miércoles, 11 de junio de 2014

EL ÉXITO DE LA VIEJA PDVSA


Rafael Gallegos                                                                  Blog. Núm. 150

Ya está bueno de análisis sin dimensión histórica. De plantear que el Chávez petrolero es una continuación del Betancourt petrolero. O que las políticas petroleras de la “quinta” son una continuación de las de la “cuarta”. Mi padre siempre me repetía que los pueblos que no conocen la historia están condenados a repetirla. Y yo agrego… hasta que se la aprendan.

No se pueden comparar los pensadores petroleros de la llamada cuarta, tales como   Pérez Alfonzo, Pérez Guerrero, Uslar Pietri, Hernández Grisanti, Celestino Armas, Calderón Berti, Valmore Acevedo, Arévalo Reyes, Rubén Caro y muchos otros,  con los diseñadores de la actual política petrolera.

O a los ejecutivos petroleros Quirós Corradi, Mandini, Giusti, Juan Chacín, Gustavo Coronel, Alex Lorenz, Claus Graff, Fernando Sánchez, Ramón Espinaza, Ernesto Fronjosa  y paremos esta gigantesca lista, con los ejecutivos actuales de PDVSA. Por favor…

Por sus frutos los conoceréis. Hemos pasado de una exitosa política petrolera, acompañada por una gestión empresarial de primera, a este colapso energético. De la  productividad al marasmo corporativo. De una empresa que servía de paraguas económico, a una petrolera mantenida por el Banco Central. De la meritocracia a la politiqueríacracia. Del respeto a los trabajadores, al fascismo corporativo: se van si no son dojo- dojitos. Del emporio energético… a la barrena petrolera.

Ni Rockefeller lo habría previsto. Su  “mejor negocio del mundo” fue una petrolera bien administrada. Su “segundo mejor negocio” una petrolera mal administrada. Habría que agregar: el tercer negocio del mundo, nuestra petrolera. Juzgue usted.


NACIONALIZACIÓN, AUGE Y CAIDA

Cuando se nacionalizó, o estatizó, la industria petrolera en 1976, éramos una empresa cuya planificación y mercadeo se pensaban fuera de Venezuela. Las refinerías eran productoras de residuales. La producción había llegado a niveles record en 1970, sin embargo, a la luz de la Reversión, se había minimizado la exploración y la producción comenzado a bajar.

La nacionalización se orientó a lograr un emporio energético. Para controlar el mercado se diseñó la política de Internacionalización. Se compraron refinerías en Europa y Estados Unidos. Se buscaba colocar nuestros crudos pesados y colocar nuestro recurso: “de la vaca a la boca”.  Además, veamos: 

Cambió el patrón de refinación. Dejamos de ser refinadores de residuales. Se incrementó desde 16 % hasta 45 %, el porcentaje de gasolina obtenida en las refinerías. Se triplicó la producción de gasolina en Venezuela.

Inició el desarrollo de la Faja. Llegándose a 600.000 b/D de crudos extra pesados. Altas tecnologías y gigantescas inversiones.

Incremento de reservas convencionales, desde 18.000 millones de barriles, a cerca de 90.000.

Desarrollo de Monagas y Apure. Llegaron a producir más de 1 millón de B/D.
Orimulsión. Creada por INTEVEP y sustituto del carbón en las plantas eléctricas del mundo

 Intevep, centro de investigación de  nivel internacional. CIED, universidad corporativa premiada como la mejor del mundo y Condominio Jose, complejo petrolero/ industrial.  Trenes de gas. Licuefacción y separación del gas.

Además: Responsabilidad Social Empresarial. Rescate de la Petroquímica. Fluyente economía conexa.

La Nacionalización transformó una empresa “saca tubos” en un emporio energético.
Luego, la Apertura Petrolera. Apuntaló la Nacionalización con tecnologías y dineros foráneos, manteniendo el control del negocio. En Exploración, las transnacionales desembolsaron previamente más de 2.000 mm$ al Fisco. Además, convinieron compartir las ganancias luego de los pagos de ISLR. De 14 áreas otorgadas, sólo resultaron explotables dos o tres. El "imperio" gastó más de 15.000 mm$. Venezuela, ni un centavo. Conocimos mejor nuestro subsuelo y generamos nuevos campos productores. No desembolsamos nada, y encima nos pagaron. Convenios  de operación. Se otorgaron a empresas contratistas campos maduros de baja productividad, mientras PDVSA invertía en los campos más rentables. La industria les compraba los barriles a un precio acordado, por debajo del mercado. Se generaron 600.000 bpd por este concepto. Faja Petrolífera. Ya especificada.

Y ya nos enrumbábamos a los seis millones de barriles.

Todo ello, en 25 años… y con venezolanos.

Luego, la “quinta” comenzó a desmontar tanto logro. La botada de los 23.000 petroleros fue el punto de inflexión. Ahora son cincuenta mil trabajadores más para producir, según la OPEP, un millón de barriles menos. Los campos, dañados. La deuda, gigantesca. Ahora el BCV le da dinero a PDVSA, el mundo al revés. Ah! y la explosión de Amuay.

-      Un colapso al frente
-      Sí mi comandante- respondieron los dojos- dojitos.

… y comenzó este barranco.


En este caso, se cumple que gallina vieja da mejor caldo.

1 comentario:

  1. Todos Venezolanos no creo , muchos de ellos no viven en Venezuela ya eran mas pro norteamericanos que nadie, La explosion de Amuay lo coloca como si en el mundo petrolero no hubiese tragedias a diario, claro que la Orimulsion nos dio premios internacionales claro lo estabamos regalando asi hasta los reyes se bajan los pantalones , La meritocracia de los que se crian dueños de Venezuela y los que podian quitar y poner gobiernos eso se acabo hermano , si la pdvsa de ahora es corrupta la de antes tambien lo fue o cree que los Venezolanos no lo sabemos

    ResponderEliminar