miércoles, 2 de abril de 2014

DICTAROLANDIA


Rafael Gallegos                                                                  Blog. Núm. 140

Dictarolandia es el país donde los dictadores son felices… y gozan más.

Dictarolandia está diseñada para que los dictadores satisfagan al máximo su dilatado ego:

Cárceles esperando que el ungido dicte la orden de apresar a un juez, a un opositor, a un terrorista, a un traidor a la patria, para que los obedientes poderes, procedan.
Hienas reidoras de los chistes del ungido. Felicitadores como los de Cipriano Castro, quienes sin un ápice de vergüenza, decían que Cristo, Bolívar y Napoleón eran unos mediocres al lado del “fefe”.

Medios de comunicación con miopía selectiva y pro gobierno.

Obedientes marchistas como los de las Semana de la Patria de Pérez Jiménez.

Poderes Públicos que parecen franquicias de la voluntad del déspota.

Pedros estradas y nereos pachecos, dispuestos a apresar, vejar, patear, amenazar, allanar, torturar, a los que el gobierno catalogue como enemigos de la patria.

Picos de oro del gobierno, justificadores de  tanta violación a la Constitución y felicitadores de los torturadores. 

En Dictarolandia, como en el Mar de la Felicidad,  la vida es más sabrosa… para los enchufados.  

Dictarolandia, al contrario de Utopía- lugar en ninguna parte- se ha ubicado, lamentablemente en muchos espacios y tiempos. Nuestra América Latina, ha sido pródiga.
Sólo durante el siglo XX, Dictarolandia ha estado ubicada en la Cuba de Castro hermanos, la Nicaragua de Somoza padre e hijo, el Perú de Odría y Velasco Alvarado, el Chile de Pinochet, la Argentina de Videla y de Perón, la Guatemala de Ubico, la Colombia de Rojas Pinilla, el Haití de Papa Doc e hijo, la República Dominicana de Trujillo. Y los que faltan. Dictarolandia ha quedado ubicada en toda Latinoamérica.

Toneladas de muertos, perseguidos, torturados. Puro fracaso, detrás de estos dictadores, viene la resurrección de los pueblos.

Ninguno de estos gobiernos se compara con las exitosas democracias que hoy provocan equidad y crecimiento en buena parte de  América Latina.

VENEZUELA

En Venezuela, todo el siglo XX hasta 1936, fuimos Dictarolandia. Gómez y Castro. 90 % de analfabetas, paludismo generalizado, pobreza, corrupción, entrega  de nuestros recursos petroleros a las potencias. Al morir Gómez, su fortuna era superior al Presupuesto Nacional.
Vino el primer paréntesis de Dictarolandia. López y Medina, abrieron el camino. Betancourt y Gallegos, provocaron, luego de siglo y medio de Independencia, la primera elección universal, directa y secreta en Venezuela.

Luego, volvieron los felones, encabezados por Delgado Chalbaud y Pérez Jiménez. Diez años más en Dictarolandia. Presos, torturados, asesinados, pueblo amordazado, fraudes electorales.

Al final, el militar demócrata Larrazábal, encabezó el 23 de Enero que acabó con Dictarolandia. 

Con todos los defectos, de 1958 a 1998, fueron 40 años de democracia. Gobiernos civiles. Elecciones democráticas. Guri, Ciudad Guayana, crecimiento industrial y del agro. Explosión educativa de calidad.   

Sí, hubo muertos y hubo abusos. Era una guerra: Barcelonazo, Carupanazo y Porteñazo, guerrilla promovida por Fidel Castro, peón del imperialismo soviético. Y ganaron los demócratas. Betancourt sacó de la OEA a Fidel Castro.

Y la “revolución”, que vergüenza, nos volvió colonia cubana.

Luego vino la decadencia de la democracia: inflación, pobreza, desmoralización. Los partidos dejaron de representar al pueblo. Venezuela se refugió en la anti política y como una mujer desesperada, se fue con el primer galán que le calentó el oído: Chávez. Olvidamos que la democracia era perfectible y tomamos el atajo.

LO BARATO SALE CARO

Y el mesías devino en falso profeta. Le aplicó a Venezuela la teoría de la Rana Hervida. Poco a poco y siguiendo instrucciones de la tiranía cubana, nos trajo a esta Dictarolandia con careta.

Cuentan que han ganado 19 elecciones. Pero no cuentan el ventajismo, la desproporción de la Constituyente, cuando los opositores con el 40 % de los votos, tuvimos menos del 5 % de los representantes. La victoria de m…, que desconocieron con otra elección. El cambio de circunscripciones que les permite ser mayoría en esta Asamblea con la minoría de los votos. Y menos el reconteo del 14A que nos quedaron debiendo a los venezolanos. Tampoco explican un CNE cuya imparcial presidenta se pone el brazalete del 4F.

Tampoco cuentan la licuefacción de poderes, los juicios sumarios a los alcaldes, el irrespeto a los opositores, la ruina del país, la violación de la propiedad privada, la entrega al imperialismo cubano, las groserías y el irrespeto a los opositores, la estudiada hegemonía mediática, el ataque a la prensa sin papel. La destrucción estratégica para comerte mejor. La apología al modelo cubano, totalitarismo por antonomasia.

País depauperado solicita Democracia. Abstenerse Mesías, superhombres y vendedores de paraísos para dentro de cien años.


No hay comentarios:

Publicar un comentario