martes, 22 de julio de 2014

LA CRUDA DEL CRUDO

  
Rafael Gallegos                                                                 Blog. Núm. 156


 De resaca en resaca, así vivimos los venezolanos.  O como dicen los mexicanos, de cruda en cruda. Por ejemplo el  chavismo, que  no es ninguna quinta república, como nos han querido vender sus usufructuarios, más bien es un ratón, o una resaca, o una cruda, de la borrachera en que devino la cuarta. No podemos olvidar que Chávez es la consecuencia de un bipartidismo que careció  de capacidad para perfeccionarse. A partir de los años ochenta, o un poco antes, se aceleraron la corrupción, las cúpulas o aislamiento del pueblo, el déficit de vivienda, la marginalidad, la improductividad, la inflación y, se desaceleró la esperanza.
 A pesar de los esfuerzos por modernizar al país, que los hubo, pudo más el mensaje del liderazgo militar emergente. Así, como dice la canción, llegó el comandante y mandó a parar… a Venezuela.

La verdad es que éramos un país en barrena y sin Visión compartida. Tranquilamente el gran Pocaterra hubiera podido escribir las memorias de otro venezolano de la decadencia.
O sea, la “revolución”  no constituyó una “nueva” república. Fue simplemente, el ratón de la borrachera en que devino la cuarta. La realidad de estos quince años nos revela que pasamos de la decadencia, a los escombros. Casi que somos un ex país.

El drama de los venezolanos es que no hemos sabido transformar los recursos en riqueza. Somos un limosnero sentado en un barril. Hemos transitado las crisis de abundancia y las crisis de escasez con similares resultados. Porque nuestra verdadera crisis es de gerencia, de estrategia. Se solicita liderazgo que llegue a todos los niveles.

Con el petróleo, hoy vivimos nuestra peor crisis. La cruda de las políticas aplicadas por la “revolución” al negocio del crudo. Estamos en las puertas de significar  lo que podríamos llamar la Tercera Ley de Rockefeller. Recordemos aquello del mejor negocio del mundo una petrolera bien administrada  y el segundo mejor negocio del mundo una petrolera mal administrada. Paradójicamente – y hay que insistir en Kafka - su Tercera Ley jamás la pudo imaginar el magnate petrolero: PDVSA, la empresa “con las mayores reservas petroleras del mundo”… pre quebrada.

Es llover sobre mojado insistir en los indicadores del fracaso petrolero: la barrena de la producción, la improductividad, las explosiones, los daños, la deuda, el “martillo” al BCV, la burocracia. La “revolución” transformó a una empresa petrolera con contenido social, en una empresa social con algún contenido petrolero. La gente que más sabe de petróleo en este país, afirma al unísono, que PDVSA es irrecuperable.

Ha sido una borrachera cuyo punto de inflexión se marca en el despido de los 23.000 petroleros – a mucha honra – en un conflicto del cual Chávez dijo yoprovoquéleparo. A confesión de partes… y esto nos confirma, que la destrucción del país, este recojanlosvidrios en que nos encontramos, ha sido con toda la intención.

Nada nuevo, como en Cuba. Destruir al país con la excusa de destruir el capitalismo. Y al final, no construir nada, sino permanecer para toda la vida y la de los herederos, en el poder.

Aquella “curda”, trajo esta cruda. Es imperativo, cuando toque, proceder reconstruir la industria petrolera. ¿Cuánto tardaremos?, lo que sea necesario. Sigue siendo un gran negocio. Nuestro negocio.

¿A QUIÉN DEJARÁ LA REVOLUCIÓN COMO DUEÑO DEL NEGOCIO PETROLERO?

Una buena pregunta. Hay demasiado dinero de por medio. Con esa deuda tan gigantesca, opaca y mal pagada, estamos llenos de dudas. Le debemos una vela a cada santo… país. A los chinos, a los rusos, vaya usted a saber a quién más le debemos dinero y cuanto de ello será pagado como petróleo a futuro, es decir en yacimientos, terminales, refinerías, gas. Al final, le deberemos, aunque usted no lo crea, hasta a los mismos hemanos cubanos. Por cierto, ¿alguien puede certificar dónde están nuestras reservas de oro?

¿Quién reconstruirá a la industria petrolera? ¿En cuánto tiempo se podrá recuperar? ¿Cómo se comportan los escenarios?

El petróleo, es de lo más estratégico que poseemos. Queramos o no, es nuestra herencia. De la forma como que nos relacionemos con la industria petrolera, dependerá el éxito o fracaso del país.  Si no lo manejamos adecuada y sistémicamente, estaremos desde ya abriendo las botellas  para la borrachera que nos causará la próxima cruda.

Y el manejo adecuado y sistémico - estratégico-  implica concatenar producción, refinación, mercadeo, petroquímica, manejo de los beneficios de la industria (Renta, economía conexa y responsabilidad social), así como educación y transformación de los gobiernos y de las comunidades.

O planificamos la próxima industria petrolera, o cuando esto acabe - que júrenlo, va a finalizar en su momento- nos tocará sentamos  en la puerta de la casa a esperar el próximo mesías… mucho más aprendido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario