martes, 8 de abril de 2014

ESO QUE LLAMAN PODER… CUENTOS Y MORALEJAS

Rafael Gallegos                                                                  Blog. Núm. 141
           
 1.- Candelita que se prende… ¿o cuero seco?

Maduro dice, por supuesto inspirándose en, ¿o copiándose de?, su comandante eterno, “candelita que prende, candelita que se apaga”. Pero los hechos están demostrando que la cosa como que es al revés: candelita que se apaga, candelita que se prende. Sería más realista que se copiara del autócrata Guzmán Blanco, quien dijo: “Venezuela es como un cuero seco, se pisa por un lado y se levanta por el otro”. 

Seguramente, para variar, el gobierno equivocó la manera de interpretar los acontecimientos del  país. Nada raro, con esos lentes rojos- rojitos que les prestó Trucutrú, miran una realidad, que para el mundo ya es historia antigua y nos ubica al lado de las momias, o en el mejor de los casos, de  los zombis de la política.

No contaba Maduro con que tanto irrespeto a los venezolanos, tanta escasez, inflación, sub productividad e infra democracia, iban a generar un liderazgo juvenil, que va resultando más fuerte que el odio. Los pueblos se cansan.

¿Que la oposición no tiene líderes? Eso sería antes. No nos equivoquemos,  la  sociedad es un ser vivo,  cuando necesita grandes líderes, los pare. Por algo se habla de  la Madre Patria. 

Veamos, cuando se agotaba la colonia en América y era imperativa la Independencia, la Madre Patria parió a Bolívar, Sucre, Páez, Miranda y paremos de contar… y en una sola camada. Así, tras los próceres de la Independencia, entramos al siglo XIX.

Cuando la nefasta dictadura de Gómez acababa con Venezuela, dictadura por antonomasia, paludismo, 90% de analfabetismo y la fortuna de Gómez más grande que el presupuesto Nacional, la Madre Patria volvió a alumbrar otra generación. La Generación del 28 y colaterales. Betancourt, Leoni, Caldera, Miguel Otero, Gustavo Machado, Villalba, Gallegos…  los próceres de la Democracia. Y así, entramos al siglo XX. Por cierto, ayudados por militares progresistas como López y Medina. Y no lo dude, con todas sus deficiencias, la generación del 28 implantó los años más prósperos de la historia venezolana.

Hoy, cuando la “revolución” nos ha puesto al borde del ex país, la Madre Patria vuelve a dar a luz un nuevo liderazgo… el que nos permitirá posicionarnos en el siglo XXI. A las pruebas me remito: los muchachos de las universidades, María Corina, Leopoldo, Capriles, Ledezma… y los que faltan. Serán los próceres de la prosperidad.

Y que quede claro, hablamos de Liderazgo, de ideas políticas, de impulsores del futuro. ¿Qué no hay programa de gobierno? Bueno, eso proclaman los “revolucionarios”. Pero la verdad es que la tendencia por consenso para el futuro de Venezuela es: Democracia, respeto, libertades, impulso a la empresa privada, rescate de las petroleras, gerencia social y hambre cero, rescate de las empresas básicas de Guayana, productividad, equidad, competitividad.

O sea… Nada que ver con la destrucción estratégica que ha implantado este gobierno, “para comerte mejor”, como los Castro a los cubanos.

 Ah! y cero colonia. No se puede ser bolivariano y poner a Venezuela a los pies de otro país.

Se trata de liderazgo, no de gallinas que cantan como gallos, como el mismo Guzmán le dijo a su esposa, la “primera combatiente” de la época: “vámonos Ana Teresa, que ya las gallinas están cantando como gallos”. Y tuvieron que irse. Sus propios panas de tantos años, los sacaron.

Y más claro fue Llovera Páez, cuando le dijo a Pérez Jiménez en las cercanías del 23E: vámonos Marcos, que cabeza cortada no retoña.

Moralejas:

-                         - Cuando los líderes no saben interpretar la realidad, la realidad los interpreta a ellos.
                 - Nada nuevo, ya lo decían los griegos: los dioses obnubilan la mente                                  de los perdedores.

2.- Dile a Augusto que tengo que hablar con él

Así le dijo Salvador Allende a su esposa Doña Hortensia, luego de desayunar el fatídico 11 de septiembre. Tal vez el Presidente había sido advertido de algún ruido de sables.

Se despidió y se dirigió al Palacio de La Moneda. Cuando empezó el tiroteo, Allende preguntaba a su gente, ¿dónde está Augusto?

-      Afuera Presidente, es el que está disparando.

Le pasó igual al “empantuflado” Don Rómulo Gallegos, quien le dijo a Otero Silva en una entrevista  días antes del 24 de Noviembre, ¿usted cree que yo estaría en pantuflas si tuviera que correr?

El mismo gran escritor que en un discurso previo al golpe aseguró que no creía a Carlos capaz de una asonada.

Carlos, lo quería como a un hijo. Había vivido con él y Doña Teotiste en París. El general Carlos Delgado Chalbaud. Presidente de facto a su abrupta salida del poder.

Le pasó algo así como a Julio César y su famosa frase “¿tú también hijo mío?. Parece que le sorprendió más la presencia de Bruto en el ataque, que el ataque mismo.

Moraleja:     

      Amigo… el ratón de queso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario