grave, que prefieren ignorar el problema.

Venden el sofá  cuando vienen con el cuento que ganarán las parlamentarias porque ganará el voto castigo. Como dicen los pavos: me desayuno. Primera vez que el voto castigo se daría a favor del gobierno. En todo caso sería castigo para todas las encuestadoras serias, que los raspan en popularidad.

O acusan de golpistas a los desarmados. Sería el primer golpe de estado de la historia dado por civiles. ¿Con flores? Cosas veredes diría Don Quijote.

Y hacen comités de víctimas donde acusan de asesinos a los opositores,  “olvidando” la Tumba, a Leopoldo que como personaje kafkiano está preso… porque tiene que estar preso, a los empresarios presos… por trabajar y, a tanto preso político.

Mundo bizarro. Cero en democracia, en respeto, en productividad. Pura destrucción, para comerte mejor.

Se venden sofás de todos los tamaños. Preguntar por Tiburcio.



No hay comentarios:

Publicar un comentario