miércoles, 18 de junio de 2014

AHORA, ¿QUIÉN CUIDARÁ EL PETRÓLEO ÁRABE?

  
Rafael Gallegos                                                                 Blog. Núm. 151

Recuerdo una conferencia de un importante político norteamericano, donde lamentaba la equivocación de Dios al ubicar en una parte del planeta, a la inteligencia capaz de construir sociedades  avanzadas (ellos), y en el otro, a unos bárbaros (los árabes y algo nos salpica) como dueños de la energía necesaria para movilizar dicho mundo.

En el nombre del petróleo ha habido guerras y golpes. Los países árabes son la  fuente principal de esa energía y el centro de los conflictos. El desiderátum de los últimos presidentes norteamericanos ha sido lograr la independencia energética, aspecto catalizado hoy a partir del petróleo y gas de lutita. Sin embargo, el petróleo árabe sigue siendo la base de la economía mundial. De él dependen Japón, los dragones, buena parte de Europa y todavía, los Estados Unidos.

Por ello el mundo es hipersensible a la álgida problemática árabe. De  los estornudos de los jeques, dependen los números de PIB de los países desarrollados. Estos cuidan celosamente su fuente de energía.

Como herramienta de análisis, resulta  interesante y útil echar un vistazo a la siguiente breve historia de los policías petroleros del medio oriente:

PRIMER POLICÍA: En 1951, Mossadegh, Primer Ministro de Irán, tuvo la osadía de nacionalizar el petróleo. Le cayeron encima las siete plagas y los gobiernos representantes de las siete hermanas. El resultado, la caída del viejo líder y el establecimiento del Sha de Irán, gobernante pro occidental. Lo armaron hasta los dientes. Lo convirtieron en el policía del petróleo de la zona. Más de 25 años. Hasta que llegó en 1979, de París, como los bebés, el Ayatola Komeini. Antinorteamericano furibundo.

SEGUNDO POLICÍA: Preocupado, el “imperio” dotó de armamento al iraquí Hussein, para que neutralizara al Ayatola. Fue su nuevo policía petrolero. Y vino la guerra Irán – Irak, juego de ajedrez de los imperios. A Irán lo apoyaban los soviéticos y a Irak los norteamericanos. Dicen los deslenguados que hacían tregua cuando se les acababan las municiones. Al final, como que fue tabla. Al policía Hussein, le fue bien hasta que se le hinchó el ego, se creyó su propia leyenda, y procedió en 1991, a invadir a Kuwait.

TERCER POLICÍA: A Hussein, literalmente,  el mundo se le vino encima. Una alianza encabezada por Estados Unidos e Inglaterra. Los que “y que” no estaban de acuerdo en Europa, o Japón, o los dragones, protestaban disimuladamente, no les cortaran  los árabes el vital suministro. “Libertaron” a Kuwait. Arabia Saudita, emergió como el nuevo policía petrolero. Suplió la cuota OPEP de Irak y después de la guerra, se quedó con ella. Otra vez, el “imperio” dotó de profuso armamento a su nuevo gendarme. Y vivieron felices, parecía que para siempre, hasta qué… volaron las Torres Gemelas en 2001.

CUARTO POLICÍA: Si Bin Laden, el jefe de los terroristas era árabe saudita, y de las familias más ricas… ¿Cuántos oligarcas árabes sauditas simpatizarían con él? ¿Serían capaces de tumbar al Reino y repetir la fatídica historia de los otros policías? La verdad es que ya no podrían confiar en nadie. Tendrían que ejercer la gendarmería ellos mismos. ¿Cómo harían para llegar con las tropas imperiales? Muy simple. Inventaron lo de las armas de destrucción masiva en Irak. Y con esa excusa… invadieron. Derrocaron a Hussein. Craso error, Hussein controlaba la bomba de tiempo en Irak, que representaban los kurdos y otros grupos. Ensayaron con una democracia en ese país, custodiada por las tropas norteamericanas. Fue el período del policía petrolero norteamericano, o de… hágalo usted mismo.

EL PAJARITO CLAMANDO EN EL DESIERTO. El pajarito azul de twitter, nada que ver con el rojito que habló con Maduro, clamó democracia. En Egipto sacaron al tirano, igual en Túnez y en Libia. Soplaron arenosos vientos de libertad. Algunos creyeron que se democratizaba el medio oriente. Pero no basta tumbar al dictador para implantar la democracia. Ésta es un proceso. A veces fue peor el remedio que la enfermedad. Pero allí van.

 IRAK, OTRA VEZ
Obama culminó el retiro de las tropas norteamericanas de Irak en el 2011. Dicen que ese retiro, más errores del Primer Ministro iraquí Al Maliki, resultaron en  recrudecimiento de la violencia. Hoy las tropas rebeldes del (EIIL) Estado Islámico de Irak y Levante, están a 60 kilómetros de Bagdad. Amenazan con dividir a Irak en tres estados y provocar una crisis de proporciones inimaginables en la zona. Al Maliki, chiita,  acusa a Arabia Saudita, sunita,  de apoyar al EIIL. Irán, posible afectado, se apresta a conversar para  buscar soluciones comunes, nada menos que con su archienemigo, USA. Kerry  amenaza con utilizar drones. ¿Cuál será el próximo capítulo de los  policías del petróleo árabe?

Acontecimientos en explosivo desarrollo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario